S.B.H.A.C.

Sociedad Benéfica de Historiadores Aficionados y Creadores

Memoria Introducción Carteles Fuerzas Personajes Imágenes Bibliografía Relatos Victimas Textos Prensa Colaboraciones

                    11.- El frente Norte

Enlaces
11.1.- Euskadi

11.1.1 Los Voluntarios nacionalistas bilbaínos desfilan por la Gran Vía en los primeros días de la guerra.

11.1.2 José Antonio Aguirre y Lecube, Presidente del Gobierno vasco y comandante en Jefe del Eusko Gudarostea (Ejército Vasco). O sea, por su cuenta. Aguirre jamás dejó actuar adecuadamente a los mandos gubernamentales del frente Norte. Aguirre también destacó por su voluntad reclutadora, llegando a tener su ejército más de cuarenta batallones, además de otros cuarenta, obedientes al gobierno, formados por militares, fuerzas de orden público, partidos y sindicatos. Cuando Aguirre consideró que su ejercito estaba listo para atacar en dirección a Vitoria, concretamente Villarreal, plaza rebelde muy bien fortificada y defendida, formó sus batallones y los lanzó a la lucha. La ofensiva fracasó pese a que se decía que los gudaris eran más disciplinados y valientes que los milicianos. Este ejercito se defendió, posteriormente, con bravura, pero en aquellos momentos no estaba preparado para ofensivas de ningún tipo, ni por instrucción, ni por organización ni por armamento (los tres males del Ejército Popular).

11.1.3 Imagen insólita en la zona republicana excepto en el frente vasco.

11.1.4 La hermana de Dolores Ibarruri, Bernarda Ibarruri, en la sala de costura del Hospital para presos republicanos de  Deusto. Suponemos que no estaría allí, bajo la omnipresencia de la monja, por voluntad propia.

11.1.5 La monja, no olvidemos que estamos en el País Vasco, atiende solícitamente al soldado republicano herido, que tiene muy mala cara.

11.1.6 La famosa fotografía de Capa en la Gran Vía de Bilbao en la primavera de 1937. La madre ha salido pitando para el refugio y en las prisas abotonó mal el abrigo de la niña. Los bilbaínos fotografiados, mujeres y hombres, además de la niña, no parecen muy impresionados por las bombas fascistas. En cualquier caso, la imagen está llena de una rara cualidad que a veces cobran las fotografías de guerra, la verosimilitud, es decir la verdad.

11.1.7 Otra imagen conocida: Arde Guernica mientras el pobre perro, que fue de raza y de amo conocido, seguro, contempla el desastre sin entender nada. Como el caso del famoso cuadro de Picasso, cuando los franquistas, para desprestigiar al pintor, argumentaron que el cuadro era una "porquería", Picasso les contestó: "La porquería la hicieron ustedes, yo sólo la pinté".

11.1.8 Las amenazas de Mola se cumplen y eso que acaba de empezar la guerra. Vecinos de Irún recién exiliados a la orilla francesa contemplan atónitos como su ciudad arde y como su universo se convierte en nada. Curas, fascistas, militares, brutales fuerzas de orden público, represión política, moral y sexual. Es el fin de la bella y liberal Irún que se defendió hasta la última bala mientras dos vagones de ferrocarril cargados de munición enviados desde Cataluña eran retenidos en la frontera por las autoridades francesas. ¡Qué majos! ¡Para que no nos matásemos entre nosotros! ¡Estos españoles!

11.1.9 La Plana Mayor del Ejército de Euskadi alrededor de Ciutat, su jefe de Estado Mayor. Ignoramos quién puso el número y las identificaciones, aunque corrientemente, estas anotaciones se hicieron cuando los franquistas reunieron todo el material documental de la Guerra Civil en Salamanca y otros archivos, con el siniestro fin de servir de pruebas identificadoras e incriminatorias.

11.1.10 En la primavera de 1937 en gran Capa recaló en Bilbao y pudo filmar y fotografiar muchas escenas del final del frente de Euskadi. En este caso, en el monte Sollube, un soldado pide agua a una paisana de las de antiguamente. Tampoco es que el soldado republicano esté para un desfile de modelos. Pero ande yo caliente, ríase la gente.

11.1.11 El mayor de milicias Cristóbal Errandonea, en el centro, héroe de la defensa del fuerte San Marcial, en algún lugar del frente de Euskadi en el invierno de 1936-1937

11.1.12 Por las calles de Bilbao, los batallones del Ejército del Norte desfilan camino del frente.

11.1.13 El valiente capitán del mercante Seven Seas Spray, W.H. Roberts, que burló el bloqueo rebelde a Bilbao, y su hija Fifí, son agasajados por personalidades del gobierno vasco. De izquierda a derecha sin contar los guardias, la señora Aldasoro, el señor Thomas McEwen (director de la naviera, muy comprometida con la República), el capitán Roberts, Fifi Roberts, la señora Monzón (esposa del consejero de exteriores, Monzón) y el señor Ramón Aldasoro, consejero de Comercio.

11.1.14 La ciudad de Eibar bombardeada por lo rebeldes.

 11.1.15 Bunker en el Cinturón de Hierro, concretamente en la zona de Larrabezúa

 11.1.16 La viejecita es llevada a tierra a la silla de la reina por dos esforzados paisanos y quizá familiares en la evacuación de Irún. Detrás, en otra barca, otra señora mayor, pregunta que qué hace con la botella de leche, y así la mano segura de un varón aparece para hacerse cargo de la botella, que parece de esas de gaseosa con su característico tapón. Y más atrás, más barcas llegan con más refugiados. Irún, nuestro primer exilio. Y aquello sólo había hecho que empezar.

 11.1.17 Más de la mitad de las bombas arrojadas contra la indefensa población de Guernica eran incendiarias. La vieja ciudad sagrada de Euskadi, ardió por los cuatro costados, por obra de las aviaciones de las emergentes naciones fascistas y la connivencia de las autoridades militares rebeldes.

 11.1.18 Los bacaladeros artillados (Bous) de la Marina de Guerra Auxiliar vasca, apresaron un mercante rebelde cargado de material alemán, camuflado como materiales de la casa Hisma (tapadera). El Ertzaina posa firme a la vera del material. El agente lleva una carabina Destroyer

 11.1.19 Milicianos y fuerzas de orden público de la columna donostiarra salida para devolver Vitoria al gobierno, se saludan afectuosamente.

 11.1.20 Milicias vascas desfilan por la capital. Con la llegada del otoño y la fundación del Ejército de Euskadi, la uniformidad tendió al chaquetón tres cuartos, las botas de caña y hebillas, el pantalón remetido y la boina de la tierra.

 11.1.21 Oficiales y soldados de esta unidad nacionalista oyen misa a principios del otoño de 1936. La uniformidad varía entre el mono, lo particular, y los chaquetones tres cuartos. Quizá, esta última, la prenda más significativa de este frente.

 11.1.22 Los oficiales de una unidad de gudaris aparecen con notable uniformidad, quizá de pana, no se aprecia con claridad. Destacando, correajes, jerséis de cuello alto (otra prensa muy significativa del frente vasco), cinturones y chapelas. Y también la cachaba, que se usó con toda naturalidad en todo el frente del Norte. Estamos en los primeros meses del invierno de 1937 y los oficiales llevan los galones del nuevo reglamento.

 11.1.23 Miembros del batallón Amuategui de Eibar, que al parecer, y según la vieja tradición Eibarresa, estaba formado por socialistas y comunistas de pro.

 11.1.24 Milicianos posan para el fotógrafo en lo que supuestamente parece una barricada. Pero, los milicianos no disparan a nada y sobre todo, nadie les dispara. El tiznao esta aparcado con la puerta trasera abierta, lo que significa que no hay ningún tipo de fregao, y para más inri, la barricada está hecha sobre balas de algodón importadas por algún industrial.

 11.1.25 Aguirre como Presidente del gobierno y Consejero de Defensa era virtualmente el Comandante en Jefe del Ejercito Vasco (Eusko Gudarostea). En la imagen con miembros de su Estado Mayor y del gobierno. A la izquierda de Aguirre asoma la cabeza de Ciutat, que era el verdadero Jefe del Estado Mayor del Cuerpo de Ejército de Euskadi del Ejercito de Norte, que era su denominación oficial al principio de la guerra. La foto esta troceada y corresponde a la época de la ofensiva contra Villarreal.

 11.1.26 Una máquina de la Compañía Zarragoitia del Frente de Elgueta. La ametralladora es una Schwarzlose modelo 1912 de 8 mm. de patente austriaca y de las que se recibieron en el Norte al menos 92 en octubre de 1936 y llegadas en el carguero Hillfern.

 11.1.27 Los miembros de esta patrulla de la Ertzaintza custodian marciales los materiales prendidos al buque mercante alemán por un valiente bou artillado. Observe el lector la envergadura de los policías vascos.

 11.1.28 Milicianos vascos posan ante el fotógrafo. A destacar el fusil ametrallador que quizá sea el Astra-Unión o quizá el Hotchkiss II importado por el gobierno procedente de Europa central, pero no estamos seguros.

11.1.29 Si se trata de una foto sin trucos (que los carlistas estén representando la escena), estamos delante de un documento inestimable. Las últimos minutos de vida del miliciano o gudari vasco que al parecer sorprendido por la retaguardia, se ha rendido. Lastima de pobre calidad de la imagen que no permite distinguir uniformes y armas. De cualquier manera, real o fingido, el gesto del miliciano al rendirse es trascendente, es la hora de la verdad, la hora en que la vida y la muerte penden del mismo hilo. Terrible.

11.1.30 Con esta imagen, donde vemos a dos ingenieros vascos con un T-26 numerado 17, muchos historiadores y aficionados han tratado de demostrar la existencia de un batallón de tanques rusos en Euskadi. Nosotros, en principio, no vamos a negar la mayor, pero si tenemos que poner algunas objeciones. La primera de ellas es la oportunidad de la imagen. Si en el frente Norte hay muchas imágenes de auto-blindados rusos BA-6 en el lado republicano, ¿por qué no hemos encontrado ninguna imagen del T-26 en el Norte republicano? Más si era material estrella para cualquier publicación y periodista. Y sin embargo, la única imagen conocida, es la de este tanque capturado por los rebeldes y que examinan dos conocidos ingenieros vascos del lado rebelde. La indumentaria de estos dos profesionales, no abriga dudas, gabardina. Por allí llueve o hace frío. La orografía es más dudosa. Se trata de un barranco y matorral. Pero barrancos y matorrales los hay en todas partes. El tanque tampoco ofrece muchas pistas, el 17. Aunque sí una circunstancial. Ese tipo de caligrafía esmerada pero poco profesional, se ve mucho en lo tanques de la zona Centro. Brunete o Belchite, desde luego no, pues allí hizo un calor de mil demonios y los ingenieros no llevarían gabardina. Pero sí podría tratarse del Jarama, o Teruel, tanto por el clima como por la orografía. Nosotros apuntamos a alguno de los barrancos del Jarama, descartando Guadalajara, el Ebro y otras ofensivas. Y desde luego no negando la posibilidad de que realmente existiera al Batallón Blindado del Norte, compuesto de al menos 17 tanques, sólo que no aparece documentado, ni por escrito ni en imagen, salvo unos ligeros apuntes a un supuesto carro ruso que hace poco en la revista de Historia Militar sacó a relucir Mortera. Desde luego, 17 T-26 en el frente de Euskadi hubieran dejado muchísima más constancia, tanto en imágenes como en documentos, y más aún, no hay constancia de que los rusos entregaran carros sueltos como supone el experto asturiano Mortera, ni en el Norte ni en ninguna otra parte.

11.1.31 Irún, visto desde la orilla francesa, arde cansinamente, dicen que por obra de anarquistas incendiarios. A lo mejor, la primera vez coló, pero es que luego ardieron, Eibar, Durango, Guernica, Bilbao, etc... Son muchos incendiarios, no les parece?

11.1.32 Irún recién devastada desde el lado rebelde.

11.1.33 Irún recién devastada desde el lado rebelde.

11.1.34 El pueblo de Bilbao se moviliza, como ya ocurrió en Madrid para fortificar la ciudad en lo que se llamaría Cinturón de Hierro, una iniciativa puesta en manos de ingenieros traidores y militares secretamente franquistas. A señalar que las que levantan el puño son las mujeres.

11.1.35 Soldados del Ejército del Norte (Cuerpo Vasco) sentados alrededor del oficial y del comisario.

11.1.36 Soldados heridos del Ejército del Norte en Euskadi posan para el fotógrafo alrededor de un sacerdote, fraile o capellán.

11.1.37 Futuros soldados del Ejército vasco hacen instrucción al principio de la guerra en un frontón.

11.1.38 La costa vasca leal sufrió de guerra minas, tanto propias como rebeldes, aunque afectaron más a los rebeldes que perdieron el viejo acorazado España al chocar con una mina. La pérdida fue más moral que real, pero en la guerra cuenta todo. En la imagen, almacén de minas en las instalaciones de la Marina Auxiliar de Guerra Vasca en la ría de Bilbao.

11.1.39 En esta carretera vizcaína, un pelotón de milicianos posa en actitud guerrera a la vera de un tanque Trubia-Naval, artefacto de escaso éxito. De este pequeño tanque hay decenas de imágenes, no así de los tanques rusos T-26 supuestamente recibidos en el Norte según algunos autores. Se sabe de informaciones que ponderan un relativo buen uso del tanque Trubia-Naval, contando varias actuaciones meritorias, concretamente Durango, Peña Lemona y ya al final de la guerra en Euskadi en un contraataque cerca de Erandio. No tenemos noticias, más allá de algunas referencias nebulosas, pero tenemos serias dudas de que este tipo de tanque, no solo pudiera competir con el negrillo, siempre alrededor, ambos de una carretera, sino que como en la imagen pudiera tener más papel que el de emboscarse en un cruce con sus ametralladoras. También es verdad, que en las guerras pasa de todo. Pero si problemas tuvieron los negrillos, Pzkw-I, infinitamente superiores en el aspecto mecánico, para desplegar una mínima ofensiva mecanizada en el Norte, muchos peor lo tuvieron los pocos Trubia de que dispuso la Republica, y encima a la defensiva.

11.1.40 Septiembre de 1936, ha caído Irún y los refugiados que ya han pasado a Francia se asoman para ver quien viene por la carretera internacional.

11.1.41 Un grupo de niños vascos enviados a Francia poco antes de la caída de Bilbao se asoman por la borda buscando la costa siguiendo la indicación de la persona adulta. La imagen salió en la portada del dominical de El País y está retocada. Sorry.

11.1.42 Estos tiarrones son de la Ertzaintza y el jambo al frente es su comandante, Luis Ortuzar.

11.1.43 Personal de la Marina Auxiliar de Guerra vasca a bordo del bou artillado "Gipuzkoa" presentan armas a su bandera. Los bous artillados vascos le echaron más narices a la cosa que el par de unidades de la Marina de Guerra republicana destacados en la costa de Vizcaya, que siempre tenían averías o excusas, y a veces las dos cosas, para no salir a combatir. El derrotismo y la mera traición de los mandos de la Marina de Guerra republicana destacados en el Norte rayó lo inconcebible. Las tripulaciones no tenían, en puridad, la culpa, pero una gran parte de ellas se acomodó estupendamente a esta situación. Y así nos lució el pelo.

11.1.44 El pie de la imagen decía que se trata de una manifestación de apoyo al gobierno republicano en Bilbao. Nosotros tenemos nuestras dudas y pensamos que es una manifestación de apoyo a Euskadi celebrada en Cataluña, precisamente en la semana de ayuda a Euskadi.

Confirmando nuestras dudas, nos escribe Enric para decirnos:

Me complace informarles sobre la foto que aparece en 11.El frente norte 11.1 Euskadi. En el pie de la foto se expresa la duda de si la manifestación tiene lugar en Euskadi. Los edificios que se ven en la foto permiten asegurar que la manifestación tiene lugar en la plaza de Catalunya de Barcelona. El de la izquierda existe todavía y forma esquina Paseo de Gràcia/Ronda de Sant Pere. El de la derecha desapareció y su lugar lo ocupa la central de "El Corte Inglés" en Barcelona en la plaza de Catalunya.

11.1.45 En el monte Sollube, Capa tomó esta instantánea de tres milicianos refugiándose tras un coche al que han frito a tiros.