S.B.H.A.C.

Sociedad Benéfica de Historiadores Aficionados y Creadores

Memoria Introducción Carteles Fuerzas Personajes Imágenes Bibliografía Relatos Victimas Textos Prensa Colaboraciones

Fuerzas Armadas de la República

Enlaces

Artillería para la República

por Artemio Mortera Pérez 

Revista de Historia Militar nº 18 Diciembre de 2001

En el último número de la revista se ha publicado una carta de Mr. Gerald Howson que quiere ser una respuesta a algunos de los aspectos de mi critica a su libro "Armas para España» aparecida en el número 9, correspondiente al mes de marzo pasado. Lamentablemente, algunos de los párrafos de dicha carta están redactados en un castellano poco comprensible que dificulta el seguimiento de su argumentación. Una vez más se interpone la barrera idiomática, pese a la cual voy a tratar de responder con la mejor de las voluntades en atención a Mr. Howson a quien no puedo menos de agradecer la deferencia de escribirnos en un idioma que, al fin y al cabo, no es el suyo, colocándose voluntariamente en una situación de inferioridad.

Parece considerar el señor Howson que mi critica a su obra se circunscribía a los errores que yo citaba expresamente en la misma, cuantificando incluso el total de las piezas que yo señalaba como ausentes de su contabilidad, probablemente por creer que las tales constituían un total. No era esa mi posición que, tal vez, la torpeza de mi pluma no supo dejar suficientemente clara o la diferencia de lenguas le ha impedido comprender cabalmente. La idea que yo defendía hacía referencia al conjunto del libro en el que Mr. Howson, basándose en unos documentos e informaciones en los que se detectan abundantes errores y que, sobre todo, resultan muy incompletos, llega a unas conclusiones -según las cuales la República española habría importado mucho menos armamento que sus oponentes; concretamente, sólo aquel del que Mr Howson tiene noticia- muy diferentes a las que se desprenden de la documentación conservada en los archivos españoles. La relación de errores era un simple muestreo -podrían citarse bastantes más- en apoyo de mi tesis, que el espacio físico me impedía prolongar.

En cualquier caso, Mr. Howson limita ahora su respuesta a los aspectos artilleros -y, dentro de ellos, exclusivamente a las cantidades- supongo que, igualmente, en aras de una brevedad insoslayable lo que me obliga a reiterar mi reconocimiento por admitir como piedra de toque para juzgar su libro un aspecto en el que me desenvuelvo con particular agrado y soltura. Pues llevo años investigándolo.

Admite en su escrito alguno de los errores que yo le habla achacado, rectifica parcialmente otros, se desentiende de los más e incurre en alguno nuevo. Así, en el punto 1) considera que era correcta la cifra de 32 de "cañones franceses de 155 mm." que yo daba, en lugar de los 20 contabilizados por él; en el punto 3) está de acuerdo en elevar de 10 a 19 los cañones rusos M02/30 L/30 transportados por el <Minnipeg», pretendiendo compensar los que faltan hasta el total realmente recibido con una partida de 20 "franceses" de igual calibre que constituyeron otro envío aparte, ignorando el dato que yo le adelantaba de que la Inspección General de Artillería cifraba los recibidos en treinta y nueve, de los cuales treinta eran de 40 calibres de longitud y nueve de 30, pero TODOS Mod. 02/30; en el punto 2) reduce las piezas llegadas en el  "Bonifacio" (Y-41) a 51 cañones, cuando yo no había cuestionado la cifra de 91 original por considerarla correcta (con una diferencia mínima de una pieza) al ser la admitida por la Inspección General de Artillería que, a mayor abundamiento, precisaba que se recepcionaron 24 en Figueras, 30 en Almansa y 36 en Villarrobledo... Y todo ello para, tras una serie de comparaciones entre diferentes fuentes soviéticas, en cuya discusión no entro pues todas tienen los mismos orígenes, acabar obteniendo una suma de piezas algo mayor que la que yo defendía. Claro que para ello -aparte de incluir los 250 contracarros soviéticos de 37 mm., que no llegaron- ha tenido que admitir en sus cuentas una serie de piezas que en su libro consideraba de muy dudosa presencia -tales como la primera partida de cincuenta y cinco Oerlikon de 20 mm. o las que constituían la primitiva carga del Jaron-, avenirse a considerar, por fin, los lanza-minas como Artillería de trinchera y, lo que es mucho más importante, mostrarnos explícitamente sus cuentas; algo que en el libro no hacía -salvo en lo tocante a las soviéticas- y que aparecía enmascarado entre las reiteradas referencias al escaso material importado por la República, influyendo en el ánimo del lector que no siguiera el texto con una calculadora en la mano para ir sumando los parciales recogidos en el mismo.

En cualquier caso, una cosa se desprende de la carta de Mr. Howson, que él mismo expresa en alguno de sus párrafos, y es el hecho de que la documentación por él manejada no solamente contiene errores y es incompleta -defectos achacados por mi desde un principio- sino que, además, no resulta lo suficientemente clara como para permitir una fácil interpretación de la misma, convirtiendo su "traducción" en materia opinable, contrariamente a los documentos españoles que son de una precisión y claridad meridianas.

Para ceñirme exclusivamente a las cifras, incluyo un listado por modelos de las piezas que los propios documentos republicanos aseguran haber recibido. Dicho listado es un resumen del libro, de próxima publicación, "Material artillero importado por la República", quinto volumen de la serie "La Artillería en la guerra civil" en el que, aparte de indicar las fuentes documentales, que en este escrito no tienen materialmente cabida, se sigue el rastro dejado por las piezas recibidas en su peripecia bélica, lo que confirma las cifras de recepción o sirve para poner de relieve cualquier error que en aquellas se hubiera deslizado. Vamos con ellas: 

Material Observaciones Total
Cañón Puteaux de 37 mm. Mod. 1916.

Los estadillos artilleros republicanos sólo recogen la presencia de tres de estas piezas en los C.E. IIIy VI del Ejército del Centro. Evidentemente llegaron bastantes más -basta con recontar las que se conservan actualmente en museos y acuartelamientos- que no figuran en los documentos artilleros por haber pasado a las unidades de Infantería como piezas de acompañamiento. El Servicio de Recuperación nacional asegura haber recuperado -valga la redundancia- 49, pero fieles a la norma de contabilizar sólo lo que registran los documentos republicanos o, en todo caso, aceptar la cantidad mínima nos atendremos a los tres reseñados en aquellos.

3

Cañón Rosemberg de 37 mm. Mod. 1915 R 

Cinco de estas piezas fueron agregadas en Tallin al cargamento de armas  paraguayas que transportó el «Ploubazlanec» en septiembre de 1937

5

Cañón de 37 mm. g

Formaban parte de la carga del «Jarón» que, tras una serie de peripecias acabó llegando a puertos franceses en otros barcos. La Inspección General de Artillería acusa la recepción de 38 de estas piezas en 17  de marzo de 1938

38

Cañón de montaña Krupp de 60 mm. 

Cuatro de estas piezas, compradas a Bolivia, fueron enviadas por Gordón Ordás  desde Méjico en el «Ibai»

4

Cañón de montaña Krupp de 75 mm. Mod. 1907 

Fueron siete los adquiridos en Paraguay los cuales, tras un accidentado periplo, llegaron a puertos franceses a bordo del «Ploubazlanec» y a la España republicana, a través de la frontera, en  octubre de 1937. Combatieron siempre con el X C.E.

7

Cañón de montaña Schneider de 75 mm. Mod. M.P.C.2

Una batería (4 piezas) formaba parte del material comprado a  Bolivia por G. Ordás y enviado en el «Ibai» a Burdeos, desde donde pasaron a España en enero de 1937.

4

Cañón de montaña Arisaka de 75 mm. Mod. 1,898

No ha sido posible establecer por qué medio llegaron a la zona central estos cañones; sin embargo, al menos cuatro baterías (con 14 piezas) formaron parte del artillado del litoral catalán desde principios de 1937.

14

Cañón de montaña 1.G. L/16,5 de 76,2 mm.

 (Putilov Mod. 1910).- Ocho cañones de este tipo llegaron en octubre de 1936 en el «Vincenzia» 

8

Cañón Schneider de 75 mm. Mod. L.D.

G. Ordás compró a Bolivia una batería (4 piezas) de este material que fue enviada  en el «Ibai», recepcionándose en España, junto con el resto de la carga de este buque, en enero de 1937.

4

Cañón Krupp-Ansaldo de 75 mm.

Una partida de este material formaba parte de la carga del "Jaron"». Tras una serie de peripecias, fueron finalmente transportadas a puertos franceses desde donde pasaron a la España republicana La Inspección General de Artillería recepcionaba cincuenta y cuatro en enero de 1938.

54

Cañón Schneider de 75 mm. Mod. 1922

No ha sido posible precisar cómo llegaron estos cañones. Una batería (tres piezas) figuraba entre la artillería concentrada para la proyectada ofensiva sobre Extremadura en la primavera de 1937. Posteriormente, quedó encuadrada en el Ejército del Centro. En octubre se inutilizó una pieza por lo que se solicitó el envió de una cuarta que se encontraba en el C.O.P.A. de Almansa .

4

Cañón Saint Chamond de 76,2/35.

Las primeras treinta piezas fueron transportadas por el «Virginia», que zarpó de Gdynia el 20.11.38. Una segunda partida, constituida por veinte piezas, vino en el «Gravelines», que salió del mismo puerto polaco el 1-3-38.

50

Cañón Putilov de 76,2 mm. Mod. 02/30 

El 1 de mayo de 1937 desembarcaban en Cartagena del «Cabo Santo Tomé» cuarenta cañones de este tipo. Otros noventa llegaban el 7 de febrero de 1938 en el «Bonifacio» a Burdeos, desde donde pasaron a España, recepcionándose 24 en Figueras, 30 en Almansa y 36 en Villarrobledo. En abril del 38 se recibieron en Cataluña 39 piezas más (30 L/30 y 9 L/40) de las que, al menos, las de 30 calibres de longitud habían sido transportadas a puertos franceses por el "Winnipeg".

169

Cañón Krupp de 76,5 mm.

Se recibieron seis de estas piezas en enero de 1937. Habían sido compradas por Gordón Ordás a Bolivia y enviadas a España en el "Ibai"

6

Cañón Skoda de 76,5 mm

Cincuenta y seis de estas piezas llegaban a Alicante en el «Warmond» el 21 de febrero de 1937.

56

Cañón de 77/24 C. 96 nA

El C.O.P.A. de Almansa recepcionó cinco de estos cañones en el verano de 1937.

5

Cañón de 77/32 FK 16

En octubre de 1936 llegaban cuatro de estas piezas a bordo del "Vincenzia". El 10 de noviembre otras veintidós en el «Linhaug». Finalmente, otros veinticinco cañones de este tipo, que habían formado parte de la carga del "Jaron", se recepcionaban en los C.O.P.As. de Figueras y Almansa el 1 de febrero de 1938. 

51

Cañón Schneider de 80 mm.

En la primavera de 1938 se recibieron en Cataluña diez y ocho piezas de este tipo con las que se organizaron dos grupos (de tres baterías a tres piezas) que fueron asignados, respectivamente, al V y al XV Cs. de Ejército.

18

Obús Skoda de 100 mm. Mod. 14/19

Cuatro de estas piezas llegaron en el «Sarkani» a Alicante el 2 de febrero de 1937. Hicieron toda la guerra en el Ejército del Centro.

4

Cañón Krupp de 105 mm. rígido.

La República dispuso de una única batería (probablemente, de dos piezas) de este material, que en la batalla del Ebro fue agregada el V C.E. y en los ataques a la cabeza de puente de Serós, en noviembre del 38, al XII C.E.

2

Piezas Krupp de 105 mm. (cuatro modelos)

El 10 de noviembre de 1936 llegaban diez obuses de este calibre en el  "Linhaug". En octubre de 1937 se recibía un solitario obús de 105 mm. formando parte de una partida de piezas de muy diferentes modelos. En noviembre se recepcionaba una expedición de cañones de este calibre (probablemente, veintisiete piezas, ya que con ellas se constituyeron tres grupos). Por último, el C.O.P.A. de Figueras recepcionaba el 1 de febrero de 1938 los quince obuses cortos que habían formado parte de la carga del "Jaron".

53

Cañón Schnneider de 105 mm. Mod. 1913

En la primavera de 1938 llegaron a Cataluña desde Francia 14 cañones de este tipo, con doce de los cuales se constituyó el Grupo Barcala, quedando los dos restantes en el C.O.P.A. como reserva.

14

Cañón de 42 lineas (107 mm.) Mod. 1877

El 31 de agosto de 1937 llegaban a Lérida dos piezas de este tipo y al C.O.P.A. de Almansa otras ocho, con ellas se organizó un grupo de tres baterías a dos piezas -que fue agregado sucesivamente al XIl C.E., al Ejército de Levante y al XV C.E.- y una batería de tres piezas, que fue destinada al Ejército de Andalucía. El cañón restante fue remitido a la Fábrica de Guerra nº 10 para estudiar la posibilidad de  adaptarlo a una cureña deformable.

10

Cañón de 107 mm. Meiji 38 (1905 modificado)

Una primera expedición de cuarenta piezas llegó a Cartagena el 11 de mayo de 1937 en el "Ciudad de Cádiz". Una segunda, de veinte piezas, fue llevada a puertos franceses por el "Ain el Turk" , recepcionándose en el COPA de Figueras en enero de 1938. Por último, formando parte del último gran envío soviético, cruzaron la frontera francesa en enero de 1939 otros catorce cañones de 107 mm.

74

Obús Q.F. de 114,3 mm.

El 4 de octubre de 1936, llegaban a Cartagena a bordo del «Campeche» seis obuses de  este tipo. El 25 de noviembre llegaban a ese mismo puerto, transportados por el «Cabo Palos», otros ochenta y cuatro. El 14 de febrero de 1937 entraba, igualmente en Cartagena, el «Aldecoa» con cincuenta y cuatro de estos obuses. En enero de 1938 se recepcionaban en el C.O.P.A. de Figueras cuarenta y cinco de estas piezas que viajaron a puertos franceses -al menos en parte- en el «Aín el Turk». En abril de 1938 llegan igualmente al C.O.P.A. de Figueras desde Francia -a donde habían sido transportadas por el «Winnipeg>, las últimas veinticuatro piezas de este modelo.

213

Obús de 127 mm.

En el verano de 1937 se recibieron en el C.O.P.A. de Almansa doce obuses de 127 mm. Se organizó con ellos un grupo de tres baterías a cuatro piezas que hizo la guerra con el Ejército de Levante.

12

Cañón Armstrong de 127 mm. (60 libras B.L.)

Seis piezas de este modelo llegaron a Alicante en el «Kursk» el 3 de noviembre de 1936. Fueron enviadas al frente de Madrid donde hicieron toda la guerra, tejiéndose en torno a ellas  la difundida leyenda de los "doce cuarenta" (ver REHM, n2 15, pags. 104/105).

6

Obús Krupp de 150 mm. rígido.

En noviembre de 1937 se recibían en el C.O.P.A, de Almansa cinco de estos obuses con los que se organizó un grupo de dos baterías a dos piezas, quedando la restante en el propio C.O.P.A. como reserva.

5

Obús Acero Krupp Ig. s.F.H. 13 de 15 cm.

Al mismo tiempo que los anteriores, se recibieron igualmente en el C.O.P.A.  de Almansa cuatro de estos obuses con los que se organizó un grupo de dos baterías a dos piezas.

4

Cañón Krupp de 150 mm. Mod. 1892

Seis de estos cañones llegaron en agosto de 1937 formando parte de una expedición de piezas pesadas rigidas. Se organizaron con ellas tres baterías a dos piezas que fueron destinadas a la denfensa de costas de Cataluña y Levante.

6

Cañón Vickers de 150 mm. Mk-I r.

Llegaron ocho a la España republicana en agosto de 1937, formando parte de¡ mismo envío que los anteriores. Como aquellos, se organizaron en baterías de dos piezas, una de las cuales fue capturada por los nacionales el 27 de marzo de 1938; dos de las tres restantes combatieron en el Ebro y en  Cataluña y la tercera hizo la guerra en la Agrupación Sur de Denfensa de Costas.

8

Obús Perm de 152 mm. Mod. 1877

Cuarenta de estos obuses -o cañones cortos, según la terminología rusa- se recibieron en Cataluña (doce) y el C.O.P.A. de Almansa (veintiocho) en agosto de 1937 junto con las piezas anteriores. Se organizaron en grupos de tres baterías a dos piezas, dos de los cuales fueron entregados a los Internacionales, que se hicieron cargo de ellos en Almansa y en Villena, respectivamente.

40

Obús Putilov de 152 mm. Mod. 09

Llegaron veinticuatro el 30 de junio de 1937 a Cartagena a bordo del "Cabo Santo Tomé". Se organizaron con ellos once baterías a dos piezas, enviándose las dos restantes al Parque de Artilleria de  Valencia y a la Escuela Popular de Lorca.

24

Obús Schnneider de 155 mm. Mod. 1915

En abril de 1938 cruzaron la frontera catalana cuarenta de estas piezas que habían sido llevadas a puertos franceses por los vapores «Diana» y «Virginia». Veintidós de ellos partieron apresuradamente hacia el frente de Levante, toda vez que estaba a punto de producirse el corte en dos del territorio republicano, logrando pasar a la zona Centro-Sur, mientras los diez y ocho restantes quedaban en Cataluña.

40

Cañón De Bange de 155 mm. Mod. 1877

El 30 de junio de 1937 llegaban a Cartagena, a bordo del «Cabo Santo Tomé», junto con los obuses Putilov de 152 mm., treinta y dós de estos cañones de patente francesa, aunque fabricados en Rusia

32

Lanza-minas Erdhart de 76 mm.

Ciento veintiseis de estas piezas de trinchera llegaban a Alicante el 2 de febrero de 1937 en el «Sarkani». En agosto de 1937 se recibieron otros cuarenta y en marzo de 1938 la Inspección General de Artillería acusaba la recepción de los ciento veintisiete que formaban parte de la carga original del «Jaron».

293

Lanza-minas Erdhart de 170 mm.

 En agosto de 1937 se recibieron quince de estas piezas junto con los cuarenta de 76 mm. reseñados en el epígrafe anterior.

15

Lanza-minas Erdhart de 250 mm.

Un solitario lanza-minas de 250 mm. acompañaba a los de 76 y 170 milímetros  llegados en agosto de 1937.

1

Cañón contra-carro Maklen de 37 mm.

 Se recibieron quince de estas piezas que llegaron en el «Blagoev» el 4 de noviembre de 1936.

15

Cañón contra-carro Bofors de 37 mm.

No hemos podido precisar en qué fecha, por qué medio y en qué número exacto llegaron estas piezas a la España republicana. Por ello contabilizamos únicamente las quince (cinco baterías a tres piezas) de que dispuso el G.E.R.O. en Cataluña y las seis capturadas por los nacionales ante Castellón el 11 de junio de 1938, aunque es de suponer que el G.E.R.C. dispusiera de algunas más.

21

Cañón contra-carro de 45 mm. Mod. 1932

El 29 de abril de 1937 llegaban quince en el «Escolano»; el 14 de mayo cien en el «Cabo Palos» y en diciembre otros veinte que llevó el «Guilvinec» a puertos franceses. Parece que se recibió una partida más, de veintiún piezas, en diciembre de 1938 pero, ante la duda, no vamos a contabilizarla.

135

Ametralladora antiaérea Oerlikon de 20 mm.

 Solamente hemos logrado documentar la llegada de tres partidas. Constituyeron la primera de ellas cincuenta y cinco piezas adquiridas directamente en Suiza por el coronel Romero en agosto de 1936, transportadas a España -en parte, al menos- por el «Jafisco», que las desembarcó en Alicante el día 21. En julio de 1937 la Comisión Técnica, de Paris, enviaba cuarenta máquina modelo J.Las y una doble Mod. Z.L. en el vapor «Heflos Ik La tercera de las expediciones fue enviada el 8 de abril de 1938 (Expedición ng 3563) igualmente por la Comisión Técnica, por viia terrestre, y la componían cuarenta Oerlikon J.Las. Sin embargo la D.E.C.A. republicana llegó a contar en la zona central con setenta y dos baterías a tres piezas de este material numeradas de¡ 51 al 59 y de¡ 510 al 572, con un total de doscientas diez y seis piezas, además de al menos una docena que utilizó la Marina, que consideraremos en cuadro aparte.

216

Cañón antiaéreo Bofors de 40 mm.

También resultan confusos los datos sobre la llegada de este material a la España republicana. Por una parte, sabemos que en la noche de¡ 14 al 15 de mayo de 1938 zarpaba de Gdynia el mercante «Diana», llevando a bordo veinticuatro de estas piezas. Por otra, la Comisión Técnica de Paris enviaba el 27 de mayo a través de la frontera francesa su expedición nº 3894 en la que se incluían doce Bofors de 40 mm. sin que podamos precisar si eran parte de la carga del «Diana» o una segunda remesa coincidente en el tiempo. En cualquier caso, sabemos que la D.E.C.A. republicana organizó doce baterías a tres piezas de este material, numeradas del 71 al 79 y del 710 al 712, por lo que nos atendremos a los treinta y seis Bofors de que disponían, contabilizando aparte, como en el caso anterior, los tres utilizados por la Marina (dos en el crucero «Libertad» y uno en el "Cervantes")

36

Cañón antiaéreo de 75 mm. Mod. 1915

Seis piezas de este tipo llegaron a Alicante el 18 de enero de 1937 en el «Elaie». Con ellas se armaron las baterías n2 41, 42 y 43 de la D.E.C.A., obviamente, a dos piezas 

6

Cañón antiaéreo, Lender de 76,2 mm. Mod. 1915

Junto con los anteriores, llegaron en el «Elaie» el 18 de enero de 1937 doce antiaéreos de este tipo que constituyeron el armamento de las baterias números 21, 22, 23, 24 y 25 de la D.E.C.A. republicana

12

Cañón antiaéreo de 76,2 mm. Mod. 1931

Las primeras treinta y dos piezas de este modelo llegaron a Cartagena el 16 de enero de 1937 a bordo del «Mar BIanco». En enero de 1938 se recibieron veinte cañones más que transportó el «Ain el Turk» y el 7 de febrero otros doce en el «Bonifacio». Con estas piezas armó la D.E.C.A. de la zona central republicana veinte baterías: las numeradas del 11 al 19 y del 110 al 120

64

Total

 

1.861

 

A los que habría que agregar los cuatro antiaéreos Solothum de 20 mm. , los siete Schneider de 75 mm. "cortos" (probablemente, Mod. 1912 S) y los tres Schneider de 75 mm. "largos"(?) capturados por los nacionales en el "Silvia"

14

 

Lo que haría ascender el total a

1.875

 Habría que considerar además el caso, no por impreciso menos sospechoso, de los barcos hundidos en su viaje a España desde la U.R.S.S.: «Cabo Palos», «Ciudad de Cádiz», «Armuru», «Cabo Santo Tomé» o el propio «Konsomol»... Ninguno de ellos es citado en los documentos soviéticos, cuando resulta impensable que se aventuraran a un viaje de tal riesgo -tanto que les costó su hundimiento- para hacerlo en lastre o llevando una carga inocua. Aparte de ser los tales buques habituales en el tráfico de armas desde la Unión Soviética, los informes alemanes, a través de sus representantes diplomáticos en Odesa y Ankara, así como los franceses, facilitados por su encargado de negocios asimismo en Ankara, detectan carga militar en todos ellos, incluso en el «Armuru» al que, por otra parte, se le reconoce que la mayoría de su cargo la constituían cereales. Howson señala un cargamento de ocho cañones de 75 mm. para el «Cabo Santo Tomé", que resultaría ridículo si no fuera porque con toda probabilidad no se trata de la carga, sino del armamento del barco (aunque parece que, en realidad, eran cuatro y no ocho los cañones de 75 mm. que montaba; por supuesto, no de campaña) y en cuanto al «Konsomol", un boletín de la Segunda Sección -Información- del Cuartel General del Aire nacional asegura que transportaba los primeros 32 cañones antiaéreos de 76,2 mm. Mod 31 suministrados por la U.R.S.S. Estas cifras están sin confirmar, pero resultaría una casualidad extraordinaria el que los barcos hundidos fueran precisamente los que no llevaban material de guerra, según sugiere su ausencia en las listas de envíos de origen soviético manejadas por Howson.

Por lo que se refiere a la artillería importada para el Norte republicano, se recibió toda ella por vía maritima (1), habiendo logrado identificar, casi al cien por cien, los barcos llegados a ese teatro de operaciones. Los cargamentos de los mismos resultan confirmados en su totalidad por los partes de recepción del Parque de Artillería de Bilbao y las relaciones de existencias artilleras del Ejército del Norte firmadas por su Comandante General de Artillería, el teniente coronel don Manuel Arredondo Santamaria. Aún con el apoyo de estos documentos, se da alguna discrepancia numérica de poca monta respecto de las piezas que componían alguna de las expediciones, lo que nos ha llevado a elegir en todos los casos dudosos la cifra menor para la composición de los siguientes cuadros:

BUQUES LLEGADOS AL NORTE CON MATERIAL DE ARTILLERÍA

"A. Andreiev" (1.XI.36)

16 C.c.c. Maklen de 37 mm.

50 L.m. Erdhardt de 76 mm.

6 C. Armstrong de 127 mm.

72

"Hillfern" (7.XI.36)

8 C. Mtña. Obujov de 76,2 mm. Mod. 1904

3 C. Mtña. Krupp de 75 mm.

11

"Artza Mendi" (16.XI.36)

4 0. de 11,43 cms.

4

«York Brook» (20.XI.36)

42 C. Mtña. Arisaka de 75 mm. Mod. 1898

12 C. Krupp de 77 mm. C/96 nA

54

«Sil» (13.1.37)

8 C. Mondragón de 80 mm.

16 C. Schneider-Canet de 75 mm.

4 C. Mtña. Vickers de 75 mm. Mod. 1895

28

«Rambon» (27.1.37)

11 C. Mod. 1877/95 de 87 mm.

24 L.m. Erdhardt de 76 mm. 6 L.m. Erdhardt de 170 mm.

2 L.m. Erdhardt de 240 mm.

43

«Autom» (3.111.37)

20 C. Krupp de 77 mm. C/96 nA

4 C. Krupp de 77 mm. FK.16

24

«Moma» (13.111.37)

12 C. Krupp de 77 mm. C/96 nA

5 C. Krupp de 77 mm. FK.16

12 C. Krupp/Ansaldo de 75 mm. Mod. 06

29

«Sarkani» (17.111.37)

24 C. Krupp/Ansaldo de 75 mm. Mod. 06

24

«Tinge» (26.111.37)

32 C. Krupp/Ansaldo de 75 mm. Mod. 06

32

"Scotia" (IV-37)

3 O. Krupp de 105 mm. Mod.

16 5 C. Schneider" de 75 mm.

86 L.m. Metal Plant de 152 mm.

94

«Reyna» (30.1V.37)

8 C. de 11,93 cms.

7 O. Krupp de 105 mm. Mod. 16

15

«Thurston» (2.VI.37)

9 A.c.c. Oerlikon de 20 mm.

9 A.a.a. Oerlikon de 20 mm.

18

«Scotia» (5.V1.37)

16 A.a.a. Oerlikon de 20 mm.

16

«Viiu» (3.V11.37)

4 C. de 15 cms.

4

«Reyna» (18.X.37)

2 C.a.a. de 37 mm.

4 C.a.a. Vickers de 40 mm.

9 C.a.a. de 57 mm.

15

Habría que agregar, además, el "Mar Cantábrico" capturado por los nacionales en marzo de 1937, que llevaba para el Norte diez y seis cañones Mondragón de 70 mm. Mod. 1898, once Schneider-Canet de 75 mm. Mod. 1898/01 y seis ametralladoras antiaéreas Semag de 20 mm., además de 2 Hotchkiss de 37 mm. y dos Betlemham de 57 mm. como armamento del barco que, por lo tanto, contabilizaremos en otro lugar.

483

 

En total, pues, se adquirieron para el Norte

C. Mtña. Mondragón de 70 mm. Mod. 1898

 16 (III.37) 

16

C. Mtña. Arisalka de 75 mm. Mod. 1898 

42 (XI.36) 

42

C. Mtña. Krupp de 75 mm. 

3 (X1-36)

3

C. Mtña. Vickers de 75 mm. 

4(1-37)

4

C. Mtña. Obujov de 76,2 mm. Mod. 1904 

8 (X1-36) 

8

C. Schneider-Canet de 75 mm. Mod. 1898/01 

16 (I-37) 11 (III-37) 

27

C. Schneider de 75 mm. 

5 (IV-37)

5

C. Krupp-Ansaldo de 75 mm. Mod. 06 

68 (111-37)

68

C. 77/24 C. 96 nA. 

12 (XI.36) 32 (111-37) 

44

C. 77/32 W.16

9 (11-37)

9

C. Mondragón de 80 mm. 

8 (1-37)

8

C. de 87 mm. Mod. 1877/95 

11(1-37)

11

0. Krupp de 105 mm. FH 16 

10 (IV-37)

10

0. Q.F. de 114,3 mm. 

4 (X1-36)

4

C. Q.F. de 119,3 mm. 

8 (IV-37)

8

C. Armstrong de 127 

6 (X1-36)

6

C. de 15 cm. 

4 (VII-37)

4

L.M. Erdhart de 76 mm. 

50 (X1-36), 24 (1-37)

74

L.M. Erdhart de 170 mm. 

6 (1-37)

6

L.M. de 240 mm. 

2 (1-37)

2

L.M. Metal Plant de 152 mm. 

86 (IV-37)

86

A. contra-carro Oerlikon de 20 mm. 

9 (VI-37)

9

C. contra-carro "Maklen" de 37 mm. 

15 (X1-36)

15

A. antiaéreas Oerlikon de 20 mm. 

2 (111/37), 25 (VI-37) 

27

A. antiaéreas Semag de 20 mm. 

6 (111-37)

6

C. antiaéreos de 37 mm. 

2 ( X-37)

2

C. antiaéreos "Vickers" de 40 mm. 

4 (X-37)

4

C. antiaéreos de 57 mm. 

9 (X-37)

9

Total 

 

517

 Que sumados a los 1.875 adquiridos para la zona central nos daría un total de 2.392 (2) piezas de artillería importadas de acuerdo con la documentación y las fuentes republicanas. No pretendo -ni mucho menos- que estas sean las cifras definitivas pero sí considero que se trata de un MÍNIMO de materiales recibidos que podrá ser objeto de correcciones a la luz de nuevos hallazgos documentales, pero siempre en el sentido de aumentar las cantidades y no de disminuirlas, hablando en términos generales.

En cualquier caso, aún cabria agregarles las piezas importadas para la Marina gubernamental de las que tenemos contabilizadas algo más de medio centenar (3), tal y como se relacionan en el cuadro a pie de página:

ARTILLERÍA NAVAL IMPORTADA EMBARCADA EN BUQUES REPUBLICANOS

Ametralladora antiaérea Oerlikon de 20 mm.

Siete unidades, al menos, de la Escuadra republicana montaron piezas de este tipo: los cruceros «Libertad» (cuatro piezas), «Miguel de Cervantes» (una) y «Méndez Nuñez» (tres); el cañonero «Laya» (una); el patrullero «Adela» V.12 (una) y las ¡anchas de la Tabacalera 1-3 V.33 (una) e 1-6 V.24 (una)

12

Ametralladora antiaérea Hotchkiss de 25 mm. 

Estas máquinas fueron suministradas por Francia en los primeros momentos de¡ conflicto. Fueron armadas con ellas -en montajes dobles o sencillos- las siguientes unidades: acorazado Jaime l» (dos piezas); crucero «Libertad» (dos) y destructores «José Luis Díez» (dos), «Lepanto» (una), «Churruca» (una) y «Ulloa» (dos)

10

Cañón-revólver Hotchkiss de 37 mm.

Dos cañones de este tipo fueron cedidos por la Armada mejicana para el armamento de¡ transporte de guerra «Mar Cantábrico»

2

Cañón antiaéreo Bofors de 40/60

Los cruceros «Libertad» y «Miguel de Cervantes» fueron armados con dos y una  piezas, respectivamente, en el último año de guerra

3

Cañón antiaéreo Vickers de 40 mm.

Dos cañones de este tipo -números de fábrica 62 y 111- fueron montados  en  el destructor «José Luis Diez» cuando se encontraba refugiado en el Havre, disponiéndose a partir rumbo a  Cartagena.

2

 Cañón antiaéreo de 45/46 K-21

Se trataba del antiaéreo ligero estándar de la Marina soviética. Fueron armados  con él la mayoría de los transportes utilizados en el tráfico de armas con la U.R.S.S. Tenemos constancia de que fue montado en los mercantes «Sac 2» (dos piezas), «Mar Blanco» (dos), «Aldecoa» (dos), «Cabo Santo Tomé» (cuatro) y «Cabo  San Agustin» (cuatro). El patrullero Juan Lucena» V-17, de la Flotilla de Vigilancia de Cataluña, montó una de estas piezas y, probablemente, los torpederos Nº 14 y Nº 17 pero, como es fácil que se tratara de cañones desmontados de los  transportes anteriormente mencionados, no las tomaremos en consideración para eludir la posibilidad de duplicarlas. (*)

14

Cañón Betlemhan de 57 mm. Mk II

Dos piezas de este tipo -números de fabricación 8 y 9- fueron cedidas por la  Marina mejicana, artillándose en el «Mar Cantábrico»

2

Cañón de 75 mm.

No ha sido posible precisar el modelo de las cuatro piezas de este calibre que le fueron montadas al "Cabo Santo Tomé" en la Unión Soviética, piezas estas con las que hizo frente a los cañoneros nacionales que, pese  a ello, lograron hundirlo.

4

Cañones Withworth-Armstrong de 120/40 y 120/48

Seis de estas piezas -dos L/40 y cuatro L/48-, procedentes probablemente de Estonia, fueron enviadas el 29 de abril de 1938 por la Comisión Técnica de París (Expedición 3858). Únicamente hay constancia de¡ empleo de las dos piezas L/40 en el armamento de los transportes militarizados «Escolano» y «Capitán Segarra», aunque sí es segura la llegada de todas ellas, puesto que las seis fueron  capturadas por los nacionales al término de la guerra

6

Cañón Armstrong de 120/50

Procedentes del guardacostas acorazado mejicano «Anuhuac» (ex brasileño  «Deodoro»), dos de estas piezas fueron montadas en el "Motomar", y otras dos en el «Ibai» (**)

4

Total

 

59

(*) Según datos extraídos del Archivo Estatal de la Marina Rusa (RGAVMF) por el historiador militar Yuri Rybalkin, la Unión Soviética proporcionó a la Marina republicana 16 piezas de este tipo, junto con 7.010 disparos para los mismos. 

(**) Gordón Ordás asegura que compró al Gobierno mejicano ocho piezas de este tipo, pero el «Anahuac» sólo montaba cuatro de estos cañones y, por otra parte, únicamente hay constancia del artillado de cuatro de ellas en los dos transportes citados.

Estas dos mil cuatrocientas cincuenta y un piezas artilleras ¿eran muchas o eran pocas? Obviamente, no fueron suficientes, puesto que a la República española no le bastaron para ganar la guerra. Para responder honradamente a esta cuestión, no hay más remedio que acudir a la comparación con el bando adversario, pero entonces no se puede olvidar que la República además de armar a su propio Ejército, armaba generosamente al Ejército nacional. Así, sólo en el segundo año de guerra, desde el 18 de julio de 1937 al 13 de julio de 1938 (4), el Servicio de Recuperación nacional, cuyos parte diarios y resúmenes mensuales se encuentran en el A.G.M. de Ávila, recuperó 413 piezas de artillería con 721.669 proyectiles; 47 lanzaminas pesados (5); 131.739 fusiles y 3.541 armas automáticas con 246.226.089 cartuchos para los mismos; 1.066 morteros de trinchera; 86 carros de combate (6), 13 auto-ametralladoras-cañón y 27 camiones blindados. Y aún estas listas de uso interno, no destinadas al consumo público, están incompletas, pues se detectan algunas ausencias en los sumandos parciales, como p.ej. la de los cañones Armstrong de 127 mm. capturados en el Norte y puestos inmediatamente en servicio por la Artillería nacional.

Estas cifras desvirtúan la pregunta que se hace Howson sobre cuál era la dimensión de la Artillería nacional: si en el transcurso de la guerra alcanzó la superioridad sobre la republicana, fue porque se la había ganado. Si lo que queremos es establecer un parangón en términos justos, la pregunta seria ¿cuántas piezas importaron los nacionales? Y a esa pregunta ya dimos respuesta, si no definitiva (lo que nunca se consigue) al menos aproximada, el Sr. Infiesta y quien esto escribe en los libros publicados referentes a los materiales artilleros alemanes e italianos utilizados a lo largo de la guerra por el bando nacional, contabilizados por el mismo método de recuento individual empleado con las piezas republicanas. Las cifras eran de¡ orden de 885 piezas de las primeras y unas 1.200 de las segundas (a las que habría que agregar 64 alemanas y 61 italianas para la Marina ) (7) . Es decir -hablando en términos muy generales-, una situación de equilibrio, como se dio en casi todo (incluida la calidad), aunque con vaivenes hacia un lado u otro que se reflejan claramente en la marcha de las operaciones, y que fue precisamente lo que hizo que la lucha se prolongara a lo largo de tres interminables años. 

 (1) Salvo 2 ó 3 ametralladoras antiaéreas Oerlikon de 20 mm. enviadas por avión desde la zona central en marzo de 1937.

(2) La cifra resulta ligeramente inferior a los 2.418 mencionados en el artículo porque a última hora he decidido no contabilizar las veintiún piezas de la última partida de cañones antitanques de 45 mm., por considerarla dudosa, y una media docena de cañones de 77/32 cuya presencia en el Norte me consta, pero que, si se incluyera, probablemente obligaría a disminuir en igual proporción los 77/24 recibidos en ese mismo teatro de operaciones.

(3) El material de artillería adquirido para la Marina gubernamental se estudia con detalle en el sexto volumen de la serie «La Artillería en la Guerra Civil» -en preparación- que trata de las piezas navales utilizadas en la contienda.

(4) Elijo este periodo, renunciando a tratar el primer año porque durante el mismo el Servicio de Recuperación nacional no estaba aún centralizado y cada una de las antiguas Divisiones de antes de la guerra llevaba su contabilidad particular, lo que la hacía fragmentaria y menos rigurosa, e igualmente el último año porque en el recuento del mismo se incluyeron los materiales capturados en el derrumbamiento final, que ya no tuvieron incidencia en la marcha de la contienda.

(5) No los incluyo entre las piezas de artillería, pese a ser ese mi criterio, por figurar separados en los documentos consultados.

(6) Sesenta y cuatro rusos, catorce Renault y ocho Trubia.

(7) Ver nota 3. Como en el caso de las piezas republicanas, no se contabilizan las de calibre inferior a 20 mm.