S.B.H.A.C.

Sociedad Benéfica de Historiadores Aficionados y Creadores

Memoria Introducción Carteles Fuerzas Personajes Imágenes Bibliografía Relatos Victimas Textos Prensa Colaboraciones
Imágenes de la Guerra Civil española Enlaces

1.- LA REPÚBLICA EN GUERRA

1.1 Una cola vigilada por dos enormes guardias de asalto, mientras la vida sigue a su espalda, en un Madrid, qué, ironías de la fotografía, en el rótulo del establecimiento, donde quizá debería poner "fiambres", sólo vemos "hambres".

1.2 La Junta de Defensa de Madrid posando para el fotógrafo unos minutos antes de iniciar sus sesiones en el Otoño de 1936.

1.3 El racionamiento acecha a los madrileños a medida que avanza el mes de septiembre. Estos madrileños que posan para el fotógrafo, pese a que probablemente estaban en la cola antes de su llegada, parecen llevar con resignación la escasez de provisiones. A destacar los tres dependientes de la izquierda, sin duda hermanos y propietarios del establecimiento.

1.4 La mujer llora desconsolada por la muerte de un ser querido, su marido, después de un bombardeo franquista contra Lérida. El patetismo es evidente, una escena sin trampa ni cartón de la cruel realidad, de cómo la guerra se ceba siempre en los inocentes.

- Julio Granell nos dice (28/04/2013)

Una mujer que llora a su marido muerto en el bombardeo efectuado por la aviación italiana sobre el Liceo. Escolar de Lleida el 2 de noviembre de 1937 La mujer es Maria Riu Esqué, llorando desconsoladamente junto al cadáver de su marido, Gabriel Pernau i Sans. Los descendientes de esta familia han reclamado el cese de su comercializacion comentando:"Aunque nos pese, entendemos que esta foto se ha convertido en un icono del bombardeo de Lleida y, por extensión, de la Guerra Civil española. Lo aceptamos con resignación, ya que la imagen, pese a resultarnos dolorosa, aún hoy, setenta años después, sirve para denunciar la barbarie que llevan implícita todas las guerras", señalan los descendientes del matrimonio Pernau-Riu. "Lo que de ninguna de las maneras se puede aceptar es el afán de lucro".

El lucro desde luego no es nuestro caso. Esta es una página benéfica, sin publicidad, cuyo costo paga enteramente de su bolsillo su propietario. Todos sus colaboradores lo hacen gratuitamente y de buen corazón para fortalecer la causa de la democracia en España que sin ninguna duda debe pasar por la causa de la memoria histórica, y en el caso que nos compete, la memoria republicana.

1.5 En la primera fotografía vemos que la mujer, recién llegada al lado de la víctima, arrodillada,  llora y le señala, y en un gesto instintivo, sujeta el bolso con el brazo izquierdo. En la siguiente, la tensión ha podido con ella y ha caído al suelo soltando el bolso. Su mano intenta acercarse al rostro del ser querido.

1.5.1 Hemos encontrado en la red esta otra foto de la misma secuencia. Quizá sea la más dramática de todas, no por la estampa de la mujer doliente sino por la descarnada realidad de los restos humanos.

1.6 Estas trabajadoras enfundadas en sus monos de trabajo con las insignias de la Maestranza de Artillería, parecen montar peine tras peine de munición tras una probable inspección ocular de cada cartucho. Todas ellas se han peinado y repeinado para el fotógrafo y todas parecen felices excepto la segunda por la derecha que no parece estar para fotografías.

1.7 Curiosa fotografía esta, donde el presidente del Consejo de Ministros, Largo Caballero, empuña, en una visita a los combatientes en la sierra madrileña, una carabina Tigre de reluciente aspecto. A su vera, Wenceslao Carrillo con una carabina Destroyer. Ambas armas de fabricación española, la una con patente Winchester y la otra fruto del ingenio nacional.


Fco. Javier Medina Cano nos escribe para decirnos:

La imagen de la sección República en Guerra de Largo Caballero y Wenceslao Carrillo está tomada en el último repecho del Puerto de Navacerrada en donde se levanta la Fuente de los Geólogos. Pertenece a una serie tomada por el fotógrafo Alfonso. Esta custodiada en el Archivo General de la Administración.

1.8 Este repeinado y relimpio Comité Vecinal, no sabemos de qué casa ni calle, se ufana en posar con diligencia ante el fotógrafo. El probable presidente, en el centro de la mesa, tiene el rostro más esperado para un líder obrero, aunque, si nos fijamos, no le falta un aire pillín. A su trasera los retratos del Presidente de la República, Pablo Iglesias y La Pasionaria. Parece claro, los miembros de este comité pertenecen a la UGT. Si seguimos con nuestra observación, la pregunta surge en el acto: Ya que ellos no viven en esa casa (fíjense en la magnífica librería) ¿Se trata de porteros del barrio que han requisado el piso de algún mandamás? O, cómo nos tememos, esta es una foto más de propaganda, y las fantasías las ha puesto el fotógrafo. ¿Quién sabe?

1.9  Esta fotografía nos encanta. Tres rostros humanos cargados de realidad. Su propia realidad. El Maestro Armero sostiene el cierre de la ametralladora y su cara es un poema a la condescendencia fabril y femenina. Las dos operarias, dos hermosas españolas, están radiantes. Se miran con complicidad, y tocan, casi palpan, la mortífera arma, para darle un pase mágico que hará de esta ametralladora la más poderosa de las armas republicanas. Así cualquiera.

1.10  Un periodista yanqui, al parecer un tal B. Willian, se fotografía con un grupo de afectadas por los bombardeos franquistas de la ciudad de Barcelona en la primavera de 1938. Las cuatro mujeres y el paisano componen un estampa un tanto insólita para ser afectados. Sin gestos amargos, incluso con cierta alegría, las vecinas le muestran al periodista un hermoso chorizo, que quién sabe de dónde ha salido. Y no sabemos si se lo entregan como presente al yanqui, con el fotógrafo como testigo, o simplemente, y más probable, la diminuta, pero vivaracha catalana le dice al extranjero: Mire usted, "mister", esto es todo lo que hemos podido salvar de la canalla "facista".

1.11 Frente de Madrid. Un Comisario esta siendo velado por su guardia de honor. Capilla civil, lemas, banderas y alfombra. La composición es muy triste, poco marcial quizá, pero terriblemente española y republicana. Soldaditos españoles del siglo pasado, malos para estar firmes y lucir uniformes, buenos para atacar parapetos y para morir

1.12 Hay cola para ver esta película rusa, de la que no tenemos referencias: La última noche. Al principio pensamos que echaban "Una noche en la opera" y la otra era solo un cartel anunciador, pero un examen más detenido no aclaró, que estos madrileños de la cola del cine Capitol se tragaron la peli rusa. ¿Sería buena?

 1.13 En estas imágenes, la miliciana Rosita Sánchez, con su fusil, casi tan grande como ella, su mono de cremallera, una novedad entonces, su gorrito cuartelero, y con el niño en brazos, le dio al fotógrafo una de las más bellas sonrisas de la Guerra Civil Española.

De un reportaje original de la revista Ahora. (26-8-36)

1.14 Rosita con un miliciano local, tocado con el gorro campero de la zona, hoy en desuso.

De un reportaje original de la revista Ahora. (26-8-36)

1.15  Parece que Rosita mató a varios guardias en un combate desigual, al menos eso dice el reportaje de la revista "Ahora" el 26 de agosto del 36, y por tierras extremeñas. En la imagen, Rosita, sobre la tapia, sosteniendo una bandera republicana en una mano y un máuser español en la otra.

De un reportaje original de la revista Ahora. (26-8-36)

1.16 Una comisión de ayuda norteamericana compuesta de variados miembros, ejercito de salvación, cuáqueros, etc... dónde destaca la enfermera voluntaria de Harlem, Salaria Kea (tercera por la derecha)

1.17 Frente de Madrid, probablemente una unidad cenetista acaba de recibir la visita de los Milicianos de la Cultura y una importante remesa de libros. Si alguien tiene una imagen como esta del bando rebelde, que lo diga y haciendo una excepción la publicaremos. Lo dicho.

1.18  ¿Cuánto tiempo hace que nuestro hijos no corren delante o detrás de un desfile, procesión, o carricoche? Aquí vemos a una banda de niños republicanos desfilando los primeros. Así fue siempre en la España pasada, y eso no le quitaba mérito ni marcialidad a nadie. Mundo niños y mundo adultos. Hoy sólo hay Mundo adultos con niño.

1.19 En esta fotografía vemos al Ministro de Defensa, Indalecio Prieto, saliendo de un edificio gubernamental, quizá Madrid. El Ministro posa para los fotógrafos mientras algunos transeúntes observan la escena. El ayudante de Prieto, un joven capitán, mira el reloj con prisa.

1.20 En esta segunda, Prieto ha llegado a Teruel y ha cambiado la pelliza de cuero por este lustroso abrigo. A su derecha, su ayudante de tierra, el capitán de la fotografía anterior, y a su izquierda, el Jefe del EMC, El recién ascendido a general, Vicente Rojo.

1.21 En la tercera, Prieto ha recuperado su pelliza de cuero mientras inspecciona Teruel. Le acompañan Antonio Camacho, Subsecretario del aire, Víctor Salazar, Director General de Carabineros, y, naturalmente Vicente Rojo, su Jefe de EM.

1.22 Esta es una imagen excepcional. No tanto por el motivo, pues de esta suerte fueron muchas las fotografías que se hicieron en los primeros momentos de la guerra. Su originalidad radica en las expresiones que los protagonistas dieron a la instantánea, y que el fotógrafo no pudo componer por mucho que lo hubiera intentado. La imagen es por tanto real. El guardia de asalto que apunta en un estadillo el nombre de la voluntaria se afana con seriedad a su labor administrativa. El compañero que observa la escena, tiene un grado de escepticismo que raya en la ironía. La protagonista irradia satisfacción revolucionaria mientras sostiene el revolver sobre el que promete y mantiene el puño cerrado. El guardia que tiene detrás sostiene el fusil a modo de arco solemne sobre la cabeza de la voluntaria, y la vieja, ¡quién demontre sabe lo que piensa la vieja!

1.23 La mujer en cabeza del desfile parece una señora importante, rejoneadora o algo así, pero no lo sabemos. La pregunta es, si durante la guerra se hicieron corridas de toros tradicionales o fueron simplemente festivales benéficos donde se indultaba al toro.


David del Río nos escribe para decirnos:

Esta plaza de toros es la de Valencia, porque en el estandarte que llevan hace mención a Radio Ruzafa y la plaza de toros de Valencia esta al lado de la Puerta de Ruzafa.

1.24 El Cuartel de la Montaña acaba de ser reducido, los trabajadores, prontamente convertidos en milicianos, han hecho acopio de munición, pistolas y fusiles, y junto a algún recluta licenciado, posan satisfechos y sin reparos, incluso sin ningún sentido del ridículo, como es el caso de esta madrileña, al que las cartucheras y el fusil le sientan como a un Cristo dos pistolas, y nunca mejor dicho.

1.25 Este pintoresco miliciano se afana en parecer marcial para esta foto que el autor quiso hacer para contraponer al centinela real, seguramente, un Guardia de Asalto, perfectamente uniformado, y este entusiasta, que nos tememos fue convencido por el fotógrafo para subirse al murete y ponerse firmes, como cuando hizo la mili en África. El arma parece un fusil Winchester 7,62x54R mm. Modelo 1895 de los que se importaron de Rusia unos 9.000 y que provenían de un pedido de más de 300.000 unidades que el Zar contrató con la Winchester.

1.26 Cuatro ministros del gobierno de Largo Caballero momentos antes de presentar sus respetos al Presidente de la República en febrero de 1937. De izquierda a derecha, Jaume Aiguadé i Miró ministro sin cartera (ERC), Federica Montseny ministra de Sanidad (CNT), Juan García Oliver ministro de Justicia (CNT) y Anastasio de Gracia ministro de Trabajo (PSOE).  Observe el lector, que la Federica parece encontrarse rabiando dentro de semejantes perifollos a los que el protocolo obligaba. En fin, ¡anarquistas de ministros! La guerra civil lo cambió todo. 

1.27 El gobierno Vasco de Aguirre protegió los bienes de la iglesia y a sus miembros siempre que pudo. Los batallones de Gudaris llevaban Capellán y en absoluto Comisarios. Si bien sólo se manifestaron eficaces defendiendo su tierra. En la imagen, fuerzas de las Ertxantxa y milicianos escoltan a un cura de paisano que transporta hostias consagradas para salvarlas de los bombardeos.

1.28 No hay sonrisas en las caras de estos madrileños que velan en una sala del hospicio al camarada caído. La composición es muy dura. Representados están tres generaciones de comunistas dispuestos a defender con fiereza el Madrid de sus amores. En cualquier caso, la iconografía es muy beligerante, estrella de tres puntas de las Brigadas Internacionales, bandera del Radio Comunista, puños bien cerrados, mujeres con pistolas al cinto. Dolor, rabia, y esperanza en un mañana mejor.

Julio Granell nos dice: 21/07/1936.- Velatorio en el palacio de la calle Serrano 6, de Juanito Fernández, jefe de milicias del Partido Comunista caído en Somosierra al día siguiente del alzamiento militar en Madrid.

Como recordábamos que teníamos una imagen del personaje, por cierto, citado por Modesto como uno de los más importantes jefes de las MAOC de Madrid, ahí va:

1.28.1

1.29 Cerro de los Ángeles días después "Cerro Rojo". Los servicios de propaganda franquista (Bolín) confeccionan esta imagen donde superponen a unos supuestos milicianos fusilando la imagen del Sagrado Corazón antes de meterle dinamita. El reportaje de estos hechos lo hizo Alfonsito, que como buen periodista, estuviera o no de acuerdo, no se hubiera perdido este hecho, y en esta imagen veríamos el marchamo de la casa Alfonso. Lo que no es el caso, pero sí en la siguiente.

1.30 Abajo, inteligente composición, donde el grupo escultórico que ha sobrevivido a la dinamita parece mirar asombrado la alegría de los que dinamitaron el monumento. Las imágenes, una falsa (arriba, 1.29) y la otra verdadera, demoledoras para la República, alimento espiritual para los partidarios internacionales de Franco y sus amiguetes de la No Intervención.

1.31 Como la imagen anterior, una escena insólita antes del 17 de julio, pero que ahora, reducidos los sediciosos del Cuartel de la Montaña, vemos: tres Guardias Civiles asomados a la reja, el del centro con una bayoneta. Los dos de la izquierda sonríen al fotógrafo, el más maduro de la derecha, no parece tener las cosas muy claras, y mira con pesadumbre, ¡lo que sus ojos tienen que ver! Fuera, el Guardia de Asalto sonríe al fotógrafo sin preocupaciones, y a su vera, la imprudente señorita, amenaza -en broma-, con una Astra 400, que esperemos no sea la reglamentaria de ninguno de estos miembros de las Fuerzas de Orden Público leales a la República.

-Julio Granell nos envía este enlace para que el lector pueda saber más sobre uno de los Guardias Civiles asomados a la ventana: http://www.elpais.com/especiales/2006/mirada/fotogaleria_18_2.html

ADENDA 2010

1.32 Las Cortes de la República reunidas en el Monasterio de Montserrat en 1938.

1.33 Es sabido que Dolores Ibarruri quiso que el 5º Regimiento, a la sazón bajo el mando de Enrique Castro Delgado, formara al menos un batallón de milicianas, un batallón de combate, claro. El amigo Enrique que tenía un Ego monumental y no le gustaba que le tocaran sus cosas y que estaba completamente en contra de semejante aventura, adujo, lo de siempre, como si las enfermedades venéreas las transmitieran sólo las mujeres. Castro insultó a todas las mujeres antifascistas, pero se salió con la suya con el apoyo de otros jefazos del Quinto. A Castro este enfrentamiento con la  Ibarruri (que no sería el primero), le costó tiempo después el puesto, Yendo a dirigir la Reforma Agraria y tomando su lugar Lister.  En la imagen un grupo de mujeres, vestidas de domingo se fotografían en el patio del cuartel de la Montaña, según decía el pié de la imagen (aunque no estamos seguros de eso). Observe el lector un detalle auténticamente hispánico: hay un niño (arriba, al centro de la imagen) haciendo equilibrios sobre la valla del recinto y a punto de romperse la crisma. Mujeres, niños, y la República en guerra.

1.34 El cocinero te mantiene vivo, tanto como la munición. El buen soldado, necesita, comida, bebida (alcohólica, se entiende), tabaco, munición, una manta, y un sargento que no sea un avinagrado. Por ello, en esta estampa donde vemos al cocinero sobre fuegos de fortuna, no dejamos de admirar que es en esos potes donde se hizo el cocido toda la vida en España, y que la tropa al cargo de este cocinero seguro que tuvo sus buenos y ricos garbanzos.

1.35 Un Guardia Civil de los que rindieron Guadalajara en julio de 1936 se deja atar un trapito rojo por una miliciana para señalar a los posibles tiradores que se trata de un gubernamental.  La imagen está llena de contenidos perturbadores, y es probablemente, junto con aquella otra donde un Guardia Civil y un miliciano de la CNT comparten una lata de sardinas después de la de Barcelona en las mismas fechas, es probablemente, digo, las dos imágenes más chocantes del arranque de la guerra. Los antiguos enemigos irreconciliables, ahora, por mor de la rebelión facciosa, compañeros de trincheras. Desgraciadamente, Franco, que estuvo a punto de disolver la Guardia Civil, tras la guerra, devolvió las cosas a su estado original. Y sólo en la actualidad casi 30 años después del 23F, se vislumbra algo parecido a la imagen, la reconciliación entre una de las fuerzas represivas más duras de la historia de España, y el pueblo que teóricamente debía defender.

1.36 Conocida imagen donde un grupo de niños juega a los fusilamientos. En principio. En segundas, esta foto es un montaje del fotógrafo, pues por mucho que digan, me resulta difícil de creer que la fuente de inspiración de los chavales haya sido la realidad. Más bien la inspiración proviene del fotógrafo, que no le hizo ningún favor a la República con esta imagen, y no vamos a identificar al autor ni el lugar, por que no le vemos la gracia.

1.37 Los refugiados de la Calle Segovia, procedentes de los valles del Guadiana, del Tajo y de los pueblos cercanos a Madrid, se mantienen al pairo de algún evento del que no vemos nada. Es otoño, hace frío, y pese a la mala calidad de la imagen, los rostros se están asilvestrando, que es ese curtido especial que se les pone a la gente que pasa temporadas a la intemperie, con mala alimentación y peor higiene. Es decir, refugiados de guerra.

1.38 En octubre de 1936 y todavía llegan melones al mercado de la Cebada, y bien hermosos. Serán los últimos del año. Cuando yo era niño, los meloneros ponían en Madrid unos puestos enormes de melones y sandías y se pasaban todo el verano vendiéndolos, incluso dormían en el puesto. A principios de otoño recogían y desaparecían hasta el año siguiente.

1.39 Construyendo trincheras en la calle Segovia. El ambiente de trabajo, es muy español, profesionales, cuatro, espontáneos ayudantes, 20.

1.40 Los franquistas quieren aterrorizar Madrid para que se rinda. Lo primero sí lo consiguieron, aunque se llevaron lo suyo, lo segundo no. En la triste imagen, niños destrozados por la metralla fascista en el Madrid de octubre de 1936.

1.41 Madrid 1937, alrededores de la plaza del Ángel (¡creo!) Un vehículo de propaganda se abre camino entre los transeúntes, llamando su atención. Esta inocencia del español antiguo, ya la hemos perdido. Ahora cada uno va a lo suyo y sólo nos interesan los millonarios y sus vidas (o sea, deportistas profesionales, empresarios famosos y demás gandaya social)

1.42 Barcelona, mercado de Santa Catalina que ha sido alcanzado por las bombas italianas.

1.43 El Comisario del batallón prueba una lata de atún rusa. Si es para probarla, se ha pillado el gachó una tajada pistonuda, como muy bien parece decir el propietario de la vianda.

1.44 Luces y sombras en esta sala de un hospital del Madrid en Guerra. Un herido, personal sanitario, familiares, pacientes, y una luz verdadera del Sol de mañanita de esos que desinfectan.

1.45 Pilar Jaraiz Franco,  sobrina del dictador y casada con un militar rebelde, fue detenida por la República y enviada a prisión acusada de apoyo a la rebelión. Fue tratada con corrección, según reconoció en su interesantes memorias y posteriormente canjeada por presos republicanos en manos franquistas. Cuando visitó a sus tíos, con los que antes de la guerra mantenía unas excelentes relaciones, los encontró desconocidos, pues se les había subido el poder a la cabeza, tan es así que la Polo le espetó de mala forma: ¿tú, con quién estas? ¡Y eso que venía de una prisión republicana! En la imagen, Pilar en la prisión con su hijo en brazos.

1.46 La insigne Isabel de Palencia, primera mujer embajadora española y segunda del mundo, baja del carruaje para presentar sus credenciales en Noruega.

Más información: http://blogs.lasprovincias.es/franciscoarias/2010/1/21/isabel-oyarzabal-palencia-francisco-arias-solis

1.47 Trabajadora de la Maestranza de Artillería en tareas de soldadura autógena. Con su mono de trabajo y cinturón, gafas protectoras, insignias al uso y una determinación de veterana trabajadora. Estampa de la mujer Republicana que quedaría completamente eliminada, borrada del mapa, fulminada por decenios, cuando la República fue derrotada.

1.48 Alegres soldados mutilados del Ejército de la República se dejan fotografiar en la frontera el ocho de febrero de 1939. Sólo los españoles sonreían así en semejante tesitura. ¿Qué sería de estos animosos jóvenes, en su desgracia?

1.49 Estas madrileñitas se refugian en un albañal durante un bombardeo fascista. Ignoramos si el bombardeo es verídico o sólo están jugando a refugiarse, bien por iniciativa propia o bien por iniciativa del fotógrafo, que en el caso de que el bombardeo fuera de verdad, es el único que no se refugia.

1.50 Verdad o mentira hay una gran verdad en la imagen, las conmovedoras actitudes de las niñas para componer una estampa de civiles en guerra, poema para los rostros infantiles en guerra.