S.B.H.A.C.

Sociedad Benéfica de Historiadores Aficionados y Creadores

Memoria Introducción Carteles Fuerzas Personajes Imágenes Bibliografía Relatos Victimas Textos Prensa Colaboraciones
Para navegar use preferentemente las flechas del explorador, son más comodas... Referencias bibliográficas. Enlaces
II República Española
RE01 Cartilla Aritmética Antifascista

Ministerio de Instrucción Pública - República Española

Una curiosa cartilla ésta para instruir a soldados republicanos, que como todo el mundo sabe, eran civiles en armas.

RE02 Cartilla Escolar Antifascista

Ministerio de Instrucción Pública - República Española

Igual que la anterior, dibujos guerreros y políticos ayudan al aprendiz a meterse la instrucción en la mollera.

Las cartillas fueron diseñadas totalmente por el tipógrafo e ilustrador Mauricio Amster entonces director de publicaciones del Ministerio. Amster, uno de los grandes creadores del diseño gráfico español de los años 30, incorporó en su trabajo un espléndido conjunto de fotomontajes basados en fotografías de José Valdelomar y José Calandín. El tema de la edición original se compuso en los talleres de Tipografía Moderna. con fotografía e impresión de Gráficas Valencia. La cartilla se distribuyó profusamente entre los soldados que combatían en el frente. Se calcula que unos trescientos mil españoles adultos accedieron por vez primera a la alfabetización durante los años de guerra en el espacio geográfico controlado por los republicanos. (Editores)

RE03 Enciclopedia Cíclico-Pedagogica

Dalmau Carles, José. Dalmáu Carles, Pla, S.A. Madrid 1936

Parece mentira que algo tan inofensivo como esta enciclopedia, pudiera ser motivo de censura, una vez que los rebeldes se hicieron con el gobierno.

RE04 La Forja (I Parte de la Forja de un Rebelde)

Barea, Arturo. Plaza y Janés Barcelona 1985

La trilogía "La Forja de un rebelde" compone una vigorosa estampa de la monarquía alfonsina, las guerras de África, la República y la guerra. El autor, un sencillo oficinista de humilde origen, que se fue aburguesando con su relativo éxito social, pero que a la hora de la verdad, se alineó con su partido (PSOE) en la defensa de la legalidad hasta que no pudo más. En esta primera parte, conoceremos Madrid, la corte, la pobreza, los barrios de los trabajadores, la lucha por la vida en la capital del reino. Le encantará.

RE05 La Ruta (II Parte de La Forja de un Rebelde)

Barea, Arturo. Plaza y Janés Barcelona 1985

La guerra de África en toda su crudeza. Ceuta, Melilla, Annual, Monte Arruit, etc... Imprescindible para entender lo que vino después.

RE06 La Llama (III Parte de la Forja de un Rebelde)

Barea, Arturo. Plaza y Janés Barcelona 1985

La Guerra Civil en el Madrid asediado, sus entresijos políticos en la hora de la defección del gobierno en Noviembre del 36. Y también, la desmoralización, la agonía de quien fue perdiendo toda esperanza en la humanidad, incluso en él mismo. Un verismo emocionantísimo que arrastrará al lector a la búsqueda de otras obras del autor.

RE07 Aguas peligrosas

Alpert, Michael. Akal, S.A. Madrid 1994

De cómo la Gran Bretaña arrinconó la Guerra Civil Española ante la gran crisis europea de la ascensión del fascismo, sin darse cuenta de lo caro que le iba a salir a las democracias semejante política. Como siempre, Alpert, excelente.

RE08 El ejército republicano en la Guerra Civil

Michael Alpert. Libros Ruedo Ibérico Barcelona 1977

La obra más seria y rigurosa sobre el Ejército Popular Republicano, sin necesidad de apabullarnos con cifras y datos de dudosa procedencia, como algunos historiadores militares franquistas. Alpert, disecciona el EPR, saca lo mejor y lo peor y nos explica por qué le fueron las cosas así. ¡¡Imprescindible para hablar del Ejército Popular Republicano!!

RE09 El laberinto español

Brenan, Gerald. Plaza y Janés Barcelona 1996

Una obra genial que sorprende tanto al lector español como al extranjero por su perspicacia y rigor. Cuesta creer que esa España sea todavía la nuestra. Gerald Brenan fue el marido de Gamel Woolsey ("Malaga en llamas"), que es nuestra musa británica de la GCE. Recomendado.

RE10 Violencia política en la España del siglo XX

Santos Juliá. Taurus Madrid 2000

Análisis de por qué los españoles del siglo pasado consideraban legítimo el recurso de la violencia en la acción política, cosa que como sabemos, en la actualidad solo practican en Europa los terroristas y los gobiernos.

RE11 El Madrid de la República

Esteban, José. Silex, Madrid 2000

Estudio social, cultural y artístico del Madrid Republicano, hasta la rebelión militar. Cargadito de información. Recomendado.

RE12 Crónicas de la República

Carabias, Josefina. Temas de hoy S.A. Madrid 1997

La madre de Carmen Rico Godoy, reportera de la época, nos entretiene, enternece, y divierte con sus esmeradas crónicas. Pasó la guerra en París y no pudo escribir con su verdadero nombre hasta 1951. Fue corresponsal en Washington.

RE13 La Segunda República. Recuerdos y reflexiones

Santiago Carrillo.  Plaza y Janés Barcelona 1999

Carrillo fue siempre un burócrata a la sombra de la crisis de turno. No tuvo destacada actuación política ni bélica en la GCE, pese a que ha insinuado algunas "hazañas". No lo tenemos por el autor más sincero del país precisamente, pero así y todo, el libro tiene interés, pues el personaje es historia viva.

RE14 El republicanismno español

Egido León, Ángeles y Núñez Díaz-Balart, Mirta. Editorial Biblioteca Nueva, Madrid 2001

Académico estudio de los orígenes y expectativas actuales del republicanismo. De Mirta Nuñez Díaz-Balart tenemos excelentes referencias (RF14). Para historiadores.

RE15 La actuación de la mujer en las cortes de la II República

García Mendez, Esperanza. Ruan S.A., Madrid 1979

Remembranza feminista de glorias pasadas y en plena transición. Aunque especializado, muy recomendado, sobre todo el debate final entre la Nelken y la Campoamor.

RE16 La destrucción de la democracia en España

Preston, Paul. Grijalbo, Barcelona 2001

S/C

RE17 Causas de la guerra de España

Azaña, Manuel. Critica S.L. Barcelona 2002

Un clásico de la GCE que llegó al gran público español 50 años después de terminada la guerra.. No hay historiador sobre la GCE que no haya buceado en la sólida prosa del que fuera el más importante político español del siglo XX. Sus argumentos, que fueron escritos a las puertas de su muerte, en el exilio, y perseguido, tienen toda la lucidez de este gran pensador, y también todo el pesimismo y la pesadumbre de terrible cataclismo que se abatió sobre la España republicana. Azaña, hombre político donde los hubiera, es capaz a estas alturas de su vida y de su fatídica singladura, de separar la paja del grano y elaborar once magistrales artículos donde analiza políticamente las causas de la guerra en España, y también las causas de la derrota. Las quejas de Azaña son paradigmáticas. Esta claro que Azaña creía saber muy bien qué le pasaba a España, y qué clase de mal le acometía a los españoles. Nosotros pensamos que este análisis es el que corresponde a Azaña, un republicano de izquierdas al que le horrorizaba el desorden, la violencia, el fragor, en suma, de las izquierdas revolucionarias españolas. Desgraciadamente, la república que Azaña tenía en la cabeza, dejó de existir en julio de 1936. No obstante, el libro imprescindible.


Este libro está compuesto por once artículos que, escritos por Manuel Azaña en Collonges-sous-Saléve, en 1939, se publicaron por primera vez en España cuando se cumplían 50 años del inicio de la guerra civil. Ahora, quince años después y tras varias reediciones, ven de nuevo la luz en nuestra Biblioteca de Bolsillo. Al leerlos con la perspectiva que da el tiempo, uno no sabe qué admirar más: si la honestidad de un hombre que, en la amargura de la derrota, no hace el más mínimo intento por presentar los hechos de modo que le favorezcan, o la extraordinaria lucidez con que explica y razona el fin de la Segunda República española. Para el presidente Azaña, «del hecho de la guerra, por su monstruoso desarrollo, y su impensada duración, únicamente podían venirle a España males infinitos, sin compensación posible»; «;por qué tanta desventura?».

MANUEL AZAÑA (1880-1940), presidente de la Segunda República española entre 1936 y 1939, fue, más allá de su dimensión histórica como político, un excelente orador, escritor y memorialista. Sus libros Plumas y palabras (1976), Memorias políticas y de guerra (1978), Diarios, 1932-1933, «Los cuadernos robados» (1997), Los españoles en guerra (1999), y Diarios completos (2000) han sido publicados por CRÍTICA.

 


Nota de Mike Blacksmith:

Dentro de la amplia gama de análisis de las causas de la derrota republicana. Este estudio de Azaña podría considerarse como prototipo de un grupo de ellas, según dice Moradiellos en "Los mitos de la guerra civil", una segunda agrupación sería las de los anarquistas, encabezadas por el estudio de Abad de Santillán, "Por qué perdimos la guerra", y la tercera de las grandes explicaciones sería la del PCE, "Guerra y revolución en España". Frente a ellas, según el citado autor, los franquistas demostraron la misma unidad literaria que en política. Arrarás, Aznar, el Servicio Histórico Militar, mantienen parejas tesis para explicar la derrota republicana (la legítima lucha contra el comunismo). Y Salas, añadiríamos nosotros, lo mismo, aunque con más aparente amabilidad ante el bando contrario, pero sólo aparente. Pues Salas, lo que hace es cerrar el círculo de la propaganda franquista con monumentales estudios tardíos que hicieron muy difícil a los historiadores profesionales, desmontar sus tesis de toda la vida. Gran mérito el de Salas, sin duda, pero los mismos perros con distintos collares.

RE18 La Segunda República. Esperanzas y frustraciones.

Gil Pecharromán, Julio. Historia 16. Madrid 1996.

Excelente estudio sobre la Segunda República de Gil Pecharromán en Historia de España nº 26 publicado por Historia 16 (Temas de hoy).

RE19 Los españoles en guerra.

Manuel Azaña. Crítica. Barcelona 1999.

Cuatro importantes discursos del Presidente, dos en Valencia, otro en Madrid y otro en Barcelona, entre enero de 1937 y el 18 de julio de 1938.

RE20 La velada en Benicarló

Manuel Azaña. Espasa-Calpe S.A. Madrid 1981.

"Esta guerra no sirve para nada. No resuelve nada. Concluida, subsistirán los móviles que la han desencadenado, y las cuestiones de orden nacional que se han querido solventar a cañonazos, reaparecerán entre los escombros y los montones de muertos."

Manuel Azaña nació en Alcalá de Henares el 10 de enero de 1880. Este hombre clave de la historia española contemporánea vivió siempre pendularmente entre la acción y la reflexión o, como diría Ortega, entre el ensimismamiento y la alteración. Presidente del Ateneo, ministro de la guerra, primer ministro, presidente de la República, Azaña fue, paralelamente, un escritor y un intelectual en cierto modo epígono de la generación del 98. Dramaturgo en La Corona, estilista en El jardín de los frailes y, sobre todo, autor de un libro tan lúcido, profético e inclasificable como LA VELADA EN BENICARLÓ. Denostado por casi todos, implacable a la hora de defender su verdad y sus dudas, eligió el camino del exilio y murió poco después, el 3 de noviembre de 1940 en Montauban (Francia). La presente edición de LA VELADA ENBENICARLÓ va acompañada por el texto de la versión que para el teatro han realizado José Antonio Gabriel y Galán y José Luís Gómez. La obra fue estrenada en Madrid el 5 de noviembre de 1980. Se trata de una versión que, no obstante su fidelidad al texto original, supone una verdadera recreación, puesto que se ha debido convertir en teatro un texto que no lo era, potenciando personajes, situaciones y conflictos. En cualquier caso, el mundo patético —humano e ideológico— de Manuel Azaña queda patente en esta transformación escénica que debe servir a los españoles actuales, cuarenta años después, para una necesaria reflexión. (Contraportada)


En esta edición se publicaron siete fotos del fotógrafo Antonio de Benito de la representación citada:

Final del primer movimiento. Los actores avanzan hacia el proscenio.

José Bódalo y Agustín González en la discusión Garcés-Pastrana del segundo movimiento.

José Bódalo, Fernando Delgado, Fabián López-Tapia, Carlos Lucena, Juan A. Gálvez y M.ª Jesús Sirvent en una escena del tercer movimiento.

Cuarto movimiento. "...porque normalmente es de otro español de quien recibimos la insoportable pesadumbre de soportarlo..."

Otra escena del cuarto movimiento, con José Bódalo, Eduardo Calvo, M.ª Jesús Sirvent, Carlos Lucena y Fabián López-Tapia.

Todos los actores pendientes de los aviones de bombardeo que se acercan con gran estruendo. Final del cuarto movimiento y de la representación.

José Luís Gómez, director, con los actores José Bódalo, Agustín González y Juan José Otegui, durante los últimos ensayos.

RE21 De una derrota a una victoria.

Federico Escofet. Argos Vergara. Barcelona 1984.

Este libro narra los acontecimientos del 6 de octubre de 1934, en Cataluña, y la rebelión militar del 19 de julio de 1936, dos años después, así como la intervención que en estos acontecimientos tuvo su autor, el entonces Cap d'Escuadres de Catalunya y Comisario General del Orden Público ele la Generalitat, Frederic Escofet, quizás uno de los más importantes protagonistas cle aquellos acontecimientos. Escofet, militar de carrera, hombre de verdadera vocación al servicio de Cataluña, cuenta que escribió la primera parte de esta obra —que en su versión catalana de París constaba de dos volúmenes titulados «La derrota» y «La victoria» respectivamente— en el castillo de Santa Catalina, en Cádiz, cumpliendo condena por su participación en los acontecimientos del 6 de octubre. La segunda parte, la represión y victoria en julio del 36 frente a los sublevados, fue escrita por encargo del Presidente Companys, durante la convalecencia a que le obligó una herida recibida en el frente de Teruel, en 1937, por «la importancia y necesidad de un relato verídico de cómo fueron vencidas las fuerzas rebeldes por las del Orden Público de la Generalitat de Catalunya, y secundadas por el valeroso pueblo catalán». El coronel Escofet, que a sus noventa años sigue viviendo en Bruselas y se niega a ser amnistiado por aquellos hechos, exigiendo su absoluta rehabilitación en su carrera y escalafón, explica en estas páginas, de una manera sencilla pero palpitante, repletas de consideraciones propias de la época, unos acontecimientos que ya son verdadera historia de Cataluña y de España. Un testimonio necesario y una lección obligada para las presentes y venideras generaciones. (Solapa)


Frederic Escofet Alsina nació en Barcelona el 12 de julio de 1898. Sus padres eran oriundos de Cadaqués. Una vez cursados los estudios de primera y segunda enseñanza, ingresó en la Academia de Caballería de Valladolid. Obtuvo la graduación de alférez en 1919 y fue destinado al Regimiento de Caballería de Santiago, de guarnición en Barcelona. Poco después ingresó voluntario en las tropas Regulares Indígenas de Larache, destacadas en Alcazarquivir (Marruecos, 1920-1922). Resultó tres veces herido en combate. En 1923 volvió al regimiento de Caballería de Santiago. En 1926 ascendió a capitán. En 1930 ingresó en el Cuerpo de Mozos de Escuadra, cuyo mando asumió en abril de 1931. Cuando el comandante Pérez Farrás se hizo cargo del mando de los Mozos de Escuadra, fue nombrado ayudante del presidente Maciá. Continuó en el mismo puesto, y como capitán de las Escuadras de Cataluña, cuando, a la muerte de Maciá, Lluís Companys fue nombrado presidente. El 6 de octubre de 1934 le nombraron Comisario General de Orden Público y defendió el Palau de la Generalitat frente al ataque del Ejército. Fue hecho prisionero y conducido al Castillo de Montjuic. Un Consejo de Guerra le condenó a muerte. Pero se le conmutó esta pena por la de cadena perpetua, gracias a la intervención del presidente Alcalá Zamora. Fue liberado en 1936. En junio de ese año se reintegró al Ejército y volvió a ser Comisario de Orden Público de la Generalitat. Contribuyó a dominar la insurrección militar en Barcelona. En 1937 ascendió a comandante. Fue nombrado Jefe de Estado Mayor de la Brigada de Caballería del frente de Aragón, donde resultó herido dos veces. En febrero de 1939 pasó la frontera francesa junto a Companys. Estuvo algún tiempo en el campo de prisioneros de Argelés. Después, en Bruselas, fue ministro del Gobierno de la República en el exilio hasta 1962. Aquel Gobierno le ascendió a teniente coronel y le concedió la Maestranza de la Orden de Liberación. El 9 de febrero de 1983, el Ayuntamiento de Cadaqués le nombró hijo adoptivo de aquella población. (Contraportada)

RE22 El Socialismo radical en la II República.

Andrés de Blas Guerrero. Tucar Ediciones. Madrid 1978

El sector caballerista del PSOE y una gran parte de la UGT, sufrieron muy a  menudo de una miopía galopante que les llevo a creer que obreros armados montados en camiones acabarían con cualquier columna militar, tal como habían hecho en las grandes ciudades con el apoyo de la organización hermana, la CNT. Esta miopía venía de muy atrás, se constituyó en 1933 alrededor de Largo Caballero y siendo mayoritarios en el Partido y en la UGT, impidieron a Prieto cualquier maniobra realista durante la II República. Durante la guerra y una vez que Largo Caballero perdió el gobierno, esta fracción se comportó de manera sectaria con Negrín y su gobierno, y contribuyó en no poca medida, junto con la CNT, a debilitar las pocas fuerzas que le quedaban a la República. La guinda la pusieron con la de Casado.


"El socialismo radical en la II República" constituye un estudio del sector radical del P.S.O.E. que aglutinado tras Francisco Largo Caballero surge en nuestro país a partir de 1933. El presente trabajo constituye una versión aligerada de la tesis doctoral del autor que obtuvo la calificación de sobresaliente cum laude en el momento de su presentación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de Madrid. Andrés de Blas Guerrero (San Sebastián, 1947) es Profesor Adjunto de Ciencia Política en la Universidad Complutense; Doctor en Ciencias Políticas y Periodista, ha dedicado buena parte de su trabajo al estudio del socialismo español y europeo; en el contexto del mismo, se inscribe la publicación de este libro. (Contraportada)

RE23 Las elecciones de 1936 en Cataluña

Eduardo Tarragona. Bruguera. Barcelona 1977.

De 1931 a 1936, los españoles acudieron en tres ocasiones a las urnas. Al interés que ofrecen de por sí estas experiencias electorales hay que añadir, en el caso de las elecciones de febrero de 1936 y desde nuestra perspectiva actual, el hecho de que fueron las últimas celebradas en el país hasta 1977. Cataluña vivió aquellos comicios republicanos con enorme interés: la cuestión nacionalista suponía un aliciente fundamental que singularizaba las distintas opciones políticas. Eduardo Tarragona, hombre de gran inquietud política, recoge aquí, con documentación de primera mano, toda la actividad que se desarrolló en aquella convocatoria electoral. Los programas de los diferentes partidos, las candidaturas, la propaganda que se desplegó a lo largo y a lo ancho de la geografía catalana nos ayudan a reconstruir aquel momento histórico y, sobre todo, a captar el clima en que se desenvolvió aquel acontecimiento, en puertas ya del estallido bélico. (Contraportada)

S/C

RE24 Los gobiernos republicanos.

J.M. Gómez Ortiz. Bruguera. Barcelona 1977.

La trayectoria de los distintos gobiernos republicanos durante la guerra civil es el resultado del difícil equilibrio y de las tensiones entre las distintas fuerzas políticas y sociales en juego. De 1936 a 1939, la actividad gubernamental en la España republicana se vio mediatizada tanto por las responsabilidades de la guerra como por las conquistas revolucionarias del pueblo. El texto de Juan María Gómez nos introduce en el recinto del Estado y del poder establecido sin olvidar la trinchera y la calle, verdaderos ejes de la vida del país en aquellos años. De esta forma, el autor ofrece una muy completa síntesis del papel que desempeñaron los hombres de la Segunda República en un contexto de guerra y revolución, de gobierno constitucional y de iniciativa popular que, de una u otra forma, iban a mantener su vigencia hasta el 1 de abril de 1939. (Contraportada)

S/C

RE25 El anarquismo en Gijón

Ángeles Barrio Alonso. Silverio Cañada Editor. Madrid 1982

En el pasado siglo, Gijón canalizaba el tráfico de minerales procedentes de las cuencas centrales de Asturias a través del puerto local, originando una serie de actividades manufactureras en torno suyo. Es ya en la mitad del siglo, cuando comienzan a manifestarse los primeros indicios de un proceso, que convertiría a la antigua villa marinera en el más importante centro transformador y comercial de la región. Al amparo de su condición portuaria, se diversificaron las actividades y se operaron cambios funcionales relevantes; la población sufrió un notable incremento con la llegada de inmigrantes, atraídos por la demanda de mano de obra que generaba el proceso de industrialización. Aunque Gijón contaba con un importante sector de su población profundamente proletarizado, no se conoció forma alguna de organización de clase hasta 1890 aproximadamente. El elevado número de sociedades de resistencia creadas en los últimos años del XIX y los primeros del XX, pone de manifiesto la adopción de la fórmula societaria que sustituyó al espontaneísmo anterior. La mayor parte de estas sociedades estaban imbuidas de nociones teóricas anarquistas, y al mismo tiempo eran partidarias de las prácticas del sindicalismo apoliticista. Su predominio dentro de la organización obrera, impidió el desarrollo del socialismo en Gijón. Paralelamente al fracaso del socialismo, en un proceso de decantación ideológica, las sociedades de resistencia gijonesas terminaron por integrarse masivamente en la Confederación Nacional del Trabajo. La autora, Angeles Barrio Alonso, nació en Gijón en 1955, y trabaja actualmente como profesora de Historia Contemporánea en la Universidad de Santander. (Contraportada)

S/C

RE26 Republicanos de catacumbas.

Régulo Martínez. Ediciones 99. Madrid 1977

S/C

RE27 Memorias

Diego Martínez Barrio. Planeta. Barcelona 1983.

Estas Memorias —"testimonio lúcido y sincero de un hombre de paz" que hace examen de conciencia en sus años de exilio—abarcan, temática y cronológicamente, la proclamación de la Segunda República, su labor de consolidación y su acción en todos los aspectos de la vida española, hasta el estallido sangriento de la guerra civil y su continuación hasta el exilio. El libro, escrito con soltura y vivacidad extraordinarias, a lo largo de los cinco densos capítulos de que se compone (los primeros pasos del régimen, la crisis de fas Cortes constituyentes, el bienio negro y la rebelión de octubre, en vísperas de la tragedia y guerra, éxodo y exilio), aporta una visión dramática, profunda y original de los graves escollos que el gobierno republicano debió sortear: orden público, problema religioso, estatutos autonómicos, reforma agraria, pronunciamientos militares... Todo ello agravado por la presión de los partidos derechistas, decididos a defender a toda costa sus tradicionales privilegios y a cuyos extremismos hicieron eco otros paralelos de extrema izquierda. La intransigencia de aquéllos, al no poder acabar con el apoyo popular a la República expresado, de nuevo, en las elecciones del 36, los llevó a provocar una situación de inestabilidad político-social qué culminó en la sublevación militar y en la guerra civil, cuyas nefastas consecuencias siguen pesando duramente, aún hoy, en la sociedad y en la vida de nuestro país. Pliego de cargos, en fin, de cuya responsabilidad nadie se salva y que queda expuesto con crudeza para ejemplo y .lección de las generaciones actuales y venideras amantes de la "concordia civil". Esa concordia que, como se leerá, don Diego intentó desesperadamente instaurar, incluso cuando las hostilidades ya habían empezado. (Contraportada)


Diego Martínez Barrio nació en Sevilla de modesta cuna el 25 de noviembre de 1883. Tipógrafo de profesión y propietario, más tarde, de una acreditada imprenta, sus ideales de justicia y de libertad, tan frecuentes entre los profesionales de las artes gráficas, le llevaron a ingresar en el Partido Republicano Radical. Bajo su dirección entusiasta y seria, la agrupación de Sevilla, que extendió su influencia a toda Andalucía, figuraba entre las más importantes de España. Ello le llevó a ser firmante del manifiesto del Comité republicano (1930) y a ocupar la cartera de Comunicaciones en el gobierno provisional de la República (1931). Fue jefe de la minoría radical en el Congreso y ministro de Gobernación con Lerroux (septiembre-octubre de 1933). Se hizo cargo de la jefatura del gobierno para llevar a cabo, con absoluta y encomiada imparcialidad, las elecciones de noviembre de 1933, en las que la división de los partidos socialista y republicanos contribuyó al triunfo del centro y de la derecha. Disconforme con la conservadora actitud de los gobiernos radicales, se separó del partido con un importante grupo de diputados y fundó (mayo de 1934) el Partido Radical Demócrata, que se fusionó con el Partido Radical-socialista presidido por el señor Gordón Ordaz, creándose Unión Republicana en septiembre de 1934. Este partido participó en la coalición del Frente Popular, y con el triunfo de éste en las elecciones de febrero de 1936, Martínez Barrio fue elegido presidente de las Cortes, cargo que desempeñó con el máximo de autoridad, no exenta de sana tolerancia. Como era reglamentario, se hizo cargo interinamente de la Presidencia de la República al ser destituido Alcalá Zamora (abril-mayo de 1936). Al producirse la sublevación militar trató de formar —para evitar la catástrofe que presentía— un gobierno de conciliación en el que el general Mola ocuparía un ministerio, pero no lo logró. Durante la guerra civil fue uno de los consejeros más escuchados de Azaña y siguió presidiendo las reuniones de las Cortes. Finalizada la guerra marchó al exilio, siendo nombrado presidente de la República en 1939 y 1945. Exiliado en Latinoamerica entre 1940 y 1945, este último año fijó su residencia en París, donde falleció repentinamente el 1 de enero de 1962. (Solapa)

RE28 Jefes de gobierno Masones. España 1868-1936

José Antonio Ferrer Benimeli. La esfera de los libros. Madrid 2007

En el panteón de masones ilustres encontramos, entre la revolución de septiembre de 1868 y la sublevación militar del general Franco en julio de 1936, a diez jefes de Gobierno. Resulta bastante sintomático comprobar los dos momentos claves en los que la jefatura del Gobierno está desempeñada por masones: los cuatro primeros -Juan Prim y Prats, Manuel Ruiz Zorrilla, Práxedes Mateo Sagasta y Segismundo Moret y Prendergast– fueron miembros del Partido Progresista y, al menos tres de ellos, protagonistas directos de la revolución de 1868, que no tardaría en traer la Primera República; los demás corresponden a la etapa de la Segunda República: Manuel Azaña, Alejandro Lerroux, Diego Martínez Barrio, Ricardo Samper Ibáñez, Manuel Pórtela Valladares y Santiago Casares Quiroga. Al margen de las circunstancias personales de cada uno de estos mandatarios, el análisis de sus figuras y trayectorias nos ayuda a comprender los entresijos de ese binomio masonería-política en torno al cual la historiografía se mueve constantemente, intentando «demostrar» si la masonería es en sí misma política o no y si los masones hicieron o no política a lo largo de la historia de España. (Contraportada)

S/C

RE29 Los alcaldes republicanos de Guadlajara.

Paulino Aparicio Ortega. Consejería de Cultura. Guadalajara 2008

He querido hacer una mirada desde la lejanía, lo único que realmente disuelve o distancia y, probablemente preserva. No estar en el hecho histórico quita indudablemente la capacidad reservada a los testigos, pero quizá añade perspectiva o neutralidad; cosa esta de complicado ejercicio porque nadie lo es absolutamente. "Nadie es nada, Absolutamente". Me limito pues a defender a los excluidos y vilipendiados durante una época tan larga y tan yerma. Y la distancia que separa lo sangrante de lo cicatrizado me la da el tiempo, el único bálsamo que alcanza una generosidad de juez sin mirada, la de poner lejanía y niebla; la de secar la sangre y lavar lo más sucio e inhabitable del hombre, una calamidad que siempre acompañó (y acompaña) su andadura de ser racional: la guerra. A partir de un alarido dramático y contradictorio, perteneciente a la soledad de la madre en "Bodas de sangre- de Federico García Lorca, propongo que la poesía: tan certera y clarividente y excluida de lo público, tome la palabra.

Dice la madre: "Todos están muertos. Ya podré dormir tranquila".

La "Memoria Histórica", tan denostada y necesaria, no pretende otra cosa que repetir eso mismo:

"Todos están muertos. Han sido nombrados. Hubo huesos que salieron del olvido. Ya podemos dormir tranquilos". (Contraportada)

RE30 Con el Rey o contra el Rey.

Indalecio Prieto. Ediciones Oasis. Mexico 1972.

  • Crónicas de la guerra de África

  • Discursos parlamentarias

  • Responsabilidades del derrumbamiento de la Comandancia de Melilla

  • La conmoción política en España

  • Una sublevación de Real Orden

  • Con el Rey o contra el Rey

Los conocidos escritos periodísticos de Prieto en el Liberal, señalando sobre todo las extraordinarias crónicas desde la línea del frente en el África de 1921.