S.B.H.A.C.

Sociedad Benéfica de Historiadores Aficionados y Creadores

Memoria Introducción Carteles Fuerzas Personajes Imágenes Bibliografía Relatos Victimas Textos Prensa Colaboraciones
Imágenes de la GCe y de la historia de España. Enlaces

Álbumes, álbumes y mas álbumes.

(Oportunismo editorial y el papel de los documentalistas e historiadores

 profesionales en la publicación de imágenes de la GCe)

Desde que el fascista Pemán (y tambén el policía Tomás Salvador, con su: La Guerra Civil en fotos) comentara de manera torticera y mentirosa más de mil fotografías de la GCe hasta nuestros días, las editoriales no han dejado de sacarle jugo a la parte más exitosa de la GCe. En el devenir del franquismo hasta la monarquía Juancarlista, muchos y variados álbumes sobre la GCe se han publicado. Unos dedicados exclusivamente a la imagen, los álbumes, digamos puros, otros, con gráficos, fotos y explicaciones, a modo de atlas históricos, algunos más dedicados a los pertrechos, armas, vestuarios, etc..., y una clasificación final de álbumes dedicados a carteles, postales y sellos de la GCe.

En estas páginas hemos hablado de ellos, de los de todo tipo. Hoy hablaremos de los álbumes de imágenes de la GCe al calor de la última y la penúltima jugada oportunista del mundo editorial. Ocasiones recientes que nos han decidido a romper una lanza a favor del rigor en estas tareas. La penúltima: El álbum amparado por Preston (1936-1939 Tres años que desafiaron el olvido) hizo que nuestra admiración por este historiador se recortara en muchos puntos (lo sentimos Don Paul). Partiendo de que el texto nos pareció correctísimo, lo que no nos pareció tan bien es que se amparará la formula, es decir, 30 folios de uno de los grandes y cien o más fotografías, la mayoría súper conocidas, comentadas por uno o varios documentalistas, pero sin tener ni una idea brillante de como comentar una foto, mas allá del pié con el que la foto viaja siempre, es decir, ningún mérito propio y sí muchos riesgos pues los pies de las fotos los pusieron mayoritariamente los amigos de Pemán en su día. Y el comentario propio, que no pasa de generalidades. Es decir, dedican este álbum a los parvulitos de la historia de la GCe. Una pena.

La última: La de El País (aun queda otro tomo) que tiene a su favor una evidente cosa, por 10 euros se lleva uno a casa lo mejor de la agencia EFE. Las fotos están comentadas por Juan Eslava Galán, escritor que siempre nos gustó y que escribió una historia de la guerra civil que no le gustó a nadie como ya él mismo profetizó (que no le guste a nadie no quiere decir que uno se encuentre justo en el centro de unos y otros, sino simplemente que no le gustó a nadie). Un historiador de la casa, Santos Juliá, que tantos buenos ratos nos hizo pasar, prologaba con dos folios la obra. Poca responsabilidad tiene en esta historia. No es el caso de Juan Eslava. Sus comentarios son francamente flojos, aunque pueden tener su explicación, que a mi parecer es simplemente que el diario quería llegar a todo el mundo sin levantar ampollas en nadie. Pero eso ya lo hace El Mundo con sus fascículos de la GCe. Así que no entendemos muy bien tanta ponderación y neutralismo, eso que siempre termina por lavar la cara a los franquistas y ensuciárnosla a los republicanos. En fin, allá El País. Por lo demás, el libro de El País lleva pareja formula del de Preston. Así que el aficionado sólo saca en claro la foto y sus propias impresiones, en este caso, la verdad, es que a precio muy barato. (1)

Bueno, dos semanas después adquirimos el tomo dos del álbum de El Páis. ¡Sorpresa! Casi todas las fotos pertenecen al bando rebelde (que no Nacional, pues nacionales son todos los nacidos en las distintas naciones españolas, las Españas, que se decía en tiempos). Pero bueno, pensé, la agencia EFE, fiel a su ideario fundacional se la ha colado a El País que ha picado como un pardillo para completar así la "excelente obra propagandística" de su competidor El Mundo. O mejor, en realidad El País, en estos asuntos guerracivilistas, digo yo, señor Polanco, es prácticamente lo mismo que Pedro Jota. O mucho peor todavía, esta obra ha sido puesta en manos de inexpertos aprendices encabezados por el catedrático Juan Eslava, etc... No. No puede ser, tiene que haber una explicación mucho más sencilla. Apliquemos la lógica de los hechos. Del primer tomo, básicamente Madrid y zona Centro, tenían muchas fotos de la zona gubernamental, en este segundo que trata del Norte, Aragón y Cataluña, no, ¿pero por qué? ¡Claro! La agencia EFE no las tiene. No hubo fotógrafos que acuciados por la necesidad le vendieran a la agencia sus archivos, fotógrafos había y bien que pasaban necesidad, pero estaban en el exilio, mientras que los de la zona Centro cayeron presos o fueron depurados, perdieron sus licencias y hubieron de vender. ¡Rayos! Será cierta esta tesis o se nos está subiendo el puro (del tío Fidel, desde luego) a la cabeza. ¿Estimados lectores, qué piensan ustedes? (2)

Vamos pues a pasar ahora, una vez que hemos expuesto los motivos por los que nos decidimos a escribir este artículo, a desgranar las razones centrales de nuestra crítica a este tipo de iniciativas editoriales a la par que confeccionamos un pequeño dossier de los principales hechos de imágenes de las editoriales, no todos negativos, por supuesto.

Empezaremos por el España en llamas. 1936. Nosotros tenemos el facsímil publicado recientemente, en su día tuvimos el álbum original aunque lo perdimos por cuestiones que no vienen al caso. Este álbum, que es en realidad un atlas histórico, es interesante desde el punto de vista de las imágenes. El autor, Bernardo Gil Mugarza dejó que fueran los protagonistas, hombres y publicaciones, quienes hablaran, lo único que fue él quien decidió quién lo hiciera. Desgraciadamente, los textos de republicanos nos arruinan, y los textos de rebeldes, los palian. En el asunto de la represión, y dado los años que corrían cuando se publicó el original, se pueden imaginar, todos los tópicos y muchísimas mentiras e invenciones nunca demostradas, junto con fotografías que luego se supo eran montajes. A pesar de todo, abstrayéndonos de su contenido, es el mayor trabajo de compilación jamás realizado en la historiografía gráfica de la GCe. Una joya en ese aspecto. Los pies de las fotos, por exigencias del formato, son muy sucintos. Hay algunos errores, pero son a mi entender tipográficos. Otra crítica, para el facsímil, es la poca calidad de las imágenes y para la obra en general el que no vengan las imágenes identificadas, por autor, archivo, etc...

Entremedias, e incluso anteriormente, muchos libros incluyeron abundantes fotografías de la GCe, destacando la serie de monografías de Martínez Bande, cuyos pies son poco fiables y cuya identificación de autores y archivo es nula, y la estupenda serie de fotos del tomo IV de la monumental obra de Salas Larrazabal, Historia del Ejército Popular de la República. En este último caso, ignoro si los pies de las fotos son del propio Salas, pero pese a la tendenciosidad de este autor, los pies no dejan de tener gracia, y se vislumbra un especial esfuerzo por recrear la realidad de la imagen, cosa, que aun siendo la visión de alguien que combatió en las filas rebeldes y como tal piensa, es muy de agradecer. A nosotros, que somos muy críticos con este historiador, nos parece que es la primera vez que se hizo un esfuerzo en las editoriales franquistas en el sentido que apuntamos, objetivo o no, allí estaban aquellos pies de foto intentando aportar algo más que la leyenda original que acompañaba a la imagen. También la Editorial San Martín hizo un esfuerzo por aportar algo más que el pie de la foto a las numerosas publicaciones donde incluyó imágenes de la GCe. Sólo que la mayoría son muy parciales. Aunque en aquel desierto de visiones democráticas de la imaginería de la GCe, no había otra cosa para el aficionado. El peso de esta falta todavía la pagamos hoy.

El primer álbum de la democracia que realmente nos gustó fue el de Javier Tusell, Vivir en guerra, basado mayoritariamente en los archivos de la administración (AGA, BNE, etc...). El texto es bueno, las imágenes fenomenales y los pies muy correctos, aunque eso sí, sólo son pies, no son comentarios. Y la identificación de lugares y situaciones se hace difícil. Por contra, autores y archivos están perfectamente documentados. Tiene errores, como no, y recuerdo uno especial, donde se va a Franco con el ingeniero Verdeja, con el prototipo de tanque de este oficial. El documentalista al no reconocer la máquina dice que es un tanque italiano (Pág. 138). Otro más, se ve a soldados de artillería a caballo saludando a la población madrileña en los días del 18 de julio, bueno, el documentalista supone que son de caballería (Pág. 16), nada, pecata minuta. Otro más, un SB-2 (Katiuska) sobrevuela a un grupo de soldados republicanos, donde destaca el comisario Álvarez a caballo, pero el documentalista asegura que se trata de un avión alemán (Pág. 51), y en la página anterior se ve a tres soldados atrincherados en un muro de piedra, el documentalista afirma que se trata de soldados republicanos, pero ello es bien improbable pues uno de ellos apunta un fusil ametrallador Chauchat sobre el enemigo. Como se sabe esta arma la usaron mayoritariamente los rebeldes precisamente de un envío capturado a los republicanos (Pág. 50)

El siguiente álbum que comentamos tiene otra cara. Se trata de: Imágenes inéditas de la Guerra Civil (1936-1939) de la agencia EFE avalada por Stanley G. Payne, este historiador sajón, que en sus tiempos nos parecía muy justo porque no había mucho donde escoger, pero al que el tiempo ha puesto en su lugar, un digno historiador conservador pero que siempre se fió de los datos que aportaban los historiadores franquistas. El álbum fue al parecer compuesto por Miguel Platón, director de información de la agencia en esa época y conocido por sus ideas integristas. Las fotos son muy buenas (pero en absoluto inéditas), parece que la agencia le compró a muchos fotógrafos o a sus familiares sus archivos. Me imagino que con los tiempos que corrían en la posguerra, no tuvieron otra alternativa. Pero fue una faena, pues el mayor fondo documental de imágenes de la GCe quedó en manos conservadoras. No se olvide que la agencia EFE fue fundada, creo que en el 40, por los franquistas. La composición del libro tiende a ensalzar la iconografía franquista y a menoscabar la republicana, eso que estábamos en 1996, y los pies son comentarios, aunque en muchos afirma que son pies literales, cuesta creerlo. Y pese a todo están relativamente bien aunque no entran en detalles. Como todos los álbumes descritos hasta ahora contiene errores: en la Pág. 148 se dice que Casado era general, cuando luce evidentes galones de coronel, por mucho que mandara en ese momento el Ejército del Centro. En la página 117 aparecen los cadáveres de cuatro niños, pero no dice de quién fueron víctimas, evidentemente son victimas republicanas, pues dado el tinte del álbum, de lo contrario lo habrían indicado. En la página 127 se ven varias casas destruidas que aseguran de la Gran Vía, dudo que sea esta avenida. Y para terminar, lo que caracteriza a este álbum es que ofrece imágenes, mayoritariamente, de la victoria rebelde y por contra de la derrota republicana.

La editorial Lunwerg publicó en 2003 un álbum que merece todas nuestras alabanzas, Las Brigadas Internacionales. Imágenes recuperadas. Para empezar, las imágenes sí eran inéditas en España (no todas claro) pues la mayoría provienen de la prensa extranjera. El texto es un homenaje y una vindicación de las BB. II., tras el paso atilano por el tema de algunos propagandistas recientes, tipo Cesar Vidal. Michel Lefebvre y Rémi Skoutelsky realizan un trabajo documental admirable. Estos sí que saben de los que hablan. El álbum, creemos, no ha tenido el reconocimiento debido pese a su extraordinario bagaje documental.

Otro álbum muy interesante es La Guerra Civil española día a día 1936-1939. Está cuajado de datos y trae una cronología muy interesante. En cuanto a las imágenes pocos reproches, la habitual falta de identificación y la manía de recortar las imágenes por conveniencias del formato que les hace perder toda calidad documental. Los pies son pies, sucintos y por tanto poco proclives al error. Las imágenes son muy interesantes y poco conocidas. En esto, los autores, Jesús de Miguel y Antonio Sánchez merecen un aplauso. El texto que compone la obra es muy aceptable teniendo en cuenta que se trata de un atlas cronológico de la GCe. El objetivo de los autores quedó perfectamente cumplido.

Otro atlas a tener en cuenta es Batallas de la Guerra Civil. De Madrid al Ebro (1936-1939). Se trata de un monográfico sobre las principales batallas de la GCe. Las imágenes también son poco conocidas y provienen de los archivos de la administración principalmente. Planos y croquis son también muy aceptables. Otra obra que cumplió sus objetivos.

 

 

 

Comentaremos ahora dos álbumes, a mi parecer, extraordinarios y que han pasado bastante desapercibidos, uno por ser asturiano, las fotografías de Constantino Suárez publicadas por el ayuntamiento de Gijón, y las fotos del archivo del PCE, avaladas por la directora del archivo. Los comentarios del segundo son literatura pura y nos han inspirado muchísimo, como aficionados al tema agradecimos al archivo del PCE esta obra. Los comentarios del primero, las fotos de Constantino Suárez en Asturias, son también excelentes. Por no hablar, desde luego del texto que los acompaña. Dos ejemplos de como hacer álbumes de fotografías de la GCE, dos ejemplos estupendos. Si los ve, cómprelos, son de lo mejor.

Un inciso más para enaltecer el libro de Benito Bermejo, Francisco Box, el fotógrafo de Mauthausen, cuyas clandestinas fotografías sirvieron de prueba en el Tribunal Internacional de Nuremberg. Bueno, se lo podíamos dedicar a los cínicos historiadores revisionistas, ha poco noticia uno de ellos y justamente condenado por el mayor delito que se puede cometer con la memoria de gente: tratar de borrarla.

Y para terminar dos álbumes monográficos interesantísimos, el de Capa: Cara a cara y el de Alfonso, mejor todavía. Otras dos joyas.

Conclusiones:

Los álbumes dedicados a fotografías son los que mayormente contienen errores de identificación de imágenes. Estos errores pueden venir arrastrados de los iniciales pies de foto con que se compusieron en las publicaciones del periodo franquista. Nadie ha revisado con seriedad toda esta información anexa a las imágenes depositadas en los archivos españoles. Por contra, vemos como los atlas de la GCe cumplen sus objetivos con mayor fiabilidad. No obstante, cuando la obra se hace con cuidado y rigor documental, el resultado es excelente, como es el caso de los últimos cinco comentados.

En términos generales, nadie, (excepto los propagandistas franquistas, pero con las intenciones torcidas) se ha metido en la piel de las imágenes republicanas de los archivos estatales y de la agencia EFE para devolverles su realidad, limpiarlas de lodo franquista y traerlas a la memoria tal como fueron. Los documentalistas de los álbumes que hemos criticado negativamente no están formados realmente en los aspectos identificativos de las imágenes republicanas de la GCe, escenarios, armas, vestuario, personajes, etc... Exponen las imágenes con muy poca imaginación, no se especula con las posibilidades históricas, ni se hace literatura creativa que aporte a la imagen toda una panoplia de posibilidades que exciten la imaginación del aficionado y espoleen su capacidad investigadora. Los aspectos emocionales de las imágenes quedan relegados a la pura expresión fotográfica, que si bien muchas veces es definitiva y suficiente, otras está pidiendo a gritos una explicación, un acercamiento aunque sea especulativo. En suma, no se hace una literatura de acercamiento de las imágenes republicanas pese a que es una tarea urgente y grandemente gratificadora para el aficionado. Muchas veces son los propios aficionados en la red los que encuentran la realidad de una imagen, pero los aficionados no publican álbumes. Lo mismo le ocurre a los carteles, postales y sellos y todo tipo de imágenes de objetos del bando republicano, aunque esto, ciertamente, está cambiando en cuanto a carteles y postales.

Administrador. 05-03-2006

Comentarios a los dos álbumes publicados por El País.

(1) Confeccionamos este índice a iniciativa de un conocido experto y documentalista que nos proporcionó la inicial lista. Nuestro agradecimiento a esta persona.

Principales disconformidades detectadas en los pies de las imágenes y comentarios al hilo de los propios del álbum de El País:

Foto Pág. 10. Ni un nombre, imperdonable.
Foto Pág. 15. Ni sabemos la calle ni la fecha exacta. ¿Que hacen todos esos papeles por el suelo? ¿Se trata de la sede de un periódico?
Foto Pág. 19. Parece un montaje para el fotógrafo. Los encañonados van excesivamente bien vestidos, ni por asomo parecen tener miedo. Los soldados no tienen ningún rigor y uno de este grupo se sonríe. Posando para el fotógrafo, sin duda, salvo que aparezcan más datos.
Foto Pág. 22. Los guardias saludan fatal y mantienen una postura escasamente reglamentaria. En un sólo día habían perdido toda su marcialidad. A destacar el detalle del brazalete republicano.
Foto Pág. 23. El oficial, el suboficial y los tres en primer plano no parecen estar para muchas fiestas. La tropa sí. Sólo uno de los grupos de Asalto de Madrid era netamente republicano. El resto leales geográficos.
Foto Pág. 27. Como estropear una foto histórica poniéndola a doble página. Una pena.
Foto Pág. 28. ¿Quién será este oficial?
Foto Pág. 31. La imprudente señorita. Muy buena, lastima de doble cara.
Foto Pág. 33. Los guardias de la camioneta 39 si que parecen estar al 100% con el pueblo.
Foto Pág. 36. Se trata de monjas adoratrices de las que ignoro destino. Su convento fue convertido en Hospital de sangre.
Foto Pág. 40. Identificación errónea. Inconfundible la Nelken e inconfundible la Kent, Llopis es más difícil pero muy posible. En esta foto hay más gente importante que sería interesante identificar.
Foto Pág. 41. Una joya. Creo que se trata de la Gran vía en alguno de las desfiles del Quinto regimiento o similar.
Foto Pág. 44. Otra foto estropeada por la doble página.
Foto Pág. 50. Una de las clásicas del gran Centelles.
Foto Pág. 52. Sin duda el primer "tiznao" de la guerra, que no de la historia de España, pues ya se construyeron en octubre del 34. Y no me refiero a los camiones protegidos del ejército español en África, que esa es otra historia.
Foto Pág. 53. Muy buena. Uno de los guardias todavía lleva la porra al cinto.
Foto Pág. 54. María Jinesta. ¿Qué sería de ella? Dice Tagüeña que las Juventudes Socialistas y Comunistas nunca llegaron a unificar sus milicias hasta la misma guerra. Creo recordar que el Hotel Colon fue la sede del PSUC, lo que hace verosímil que fueran las JSU las primeras que tomaron el edificio.
Foto Pág. 58. A mi no me parece que se trate de Sandino que era Teniente Coronel del servicio de Aviación (Ejercito, entonces). El fotografiado es un comandante del Cuerpo de Seguridad, según sus insignias y las cejas (curiosas por cierto) en nada se parecen a las más pobladas de Sandino.
Foto Pág. 62-63. Muchos de los presentes parecen llevar el uniforme de las Milicias Socialistas. Camisa azul mahón, corbata roja y pantalón oscuro. Sin duda de preguerra.
Foto Pág. 67. Indescriptible. Dos gorditos uniformados, uno de falangista y otro del requeté, que les quitas el uniforme y parecen dos honrados oficinistas y padres de familia alrededor de un esperpento.
Foto Pág. 69. El que toma el brazo derecho del infortunado Ortiz de Zárate lleva una rara pistola JoLoAr, la pistola de los mancos. El melenas de atrás aparece en alguna foto de la toma del cuartel de la Montaña.
Foto Pág. 70. La uniformidad y el vestuario me hacen dudar de que se trata de esa fecha veraniega. Uno parece llevar capote.
Foto Pág. 71. Una foto extraordinaria de Juan Guzmán.
Foto Pág. 74. La pancarta dice Los Obreros..., pero la llevan las obreras, vaya, vaya.
Foto Pág. 75. Miembros del Bon. Largo Caballero de la Columna Mangada parecen disparar a un avión. Para mí que es una pose a petición del fotógrafo. A destacar una pistola automática Astra en el primer miliciano de la izquierda, esto puede hacer pensar que se trate de Guardias de Asalto.
Foto Pág. 78. El coche del medio es sin duda de Valencia pero el tercero es de Bilbao.
Foto Pág. 82. Esta foto de Alfonso (Alfonsito) tenía más detalle pero la han recortado y puesto a doble página. Una pena.
Foto Pág. 84. Se trata de veteranos del PSOE pues uno de ellos lee el Socialista.
Foto Pág. 88. En primer plano el cuarto por la izquierda me suena muchísimo, parece Domingo Girón, un comisario.
Foto Pág. 102. Se trata de un mortero de menor calibre, más parece un lanzagranadas de trinchera. Puede que sea marca Valero, pero nunca un 81 mm.
Foto Pág. 107. Muy interesante la presencia de Negrín y de guardias civiles con tricornio todavía.
Foto Pág. 113. Muy interesante sí señor. A destacar el delantal del maestro albañil, que tiene bemoles.
Foto Pág. 114. Imposible que sea agosto del 36. Uno de ellos lleva las insignias de capitán del nuevo reglamento, o sea octubre (pero van muy veraniegos) o mucho después.
Foto Pág. 116. El tipo de la toalla alrededor de la cabeza aparece en otras fotos tomadas en otro lugar. Se arrimó todo lo que pudo a Durruti para salir en la foto.
Foto Pág. 118. No tiene la cara del que van a fusilar, el rostro está bastante relajado y entrevera un sonrisa que de siempre se pone ante los retratos. No obstante hay una cierta tensión en las cejas, sabía que algo le iba a pasar, lo único es que no tiene pinta de cura ni por asomo. ¿quién sabe?
Foto Pág. 119. Con esta foto tuvimos una equivocación nosotros cuando la comentamos antes de retirarla. El álbum de Preston asegura que se trata del cadáver de un Guardia Civil fusilado, nosotros pensábamos que se trataba de una víctima republicana. y así la comentamos.
Foto Pág. 123. Es la miliciana mejor uniformada que he visto nunca para tratarse de agosto del 36. Para mi que se trata de alguna voluntaria extranjera. Y dudo que sea agosto, en Aragón y con esa tupida guerrera.
Foto Pág. 136. Parece un montaje. De aviones atacando hubo muchos montajes fotográficos.
Foto Pág. 143. Curioso que el único que no lleva traje es Hernández, ministro de Instrucción Publica.
Foto Pág. 144-145 Un ejemplo palmario de por qué no se tomó el Alcázar.
Foto Pág. 154-155. El herido de la derecha todavía lleva sangre en la camisa.
Foto Pág. 173. Muy buena.
Foto Pág. 174. Pero el barco que se ve no creo que sea el ruso. ¿Cuál sería?
Foto Pág. 175. Apuesto que el retrato de Lenin es del gran Helios Gómez.
Foto Pág. 176 Sin duda de preguerra.
Foto Pág. 177 Puede que sea Irún aunque no hay nada que lo identifique. Desde luego el soldado a la izquierda va perfectamente uniformado según el reglamento anterior a la guerra, por lo que la foto puede ser muy temprana.
Foto Pág. 178 ¡Es Toledo!
Foto Pág. 184. Un poco extraña la foto. Los periódicos arden muy deprisa y dan poco calor y menos para tanta gente. Quizá fue una pose para el fotógrafo.
Foto Pág. 187. ¿No era Jesús Hernández ministro de instrucción pública y además comunista?
Foto Pág. 189 Un montón de personajes.
Foto Pág. 193. Una foto genial.
Foto Pág. 199. La foto plantea una duda. Dado que se ve claramente un cartel de Tomás sobre Asturias, un clásico, y que al parecer se confeccionó en 1937, me entran dudas sobre ese noviembre del 36 que dice.
Foto Pág. 201. El mismo caso. Hay un cartel del batallón de zapadores-minadores que al parecer fue de los últimos que reclutó el Quinto regimiento antes de su integración el EPR. No obstante parece más determinante que el fotógrafo destaque la colocación de cinta en los escaparates por lo que seguro tiene de novedoso. Nadie hace una foto de algo cotidiano. Me inclino por la fecha que trae.
Foto Pág. 203. El comentario parece muy seguro sobre el accidente de Durruti, yo tengo más dudas. Desde luego que fue un accidente con un subfusil MP28 (modelo del que se copió posteriormente el "naranjero" y que no llevaban seguro), no con una pistola ametralladora (el comentario supongo que se referirá a la Astra automática, que sí llevaba seguro)
Foto Pág. 208. Estos si que son franceses, llevan el fusil según la forma reglamentaria del entonces ejercito francés.
Foto Pág. 210. Curiosas las pistolitas (un 22, seguro) que llevan las chicas, y la insignia que no he conseguido identificar, quizá tenga algo que ver con el teatro.
Foto Pág. 211. Muy buena foto del abogado metido a militar Martínez de Aragón y que murió tiempo después.
Foto Pág. 213. ¡Leches! El herido está fumando o le acaban de dar un pitillito en la sala de un hospital. Como cambian las cosas.
Foto Pág. 215. Casado era de Caballería como se ve en las insignias del cuello de la guerrera. Se ve claramente que su grado es de coronel y que manda un ejército (cuatro estrellas de tres puntas bajo los galones de coronel). Casado tomo el mando del Ejército del Centro en mayo de 1938, momento en que fue nombrado Coronel. Así que me parece que la foto es mucho más tardía.
Foto Pág. 220. Buenísima. Qué variada colección de prendas de cabeza la de estos milicianos de la FETE.
Foto Pág. 236-237. De preguerra. Se trata precisamente del congreso de unificación de ambas juventudes. Además, Trifón Medrano fue el alma de la unificación.
Foto Pág. 248. Siempre he tenido mis dudas de que se tratara de una foto del frente de Guadalajara. Los milicianos van muy poco abrigados para el mal tiempo que hizo en esa batalla. Pero desde luego, la tropa está exultante.
Foto Pág. 252. La foto está tomada desde el interior de la ermita de Trijueque. Lo de Agrupación de Carros republicanos no me suena a nada. Paulov mandaba la Brigada de tanques (entonces no se les llamaba carros) y creo que ostentaba el grado de general de brigada en su tierra. Aquí me parece que era Coronel, aunque en todas las publicaciones aparece como general, pero lo digo de memoria y con reservas. A ver si alguien puede aclararlo más
Foto Pág. 264. Espléndido tipo con las anillas de las granadas que ha desactivado a modo de medallas o trofeos.
(2) Tomo II

Principales disconformidades detectadas en los pies de las imágenes y comentarios al hilo de los propios del álbum II de El País:

Foto Pág. 12. Tiznaos rebeldes, tan inútiles como los republicanos.

Foto Pág. 15. ¡Hombre! Un demócrata de toda la vida, el condecito, no pierdan ocasión de leer el bando del nuevo alcalde nada más llegar, pone los pelos de punta. Así se entienden muchas cosas por estas tierras.

Foto Pág. 16. Mola se estampó con un avión que había huido del campo republicano, con piloto incluido, claro. Parece que el aparato que se llevó el desertor, Fernando Rein Loring, un Airspeed AS6 (u 8), había sido reconstruido anteriormente a partir de otros dos que habían chocado entre ellos. Y luego dicen que los mecánicos republicanos no eran eficientes.

Foto Pág. 17. En el monumento: Aquí, en Bilbao la conquistada. Esclarecedor sobre los requetés navarros.

Foto Pág. 20. Interesante foto. ¿Quizá se trate de la pieza 36 del 1er batallón?

Foto Pág. 22. Buena muestra de uniformidad republicana. Oficiales y comisarios con uniformes nuevos y limpios. Esta fotografía es posterior a la de la página 23. Pues el comandante que cita de la 21 B.M. sucedió al nombrado en la fotografía de la página 23. En estas fechas la brigada se preparaba para la ofensiva republicana de la Granja.

Foto Pág. 23. Lo mismo, uniformes nuevos para estos soldados y oficiales del puesto de mando. El soldado más próximo recostado a la izquierda, lleva un uniforme recién estrenado, unas botas "tres hebillas" magníficas y un casco checo del Modelo 30 del que no se sabe muy bien cuando llegó. Está claro que este militar, o se acaba de incorporar a su unidad, o no chupa mucha trinchera, lo "mismito" que el soldado que viene de llenar el botijo y las cantimploras. Por cierto, el mayor Juan de Pablo Janssen mandaba la Brigada no las transmisiones. Hay cierto equívoco en la redacción.

Foto Pág. 24-25. La odiosa gimnasia militar. ¿Para que coño tendrán que hacer gimnasia estos soldaditos republicanos? ¡Pero si están todos cachas! Sólo se ve un gordito, el segundo por la derecha. Ya quisieran lo jóvenes de ahora tener esos tipos...

Foto Pág. 26. Don Alejandro Miota tiene que estar que trina, do quiera esté. Mira que usar su lápida como encerado. ¡Pero no había otro sitio!

Foto Pág. 27 Esto soldados de ingenieros se construyen el cuartel. Por cierto, la hilada del albañil bien derechita va...

Foto Pág. 29. En esta foto al mayor a la derecha de Líster, le hemos visto nombrado como Chiflo, (el propio Líster), Chiflado (en un libro reciente de Eduardo Pons) y Chillo por la agencia EFE.

Foto Pág. 31 ¡Vaya perifollos que se gasta la León!

Foto Pág. 34 ¿Se salvaría este pobre soldado? Por cierto, dudo de que se trate de Teruel, pues la 21 B.M. nunca estuvo en este frente. En esas fechas se encontraba participando en la ofensiva de la Granja. Y de tratarse ciertamente de hombres de la 21 B.M. las imágenes deben corresponder a esa ofensiva. Otro por cierto más, la 21 B.M. sufrió de muchos incidentes en referencia a su combatividad. En Brunete un grupo de desertores mataron a su oficial antes de pasarse al enemigo. Participó también en Belchite al final de la batalla, y en octubre fue disuelta. En agosto de 1938 fue reorganizada de nuevo participando en la ofensiva de Peñarroya.

Foto Pág. 35. Evidentemente no se trata de Teruel sino del frente de Madrid en las estribaciones al norte de Brunete desde donde partió la ofensiva republicana. Todas estas suposiciones y las anteriores parten de la base de que efectivamente se trata de hombres de la 21 B.M.

Foto Pág. 63. Todo cierto, pero la bandera se entrega al 156 batallón de la 39 B.M.

Foto Pág. 69. Extraordinaria foto. Bilbao o Asturias. No son niños, son adolescentes, lo que hace la foto más especial.

Foto Pág. 84. Pues Negrín no aparece por ningún lado.

Foto Pág. 85. ¿Dónde está Walli, digo Companys?

Foto Pág. 86. Sí que es raro que a estas alturas de la Guerra, todavía exista la FUE.

Foto Pág. 87. Primero avenida de Rusia, Luego de la Unión Soviética, luego de José Antonio, ¡pobre Gran Vía!

Foto Pág. 90-91. Magnifica foto. Lástima de doble página.

Foto Pág. 92-93. Estropeada por la doble cara.

Foto Pág. 94. Curioso como saludan estas pioneritas.

Foto Pág. 93 Los más fortachones de la 3 de Tagüeña...

Foto Pág. 98-99. Es la primera foto que veo del uso de cohetes de propaganda, que se usaron mucho por parte republicana. Lástima de doble cara que la estropea completamente. ¡Qué manía!

Foto Pág. 103. Se diría la Fragua de Vulcano de Velázquez. Pero no, es un taller de fundición y la foto es de Alfonso (Alfonsito, seguramente)

Foto Pág. 107. La foto me ha dejado intrigado en cuanto a su fecha. A ver si alguien la explica.

Foto Pág. 108. Una afirmación un tanto arriesgada. Si había un fotógrafo para hacer la foto, habría soldados de infantería seguro. Lo que no quiere decir que no hubiera "fregao" en ese momento.

Foto Pág. 109. Una foto muy polémica. Nosotros pensábamos al principio que eran carabineros de la 40 de Nieto, concretamente un grupo de exploradores en alguna clase de tiroteo. Desde luego la gorra, muy abundante en el Ejército Popular, no es la de tanquista, precisamente porque no llevan bandas de chichonera. Hay muchas fotos con este tipo de gorra de motorista. En la actualidad pensamos que la foto se compuso a petición de fotógrafo y las cosas estaban ya resueltas. El oficial o comisario de debajo del cartel de la tienda de Corsetería, lleva la pistola en la mano pero no siente ninguna prevención. El soldado que recarga su fusil tiene un rostro muy, pero que muy relajado.

Foto Pág. 112-113. Qué buena foto arruinada por la doble página.

Foto Pág. 115. Los españoles arruinamos las fotos más dramáticas porque siempre sonreímos ante el fotógrafo. La GCe está llena de estas fotos.

Foto Pág. 118-119. Una extraordinaria foto arruinada. De las pocas fotos en donde los aviones y la infantería no se han juntando sin ser un montaje fotográfico.

Foto Pág. 121. Lo peor ya ha pasado para estos soldados de la República y el que puede fuma. En todos los trabajos se fuma, decían los obreros de mi juventud. Y en la guerra más. 

Foto Pág. 122. Otra foto histórica echada a perder por la doble cara. Observen los pies previsiblemente afectos de congelación del soldado rebelde del centro. Estos si que no sonríen. La batalla de Teruel les ha helado la sonrisa.

Foto Pág. 126. Qué buena foto.

Foto Pág. 128. No lo dudo, pero Ortega no está entre ellos.

Foto Pág. 137. No nos hemos creído esta foto nunca. Lo que creemos es que la foto ha sido curiosamente preparada por el fotógrafo de los servicios de prensa franquista. Pero obvia los más elementales principios de la guerra y el sentido común. Veamos lo que nosotros siempre dijimos de estas foto: "Dicen que en el frente de Teruel, concretamente en Corbalán, los rebeldes se encontraron con esta estampa cuando tomaron esta trinchera republicana. Se dijo que el soldado encadenado a su maquina pertenecía a un batallón de castigo y que malvados comisarios, comunistas seguro, le habían encadenado para impedir su huida, de modo que la única posibilidad de sobrevivir fuera combatir. Todo eso está muy bien, excepto que si observamos la fotografía con detenimiento, prontamente descubrimos su falsedad y su verdad. Su verdad es que el republicano está muerto, y que murió combatiendo por la República, Su falsedad estriba en la disposición del cuerpo, tan cinematográfica y tan irreal, y principalmente, en que la ametralladora no pudo disparar en esa posición, por mucha cinta que haya gastado y por muchas cajas de munición que le acompañen. La Maxim tendría que haber estado al menos treinta centímetros más alta para poder tener tiro, por tanto, no disparó en esa posición. Pero tampoco pudo haber caído como el tirador, hacia atrás, pues no hay base para sostenerla. En cuanto al tirador, cómo pudo cargar y evitar los atascos de la cinta sin ayuda del proveedor, ¿pulsaba el disparador con una mano y sujetaba la cinta con la otra?, ¿encadenado? ¿Pudo disparar toda esa munición que la cinta indica sin que la máquina se atascara? Conclusión: un gran montaje de los servicios de propaganda rebelde." Por cierto, el comentario de Juan Eslava, con todos los respetos, una chorrada malintencionada relacionar a los combatientes republicanos con la posible tradición suicida de los combatientes islámicos.

Foto Pág. 146-147. Centelles estuvo allí y saco una dramática serie de fotos antológicas.

Foto Pág. 148. Yagüe, el de Badajoz, les dio a sus moros varios horas de saco sobre Lérida, más de 200 asesinatos en los tres primeros días.

Foto Pág. 149. El del fondo es un T-26 capturado.

Foto Pág. 163. Queipo de Llano que odiaba fervientemente a Franco, le llamaba, "Paca la culona". Sanjurjo decía de Franco, "Franquito el cuquito" En fin, sana camaradería.

Foto Pág. 171. Extraña foto. ¿No será el agosto del año anterior? Treball era el órgano de prensa del PSUC.

Foto Pág. 175. ¿Qué buenas botas calzaba Negrín! Para mí que el discurso se dio en les Masies de Poblet, y no en el monasterio. Como no lo tengo muy claro por ser foráneo a ver si alguien lo aclara.

Foto Pág. 176. ¡Vaya! Por fin una buena identificación.

Foto Pág. 178 Por cierto, lo que Varela muestra es un proyectil de artillería, no una bomba de aviación que supuestamente tiró un avión republicano, muy pero que muy malo. El comentario por tanto es correcto a mi parecer, digo esto al hilo de los cientos de mitos que los franquistas montaron durante la guerra. Como el del hijo de Moscardó hablando con su papá por teléfono, cuando ni siquiera estuvo allí en ese día, etc...

Foto Pág. 182. Qué buena foto, lástima que no traiga más información.

Foto Pág. 183. Este teniente coronel sale en la foto 176. Debió ser un magnífico oficial si mandaba los ingenieros del Ejército del Ebro.

Foto Pág. 188-189. Esta foto ha salido publicada con varios escenarios distintos: En el Norte vasco, en la sierra de Madrid, y ahora aquí, que no sé dónde es aquí pues el pié no lo dice. En cualquier caso, prisioneros republicanos van ser fusilados al momento sólo por eso. Los soldados rebeldes no son legionarios y tampoco llevan guerrera. A los prisioneros no se les suele quitar la guerrera para poder identificarlos, en general se les quitan los relojes y las botas, si es el caso. Una extraña foto que espero algún día alguien explique completamente.

Foto Pág. 197. ¡Que ingente multitud de tarraconenses asisten a la misa! Sólo tropa y autoridades rebeldes.

Foto Pág. 198. El saludo con ese mirar traiciona a la anciana.

Foto Pág. 199. Para la colección de rostros infantiles de la guerra contra los civiles española.

Foto Pág. 200-201. ¡Qué espanto! Ni Pinochet con aquellas gafas de verdugo daba tanto miedo.

Foto Pág. 207. Dicen que Barcelona amaneció franquista en un solo día. ¡Qué remedio!

Foto Pág. 211. Sin duda se trata de las mujeres de los obreros barceloneses.

Foto Pág. 212. Una foto para descomponerte el alma.

Foto Pág. 213. Sonríen y aprietan el puño en la desgracia. ¡Niños republicanos!

Foto Pág. 217. ¡Qué buen gendarme! Unas galletitas para los niños... Lo mejor de la foto es ese crío con el pelo a lo punk al que se le animan los ojos al ver las galletas: hombre, parece decirse, me voy a echar al coleto unas galletitas gabachas...

Foto Pág. 221. El tazón de sopa de cebolla que no falte. También podían dar un poco de pan y un cacho chorizo y desde luego no cortarles el pelo al rape.

Foto Pág. 231. Las vencedoras sonríen condescendientemente mientras repartes platos de judías. Las derrotadas quieren esconder su cara al fotógrafo. Hay un miedo que pasma.

Foto Pág. 241. A este cañón, un De Bange de 155 mm., se le llamaba " El abuelo" en el Madrid republicano.

Foto Pág. 250-251. El ejército del Centro, rendido que no derrotado conducido por La Castellana.

Foto Pág. 266. ¡Qué diver! Luchar durante tres años para terminar viendo estos rituales medievales...

Y se acabó. Que el final de este álbum está hecho a mala leche y se me atraganta, ¡carajo!