S.B.H.A.C.

Sociedad Benéfica de Historiadores Aficionados y Creadores

Memoria Introducción Carteles Fuerzas Personajes Imágenes Bibliografía Relatos Victimas Textos Prensa Colaboraciones
3.1- Galería de brigadistas internacionales en la GCe

- De la A a la L -

Enlaces

Willian Aalto.

Poeta y militante comunista. Fue teniente en la BB. II. y se le conocía como "Bill". En España entró a formar parte de los conductores de camiones del parque de las Brigadas Internacionales. De origen finlandés, muy alto y de fuerte constitución, llamaba prontamente la atención por sus cualidades militares.  Se pasó a los niños de la noche, los guerrilleros del 14 Cuerpo de Ejército. Participó en múltiples acciones en la retaguardia franquista, pues junto con sus compatriotas Irving Goff y Alex Kunslich idearon muchas de las actividades del este Cuerpo, con sonados éxitos como la voladura del Puente de Albarraicin y sobre todo la toma del fuerte Carchuna con la liberación de doscientos prisioneros asturianos del Ejercito del Norte. Bill esperaba encontrar entre los liberados a su amigo Alex Kunslich, que había caído prisionero tiempo atrás, pero pronto se enteró de que había sido fusilado. Esto le desmoralizó y además, llevaba muchos meses de campaña y pidió el retiro a las Brigadas Internacionales. Lo que le fue concedido.

A su regreso a USA fue denunciado por su padrastro como enemigo de los Estados Unidos y El FBI se preparaba para detenerle, y como otros muchos voluntarios del Lincoln optó por alistarse en el Ejercito Americano. Con su historial fue destinado a Inteligencia y sirvió en el OSS en el frente de Italia. Denunciado por un compañero como homosexual, y pese al buen concepto que tenían sus superiores de su persona, fue destinado a un campo de entrenamiento donde en un accidente con un recluta y una granada a la que quito el seguro y para salvar la vida de los presentes, Bill trató de lanzarla lejos perdiendo la mano y parte del antebrazo. Fue dado de baja del ejercito con una pensión de  sargento. Tras un tiempo en donde estudió, escribió y se centró, volvió al sindicalismo en la United Electrical and Machine Workers Union (UEMWU).

George Aitken

(1894-?) Comunista escocés que durante la guerra civil española combatió como voluntario en las filas del ejército republicano desempeñando el cargo de comisario político del batallón británico de la XV Brigada Internacional y posteriormente la propia brigada. Se demostró muy poco ordenancista y la tropa lo admiraba mucho. Se sabe que recuperó muchos desertores en Brunete a punta de pistola, pero que los consideraba más que desertores, gente que se alejaba del fuego, desorientada, indignada por la matanza, pero que recuperaban la disciplina al poco. Esta visión humanitaria en plena batalla, era muy sentida por la tropa del British y del Lincoln, pero contravenía todas las normas militares de todos los ejércitos del mundo. De modo que Aitken las tuvo con sus compatriotas, el comisario de batallón Walter Tapsell partidario de la disciplina, con Tom Wintringham al mando del batallón británico, duro e inteligente soldado, y con Kerrigan uno de los líderes más importantes del P.C. de la Gran Bretaña. El caso es que Aitken fue enviado a casa. Aitken se distinguió en la batalla del Jarama donde en "La colina del suicidio" hubo 400 bajas del batallón British principalmente por la imprevisión y la incompetencia del mando de la XV Brigada Internacional en esa batalla que con una tropa de civiles mal armados y mal instruidos pretendían acciones propias de unidades de choque veteranas. En Brunete, Aitken dirigió la oración fúnebre del valiente mayor Nathan, victima de un obús, que pidió a sus hombres que le cantaran una canción revolucionaria para ayudarle a morir.

William (Bill) Alexander (1910-2000)

Willian Alexander, comisario de la bateria antitanque de la XV Brigada, Hugh Slater capitan y jefe de la batería, y el teniente Jeff Mildwater responsable de una de las piezas.

Era químico industrial y estaba afiliado al Partido Comunista de la Gran Bretaña. Estaba bregado en la lucha antifascista. A la llegada de la Guerra Civil española se planteó marchar para España y alistarse en las Brigadas Internacionales. Poco después de la batalla del Jarama llegó a Albacete (1). Allí fue adscrito a la novísima batería antitanque donde Alexander sirvió primero como artillero y pronto como Comisario de la batería. La XV brigada participó en la batalla de Brunete y Alexander dio ejemplo en una batalla donde las Brigadas Internacionales sufrieron una gran conmoción, pues pese a estar mucho mejor instruidas y dotadas de armamento, y tras unos buenos comienzos, les fueron encomendadas misiones sin ninguna probabilidad de éxito en zonas sin abrigo a merced del fuego automático y sin ningún apoyo artillero o aéreo. Fue en esta batalla donde los mandos ingleses protestaron airadamente y donde Harry Pollit, secretario general del PCGB retiró de las brigadas a varios de sus mejores mandos pero dudosos ideológicamente. El hombre de la pipa, Nathan que trató de reorganizar los últimos días de la batalla a un batallón español de la XV brigada en retirada, recibió fuego de obus y quedó tendido sin esperanza. Pidió a sus camaradas que le retiraran del sol y que apara ayudarle a morir le cantaran canciones revolucionarias. Muchos de los mandos de la brigada estaban presentes y la noticia caló profundo en los voluntarios. Para la batalla de Belchite, la batería se cubrió de gloria disparando contra las fortificaciones rebeldes de esta ciudad hasta dejarlas en ruinas. Y Alexander fue felicitado por ello. En Teruel, Fred Copeman, comandante del batallón británico debió ser retirado por un ataque de apendicitis. El mando le dio a Alexander la jefatura del batallón con Sam Wild de ayudante. En la segunda fase de la batalla, Alexander fue herido seriamente y Sam Wild le sustituyó. Se repuso de sus heridas en el hospital pero el mando de las brigadas consideró que debía licenciarse

De regreso a Inglaterra el PCGB le asignó un puesto burocrático en el partido. Con la guerra, solciitó ingresar en la academia militar de Sandhurts, pero pese a la negativa inicial de la institución, por su adscripción política, claro, intervino la conocida duquesa roja, Katerine Atholl, que le llamaban así pero era conservadora, eso sí era declarada partidaria de la República española. Y todo arreglado. Alexander se graduó con muy buenas notas. Fue enviado al frente de África y sirvió también en Europa. Se licenció de capitán. Siguió militando en el PCGB y trabajó en puesto de bastante importancia llegando a Secretario General adjunto. En 1967 dejó la burocracia del partido y se dedicó a la docencia y fue presidente de la Asociación de Veteranos Ingleses de las Brigadas Internacionales. Cuando el PCGB se disolvió, Alexander se mantuvo en sus posiciones. Murió a los 91 años. Escribió memorias interesantes, como British Volunteers For Liberty , No To Franco y participando en el libro Memorial de la Guerra Civil española.

Notas.-

(1) Los voluntarios ingleses llegaron mayoritariamente en tres ocasiones. Los que se encontraban en Barcelona con motivo de las Olimpiadas Populares, la excursión ciclista inglesa  y otros que residentes en España o viviendo cerca de nuestras frontera se asomaron a Barcelona para crear pequeñas unidades combatientes como la Centuria Tom Mann. Estos voluntarios combatieron con los alemanes de la Centuria Taelmann en el frente de Aragón. Después vino la primera hornada oficial enviada por el PCGB que se prolongó a la largo de varias semanas y con la que se forma la compañía inglesa, primero como grupo en la XI Brigada Internacional dentro del Batallón Taelmann y luego como compañía dentro del Batallón "La Marsellesa" de la XIV Brigada Internacional. Esta compañía que estaba mandaba por el capitán Nathan intervino en la acción de Lopera donde resultó muy dañada con casi 80 muertos de 135 voluntarios. Con los voluntarios recién llegados y los veteranos de la XIV Brigada se constituyó el batallón británico dentro de la nueva XV Brigada Internacional. El batallón lo mandaba el experto militar Tom Wintringham, la brigada la mandaba el general Gal, Vladimir Copic era el Comisario de la brigada (en la batalla del Jarama, Copic tomaría el mando de la XV) y Nathan era jefe de operaciones del E.M. La Ultima hornada importante llegó a Albacete terminadas las acciones del Jarama. La llegada de material ruso propició la creación de baterías antitanque, como la bateria inglesa dotadas de los recién llegados cañones contracarros rusos de 45/46 mm.

Gregoire André

Voluntario francés que fue delegado político en la XI B.I. y Comisario de Prensa y Propaganda de las BB. II.

Olga Bancic (1912-1944)

Heroína rumana perteneciente al Partido Comunista Rumano y casada con el escritor Alexandru Jar combatiente de las Brigadas Internacionales. Desde adolescente participó en las luchas obreras de los trabajadores rumanos. En 1938 partió para España para evitar ser detenida por el régimen colaboracionista rumano. Organizó los Servicios de propaganda de las Brigadas Internacionales, la mayor parte del tiempo desde Francia. Durante la ocupación alemana de Francia combatió con la resistencia francesa. Detenida por la Gestapo fue bárbaramente torturada, aunque nada pudieron sonsacarle. Fue condenada a muerte y ejecutada en Stuttgar en mayo de 1944.

En la imagen, Olga y su hija Elena.

Ilio Barontini (o Varontini)

Fue Comisario de la XII B.I. Trabajo también en la Comisaría Política de las BB. II: en la calle Velázquez de Madrid con Luigi Longo

Edward Barsky (1895-1975)

Eddie Barsky era cirujano y activista de derechos humanos en Nueva York. Fue Presidente del Comité Antifascista de Refugiados y directivo de la Oficina Americana de Ayuda Médica a la II República Española. Inmediatamente al estallido de la Guerra Civil española, estas asociaciones iniciaron programas de ayuda que sustantivaron en ayuda monetaria y en la donación de ambulancias. A principios de 1937 y poco después de la primera llegada de voluntarios internacionales americanos a España, la AMB destacó su expedición compuesta de médicos enfermeras y material sanitario para formar parte del Servicio Médico Internacional. A su llegada a España desarrolló una ingente labor en la Sanidad Militar especialmente en las Brigadas Internacionales, donde Barsky organizó los hospitales de base y los de campaña de la XV Brigada Internacional, organizando además los servicios sanitarios de retaguardia, hospitales de convalecencia y casas de salud y reposo.

Regresó a los Estados Unidos para recabar más fondos y mas voluntarios teniendo un éxito extraordinario, llegando a finales de 1937 más de un centenar de profesionales sanitarios americanos en ayuda de la II República. Regresó a España y se puso a trabajar como cirujano en los hospitales de campaña cercanos al frente desarrollando una labor fundamental y que le expuso a grandes peligros como lo demuestra la lista de bajas del personal sanitario de las Brigadas Internacionales. Con el fin de la guerra regresó a los Estados Unidos reanudando su trabajo en el Hospital Beth Israel y donde continuó su labor progresista y de  ayuda al movimiento obrero y de derechos civiles. Se organizó un Comité para ayudar a los refugiados republicanos españoles, la JAFRC, con Barsky como presidente consiguiendo casi medio millón de dólares en ayudas. Estas actividades llamaron la atención de la carcundia institucional americana, y no tardó en ser acusado como presidente del JAFRC, junto con toda la junta ejecutiva,  por el Comité de Actividades antiamericanas y procesado por desacato al Congreso por negarse a colaborar y entregar documentación de la GCe que hubiera implicado a cientos de sus compañeros en España. Fue condenado a tres meses de prisión y a pagar una multa. Las apelaciones llegaron hasta el Tribunal supremo que desgraciadamente confirmo la condena excepto un voto independiente. También le fue retirada temporalmente su licencia profesional.

Personal de la XV Brigada Internacional. El que sostiene la LMG es el doctor Barsky, que evidentemente lo hizo para la foto.

Al doctor Barsky nunca pudieron acogotarle estas presiones, estaba curtido en mil batallas y era un progresista de los pies a la cabeza. Siguió trabando en el hospital Beth Israel y toda su vida siguió ligado al movimiento obrero, a las causas de derechos civiles y a los veteranos de la Brigada Lincoln, de los que recibió varios homenajes a lo largo de su vida. El Doctor Barsky murió en 1975.

Janet Barwinsky

Voluntario de origen polaco, que mandó la XIII Brigada internacional en diciembre de 1937.

Ralph Bates (1899-2000)

Escritor británico especializado en temas españoles que vivía en España desde principio de los años veinte. Bates provenía de una familia obrera con conciencia social. Su afición por España venía de su bisabuelo, del que la familia contaba historias pues había sido capitán mercante que recalaba en el puerto de Cádiz, y de hecho allí estaba enterrado en el cementerio de los ingleses. De modo que el joven Bates siempre quiso visitar la tumba de su bisabuelo. Deseo que pudo cumplir tras haber combatido en la Gran Guerra y a la sazón enrolado como marino en un mercante. Una vez en España abandonó el prematuro oficio de marino y se puso a recorrer el país tanto como su peculio se lo permitía, con ayuda, eso sí, de su capacidad para interpretar los múltiples oficios que le reportaron beneficio en la tierra española, todos ellos de habilidad mecánica y técnica. El chico era un trotamundos de excelente salud y colmado de energías que le permitían viajar, relacionarse con las fuerzas progresistas y obreras. Hábil para los idiomas, se hizo pronto popular entre sus camaradas quienes le llamaban cariñosamente "El Fantastico". En 1923 se afilió al partido Comunista Británico y comenzó su carrera literaria. Dos cosas amaba Bates en la vida, la política y la literatura y en las dos se puede decir que triunfó personalmente. Mientras tanto hacia de corresponsal de la New Republic, un semanario que a veces apoyaba a la República española con colaboradores de lujo. En 1933 publicó su novela Sierra y dos años después Lean men.

El estallido de la Guerra Civil española le permitió poner todas sus energías al servicio de la causa. Con André Malraux se fue a América para recaudar dinero para las Brigadas Internacionales. También se puso al servicio de las publicaciones de las Brigadas Internacionales, y fue nombrado redactor jefe del Voluntario de la Libertad, una de las más importantes. Pero también quiso combatir y se enroló en batallón Lincoln donde fue nombrado comisario, uno de los puestos  de más riesgo en el Ejército Popular y más aun en las BB. II., donde si caías prisionero de los franquistas eras hombre muerto en el acto (y quizá luego de una brutal paliza). Bates luchó por la República en Brunete al frente del tercer batallón de la XV B.I., concretamente el batallón Spanish. Estuvo presente en la muerte de Gerorge Nathan, unos de los jefes más paradigmáticos y valientes de las Brigadas Internacionales, que fue alcanzado por la artillería rebelde y que pidió a sus hombres que le cantaran para ayudarle a morir. Quizá Bates cantó a Nathan bajo los olivos de Brunete. Era el 16 de julio de 1937.

Bates había participado en la crisis de mayo de 1937 apoyando sin fisuras al gobierno legítimo contra las algaradas anarquistas y poumistas en Barcelona y que superaban todo lo que un gobierno legal y en guerra se podía permitir. Cargó duramente contra el POUM y sus líderes obedeciendo las instrucciones del PCE que en este tema seguía a su vez las de los rusos. Sus crónicas en New Republic contenían afirmaciones que en la actualidad son discutidas pero que para un intelectual comunista en guerra no estaban tan claras como hoy en día. Un mes antes había participado en el II Congreso de escritores en apoyo de la cultura de Valencia. Ya en 1936 había publicado Campos de olivos (The Olive Field) sobre la situación de los jornaleros andaluces. Situación que conocía muy bien. El libro tuvo buenísimas críticas en América, aunque eran otros tiempos. También publicó un libro sobre la legendaria división mandada por "El Ezquinazau", la 43 división cercada en Bielsa en la primavera de 1938. Al fin de la guerra, no entendió el pacto ruso-germano conocido como Molotov-Ribbentropp y se dio de baja en el partido Comunista Británico. Afincado en Nueva York desde 1941 daba clases en su universidad de Literatura creativa. Murió a los 101 años y fue muy recordado por la prensa neoyorquina.

Libero Battistelli (1893-1937)

Abogado laboralista y escritor italiano que sufrió las iras de los fascistas mussolinianos que no solo incendiaron su bufete sino que le pusieron en grave peligro de muerte, y que por ello emigró con su mujer a Brasil donde ya había una pequeña colonia de exiliados italianos, no solo en Brasil sino en toda Sudamérica, Méjico incluido. Para sobrevivir ejercita la profesión de periodista en la prensa de izquierdas. Con la Guerra Civil española deciden viajar a España en apoyo de las Brigadas Internacionales, que como se sabe contaron con una nutrida presencia de antifascistas italianos en el exilio. En septiembre de 1936 desembarcaron en Barcelona, alistándose Libero en la sección italiana de la columna Ascaso, que posteriormente sería la 28 división del Ejército Popular. Con la creación de la XII Brigada Internacional pasó a su primer batallón junto con otros muchos italianos del frente de Aragón. Entre tanto había comenzado a escribir para la prensa anarquista española e italiana. También colaboraba con la revista internacionalista: Pensamientos y batallas (Thoughts and battles). Adscrito a una batería internacional participó en la ofensiva contra Almudévar dentro del intento republicano de capturar Huesca en el que participó la XII B.I. Libero Battistelli recibió una descarga mortal en esta batalla y falleció unos días después en un hospital de Barcelona. Sus paisanos le dieron su nombre a una calle en Bolonia.

Hans Klaus Becker (1900-1965)

Voluntario Alemán. Era periodista en la zona del Sarre y se exilió a Francia tras la llegada de los nazis al poder. Viajo por Bélgica y por Suiza en su búsqueda de manutención. marcho a España como voluntario en las Brigadas Internacionales. En noviembre de 1936 estaba en Albacete en labores de organización. Mandó luego un batallón de la XIII, el Tchapayev con su compatriota Kurt Bürger como comisario y participó en todas las acciones de esta brigada, especialmente en la primera batalla de Teruel. En febrero de 1937 fue nombrado Jefe de Estado Mayor de la XV brigada Internacional en sustitución de Nathan. Estuvo por tanto en la batalla del Jarama. Fue nombrado Comandante de la XV B.I. en sustitución de Valdimir Copic, cediéndole el mando de nuevo en agosto de 1937. Participó en la batalla de Brunete y posteriormente tuvo puestos burocráticos en el Ejército Popular. Paso la frontera en febrero de 1939 y fue internado en un campo francés del que para evitarlo se enroló en la Legión extranjera. Regresó a su patría en 1946 y volvió a su trabajod e periodista

Hans Beimler (1895-1936)

Beimler, Hans (1895-1936). Político alemán, miembro del Comité Central del Partido Comunista de su país y ex diputado del Reichstag, que estuvo preso en Dachau (Alemania) y consiguió evadirse estrangulando a su guardián y vistiéndose con las ropas de éste. Al estallar la guerra civil española fundó en Barcelona una centuria de milicias armadas —la centuria «Thaelmann»—, compuesta principalmente por comunistas alemanes, centuria que, en noviembre de 1936, se convirtió en batallón y se incorporó al ejército republicano como parte integrante de las Brigadas Internacionales. En diciembre del citado año, hallándose en el frente de Madrid como comisario político del aludido batallón y de las demás unidades alemanas adscritas a las mencionadas brigadas, murió combatiendo en el frente de la Ciudad Universitaria. Su entierro constituyó una impresionante manifestación de duelo, inspirando a Rafael Alberti un emotivo poema. Los propagandistas franquistas trataron de ensuciar su muerte inventando conspiraciones para asesinarlo. De todo esto, lo único que es cierto es que Beimler estaba iniciando el camino de la disidencia, pues enterado de los procesos de Moscu, sus convicciones se tambalearon, pero como él hubo en las BB. II. centenas y nadie los asesinó. En todo caso, en las trincheras este trabajo te lo hacía gratis cualquier tirador rebelde.

En el Archivo Rojo (55723) la ficha de esta imagen dice que se trata de Hans Beimler, que está examinando una máscara anti-gas. Pero Beimler era comisario del Taelmann y las insignias son de teniente coronel, por tanto creemos que en realidad se trata de Hans Kahle. Beimler era un tipo más delgado y no era oficial sino comisario como decimos. Observe el lector que la máscara cuelga del cuello del centinela y que el oficial parece decir, chico, ¿de dónde has sacado esto? Vemos también que el soldado lleva un casco tipo Adrian y un fusil (mosin-nagant) ruso con la inconfundible bayoneta pensada para ir siempre montada. Lo que en España era bastante raro. Los instructores eran conscientes de los peligros en formación de estas bayonetas. El conjunto fusil-bayoneta supera la altura del internacional.

-

Francois Bernard

Fue comandante de la XII B.I. durante algún tiempo.

Alvah Bessie

Este gigante de la libertad, había nacido en Nueva York de familia de intelectuales judíos de izquierdas que principalmente tomaron conciencia de su vulnerabilidad con la crisis del 29, la Gran Depresión. Esta conciencia se forjó con el mandato de Roosevelt y tomó en muchos de estos americanos la forma de militancia o proximidad en el Partido Comunista Americano. Como periodista y también como escritor Bessie quiso ayudar a la España republicana, representación mundial de la lucha antifascista, con sus artículos y escritos. Pero una vez en España comprendió que debía dejar a un lado la pluma y coger las armas, pues como le dijo nuestro Machado a Lister, "...si mi pluma valiera tu pistola".

Ingresado pues en el Batallón Lincoln participó en todas las acciones del año 1938 hasta su repatriación. En casa volvió a escribir publicando la exitosa novela: Hombres en combate (Men in Battle). En 1943 fue contratado por la Warner Bross y escribió excelentes guiones antifascistas, en un genero nuevo que permitía la guerra y en concreto la alianza con la Unión Soviética. Suyos son los guiones de Northem pursuit, de Raoul Walsh, donde el galán de moda Errol Flynn perseguía a los nazis en Canadá. Hotel Berlín de la escritora Vicky Baum que rodada en 1945 describía la decadente vida del imperio nazi. Y sobre todo, Operación Birmania, también del cineasta Raoul Walsh que le valió una nominación para un Oscar.

Entonces llegó la guerra Fría y surgieron los ultraconservadores que anidaron siempre en lo profundo de la sociedad americana, con el senador McCarthy y el Comité de Actividades Antiamericanas, que tenía la patente del patriotismo en exclusiva y que no era ninguna broma. Bessie fue llamado a declarar junto con otros nueve guionistas de Hollywood, "los diez de Hollywood". Que se negaron a declarar su filiación política y menos aún nombres de personas próximas al comunismo. Bessie no les tuvo miedo, había sobrevivido al infierno del Ebro y se había cubierto de gloria con su batallón en la cota 666 y se mantuvo muy firme. Sus nueve compañeros también. Bessie fue condenado a un año de prisión que cumplió en una durísima penitenciaria federal de Texas. Además, perdió su empleo sin visos de recuperación, y con él otras decenas de compañeros que dejaron la industria cinematográfica en pañales. Ya libre, publicó su novela "Los antiamericanos" que narraba esta experiencia. Al año siguiente abundó con "La Inquisición en el paraíso" (Inquisition in Eden). Las cosas no fueron fáciles para Bessie y hubo de aceptar empleos precarios pese a su extraordinario talento. Hizo de escritor mercenario por cuatro perras, negro decimos aquí. Volvió a España para rodar una película en pleno régimen de Franco, con experiencias surrealistas que publicó en "Spain again", que no se publicó en España. Otra novela "The Symbol", inspirada en Marilyn Monroe tuvo gran éxito pese a ser un alegato contra el modo de vida americano al que muchos llaman el modo de muerte del tercer mundo. Uno de los reconocimientos que todos dicen le enorgullecía más, era la ciudadanía honoraria española que el presidente González concedió a los Brigadistas que por entonces sobrevivían. Alvah Bessie, el hombre que defendió su libertad y la nuestra, murió en 1985. Que la eternidad le sea leve.

Vicenzo Bianco ("Krieger") (1898-1980)

Miembro del Partido Comunista Italiano desde su fundación. Político y periodista italiano que hubo de salir de Italia a la llegada del fascismo. Viajo por la Europa de entreguerras. Fue representante del PCI en la Comintern. A la llegada de la Guerra Civil española se vino a España y se alistó en las Brigadas Internacionales, Como era una figura del comunismo italiano se le nombró comisario de un batallón de la XIV Brigada Internacional, combatiendo con ella. Se le apodaba Krieger, guerrero en alemán. Durante julio y agosto de 1937 mandó la XIII Brigada Internacional. Bianco fue enjuiciado por los motines de la XIII durante la batalla de Brunete motivados por su falta de autoridad con los voluntarios cuando tras haber sido relevados del frente por sus terribles bajas, se les pidió que regresaron al frente para evitar el derrumbe. Circulan versiones de los hechos que motivaron el motín que bien pudieran ser pura invención, pero el caso es que Bianco no supo ni guiar ni controlar a sus hombres. La manía de darle mando militar a lideres comunistas pues se le suponían virtudes militares. Lo que se demostró completamente perjudicial para los voluntarios. La XIII fue disuleta y reconstruida y Bianco perdió el mando.

Tras la Guerra Civil española participó en la lucha contra el fascismo tanto en Francia como en Italia y Yugoslavia. Apoyó la devolución de Trieste a Yugoslavia lo que le puso en conflicto con sus paisanos.  Con los años y a medida que se conocían datos del triste destino de los prisioneros del 8 Ejército italiano, el ARMIR en Rusia, las relaciones se encanallaron con el PCI y yo no tuvo relevancia en Italia hasta su muerte.

Frank Bissell

Miembro del Servicio Sanitario Internacional en las BB. II.

Ernest Blank

Voluntario alemán que fue comisario político en la XI B.I.

Willi Bredel (1901-1964)

Escritor alemán nacido en Hamburgo. Antes que escritor y periodista trabajo de marinero. Estaba afiliado a las juventudes Comunistas y al Partido Comunista Alemán (KPD). Pronto destacó como escritor y propagandista por lo que tuvo mucho trabajo en el KPD en la titánica lucha que mantuvieron los comunistas con las fuerzas de choque nazis. La policía de Weimar le acusó de traición y fue encarcelado. Tras su liberación y como las nazis ya estaban en el poder, marchó a Moscú donde en colaboración con otros escritores alemanes emigrados editaron la revista de lengua alemana en Moscú, "Das Wort". En 1936 se acercó a España enrolándose en la centuria Thaelmann en Barcelona, que sería el embrión del batallón Thaelmann. Posteriormente ingresó en las Brigadas Internacionales con esta unidad que primero estuvo un tiempo en la XII Brigada Internacional y luego pasó a la XI y donde Bredel sirvió de Comisario. Al final de la guerra cruzó la frontera francesa con los restos de los brigadistas y marchó para Moscú de nuevo. Allí pasó la guerra mundial apoyando a las fuerzas alemanes integradas en el Ejército Rojo trabajando en la suyo, la propaganda y la literatura. Su obra fue muy exitosa en su tiempo, destacando en 1935 "El Examen" donde desnudaba la siniestra naturaleza del nazismo. En la década de los 40 escribió una trilogía muy interesante, (Verwandte und Bekannte (Parientes y amigos): Die Väter, Los padres, 1943; Die Söhne, Los hijos, 1949; Die Enkel, Los nietos, 1953) que estudia el movimiento obrero alemán durante todo el siglo XX. Fue presidente de la Academia de Artes de la República Popular Alemana.

Pierre Brachet (1911-1936)

Periodista y abogado belga de una conocida familia de científicos. Socialista y antifascista, colaboraba con el diario de izquierdas "Le Peuple". Enviado a España por este medio, a su llegada temprana a la Guerra Civil, descubrió como tantos otros colegas que era más urgente apoyar a las Milicias Populares que ejercer de periodista y que ambas cosas era compatibles. Adscrito a las milicias madrileñas en el batallón "UHP" y como tenía formación militar fue nombrado teniente de ametralladoras al mando de una compañía con dos grupos de ametralladoras en las que se distinguió por su mando inteligente y su valor personal. Integrado posteriormente en la XI Brigada Internacional participó en las violentos combates que esta unidad tuvo en noviembre de 1936 en el frente de Madrid. El día 10 de ese mes murió combatiendo con su unidad. Tenía 25 años y su muerte causó gran impresión entre sus compatriotas de la Universidad Libre de Bruxelles donde había un gran apoyo a la República española. Un batallón de las Brigadas Internacionales llevó su nombre.

Otto Brunner (1896-1973)

Combatiente suizo de las BB. II.  Emigrante en Brasil en dos ocasiones. Y por ello hablaba correctamente portugués y español. Llegó en noviembre de 1936 y se le nombró comisario en Albacete del batallón Tschapáiew de la XIII B.I. donde combatieron alrededor de 80 suizos. En enero, Brunner fue nombrado comandante del batallón y la brigada fue enviada al frente de Málaga donde Brunner tuvo destacada actuación en la contención de la ofensiva enemiga pese a que el batallón Tschapáiew sólo tenía fusiles para un tercio de la tropa. Brunner fue gravemente herido en combate y necesitó cuidados especiales en España y en Francia. A su regreso a la Base de Albacete, se le recomendó para trabajos de retaguardia. Era muy estimado por la variopinta tropa de la XIII tanto por su dura vida de luchador obrero y comunista como por su valiente actuación en España.

Se sabe que tuvo un incidente desagradable en la Barcelona de 1938 en un bar de escandinavos donde en un intento de arresto de un brigadista que estaba bebido, se produjo una trifulca en la que resultó muerto uno de los brigadistas presentes dándose a la fuga el causante del incidente. Se han destacado relatos donde se acusa a Brunner de haber disparado a un brigadista suizo de tendencia trotskista, pero nunca se pudo probar (1).

Los voluntarios suizos que llegaron a ser 800 se integraron en las Brigadas Internacionales según su idioma, francés, italiano o alemán. Tuvieron una alta proporción de bajas como todas la nacionalidades. Al regresar a Suiza, el gobierno derechista suizo, notablemente partidario de Franco les denunció a la justicia que los condenó a penas de cárcel por nada más y nada menos que traición. En el caso de Brunner, además de la condena por traición, fue juzgado por el suceso que hemos comentado y naturalmente absuelto. A principio de los cincuenta abandonó su militancia comunista y se unió al Partido laborista Suizo, heredero del prohibido Partido Comunista pero ya socialdemócrata de ideas. El trato que la república suiza dio a sus veteranos brigadistas fue detestable y lleno de prejuicios anticomunistas. Hubieron de pasar 70 años para que los rehabilitaran. Naturalmente ya sólo quedaban unos pocos vivos...

(1) Y esto en términos de Guerra Civil española quiere decir que es un infundio más de los difamadores y reconvertidos. Ya se sabe, siempre que hay un incidente/accidente con resultado de muerte en las filas republicanas, hay un siniestro complot comunista detrás. Y venga vueltas y más vueltas, y al final hay tantos afirmando lo que nunca vieron, lo que les dijeron otros que tampoco lo vieron y venga y venga, que se hace dificilísimo llegar al cogollo del repollo en que los hechos se han convertido. Y así historiadores afines y propagandistas se permiten el lujo de decir, esto es incontestable, todo el mundo lo sabe. Y lo que no se aplica a otros contendientes sin pruebas, con el gobierno Negrín, las BB. II. y los comunistas si vale, si no hay pruebas te aguantas, que todos sabemos lo malvados que son los comunistas y sus socios utiles. Y así nos luce el pelo.

Canapino (Calandrone)

Voluntario italiano ayudante de Luigi Longo en la Comisaría Política de las BB. II.

Policarpo Candón Guillen (1905-1938)

Este voluntario internacional que había nacido en Cádiz en 1905 emigró con su familia a Cuba a los pocos años de nacer. Ya desde joven tuvo inclinaciones políticas y se opuso a la tiranía de Machado. Entró en contacto con los comunistas cubanos y se tuvo que exiliar a los Estados Unidos, aunque siempre preparando el regreso insurreccional contra el gobierno autoritario de Mendieta. En una intentona al regresar a los Estados Unidos des detenido preventivamente. Decide introducirse en Cuba clandestinamente, pero nuevamente en dificultades unos pocos meses antes de la Guerra Civil española llega a España donde entra en contacto con otros exiliados cubanos. Su vocación luchadora le hace un puesto en las MAOC madrileñas de Juan Guilloto (Modesto) mientras se afilia al Partido Comunista de España.

Al estallido del golpe militar en Madrid Candón se une a la masa que asalta el Cuartel de la Montaña, y tras unos días en la Sierra, es llamado para ayudar en el Quinto Regimiento donde es nombrado Comisario de Organización que incluía la Escuela de mandos (en el Quinto había varias secciones: Organización, Información, Operaciones, Servicios y Trabajo Social, un poco como las secciones de los E.M. españoles). Pera dada la escasez de personal con experiencia, pronto manda unidades de combate, concretamente varias compañías de Acero a las órdenes de Lister y con el grado de capitán de milicias. Se une al regimiento Pasionaria donde manda uno de los batallones y tiene destacada intervención en el frente cercano a Madrid. Recién formada la 1 Brigada Mixta, ya de tropas regulares, se le da el mando de una de las compañías. Candón combatió duramente en Majadahonda recién incorporado a la 10 Brigada Mixta (que era la Brigada Móvil de Choque del Campesino). Su amigo Pablo de la Torriente era el comisario de la brigada y cayó muerto en esta batalla.

La Brigada participa en la batalla del Jarama y tuvo una exitosa acción al final de la batalla atacando de través al enemigo, pese a que dos de sus batallones estaban si armas. Apenas terminada esta batalla deben partir al frente de Guadalajara donde un ejército hispano italiano ha roto las líneas republicanas. Queda en reserva de la 11 División de Lister pero la 10 Brigada Mixta entra en Brihuega asegurando la población. En una posterior acción contra el cerro Garabitas la brigada sufre graves pérdidas En mayo del 37 el Campesino asume el mando de la División 46, y Candón pasa a mandar la 10 brigada con la que entra en combate en Brunete con un inicial contratiempo que la brigada resuelve con pundonor tomando Quijorna. Candón fue herido y permaneció convaleciente hasta que entra en servicio y parte con su brigada a Teruel a primeros de enero de 1938. En un intento de detener la ofensiva franquista, Candón cayó muerto en los Altos de Celada.

Jean Chaintron "Barthel" (1906-1989)

Técnico de los ferrocarriles franceses y militante comunista. Dirigente francés del Socorro Rojo Internacional. Tras una larga juventud de activismo, especialmente en Argelia, organizando un Partido Comunista Argelino independiente, su militancia anticolonialista le trajo problemas con la justicia y los militares. En 1935 fue condenado a un año de prisión y a una fuerte multa. Pero en cualquier caso su trabajo en Argelia fue una gran éxito. Durante toda su campaña argelina era conocido por el sobrenombre de "Barthel". Las cosas se complicaban en Argelia y además un hermano suyo, Simon,  cayó en España luchando con las Brigadas Internacionales, por lo que decidió acudir a España y enrolarse en las BB. II.

En febrero de 1937 llegó a Albacete y pasó al Estado Mayor de la XV B.I. Cuando el comisario de la brigada, Vladimir Copic tomó el mando de la brigada porque el general Gal pasó a mandar la división de su nombre, Chaintron fue nombrado comisario de la XV brigada y como tal participó en la batalla del Jarama. En mayo de 1937 cesó como comisario por enfermedad y en noviembre fue finalmente repatriado a Francia. Participó como soldado raso en la Segunda Guerra mundial y huyó a Inglaterra por Dunkerke en un barco inglés. Volvió a la Francia ocupada y organizó la Resistencia del PCF. Tras la guerra continuó sus tareas dentro del PCF con mayor o menor éxito pues por desavenencias con la dirección fue expulsado del Partido Comunista en 1962. Murió en 1989

Lewis Clive (1910-1938)

Concejal laborista de South Kensington, educado en Eton y Church, de Oxfor, descendiente directo del legendario Clive de la India, primer virrey de la India. Miembro del equipo de remo de Inglaterra en la Olimpiada de Berlín. Se unió a las Brigadas Internacionales y fue miembro del Batllón British desde agosto de 1937. Combatió en el frente de Aragón y en el Ejército del Ebro. Mandaba una compañía del batallón británico de la XV Brigada Internacional y tras vadear el río Ebro las fuerzas se fijaron en Gandesa que el Ejército Popular trataba de tomar. Las posiciones eran inexpugnables hubo muchas bajas en las unidades internacionales. En el asalto a la cota 481 que los ingleses bautizaron como "The Pimple", Clive recibió una balazo mortal al frente de su compañía que llevaba todo el día bajo el fuego enemigo. Sus compañeros erigieron un monolito en recuerdos de los caídos del batallón. En el año 2000 el monolito fue remozado por aficionados locales de la batalla del Ebro.

Archie Cochrane (1909-1988)

Epidemiólogo británico. Uno de los grandes teóricos de los Sistemas de Salud Públicos. Tuvo una vida muy azarosa e interesante, fue voluntario internacionalista y dirigió Servicios de Salud de las Brigadas Internacionales. Posteriormente en la segunda guerra mundial estuvo prisionero de los alemanes. Escribió un influyente libro en 1979: Efectividad y Eficacia: Reflexiones aleatorias en los Servicios de Salud (1979), argumentando que los escasos recursos en el cuidado de la salud podían ser eficientemente manejados, solo si se conocen cuales tratamientos son efectivos o cuáles no.

 

 

Fuente: F. Xavier Bosch ("Back to the front")

Roger Codou

Voluntario francés que servía en la Comisaría Política, un staff dedicado a las cuestiones meramente políticas dentro de las BB. II. Sirvió además en la organización Altavoz del frente, unidad de propaganda directa en las trincheras mediante megafonía.

Robert Cooney

Bob Conney fue uno de los diecisiete voluntarios que partieron durante la Guerra Civil Española desde la ciudad escocesa de Aberdeen. Su intención era la de formar parte de las Brigadas Internacionales, que en aquel momento combatían en España contra el fascismo. Bob era por entonces miembro del Partido Comunista y era conocido por su buen humor y su facilidad y buen gusto para componer canciones y poemas. En las Brigadas Internacionales llegaría a ser Comisario Político del Batallón Británico, puesto que mantendría hasta la retirada de los internacionales en septiembre de 1938. Al retornar a Gran Bretaña Bob se alista en el ejército británico para así continuar la lucha contra el fascismo. Allí serviría durante toda la guerra, si bien su pasado de brigadista le impidió alcanzar ningún puesto de mando, debido a que éstos eran considerados “antifascistas prematuros” y por lo tanto sospechosos para sus propios gobiernos. Después de la guerra se trasladó a Moscú donde estudió Ciencias Económicas, retornando definitivamente a Gran Bretaña para trabajar como ingeniero en la ciudad inglesa de Birmingham hasta su jubilación, momento en el que regresaría a Aberdeen, su ciudad natal. Bob nunca abandonó su afición por la poesía y la música y durante toda su vida estuvo aprendiendo canciones, componiendo nuevas y escribiendo poemas, aunque tan sólo tuvo la oportunidad de grabar un disco titulado “THE SINGING CAMPBELLS”.

[Más información sobre este disco: http://www.veteran.co.uk/Scottish.htm ]


Foto de Bob tomada hace tiempo por Antonio Diez de un retrato al óleo que le hizo otro brigadista llamado SYD BOOTH. El cuadro se conserva en la biblioteca-museo del Movimiento Obrero de Manchester cuya web es: http://www.wcml.org.uk/

La personalidad abierta y el buen humor de Bob le ayudaron a ganarse amigos allá donde fuera. En estos dos enlaces varios de sus amigos han dejado sus recuerdos y sus impresiones sobre Bob Cooney:

 http://www.btinternet.com/~radical/thefolkmag/bcooney.htm

http://www.dickalba.demon.co.uk/chain/bob_coo.html

Fuente: Antonio Díez

Fred Bayes Copeman (1907-1983)

Fred Copeman era un marinero alto y fortachón que destaca en todas las imágenes de la Guerra Civil española donde aparece. Su madre vivía en una institución de beneficencia y a los 14 años fue enviado a la escuela de la Royal Navy. Alcanzada la mayoría sirvió en la flota del Mediterráneo, teniendo visitas constantes a Malta donde al ver el estado de la población le nació inquietud social. Su complexión le llevó a practicar boxeo y a punto estuvo de ser un campeón si no se hubiera metido en problemas con la marina. Ya en Invergordon protagonizó acciones de protesta en septiembre de 1931 cuando el gobierno en plena crisis del 29, decidió ajustar el presupuesto y rebajó el sueldo de las dotaciones navales en inversa proporción al cargo, de modo que a los oficiales se les rebajaba el sueldo un poquito y a la marinería casi la mitad. Copeman fue uno de los líderes del motín. Muchos compañeros fueron encarcelados y otros expulsados de la marina y condenados a la miseria. Nadie daría empleo a marineros amotinados.

Los años que siguieron fueron muy duros para Fred Copeman que militaba en el Movimiento Nacional de Trabajadores Desempleados con contactos del Partido Comunista de la Gran Bretaña. El gobierno asustado por las manifestaciones y marchas de los trabajadores, las prohibió. Por este tipo de acciones fue detenido hasta en cuatro ocasiones, empeorando las condenas cada vez a peor terminando condenado a trabajos forzados.

La llegada de la Guerra Civil española le dio la oportunidad de luchar contra el fascismo. Llegó a Albacete en enero de 1937 a tiempo para luchar en el Jarama en el batallón británico. Por sus conocimientos en ametralladoras de la marina de guerra sirvió de instructor a sus compañeros. Adscrito como oficial ayudante a la primera compañía de fusileros que mandaba Jock Cunningham, partió para la batalla y su compañía fue deshecha, y él herido en la cabeza y en el brazo. Dicen que herido como estaba, trataba a puñetazos de que sus compañeros no abandonaran sus posiciones. Como Wintringham, el comandante del batallón fue herido, Cunningham se hizo cargo de los restos del batallón. Copeman regresó al batallón aparentemente curado y Cunningham le nombró ayudante, pero esta vez de todo el batallón. Uno era alto, Copeman y el otro era bajo, Cunningham, pero los dos eran unos tipos duros y fuertes. Uno era marinero y el otro minero y estaban hartos de luchar por los derechos de los trabajadores. Cunningham fue herido en marzo de 1937 y le relevó Copeman a cuyo mando entró el batallón en la batalla de Brunete, pasando Cunningham tras restablecerse a jefe de operaciones en el E.M.

Arriba a la izquierda, Fred Copeman, a la derecha los hermanos Rayan

Tras la crisis y las protestas que se produjeron en el batallón por la tremenda lista de bajas tras esta batalla, Harry Pollit, secretario general del PCGB llamó a Londres a los principales líderes militares del batallón: Cunningham, Copeman, Aitken, Tapsell y Bert William que era el comisario. La excusa fue una campaña de propaganda para reclutar voluntarios, pero en realidad se trataba de alejar a los díscolos del batallón. Volvieron Copeman y Tapsell. En noviembre de 1937, Fred Copeman se hizo cargo de nuevo del Batallón británico entrando en acción en la batalla de Teruel. Copeman tuvo un ataque de apendicitis y fue retirado del frente. Le sustituyó Alexander que también cayó herido y le sustituyo Sam Wild. Otros relatores afirman que a Copeman su herida en el brazo se le infectó de nuevo y tuvo que ser operado, no quedando muy bien de la articulación, según estas informaciones, quedó invalido del brazo. Repatriado, se casó en una boda donde participaron más de mil personas simpatizantes de las Brigadas Internacionales. Se sabe que acudió a la estación Victoria a esperar a los supervivientes del batallón británico que formaron por ultima vez en el andén y donde Sam Wild ordenó romper filas por última vez, mientras mas de una lágrima anegaba los ojos de los voluntarios.

Por la izquierda Copic, en el centro Harry Pollit con abrigo de cuero, a su izquierda, Copeman, detrás de Pollit, Malcon Dunvar, a la derecha puede que Tapsell

Mientras se tambaleaban sus convicciones políticas, visitó Rusia invitado por el PCUS y allí conoció a Dolores Ibarruri, pero eso no mejoró su militancia. Poco después, en Inglaterra cambió su fe comunista por la fe católica lo que nadie que le conocía de España aprobó ni entendió. Estas conversiones no son inusuales, se dan en gente que se unió al Partido Comunista como vehículo que le proporcionaría la manera de luchar en España, pero que en absoluto participaban de la rígida obediencia comunista ni de su maniobras para ocultar incomodas verdades que expuestas al público no lo hubieran sido tanto, y me refiero a la Guerra Civil española. Con la llegada de la Guerra Mundial, Copeman participó en la Defensa Pasiva y en la protección de civiles. Pasado la guerra se unió al partido laborista. Copeman fue nombrado oficial de la orden del Imperio Británico por la Reina. Tuvo cuatro hijos y murió en 1983.

Vladimir Copic (1891-1939)

(1891-1939) Diputado comunista yugoslavo, de origen croata que con el nombre de "Senko" fue uno de los principales miembros del Partido Comunista yugoslavo en Moscú. Estudió Derecho, destacando como ajedrecista y melómano. Fue movilizado por el Ejército austro-húngaro durante la Gran Guerra. Hecho prisionero por los rusos, con la revolución evolucionó hacia el comunismo como tantos otros soldados prisioneros en Rusia al estallido de la revolución. Durante la guerra civil actuó como propagandista, agitador y traductor con el numeroso grupo de yugoslavos que terminarían por fundar el Partido Comunista de los Serbios, Croatas y Eslovenos, del que era miembro del Comité Central. A fin de la Gran Guerra ya estaba en Yugoslavia dirigiendo el Partido. La instauración de la monarquía con el rey Alejandro I puso al Partido Comunista Yugoslavo en la ilegalidad. Imputado por la justicia de la monarquía huyo a Rusia, ingresó en la Escuela Lenin de mandos y fue enviado por la Comintern a Checoslovaquia, donde asesoró a sus camaradas checos. En enero de 1937 fue enviado a España junto con un numeroso grupo de voluntarios yugoslavos para integrarse en las Brigadas Internacionales. Copic fue nombrado Comisario Político de la XV Brigada Internacional que estaba al mando del ruso-húngaro Janos Galicz, "general Gal".

Con esta brigada recién formada y mal armada y poco instruida, Copic participó en la batalla del Jarama intentando reducir la cabeza de puente rebelde en San Martín de la Vega. Gal ordenó al batallón británico que tomara posesión de una colinas cercanas a la localidad y al batallón Lincoln que atacara el cerro Pingarron, un poco más al sur, a la sazón en manos rebeldes. Ambos batallones resultaron prácticamente destruidos. El británico en una valiente defensa pero insostenible de la Colina del Suicidio y el Lincoln en una serie de desastrosos ataques al cerro Pingarron. Ambas órdenes fueron dadas por Gal y por Copic que a su vez recibieron ordenes del E.M. de Pozas (más tarde Miaja) de detener la ofensiva rebelde fijándolos mediante la toma de posiciones defensivas claves. Y tanto los británicos, que perdieron al eficiente comandante del batallón, Wintringham, herido, como a sus jefes de compañía, tres muertos y uno capturado, como igualmente, el Lincoln, que también fue herido su comandante, Merriman, por graves heridas, perdieron la mitad de sus efectivos en su primera experiencia bélica. (1)

En la batalla de Brunete, la XV Brigada Internacional volvió a sufrir un mando deficiente y se produjeron nuevas matanzas perfectamente evitables en sus unidades. Copic fue herido y su jefe de Estado Mayor, Becker, le sustituyó. Gal jefe entonces de la 15 división en la que servía la XV Brigada Internacional, y el propio Copic fueron destituidos a finales de 1938. Probablemente, su cese nada tenía que ver con su valor, del que derrocharon, pues ambos fueron heridos, Copic, dos veces, y probablemente tampoco por su competencia, que en otras ocasiones demostraron (2).

 Gal y Copic fueron apartados del mando y recibieron órdenes de marchar a Moscú a finales de 1938. Copic colaboró todavía con Tito en trabajos del comunismo internacional, pero en 1939 fue detenido, probablemente torturado y fusilado por la NKVD en una de las grandes purgas de Stalin. (3)

(1) Ambos batallones echaron la culpa de esta decepción a Gal y a Copic. El general Gal ascendió a jefe de División, aunque estaba herido. Y Copic tomó el mando militar como teniente coronel de la XV brigada. Las culpas eran de todos, las unidades de las XV no tenían suficiente instrucción, salvo unos pocos veteranos que venían luchando desde el verano de 1936, estaban mal armadas y mal dirigidas. La triada maldita de los primeros meses de las Brigadas Internacionales y que se resumía en ese intento descarnado de formar unidades de choque con trabajadores extranjeros recién llegados a España y con unas semanas de instrucción cerrada y malamente armados.

(2) Naturalmente, esto ocurre en todos los ejércitos del mundo, se sacrifican unidades para obtener ventaja en otras. Pero este no era el caso, se sacrificaban unidades de voluntarios internacionales porque era unidades en las que se confiaba, de la misma manera que el Estado Mayor republicano mandaba siempre las mismas unidades del V Cuerpo a sus ofensivas. Eran sus tropas de choque. Y como en todos los ejércitos del mundo son las que encabezan todas las ofensivas. Su grandes pérdidas tienen también explicación, en los primeros tiempos eran tropas bisoñas, mal armadas y peor mandadas.  A medida que adquirieron bagaje militar, sus pérdidas reflejaban la enorme superioridad armamentista y aérea rebelde además de su mejor visión táctica. Pero cuando los rebeldes no tuvieron esas ventajas, los internacionales (y las tropas del V Cuerpo) dieron badana de la buena a los rebeldes. Desgraciadamente no era la norma.

(3) Cuál es el caprichoso azar, por el que de los cinco generales de Tierra que la Comintern mandó a las Brigadas Internacionales, Janos Galicz (general Gal) fue fusilado por la NKVD, Manfred Stern (general Kleber) fue condenado a su regreso a Rusia a 20 años de prisión (campo siberiano) y murió sin conocer el fin de Stalin. Wilhelm Zaisser (general Gomez) sobrevivió y fue un jefazo en la RDA, Mata Zalka (general Lucacs) murió en combate en Huesca, y  Karl Swierczewski (general Walter) superó toda adversidad, fue Ministro de Defensa en la nueva Polonia, pero fue muerto en la frontera en una emboscada por ucranianos del UPA de fascista ucraniano Stepán Bandera, responsable junto con su organización política colaboradora de los nazis, de la muerte de miles de judíos, comunistas y todo bicho viviente que no fuera como ellos. En 1952 la KGB ajustició a Bandera en rebeldía de la Unión Soviética y bajo refugio de la RFA.

Pelayo Cordero Nicot (Sergio Nicols)

Voluntario cubano en las Brigadas Internacionales. El mismo nos cuenta su biografía en: "CUBA y la defensa de LA REPUBLICA ESPAÑOLA (1936-1939)" (Instituto de Historia del Movimiento Comunista y de la Revolución Socialista de Cuba Editora Política. La Habana 1981):

A los diecinueve años de edad, residía en Baracoa, mi pueblo natal. Mi padre y un tío residente en España, acordaron que fuese a Madrid, donde podría cultivar mi afición por el teatro lírico. Realizado el viaje, matriculo canto, música, declamación y literatura dramática en el conservatorio de la capital hispana, y hago también mi ingreso en la Federación de Estudiantes Hispanoamericanos, en el seno de la cual estrecho relaciones con estudiantes exiliados, perseguidos por gobiernos reaccionarios de la América Latina, entre ellos el de Machado en Cuba. Estos contactos impresionan mi conciencia política y social, y definen mi posición en el marco de la ideología marxista-leninista. Comienzo a participar en actividades políticas junto a los jóvenes comunistas en cuyo Partido se me da ingreso poco tiempo antes de la sublevación de los militares reaccionarios el 18 de julio de 1936. Empeñada la guerra de liberación nacional, quedo ubicado en el Radio Oeste del Partido Comunista de España, situado en un viejo convento de la calle San Bernardo. Con un grupo de jóvenes, participo en la fortificación y defensa de Madrid en la parte conocida por Cuesta de la Vega, que era duramente castigada por, la artillería y la aviación franquistas. Estabilizado este frente, se me envió a un Seminario sobre táctica y estrategia de lucha en frentes urbanos. Finalizado este Seminario, el Comité del Radio Oeste me sitúa como adjunto al Jefe de la 46 División, a la que me incorporé con el grado de Comisario de Compañía, más tarde de Batallón. Con esta División participo en las operaciones de los Altos de Celada, donde perdiera la vida el compañero Policarpo Candón, cubano, Jefe de una Brigada Mixta de dicha División, cuyos restos debo trasladar a Madrid, donde se le sepulta con los honores debidos a su rango de Comandante y su condición de luchador internacionalista. Posteriormente, participo con la propia 46 División en las operaciones finales de Lérida y Teruel, así como en las del Ebro, zonas en las que las fuerzas republicanas realizaron grandes sacrificios con infortunados resultados, originados como es sabido, entre otros motivos, por el cerco imperialista que proporcionaba ventajas al franquismo en tanto perjudicaba a la República popular. A fines de 1938, el gobierno republicano acepta el acuerdo de retirada de los voluntarios extranjeros que acudieron a la lucha junto al pueblo español contra las fuerzas del falangismo y el nazi-fascismo. Soy desmovilizado, pero permanezco en España desarrollando actividades cerca del Jefe de la División 46, quien ha sido separado del frente de Cataluña y destinado al Ejército del Centro. Se me encarga, por el Partido Comunista de España, del traslado a esa región de un grupo de oficiales, clases y soldados procedentes de la 468 División. Esta operación, Barcelona-Valencia, fue realizada con grandes dificultades en un pequeño vapor carbonero abanderado griego. Entre los participantes de esta travesía, figuraba el compañero Pablo Porras Gener, escultor, que fue Jefe de una Brigada de la División 46. Ya en Valencia, y en trámites para cumplimentar la orden asignada, se produce el derrumbe del frente de Cataluña. Permanezco constantemente con el ex Jefe de la 46 División. La desmoralización se palpa en todas las jefaturas de servicio de Valencia de las que tenemos que recibir ayuda y medios. Me contraría la actitud que adopta el ex Jefe de la 46 División, que se relaciona con jefes militares procedentes de la Confederación Nacional de Trabajadores (CNT) y otros elementos anarquistas. Discutimos y no acepto los planes que me sugiere. Ante la realidad de no poder llevar a cabo las instrucciones que tenía del Comité Central del Partido Comunista de España, recibidas en Barcelona, me separo del ex Jefe y regreso a Madrid donde me sorprende la traición de Casado y el momento en que esa ciudad, sin más lucha, es entregada al enemigo que durante tantos meses fue contenido por el arrojo y heroísmo de su pueblo (marzo-abril de 1939). El ex Jefe de la 46 División a que me he referido, es el teniente coronel Valentín González, El Campesino. La representación diplomática cubana en Madrid, se niega a concederme asilo político —así estaba de minada por la reacción— y, pocos días después fui detenido por la policía franquista. Después de los pavorosos días que permanecí en una carbonera de los sótanos del Ministerio de Gobernación, fui procesado y trasladado a una de las cárceles de Madrid, que comenzaron a surgir como hongos en cualquier convento o escuela. En este caso fue la conocida por Torrijos. Durante dos años desfilé por otras cárceles, como la de la calle del Barco, 34; el Paseo del Cisne, 6; y la más famosa de todas, la de la calle General Porlier, de donde salí para ser juzgado con solicitud de pena capital, sentencia que algunas semanas más tarde fue conmutada por la de treinta años de prisión mayor. Fue aquella una larga etapa de privaciones, malos tratos y vejaciones que tanto distinguieron a las malas castas nazis, fascistas y falangistas, no exentas de crueldad y sadismo las vísperas de fusilamientos —también se ejecutaba en garrote—, ensañándose con lo mejor de ese pueblo magnífico, primera víctima de los planes que llevaron al mundo a la Segunda Guerra Mundial. En el año 1943 fui trasladado a uno de los campos de trabajo de Madrid (Chamartín de la Rosa) y meses más tarde a la obra del Valle de los Caídos, en Cuelgamuros, Sierra del Guadarrama. En Cuba, mi familia no había dejado de hacer gestiones para conseguir mi libertad, aparte de las campañas que hacían las organizaciones de izquierda y progresistas. En 1945 obtuve libertad condicional, sujeto a distintas trabas que voy venciendo con ayuda del entonces representante diplomático de Cuba en. Madrid, y por otra parte, con la de algunos camaradas del Partido Comunista de España (clandestino), con el que me mantuve ligado durante todos aquellos años en las prisiones y campos de trabajo. En 1945 estaba de regreso en Cuba.

John Cornford (1915-1936)

Nacido en 1915 en Cambridge en una familia acomodada y bisnieto de Charles Darwin, también era uno de los estudiantes más brillantes en la Universidad de Cambridge donde cursaba Historia y Economía. Escritor y poeta, era lector de Marx y Lenin, autores que le inspirarían en sus escritos y en sus acciones. Llegaría a España en agosto de 1936 como observador, pero tras un mes en el frente de Aragón se convencería de la necesidad de ayudar en la lucha que estaba comenzando en España y empezará ya a servir como soldado en las milicias del POUM en el frente de Huesca. Retorna a Inglaterra convencido de la necesidad imperiosa de ayuda internacional para colaborar con la causa que se estaba librando en España. Las Brigadas Internacionales aun no se habían formado, por lo que la compañía que John Cornford formó a su regreso de Inglaterra además de pionera, sirvió como núcleo de lo que en futuro habría de ser el Batallón Británico. Con esta compañía, John Cornford lucharía en la Ciudad Universitaria de Madrid integrado en una unidad de ametralladoras. Sería herido de gravedad en la cabeza, pero rechazó el mandato médico de guardar reposo y volviendo al frente pasadas veinticuatro horas para luchar junto a su compañía en las cercanías de Boadilla del Monte, donde se enfrentaría a tropas del ejército nazi y donde se vería obligado a retirarse después de sufrir fuertes bombardeos. En diciembre de 1936 había suficientes brigadistas de habla inglesa como para formar una compañía en la XIV Brigada Internacional, brigada mayoritariamente francófona. Allí entablaría gran amistad con el escritor británico Ralph Fox y ambos, junto con el resto del contingente británico se desplazaron al frente de Córdoba en diciembre de 1936. El 28 de ese mes, tan sólo un día después de que John Cornford cumpliera los 21 años, el grupo en el que estaba integrado se vio obligado a batirse en retirada muy cerca de Lopera (Córdoba). Una vez que han alcanzado un lugar seguro alguien nota la ausencia de Ralph Fox, que se había quedado rezagado buscando sus gafas perdidas. John Conrford no dudó en volver sobre sus pasos para ir a buscar a su amigo. El resto de sus compañeros tratarán de retenerle debido al gran peligro que suponía retornar, pero John no hizo ningún caso y salió en busca de su amigo, pese a los fuertes bombardeos del ejército fascista. Ni Ralph Fox ni John Cornford volverían a ser vistos con vida jamás.

En 1999 la población de Lopera alzó un monumento para recordar a estos dos grandes poetas caídos por la libertad en un jardín de la ciudad denominado: "Jardín de los poetas ingleses". Cornford murió tan joven que apenas pudo desarrollar su arte. Se le engloba dentro de los poetas modernistas ingleses. Sus trabajos más conocidos son The Last Mile to Huesca (1936) y Poems from Spain (1936). Understand the Weapon, Understand the Wound: Selected Writings of John Cornford (1976) editado por Jonathan Galassi Peter Stansky, William Abrahams, Journey to the Frontier; Two roads to the Spanish Civil War.

Dr. Len Crome

Médico Inglés de origen lituano que sustituyo en la jefatura de los servicios médicos de la 35 división al Dr. Dubois (Domansky). Tras la guerra sirvió en el ejército Inglés.

Basilio Cueria

Voluntario cubano en el batallón Lincoln que era deportista profesional en el Beisbol americano, concretamente pitcher, lo que le hacía un consumado lanzador de granadas de mano y por este motivo era muy popular entre sus camaradas y sus mandos.

Jock Cunningham (1903-1984)

Voluntario escocés miembro del partido Comunista y minero de profesión. Era un tipo de mediana estatura y fornido. Llevaba a sus espaldas duras luchas obreras que le habían curtido en estas lides. Voluntario internacional temprano se integró en la sección británica del batallón francés. Luego pasó a la XIV con la compañía británica de este mismo batallón y participó en el desastre de Lopera para terminar como todos los supervivientes británicos de esta compañía y con los nuevos voluntarios formando el batallón británico que al mando del  mayor Wintringham. Cunningham  entró en acción en el Jarama como comandante de la primera compañía de fusileros. Herido de gravedad Wintringham, hubo de tomar el mando de los restos del batallón pues todos los demás jefes de compañía habían muerto o estaban heridos o prisioneros. Poco duró su mando pues en marzo fue herido también sustituyéndole Fred Copeman. Tras su recuperación fue nombrado jefe de operaciones del batallón, participando en la batalla de Brunete, donde el batallón combatió heroicamente pero tuvo una horrible lista de bajas que detonó una crisis muy fuerte entre tropa y mandos. Las protestas de los británicos llegaron a su Secretario General, Harry Pollit que cortó por lo sano y mando que regresaran los protagonistas de estas protestas, así que Tapsell, Aitken (que se llevaba regular con Tapsell), Copeman, Cunningham y el comisario Bert Willians fueron llamados a Londres y tras analizar sus declaraciones, Pollit decidió que Tapsell y Copeman regresaran a España pero Aitken y Cunningham quedaran en Inglaterra para labores burocráticas. Según muchos relatores, Cunningham y Aitken eran precisamente los mandos mejores valorados por la tropa, pero quizá los menos fiable políticamente.

Cunningham era un gran luchador conocido por su fortaleza física y su pundonor y fue recibido a su regresó a Inglaterra con gran efusión por muchos militantes y simpatizantes. El propio Copeman que le aseguró a Tapsell al regreso a España que a él no iba a consentir que Copic le triturara, alabó con sinceridad las capacidades de mando de Cunningham y su popularidad entre la tropa. Esta decisión le marcó políticamente y se distanció del Partido y de sus camaradas. Se instaló en una casa propia y se dedicó a viajar laboralmente por Inglaterra manteniendo fuertes lazos con su familia. Aquejado de mala salud y fuertes dolores que achacaba sus heridas de guerra se le descubrió un cáncer de pulmón. Murio en 1984. Los veteranos brigadistas siempre consideraron una injusticia como fue tratado por el partido Comunista y el propio Hemingway afirmo que que si Cunningham hubiera servido en el Ejército Inglés en vez de en el Ejercito Popular, hubiera recibido la Cruz Victoria por su valentía ante el fuego enemigo.

Joseph Dallet (1907-1937)

Activista y sindicalista nacido en una familia acomodada que le dio buena formación aunque se sabe que abandonó la universidad decepcionado. Tras diversos trabajos se interesó por el movimiento obrero, donde fue recibido de uñas por los "obreristas" que siempre hay. Dallet era un tipo sin doblez y se buscó trabajos duros, de estibador y también en las grandes acerías de Pensilvania (1).

Finalmente se unió al Partido Comunista americano mientras se convertía en líder sindicalista. Era muy conocido en las zonas obreras de Pensilvania y Ohio. Participó en campañas para concejal y alcalde de pequeñas localidades. Separado de su primera mujer se casó con Katherine Peunig (2) una universitaria de izquierdas cercana al Partido Comunista.

Con el estallido de la Guerra Civil española, Dallet se unió a los grupos animadores de la II República para recolectar ayuda económica y sanitaria. Pero en marzo de 1937 se embarcó rumbo a España dispuesto a enrolarse en el batallón Lincoln de las BB. II. Fue arrestado en la frontera francesa por la Gendarmería y pasó un mes en prisión junto con otros americanos en la misma tesitura. Liberados, volvieron a intentarlo y a finales de abril llegaron a a Albacete. Allí se le nombró comisario del recién creado batallón Mackenzie-Papineau y que Merriman estaba instruyendo en Tarazona de la Mancha. La unidad estaba compuesta de norteamericanos y canadienses. Integrado en la XV Brigada Internacional el batallón participó con Dallet en Brunete y Belchite. En esta batalla, dirigiendo un grupo de asalto, como estaban haciendo Steve Nelson y el mismo Merriman, fue alcanzado por fuego enemigo y muerto en acción. Su mujer Ketty se encontraba en Paris camino de España para unirse a la causa y ver a su marido. Dallet era conocido por ser un comisario muy duro con la tropa y no era muy popular. Pero Sandor Voros, periodista, escritor y comisario en la XV alabó su valor y buen hacer en sus memorias.

Notas.-

(1) Esas acererías gigantes que tan gráficamente vimos en la magnífica película "El cazador". Y de las que muchos de sus jubilados aseguran que no lloraron a su cierre, con todo lo que significaba para la clase trabajadora, pues eran gigantescas instalaciones en condiciones inhumanas capaces de acabar con los tipos más duros.

(2) Kitty Peunig se enamoró posteriormente del científico Robert Oppenheimer con el que se casó. Oppenheimer de una rica familia judía progresista y director del proyecto Manhattan en Álamo Gordo fue investigado por inteligencia militar y el pasado comunista de Kitty salió a relucir y  el propio Oppenheimer, rico por herencia y que había ayudado a la causa republicana fue duramente presionado.

Dr. Luis Díaz Soto

Voluntario cubano exiliado en USA y que trabajo en los Servicios Sanitarios de las Brigadas Internacionales, trabajando en el batallón Lincoln. Sus compañeros le señalaban como un profesional excepcional siempre dispuesto a ayuda y que tenía como lema "ni un solo herido abandonado".

Gaston Ernest Delasalle

Teniente coronel de las brigadas Internacionales del que ignoramos casi todo, salvo el Consejo de Guerra en el que resultó condenado a muerte por cobardía. Había sido militar en el Estado Mayor del Ejército Francés en Oriente durante la Gran Guerra. No pertenecía a ningún partido político aunque era de carácter antifascista. En agosto de 1936 un amigo le había invitado a unirse a las Brigadas Internacionales. En Albacete debió de trabajar de instructor. Pasó luego a la XIV brigada internacional. Esta brigada apenas recibió instrucción en su creación, salvo las experiencia que tuvieran los voluntarios provenientes de batallones internacionales ya en activo de otras Brigadas. Y en la premura de salir al combate se le adjudicó el mando del batallón "La Marseillaise". Enviada la brigada a la provincia de Córdoba donde los rebeldes atacaban en Andujar. El batallón de Delasalle llegó a Lopera. En este batallón se integraba la compañía británica que fue la que sufrió la debacle al ser enviada directamente a la muerte por su comandante. El desastre fue de tal magnitud y teniendo en cuenta que uno de los batallones de la brigada lo mandaba el puntilloso Joseph Putz, recién ascendido a teniente coronel y la brigada la mandaba el también profesional general Walter, y que la tropa estaba rabiosa, las cosas se pusieron muy feas para Delasalle. Los ingleses querían su cabeza, Putz no le tenía ninguna simpatía, Walter necesitaba dar un escarmiento, y hete aquí que intervine Andre Marty, que ve espionaje donde probablemente solo había incompetencia, desprecio por la vida de sus hombres y quizá cobardía.

El Consejo de guerra, en realidad Tribunal Revolucionario de la XV Brigada Internacional, celebrado en enero de 1937 fue de lo más formalista, Lo presidía Putz con Aldo Morandi de ayudante. Ninguno de los dos era comunista, pero estaba cantado desde el principio que Marty quería la cabeza de Delasalle pues no se podía consentir semejantes actuaciones, en eso coincidían todos, pero lo especial del caso era el toque Marty, ¡Espía!, la paranoia de los hombres made in Moscú, en plenos procesos precisamente de Moscú. Marty puso de fiscal a otro hombre made in Moscú, el comisario de la brigada, André Heussler.

 Lo que resulta curioso según los observadores es la pasiva actitud de Delasalle que se entregó sin rechistar a sus severos jueces. Podría haber alegado que sus hombres no tenían instrucción, que no estaban bien armados, que sus armas eran obsoletas, que no se había reconocido el terreno, que precisamente recibió ordenes de tomar aquella maldita posición, etc... Pero no, se dejó condenar. Algunas de las acusaciones eran torticeras, pero otras pruebas presentadas eran muy ciertas. Delasalle se encontraba probablemente bajo los efectos del síndrome culposo del oficial cobarde que acepta la culpa sin más historias: fallé a mis hombres, a mi unidad y a mí mismo, debo morir. (1)

Lea aquí el testimonio recogido por Jacques Delperrie de Bayac sobre este incidente en su libro Las Brigadas Internacionales.

Nota.-

(1) El mando del batallón se lo dieron al competente Nathan que era un tipo formidable, aunque un poco snob. La tropa le llamaba el hombre de la pipa...

Philip Lucas Detro (1911-1938)

Voluntario internacional que mandó durante un tiempo el batallón Lincoln. De origen tejano, y de familia de clase media. Recibió buena educación y tenías interés por la aviación y por la literatura. las informaciones dicen que no pertenecía a ningún partido. Embarcó en el vapor "Ile de France" en marzo de 1937 con destino a España para alistarse en las Brigadas Internacionales. Allí tras su instrucción fue nombrado ayudante del Comandante del batallón Lincoln, ignoramos si de Bob Merriman o de su sucesor Oliver Law. En Brunete mandó una de las compañías del Lincoln. En Belchite servía como oficial de Estado Mayor de la XV Brigada. Para la batalla Teruel mandaba el batallón Lincoln según comenta Harry Fisher en "Camaradas" y donde nos dice que hubo un total de 11 comandantes del batallón Lincoln. Un puesto verdaderamente peligroso. A principios de 1938 en el frente de Teruel fue herido gravemente por un tirador y murió en el Hospital semanas después. La imagen la sacó la Unidad Fotográfica de la XV Brigada, quizá fuera su autor, Harry Randall.

Información e imagen: Abraham Lincoln Brigade Archives.

Dr. Luis Díaz Soto

Médico y voluntario cubano que se vino a España con el batallón Lincoln, lo que hace suponer que se encontraba exiliado en USA, como muchos otros voluntarios cubanos del Lincoln. Era muy eficiente en su trabajo y tenía como lema "ni un solo herido abandonado" Adquirió según sus relatores gran experiencia de medicina de campaña pasando de capitán médico en el batallón Lincoln a mandar la sanidad de la XV Brigada Internacional. Su esposa, Pía Mastelari, trabajaba en su equipo. El hospital Naval de la Habana lleva su nombre.

Mieczyslaw Domansky (Dr. Dubois)

Médico polaco exiliado en Paris que llevaba los servicios sanitarios de la XIV Brigada Internacional y posteriormente los de la 35 división. Es citado por algunos testigos como presente en el fusilamiento de Delasalle. Murió en el frente en acto de servicio durante la toma de Quinto

Charles Donnelly (1914-1937)

Este poeta y periodista irlandés había nacido en julio de 1914 en una familia de origen humilde que gracias a los esfuerzos del padre de Charles fue prosperando económicamente. Donnelly recibió educación tradicional irlandesa es decir católica, conservadora y retrógrada moralmente. Trasladada la familia a Dublin, Donnelly fue expulsado de su nueva escuela quedando tirado en la calle sin decírselo a su padre. En esta tesitura hizo amistades con personajes dublineses de poco agrado para su familia que con la prosperidad se había hecho muy conservadora. Le metieron a trabajar de aprendiz y tras enmendarse relativamente se matriculó en la universidad. Escogió letras y se aficionó a la poesía en la larga tradición poética de los universitarios irlandeses. Iba poco a clase y volvió a juntarse con el movimiento republicano irlandés y su ala izquierdista. Suspendió en sus estudios y decididamente se pasó al activismo, donde conoció a los líderes irlandeses Frank Rayan y G. Gilmore.  Expulsado en 1934 de la universidad inició el recorrido de todo activista y militante del inicio de los años 30, huelgas, cárcel, piquetes, palizas y más huelgas, etc...

Tenía 20 años, y su padre le echó de casa, afortunadamente fue elegido miembro de la ejecutiva nacional del partido Congreso Nacional, iniciando sus colaboraciones periodísticas con la revista del partido. Volvió a la cárcel por incidentes en una manifestación y tras un mes de cárcel se largó a Londres donde encontró algún trabajo como periodista y articulista político. El inició de la Guerra Civil española, cuya coyuntura era muy seguida por la izquierda europea, animó el ambiente de izquierdas irlandés y Donnelly se puso a la tarea de organizar una sección irlandesa de las Brigadas Internacionales. A primeros de enero de 1937 llegó a la base de Albacete y se integró en el grupo irlandés que comandaba su amigo Frank Rayan y que formaba parte de la XV Brigada Internacional. Un mes después y con muy poco entrenamiento la brigada entró en fuego en el frente del Jarama donde se desarrollaba una intensa ofensiva rebelde. Los voluntarios de la XV, mal armados, mal instruidos y peor mandados fueron enviados contra un cerro fortificado que los franquistas defendían con una densa línea de ametralladoras. Era el cerro Pingarrón y Donnelly mandaba la compañía irlandesa, la compañía Connolly del batallón Lincoln. El ataque fue desastroso y las unidades tuvieron graves pérdidas. Apretados contra el suelo, protegidos por algunos arbolillos y los rudimentarios pozos que cavaron con sus manos y sus cascos, los voluntarios de la XV Brigada no podían moverse ni para adelante ni para atrás. Y así fueron cayendo hasta que llegó la noche y pudieron huir del lugar mientras los rebeldes iniciaban un contraataque nocturno. En la retirada Donnelly fue alcanzado al menos tres veces, resultando muerto. Su cuerpo fue recuperado por otro combatiente irlandés y enterrado en las tumbas que la XV B.I. abrió en la retaguardia para sus muertos. Era el 23 de febrero de 1937 y Donnelly apenas llevaba en España dos meses. Con él cayeron ese infausto día más de 170 hombres del batallón. Ante esta debacle militar, los voluntarios no se amotinaron, y en verdad es que era para hacerlo, pero como dice la historiadora Mirta Nuñez, la disciplina de la conciencia es la más poderosa de las disciplinas militares. Pero el comandante del batallón "La Marseillaise" donde se integraba la compañía británica, un tal Gaston Delasalle, fue sometido a Corte Marcial, y condenado a muerte por espionaje. Un despropósito que le traería graves consecuencias al Comisario General de las BB. II., André Marty a su regreso a Francia, y que expresaba muy bien la paranoia de Marty sobre este tema, más teniendo en cuenta lo poco eficiente que había sido en estas investigaciones con los señalados espías que se conocieron posteriormente. El mando del batallón lo tomó George Nathan.

En el frente, Donnelly compuso gran número de poemas, de los que publicó tres en la revista liberal de Dublín Ireland Today, poemas que —dice Tierney— «pueden sostener la comparación con la mejor literatura suscitada por esta guerra, junto a la de Orwell, Hemingway y Malraux». También escribió una memoria sobre la estrategia militar en España. Una recopilación de su obra fue publicada 1987. Y se le tributaron homenajes tanto en Dublín como en el Pueblo de Rivas en cuyo ayuntamiento se encuentra el cerro Pingarrón.

Dave Doran (1909-1938)

Este comunista neoyorquino de 27 años se embarcó en el Normandie y llegó a España, vía Francia, en junio de 1937. Recibió entrenamiento en Tarazona de las Mancha con Bob Merriman de instructor y pasó a una de las compañías del nuevo batallón Mackenzie-Papineau donde fue nombrado comisario. Participó en Brunete y en Belchite. Al ser herido Steve Nelson, comisario de la XV brigada, Doran ascendió a comisario de la XV y como tal participo en el final de la batalla de Belchite y en la de Teruel. Estaba considerado muy buen oficial y tenía buena compenetración con la tropa y con los mandos. Durante las retiradas de marzo, como le pasó a Merriman, cayó en una emboscada en abril de 1937 cerca de Gandesa y apresado fue fusilado posteriormente. Esta suerte era la corriente a los brigadistas capturados por las tropas de choque franquistas, regulares, legionarios, falangistas y carlistas. Incluso los italianos los fusilaban, como parece que fue el caso de Merriman. Le sustituyó como comisario John Gates, al que algunos acusan de excesivamente severo. Todos los relatores recuerdan a Doran con cariño.

Artur Dorf (1908-1972)

Miembro del Partido Comunista alemán (KPD). Con la llegada de Hitler se exilió a Francia tras escaparse de la prisión, cosa corriente al parecer entre los comunistas alemanes encarcelados. Unos tipos muy duros que llevaban años y años peleando con otros tipos tan duros como ellos, las Secciones de Asalto nazis. Como Beimler, tipos Indestructibles que decía el otro. Se fue a España llegando el 9 de octubre a Alicante y se presentó voluntario en las BB. II. en Albacete. Días después fue nombrado comisario del batallón Edgar André de la XI Brigada. Se trataba del primer batallón regular de las Brigadas Internacionales, número 41 del Ejército Popular. En enero de 1937 ya era Comisario de la XI Brigada. En la primavera de 19437 fue nombrado Comisario de los Servicios Sanitarios de la Base de Albacete. Al final de la guerra fue internado en Francia y antes de que pudiera huir se lo llevaron a África y con el desembarco americano se enroló en el US ARMY como agente de inteligencia para trabajar con los prisioneros de la Wehrmacht. Al finalizar la guerra regreso a Alemania Oriental y fue jefe de policía en Postdam. También tuvo cargos civiles en la RDA.

Jules Dumont (1888-1943)

Político francés y miembro del Partido Comunista. Había sido oficial del ejército francés que había participado en la campaña de Abisinia. Se alistó en las Brigadas Internacionales formando parte de su Staff. Mandó el batallón Comuna de Paris en la ofensiva de la Granja-Segovia encuadrado en la XIV internacional bajo mando del general Walter de la Comintern. Walter tenía muy mala opinión de Dumont, aunque no sabemos si justificada, pero el caso es que lo mantuvo apartado de las operaciones de la brigada y posteriormente de la 35 División. Terminada la guerra pasó a Francia y tras la invasión nazi formó parte de la resistencia. En 1943 fue detenido por la Gestapo en Suresnes y fusilado.

Hay un testimonio del cubano Santiago Agüero Triana, voluntario en la XIV Brigada Internacional que dice: "Siempre recordaré a nuestro jefe de brigada, el comandante Dumont, camarada francés, muy capacitado y muy valiente". Quizá la leyenda negra de Dumont es como la leyenda negra española, algunas verdades incontestables y un montón de mentiras...

Malcolm Dunbar (1912-1962)

Escritor inglés —antiguo alumno del Trinity College de Cambridge, en cuya universidad acaudilló un movimiento estético vanguardista— que combatió en la guerra civil española formando parte del ejército republicano, en el que desempeñó el cargo de jefe de Estado Mayor de la XV Brigada Internacional. Había llegado a España en Julio de 1937, siendo adjudicado inmediatamente al E.M. de la XV Brigada, puesto en el que siguió hasta la disolución de las Brigadas Internacionales. Escribió sobre la batalla de Brunete elogiando el comportamiento de los voluntarios de habla inglesa.

Henry Dupré

Militante francés de extrema derecha, miembro del grupo terrorista "La Cagoule" que se infiltró en las Brigadas Internacionales con la intención de sabotearlas. A este fin se había afiliado al Partido Comunista Francés. parece que organizó previamente un grupo de voluntario franceses de extrema derecha para que se alistaran con él en las Brigadas Internacionales.

Pasó todos los controles del conspiranoico André Marty por el sencillo método de adularle y de hacerse pasar por un ferviente estalinista. Recibió el mando de la Intendencia de la Base en junio de 1937 y debió montarlas gordas averiando material y enviando a la tropa municiones estropeadas o inservibles o de distintos calibre, etc... Mantenía la ficción con sus superiores en las brigadas, teniendo contactos con Vital Gayman y con el propio Marty y obteniendo permiso para viajar a Francia y recolectar dinero para las BB. II. No obstante algunos voluntarios presentaron quejas contra el comportamiento de Dupré que nadaba en las procelosas aguas de hacer todo el daño posible mientras guardaba las apariencias. Incluso comisarios de importancia en la Base lo defendieron por el simple motivo de que pasaba por acérrimo estalinista. Nuevas quejas que llegaron a Marty, sus continuos viajes a Francia, extrañas maniobras con el material de la tropa, el lujo con el que se movía, etc... hicieron que Marty empezara a sospechar y en envió un informa pidiendo al PCF que Dupré no regresara a España y que se tomaran medias contra él. Destapado el asunto, Dupré se puso al servicio de la GESTAPO mediante la mediación de un ex voluntario internacional belga militante del movimiento nazi belga, Rex. (Quizá se trataba de Nick Gillain). Metido a agente nazi, tuvo aparentemente algunos problemas con la policía francesa de la zona ocupada y fue encarcelado un tiempo. Pero todo indica que fue una maniobra para infiltrarse con garantías en la resistencia francesa. Y así inició un rosario de delaciones que llevaron a detenciones y ejecuciones de patriotas franceses perjudicando gravemente la labor de la resistencia. Demostrándose que a la hora de la verdad, los "patriotas" de la extrema derecha de "La Cagaoule" son en realidad agentes de potencias extranjeras y que los malvados comunistas al servicio de Stalin, son luego los que dan su vida por Francia en la resistencia. Una gran lección para aficionados a la historia: el mundo siempre está al revés...

Dupré fue detenido en 1946 y tras pasar por un discreto juicio fue fusilado en 1951 una vez dictada la pena de muerte por traición. Escribió un libro muy poco fiable "La Legión tricolor" donde se ufana de su labor saboteadora en la Base de Albacete junto con su grupo de "legionarios", pero todos los relatores advierten de sus posible exageración a mayor gloria propia.

Traidor o espía...

Firtos (Rajé)

Voluntario húngaro que fue Comisario de la base de Albacete durante algún tiempo.

George Fletcher

Voluntaro inglés que fue comandante del batallón británico.

Riccardo Formica (Aldo Morandi) (1896-1975)

Este voluntario italiano era hijo de militar, fue cadete naval y participó en la Gran Guerra en un batallón de Infantería de Marina. Al cabo de la guerra continuó en la Marina y se afincó en Trieste afiliándose a las Juventudes Socialistas. En 1921 se decidió por el partido Comunista. Fue detenido y acusado por subversión y condenado por falsificación documental. Lo que le costó la expulsión de las Fuerzas Armadas. Se dedicó a la actividad política y sufrió por ello malos tratos y peores empleos. Se sabe que Formica era muy hábil con la documentación, oficio que todos los partidos perseguidos necesitan. Durante la primera mitad de los años veinte, Formica entraba y salía de la cárcel continuamente. harto de detenciones, condenas y malos tratos se exilió a Francia y otros países democráticos en aquella época. Al estallar la Guerra Civil española se encontraba en Francia colaborando con el Partido Comunista Francés en la organización de las Brigadas Internacionales. En Noviembre de 1936, se animó y marchó a España para integrarse en las BB. II. En Albacete tras emplearse como instructor de los voluntarios italianos, fue nombrado Jefe del Estado mayor de la XIV B.I. con grado de capitán. Con esta brigada entró en acción en el frente de Andalucía con una actuación desigual y francamente mala en algunas compañías y con bajas muy dolorosas. La brigada partió para el Jarama, donde fue herido en el muslo.

Tras su restablecimiento y como mayor de milicias le fue encargado el mando de la 86 Brigada Mixta que contaba con un batallón de internacionales. Después fue ascendido a teniente coronel al mando de la 63 división del Ejercito de Andalucía. Posteriormente a Formica le fue encargado la organización y mando de la División "Extremadura" para enviar al Maestrazgo en apoyo de Miaja, Menéndez y Matallana y defender Valencia. Al fin de la guerra pudo exiliarse a Francia y a la entrada de los alemanes huyo a Suiza, pero allí perseguían a los Brigadistas con una particular saña y fue internado en un campo de concentración hasta que terminó la guerra y pudo volver a Italia en 1945. Dejó el partido Comunista y milito con los socialistas y también con otras formaciones.

Ralph Fox (1900-1936)

Nacido en 1900 en la ciudad inglesa de Halifax, desde niño destaco por su brillantez en el estudio. Estudiaría en la Universidad de Oxford, integrándose en un grupo universitario de izquierdas. Completaría sus estudios universitarios con prácticas en la Universidad de Paris y viajes que le llevarían a ciudades europeas como Roma y finalmente a la Unión Soviética, país que le fascinaría y por el que viajaría ampliamente, llegando hasta sus regiones asiáticas en el Este. En los años 20 participaría en la fundación del Partido Comunista y comenzaría su carrera como escritor. Sus libros se basaban en sus viajes y la luchas de la Clase Obrera. Destacan obras como Captain Youth, People of the Steppes, Storming Heaven, Lenin: A biography, Frances faces the future, Portugal now o This was their youth. Escribiría también para el diario británico Daily Worker y fundaría las revistas Left Review y New Writing. En 1936 publicaría Genghis Khan su novela más popular y aclamada por los críticos de la época. Cuando estalla la Guerra Civil Española Ralph Fox decide presentarse voluntario para combatir junto a los milicianos españoles. Aun no existían las Brigadas Internacionales. Sería pues uno de los primeros británicos en participar en la contienda. Cuando finalmente se crean la Brigadas Internacionales, Ralph Fox se integra junto con otros brigadistas de habla inglesa en el Batallón “La Marseillaise” de la XIV Brigada Internacional, brigada mayoritariamente compuesta por francófonos. Sería con esta compañía con la que se desplazaría al frente de Córdoba en diciembre de 1936. El 28 de diciembre de 1936 en Lopera (Córdoba) Ralph Fox y el resto de su unidad se verían obligados a retirarse debido al fuerte empuje del ejército fascista. Al parecer Ralph se había dejado olvidadas las gafas con las prisas de la retirada y volvió sobre sus pasos para recuperarlas. No regresaba, y John Cornford, poeta y amigo de Ralph, decidió ir en su búsqueda pese al peligro que esto suponía. Tampoco volvería. Sus compañeros de compañía bautizaron como “Ralph Fox” al monte donde este murió y, aunque el nombre de este monte nunca llegaría a ser oficial, la memoria de Ralph Fox y John Cornford se conserva en Lopera gracias a un monumento erigido a comienzos del siglo XXI por los vecinos del pueblo en honor a ambos brigadistas.

Jean Marie François

Fue el primer comandante de la XI brigada Internacional

Theo Francos

Hijo de trabajadores españoles emigrados a Francia, vivió siempre en Bayona. Militante comunista desde los 16 años. Al comienzo de la guerra viajó a Madrid para luchar con el 5º Regimiento y, más tarde, con la XI Brigada Internacional, donde ejerció de comisario político. Al retirarse las Brigadas Internacionales, continúo la lucha en el Ejército republicano y fue hecho prisionero. Fue a parar al campo de concentración de Miranda de Ebro. En 1940 logró salir del país y se unió a los aliados como paracaidista. Intervino en las batallas más importantes de la Segunda Guerra Mundial. En Holanda fue capturado y fusilado sin éxito. Aún tiene una bala alojada en el cuerpo, junto al corazón. Hoy sigue siendo comunista y antifascista.

Harold (Harry) Fry

El teniente de las BB. II. Harry Fry con algunos de sus hombres en el campo de San Pedro de Cardeña. Fry es el más alto, con gafas. La prensa franquista los exhibió como grandes trofeos.

Trabajador y voluntario inglés en el batallón británico que en el Jarama mandaba la segunda compañía, de ametralladoras y que tras tomar posiciones comprobó desolado que las cintas de munición que no habían tenido tiempo de probar venían con balas de calibre diferente. Por este motivo no pudo proteger a las otras compañías que sufrieron el fuego enemigo sin la protección del fuego automático de su batallón. Al día siguiente, con las compañías diezmadas, se recibió la munición a granel y hubo que desmontar las cintas y volverlas a montar. Se pudo abrir fuego automático contra los moros que se retiraron ante un gran castigo y que por fin probaron su propia medicina. A la derecha de la compañía de ametralladoras se encontraba la cuarta de fusileros al mando del ex sargenteo Herbert Overton que en un momento de crisis ordenó la retirada de sus posiciones sin darse cuenta que dejaban a la compañía de ametralladoras completamente desprotegida. Como así fue pillada a traición. El teniente Fry y 30 de sus hombres cayeron prisioneros y llevados al campo de prisioneros de San pedro de Cardeña, un siniestro campo que algunos califican de exterminio, sin duda el peor de todos los campos franquistas.

Franco accedió a liberar a algunos internacionales ingleses gracias a la intercesión de personalidades inglesas con buenos contactos entre los franquistas. Salieron Fry y otros prisioneros por la frontera de Irún donde sufrieron nuevas humillaciones y vejaciones meticulosamente preparadas por los falangistas. Pudieron atravesar Francia y llegar a Inglaterra. Harry Fry decidió reincorporarse a las Brigadas Internacionales y comandó en 1938 el batallón británico hasta su muerte en acción de guerra.

Umberto Galliani

Activista y periodista italiano que se exilió a los Estados Unidos con la llegada de Mussolini y donde era director del la publicación política New York Stampa Libera. Al estallidos de la Guerra Civil española acudió a España y se enroló en el batallón Garibaldi que terminaría integrado en la XII Brigada Internacional. El batallón tenía como comandante provisional a Galliani que fue sustituido por Pacciardi por decisión de Di Víttorio. Circula por internet una imagen de mandos de las Brigadas Internacionales, donde aparece este personaje junto a Merriman, Malcon Dunbar, y el propio Hemingway. Es en Ambite, Madrid, en diciembre de 1937 durante un descanso de las Brigadas Internacionales.

János Gálicz (General Gal)

No es fácil encontrar imágenes del general Gal. Aquí lo tenemos a la izquierda, con el general Lukacs de uniforme inconfundible en el centro, y a la derecha dos oficiales, el mayor Gerenzi y el mayor búlgaro Kozosvky, conocido como Petrov

Ex combatiente húngaro de la Gran Guerra caído prisionero de los rusos y que con la llegada de la revolución, como muchos otros compatriotas, se hizo bolchevique participando en la revolución rusa. Al termino de la Guerra Civil rusa fue enviado a la Academia Frunze, para oficiales y mandos extranjeros, y salio de coronel del Ejército Rojo. Destinado a España para hacerse cargo de alguna de las Brigadas Internacionales, le fue adjudicada la XV, compuesta mayoritariamente de angloparlantes. El 31 de enero de 1937, la XV Brigada estaba disponible para el fuego y acudió a mediados de febrero a taponar la brecha producida por la ofensiva rebelde en el río Jarama y su cabeza de puente alrededor de San Martín de la Vega. Galicz era conocido por su mal carácter. Su actuación en la batalla del Jarama fue muy negativa, rayando la incompetencia. Los batallones británico y Lincoln fueron enviados, el primero a defender posiciones arriesgadísimas y el segundo a tomar el famoso cerro Pingarron. Gal fue herido y retirado del campo. Las fuerzas fueron reorganizadas en medio de la batalla y se constituyo una división provisional bajo su mando llamada División B o "Gal" con la XII y XV Brigadas Internacionales. Todo el mundo tomó nota de la actuación desorganizada de Gal, de sus malos modos y de su impericia militar. Aun así, comandando la 15 División Internacional intervino en Brunete, donde sus unidades volvieron a batir el record de bajas, provocando protestas y general desmoralización entre los valientes Internacionales que pensaban en cómo su general los mandaba al matadero para nada. En agosto de 1937 fue enviado a Rusia y allí juzgado y fusilado como tantos otros comunistas que habían luchado en España, mejor o peor, rusos o no rusos.

Es difícil encontrar términos elogiosos entre los relatores y protagonistas de las Brigadas Internacionales de este militar. Durante la batalla de Brunete, un comisario inglés, Tapsell se quejó amargamente de como habían sido mandados sus hombres al matadero por segunda vez. Gal quiso encausarlo pero el Partido Comunista de la Gran Bretaña se negó con razón y Gal marchó para Rusia.

John Gates (1913-)1992

Johnny Gates, cuyo verdadero nombre era Solomon Regenstreif era un neoyorquino de origen judío polaco nacido en 1913. Su familia tenía una pastelería y le iba bastante bien hasta que llegó la depresión y se arruinaron. Inició estudios académicos en el City College de Nueva York, donde descubrió los escritos de Marx y Engels, que para Regenstreif fue una revolución mental.  Allí estaba al parecer la receta par acabar con toda la injusticia milenaria que la especie humana padecía desde los albores de la vida. Una de sus primeras acciones de activista fue trabajar de voluntario en la asistencia al famoso caso de nueve menores negros, los Scottsboro boys acusados falsamente de violación en un vagón de ferrocarril por dos prostitutas blancas que así querían evitar la sanción por ejercer la prostitución en los ferrocarriles. El juicio que tuvo verdaderas dificultades para celebrarse debido a los tumultos de gentes de raza blanca en Alabama partidarios del linchamiento, fue una cadena de lucha y activismo político que se interpuso entre la torticera justicia sureña para negros y la verdadera justicia. En esta lucha estaba el partido Comunista Americano (CPUSA). Los nueve adolescentes fueron condenados a muerte, pero el escándalo era tan grande y las irregularidades tan manifiestas que permitió las apelaciones y la repetición del juicio varias veces hasta que se consiguió evitar la condena a muerte por largas condenas en prisión. Injustas condenas que destrozaron las vidas de estos adolescentes negros. El último de ellos fue indultado por el gobernador de Alabama tras cumplir 45 años de prisión.

Los nueve adolescentes negros del caso Scottsboro mientras les toman declaración y vigilados por la Guardia Nacional.

En 1932 se trasladó a Ohio donde conoció al mítico Joe Dallet, el creador del Partido Comunista Americano (CPUSA). Dejo sus estudios e ingresó como miembro de derecho en el Partido Comunista. Como era corriente en la dura América de la depresión, los militantes cambiaban sus nombres. Regenstreif escogió John Gates, un nombre menos étnico. Su actividad sindical y la pertenencia al CPUSA le imposibilitaban encontrar trabajos duraderos, viviendo de la ayuda de familias de camaradas y del pequeño subsidio que el gobierno daba a los desempleados. Cuando el gobierno puso en marcha programas de empleo a base de obra pública, Gates pudo ganarse la vida mejor y miles de trabajadores como él, recuperaron su autoestima. Se cuenta que en 1935, participando en una huelga en Pensilvania, fue arrestado por distribuir panfletos en ayuda de los huelguistas. La policía local lo llevó ante el alcalde que sin dejarle hablar le dio una conferencia sobres las bondades del patriotismo y las maldades del comunismo y sin más preámbulos le condenó a treinta días de cárcel o a beberse una vaso de aceite de ricino que le provocaría una humillante e incontenible cagalera pública. Gates optó por los treinta días. Mientras tanto inició colaboraciones y artículos en la prensa combativa de la época.

A finales de 1936 decidió alistarse en la Brigada Internacionales, cuyos voluntarios americanos llegarían a España en febrero de 1937. Tras participar en distintas batallas Gates fue nombrado en 1938 comisario político del batallón Lincoln y Milton Wolff su comandante. El batallón había perdido a dos de sus mejores hombres en la retiradas de marzo de 1938, Robert Merriman y Robert Doran. Gates no gozaba de muchas simpatías en el batallón por su tendencia disciplinaria y su insensibilidad con los camaradas. Pero tenía el apoyo de Wolff. Se le tenía por alguien poco destacado pese a que colaboraba con la prensa de la brigada.

A finales de marzo, un voluntario llamado Paul White (izquierda) recibió la orden de acercarse al puesto de intendencia con una camioneta para traer municiones. White padecía una crisis nerviosa desde los brutales combates de Belchite y no quería luchar más. De modo que cogió la camioneta y se dirigió a Francia. En su compañía se le dio por desertor y Gates tomó buena nota pues se habían dado ordenes severísimas en todas las unidades del Ejército Popular contra los desertores. Sucedió que ya cerca de la frontera, White supo que había tenido un hijo, y apesadumbrado por su cobardía decidió volver al frente y entregarse pues podía soportar el miedo mejor que la desaprobación de su familia y de sus hijo. Gates le acusó de deserción en cuanto llegó a la unidad y se le sometió a un Consejo de guerra en el que tenía muy pocas probabilidades dadas las órdenes recibidas. Wolff, comandante del batallón y Gates estaban de acuerdo, en marzo de 1938 el Ejército Popular y en concreto las Brigadas Internacionales se encontraban inmersos en una terrible crisis que tenía preocupadísimo al gobierno y al Alto Mando. Las medidas disciplinarias se aplicaron en todo el Ejército Popular, pero especialmente en el V Cuerpo y en las BB. II. que eran las que siempre estaban en primera línea. (1) White no tenía ninguna posibilidad de salir con vida de su Consejo de Guerra, y nada tiene que ver con que Wolff y Gates fueran comandante y Comisario del Batallón Lincoln, como insinúan maliciosamente algunos relatores para desprestigiar a los mandos del Lincoln. Si en el batallón no hubieran actuado contra White, en cuanto hubieran comunicado la deserción, el SIM hubiera detenido a White con el mismo resultado. Y de no comunicarlo, como pedía la tropa, hubieran faltado a su deber con el Ejército Popular y el mando de las Brigadas Internacionales hubiera actuado contra ellos sin dudarlo. Eran momentos críticos donde no se podían templar gaitas. Eso, sí, la tropa no lo entendió y hubo voces, malos gestos y tensión. (2) Para más inri, se produjo otro caso, el del voluntario Bernard Abramofsky, acusado de deserción y contrabando y robo de material de la unidad. Este brigadista era aficionado al teatro y era bastante popular. Tenía una idea muy particular de la disciplina y desertaba cuando le venía en gana volviendo a las líneas republicanas tras sus escapaditas. En una de ellas fue herido por los centinelas. Fue sometido a Consejo de guerra y fusilado en mayo de 1938. Las quejas fueron aún mayores, y el mando de la XV Brigada decidió posponer cualquier sentencia de muerte. Además, el Alto Mando ordenó acabar con la lectura de sentencias de muerte ante la tropa.

A finales de 1938, Gates volvió a los Estados Unidos continuando su militancia en el CPUSA. Con la guerra con Japón se alistó en el Ejército con nombre falso para evitar sus antecedentes. Sospechas que no pudo evitar tras la guerra en 1948, cuando fue sometido a proceso judicial y condenado por antiamericano a 5 años que cumplió religiosamente. A su liberación tomó la dirección del Daily Worker tocándole la época del deshielo con Jrushchov que Gates asumió con alegría. Lo malo es que no había tanto deshielo y cuando los rusos invadieron Hungría en 1956 para evitar la penetración de la OTAN, Gates se opuso señalando además el perjuicio que semejante acción suponía para el movimiento obrero y comunista y que unido a la persecución que el senador de Wisconsin y el famoso Comité llevaban a cabo contra todo lo que sonara a comunista, los militantes se daban de baja o pasaban a la inactividad. Pero si dura era la represión contra el comunismo americano, más dura era la reacción oficial del partido con medidas antidemocráticas que todavía hundían más a la organización, eso, sí, quedando cuatro gatos, purísimos en sus esencias comunistas o mejor soviéticas. El dirigente del CPUSA, Eugene Dennis suspendió la publicación del histórico Daily Worker, lo que le dio la puntilla a Gates, que abandonó el partido escribiendo unas memorias donde hacia hincapié en que la disolución del movimiento comunista americano se había producido por la incapacidad del CPUSA de actuar independientemente del PCUS (Partidos Comunista de la Unión Soviética), tesis que en principio parecería aplicable a todos los partidos comunistas europeos, pero que se sostiene poco, pues todos los partidos comunistas, dependientes o no, como el español y el italiano, desaparecieron sin pena ni gloria, cuando la clase trabajadora, su materia prima, alcanzó ciertas cotas de bienestar, que el capitalismo puso en sus manos tras la segunda guerra mundial. Gates retorno al mundo sindical americano, a un millón de años luz del comunismo, retirándose en 1987, Murió en 1992.

Notas.-

(1) El Ejército Popular se encontraba en crisis en Cataluña y las medidas disciplinarias estaban motivadas por la creencia de que algunas unidades no habían dado lo mejor de sí mismas sino todo lo contrario. El Mando pensaba que era hora de imponer una disciplina de hierro si se quería contener al enemigo. Esto ocurre en todos los ejércitos en retirada.

(2) Esta aparente disciplina de hierro era producto del crucial momento que vivía el Ejército Popular y en especial las Brigadas Internacionales tras las retiradas de marzo donde la lista de bajas y prisioneros era terrible. Muchos brigadistas se sentían carne de cañón y se veían a si mismo como víctimas de la ineficacia de las unidades españolas del Ejército Popular. Este es un mito muy extendido entre los voluntarios que han escrito sus memorias. Las bajas en las unidades españolas de primera línea eran muy similares a las de las Brigadas Internacionales. Y Después de Belchite, el numero de soldados españoles en las Brigadas internacionales alcanzaba más de la mitad del personal. Añadamos que todo el Ejército Popular estaba sometido al mismo código militar y la deserción ante el enemigo, como cualquier ejercito nacional en guerra se paga con la pena capital. Los propagandistas del franquismo para desacreditar a las Brigadas Internacionales, los consideran asesinatos, pero los desertores del ejército franquista fusilados, esos no, esos son justicia militar. Un cara dura...

Jose Gay Da Cunha (1911-1987)

Este voluntario internacional de nacionalidad portuguesa, había nacido en Porto Alegre. Ingresó en la Escuela Militar de Realengo. En 1928 tras una pelea donde agredió a un teniente fue expulsado de la Escuela y enviado como soldado raso aun regimiento de infantería. En 1929 se dio de baja en el ejército e inició los estudios de derecho. Se colocó de administrativo y se interesó por la política. En 1930 participó en el movimiento victorioso de Getúlio Vargas y del general Flores da Cunha. Regresó a Porto Alegre y llamado a filas para presentarse a la Escuela militar de la que había sido expulsado. De allí fue enviado a la Escuela de Aviación Militar. En estas dependencias participó junto a militares comunistas en la revuelta de los Aliancistas apoyada por el partido Comunista do Brasil. Encausado fue expulsado de la Fuerzas Armadas y enviado al buque prisión Pedro I. En julio de 1937 fue liberado y exiliado a Uruguay. Desde allí partió para Francia. A Principios de 1938 entró en España y ya como miembro del PCE se alistó en la División de choque del Campesino la número 46. Participó en los combates de esta unidad y fue herido en septiembre de 1938 y ascendido a capitán de milicias. Al reincorporarse al servicio se le recomendó alistarse en las Brigadas Internacionales que estaban muy faltas de personal. En el batallón Lincoln vivió los últimos meses de la guerra de los internacionalistas. Ultimo comandante de la "reconstruida" XV Brigada Internacional (desde 04/02/39 hasta 09/02/39) en Cataluña, con la cual se internó en Francia en Febrero 39.

Hoja informativa del gobierno brasileño a las fuerzas de Seguridad y al final de la Guerra Civil para detener a los brigadistas si trataban de entrar en Brasil.

Tras pasar una temporada en los campos franceses, pudo embarcar para Sudamérica. En Uruguay trabajo con el colectivo de exiliados brasileños y se ganó la vida en el duro trabajo del desguace de barcos. En 1941 se casó con una pianista argentina, Eugenia Aronovich. En 1942, intentó anónimamente alistarse en el cuerpo expedicionario brasileño para combatir con los americanos, pero fue detectado y enviado a un campo de confinamiento, del que consiguió escapar. Regresando a Argentina en 1943. En 1945 pudo regresar a Brasil donde formó parte del Partido Comunista Brasilero recién legalizado, participando en actividades y comicios legales. Las tornas cambiaron en 1947 y el PCB fue ilegalizado de nuevo. Marchó para Uruguay hasta que en 1949 regresó definitivamente a Brasil, aunque para remate de los tomates fue expulsado del PCB y decidió trabajar de analista local en el periódico "A hora". Todavía en 1961, Da Cunha, a la renuncia del presidente Janio Quadros, defendió la legalidad y que el vice presidente Joao Goulart ocupara la presidencia. Tras retomar sus estudios de derecho y participar en la vida política brasileña y además de ser amenazado de muerte por la siniestra CCC brasileña, Da Cunha se afincó en Sao Paulo y se dedicó a escribir sus memorias que como vemos fueron moviditas. Escribió "Un brasileiro na guerra espanhola" y participó en "Los que fueron a España".

Vital Gayman (Comandante Vidal- Capitán "Durant") (1897-1985)

Periodista francés, concejal municipal y veterano de la Gran Guerra de ideario comunista que ayudó a André Marty en la organización inicial de las Brigadas Internacionales y sobre todo de la creación de la Base de Albacete. Durante la Gran Guerra tuvo una valiente actuación y fue condecorado por ello. Ocupó órganos de dirección en el partido Comunista Francés. Trabajó de periodista en L´Humanité, concretamente el servicio exterior y fue corresponsal francés en la guerra del Rif, cuando Francia y España se aliaron contra Abdelkrim a finales de los años veinte. Empezó a tener problemas con el PCF por sus tendencias poco ortodoxas en la ideología comunista. Se le acusó de troskista y se le separó de la prensa del Partido y de otras organizaciones. Pero siendo un afamado militante de valor probado en la Guerra, cosa muy importante en la sociedad francesa de entreguerras, volvió a ser llamado para nuevas actividades incluidas las elecciones en las que salió elegido en un distrito de Paris. En 1936 al inicio de la Guerra Civil española, debido a su buena fama como ex combatiente se le envía a España como asesor militar de André Marty. En su inicio la Base de Albacete tuvo muy variopintos mandos, como es este caso donde Gayman fue nombrado para el Estado Mayor de la Base, o el propio periodista Louis Fischer que fue nombrado intendente de las Brigadas Internacionales. Curiosamente, dos periodistas comunistas en puesto importantes pero que Marty quería despachar pronto. Aún así, quedan pruebas documentales del buen hacer de Gayman, pues ordenó separar de los batallones al personal inútil, por enfermos o discapacitados, jovencitos o de mucha edad, y sobre todo maleantes, alcohólicos y lumpen en general. Preparó también órdenes para colocar al personal con experiencia militar en puestos clave de las armas técnicas y en la estructura de la Base. También se le pueden achacar algunos fallos importantes como el nombramiento en intendencia al agente enemigo Henri Dupré, que esta si que fue gorda, y pues este tipo saboteo los suministros y las armas provocando variados incidentes donde se producían muchas bajas de los voluntarios. Para noviembre, Gayman fue nombrado Jefe militar de las Base, sustituyéndole en el E.M. el italiano Felice Platone. Y por encima de ellos, el Comisario General André Marty y el Inspector General Luigi Longo que, hombre muy práctico, se instalaría en Madrid en la calle Velazquez.

A inicios de 1937 es requerido para su vuelta a Francia con la excusa de una supuesta malversación de fondos. Dos años después formará parte de la fracción de comunistas que abominan del pacto ruso-alemán y se une a la Unión Popular francesa. Pasa luego a la Resistencia y siendo judío se encarga de dar huida a muchos judíos franceses vía España. Los alemanes le deportan a la isla Alderney del Canal de la Mancha. Gayman consigue escapar y tras la liberación de Paris vuelve a la ciudad pero no consigue establecer buenas relaciones con sus antiguos camaradas.

Nick Gillain

Seudónimo de un militar belga o alsaciano muy conservador que se alistó en las Brigadas Internacionales. Enrolado en la XIV Brigada Internacional mandó una pelotón de caballería en la desgraciada acción de Lopera. Es difícil discernir si se trataba de un agente o espía de algún servicio de inteligencia europeo o simplemente que su ideología reaccionaria le llevó a repudiar a los mandos de las Brigadas Internacionales. Alcanzó el grado de capitán. Tras cruzar la frontera francesa al fin de la guerra escribió en 1939 un libro llamado "El Mercenario" donde calumnió a André Marty proporcionando la munición a los diputados de la extrema derecha francesa en varias tormentosas sesiones del parlamento sobre el asunto Delassalle del que hablaba de oídas pues no estuvo presente en el juicio al decir de otros testigos (tampoco estuvo Marty presente, ambos estaban en Lopera). El libro se publicó en la editorial Interfolio en 2015 con anotaciones de interés para que el lector no entendido tenga otras referencias. De la lectura de su obra se deduce sin dificultad que es una obra de fantasía donde se mezclan hechos reales con exageraciones e invenciones para hacer daño. Puede que el lector normal no detecte este particular, a nosotros nos fue muy sencillo encontrar, como decía el otro, la realidad subyacente. Puro y gratuito descrédito contra las Brigadas Internacionales por un voluntario de ideología de extrema derecha y probablemente agente de algún Servicio de Inteligencia europeo.

El partido que la carcundia internacional le sacó a su libro es incalculable. Los veteranos de las Brigadas Internacionales le consideran un traidor. Mejor se hubiera alistado en la Legión Extranjera Española, como hizo el inglés Peter Kemp, también muy conservador, que escribió sus memorias de una forma mucho más honesta e incluso entretenida. Algunos reseñistas rayan el ridículo histórico cuando se ponen a pontificar de lo que no saben, de lo que no estudiaron y de lo que han oído a otros de lo mismo. Uno de ellos, bien sobrado, afirma que Gillain combatía en ¡la 14 Brigada de caballería! y que además esto de la guerra civil ya es muy molesto.

Con la invasión nazi, Gillain traicionó a su país y, miembro del movimiento nazi rexista de León Degrelle, se enroló en la División SS Wallonïen. Allí parece que sí se encontró a gusto. Dicen que desapareció en Rusia. Usar esta fuente literaria, "El Mercenario", para juzgar a las Brigadas Internacionales, es como usar la Biblia para explicar el Universo.

Traidor o espía.

Irving Goff

De izquierda a derecha, el teniente Bill Aalto, un guía español de la unidad, Alex Kunslich e Irving Goff. Observe el lector los subfusiles, parecen Si-35 o quizá Labora.

Atleta americano profesional del circo y líder y organizador de la liga de Jóvenes Comunistas, las juventudes del Partido Comunista Americano. Vino a España con los primeros voluntarios del Batallón Lincoln. Conoció a William Aalto sirviendo como el de chofer de camión de las BB. II. y como el, se alistó en los niños de la noche, el XIV Cuerpo de Ejército guerrillero. Participó en numerosas misiones. La más destacada la del asalto al fuerte Carchuna. Una veintena de soldados republicanos guiados por cuatro presos asturianos fugados semanas atrás y comandados por dos especialistas americanos de las Brigadas Internacionales, el teniente Bill Aalto y su ayudante Irving Goff, pasaron a la zona franquista por mar en un par de lanchas remando unos cuatro kilómetros cerca de la costa. Asaltaron el fuerte liberaron a los republicanos, fusilaron al Alférez y dos sargentos especialmente dañinos con los presos y con la guarnición del fuerte y los presos armados en lo posible con las armas de la dotación del fuerte asaltaron el cercano pueblo de Calahonda poniendo en fuga a su pequeña guarnición. La mayor parte de los presos atravesaron el puente de Peralijo y el resto se dirigió a las barcas en las que habían llegado, mientras los dos americanos y dos españoles se quedaban atrás para permitir la fuga del resto. Cuando los rezagados llegaron a la costa, las barcas ya se habían ido, la alarma ya se había dado y era muy peligroso intentarlo por tierra. Decidieron entonces nadar a lo largo de la costa casi cuatro kilómetros hasta las líneas republicanas. Los dos americanos, dos atletas y buenos nadadores sobrevivieron a duras penas, los dos esforzados españoles se ahogaron. Goff trabajo para el OSS en el frente de Italia. Una vez licenciado dirigió el Partido Comunista de Louisiana.

David Haden Guest (1911-1938)

 Aristócrata y filósofo de nacionalidad británica, que había estudiado en Cambridge en el Trinity College. Estuvo un año en Alemania y donde fue condenado por actividades políticas antinazis. De vuelta a casa, en 1931, muy concienciado de la necesidad del antifascismo en Inglaterra, se alistó al Partido Comunista de la Gran Bretaña, y dicho y hecho formó una célula con sus amigos y compañeros de la universidad y del Triniy College, como John Cornford, el famoso Guy Burgess, Maclean, Victor Kiernan y Klugmann. Su dedicación a la causa fue intensa, aparte de su trabajo como profesor de matemáticas, enseñó inglés a los niños rusos de embajadas y consulados, y abrió una librería comunista. La noticia de la muerte en combate de sus amigos y conocidos Ralph Fox y John Cornford cayó como un mazazo en las filas de la intelectualidad comunista inglesa. Pero a Guest, estas noticias no le amilanaron. Y decidió partir para España y alistarse en las Brigadas internacionales, ya míticas en el imaginario colectivo de la izquierda inglesa. A principios de 1938 y al requerimiento del Partido de la necesidad de relevar a algunos voluntarios inglese en España, muy castigados por los duros combates o mal adaptados, Guest llegó a Barcelona, y alistado en el batallón británico combatió en el Ebro destacando en la toma de la cota 481. Un día después de esta acción fue alcanzado por un tirador franquista y murió. Era el 25 de julio de 1938, apenas unos meses de su llegada. La intelectualidad británica moría joven y pronto en España. Eran jóvenes idealistas y valientes que dejaban atrás sus posiciones y prebendas para ayudar al pueblo más desfavorecido de sur de Europa. Que la diosa razón (nuestro recuerdo) les acompañe en su eternidad.

Boris (Bob) Guimpel-Levitzky (1911-1979)

Hijo de exiliados rusos en Francia desde 1905. Inicia sus estudios en parís ingresando en su juventud en la Escuela de Arquitectura y licenciándose como tal en 1935. En su época de estudiante se afilió a las Juventudes Comunistas.  Ingresó en la Escuela Militar de Saint-Cyr y salio como teniente en la Reserva. En 1936 Partió para España con la intención de alistarse en las Brigadas Internacionales y en Albacete, dada su experiencia militar se le dio el mando de la compañía de ametralladoras del batallón Herni Barbusse de la XIV Brigada Internacional. Estuvo por tanto en la ofensiva rebelde de Córdoba y en Lopera. La brigada regresó al frente del Centro y combatió en el Jarama y la ofensiva republicana de La Granja. Guimpel pasó al como jefe del Estado Mayor de la XIV Brigada. Participó en la batalla de la Cuesta de la Reina. En diciembre de 1937 pasó al Estado Mayor de la 35 División y ahí terminará la guerra, salvo un periodo en que tomó el mando de la XIV Brigada por herida de Dumont. Retornado a Francia volvió al ejército como Capitán en la reserva y combatió con los ingenieros en la Segunda Guerra mundial. Con la derrota Guimpel ingresó en la Resistencia, concretamente al Estado Mayor de los Francotiradores y Partisanos de las FFI siendo responsable de Información y Operaciones. Posteriormente tomó el mando de la Zona Sur y salvó por los pelos de caer en manos el sanguinario Klaus Barbie, no pudiendo salvar a su mujer que fue torturada y encarcelada. Liberada Francia ingresó en el Ejército Frances en el famoso 151 Regimiento de Reconocimiento en el que fue herido gravemente en la cabeza ya en territorio alemán. Un famoso neurocirujano le operó y salió para adelante. Con la paz abandonó el ejército y volvió a su profesión. Guimpel es un héroe francés varias veces condecorado. Murio en 1979 y su elegía la leyó Rol-Tanguy, otro héroe francés varias veces condecorado también y sobre todo, camarada en las brigadas internacionales.

A la izquierda, Boris Guimpel y a la derecha el forzudo y voluntario Marcel Sagnier que llegó a mandar la XIV.

Jean Hemmen

Voluntario francés que fue comisario político en la XIV B.I.

André Heussler

Comunista francés. Era comisario de la XIV Brigada Internacional en la acción de Lopera. Fue fiscal en el Consejo de Guerra donde el Tribunal revolucionario de la XV Brigada encausó al teniente coronel Delasalle. Durante la ocupación alemana de Francia trabajó con la resistencia de los Francotiradores y Partisanos de las Fueras Francesas del Interior. Fue acusado de delación de compañeros y ajusticiado en 1942 de acuerdo con los reglamentos partisanos.

Joe Hinks

Voluntario inglés que mando durante algún tiempo el batallón británico

Desider "Dezo" Hoffman

Periodista checo incorporado al batallón alemán Edgar André. Colaboró en la creación del álbum del batallón Dimitrov, del que era también cronista con unas fotografías. Se incorporó al E.M. de la XV Brigada Internacional en marzo de 1938 oficiando de ayudante de Operaciones. Pasó en avión en mayo de 1938 a la zona Centro y se incorporó a la CXXIX Brigada Internacional. En enero de 1939 salió de Valencia con sus compañeros desembarcando en Barcelona y desde ahí a la frontera francesa donde quedaron acantonados por estas su país ocupado por los nazis. Puede que volviera a las armas con la agrupación del checo Pavel que intentó defender Vich para retirarse seguidamente a la frontera.

Ladislav Holdos (1911-1988)

Político y periodista checoslovaco que trabajó en las emisiones en lengua eslovaca de Radio Aranjuez.  Voluntario en las Brigadas Internacionales, provenía del batallón Thaelmann donde servía en la compañía de ametralladoras. A su incorporación en la base de Albacete quedó adjunto a la Sección de Propaganda Radiofónica del Comisariado de las Brigadas Internacionales. Posteriormente fue nombrado comisario de la famosa batería antiaérea Klement Gottwald que tenía de dotación las magníficas piezas rusas AA de 76,2 mm. con la misma filosofía del famoso 88 alemán que sirvió en tres versiones Flack en el ejército franquista. Meses después tomó el mando de la batería. Con la repatriación de los brigadistas ordenada por Negrín, Holdos aceptó quedarse en la zona Centro, con el nombre de Jaime Guanter Coll continuando su labor radiofónica en Aranjuez.

Tras el golpe casadista fue detenido por comunista pero liberado a ultima hora consiguió llegar a Alicante y embarcar en el Stanbrook y tras recalar en Oran los franceses negaron el desembarco de los refugiados a los que tenían pánico. Tras amenazar el capitán Dickson con estampar el buque contra el muelle, consintieron las autoridades francesas que bajaran las mujeres y los niños a los que trataron como ganado enviándoles a las duchas y a la desinfección y recluyéndoles luego en instituciones semicarcelarias. Pero no así a los hombres, pues temían que vinieran armados y tardaron un mes en conceder permiso de desembarco y tras pasar el humillante rito de la ducha y desinfección los que encerraron directamente en el campo de concentración de Boghari bajo guardia senegalesa con palizas maltratos y toda suerte de infortunios. Tras variadas vicisitudes en el Norte de África al estallido de la guerra mundial consiguió pasar a Francia y alistarse en el Ejército francés, desconocemos si como muchos españoles en las Compañías de Trabajadores, o directamente en la Legión Francesa, como también algunos españoles.

El caso es que tras la rendición se unió a la resistencia francesa mandando una brigada del maquis. Detenido por la Gestapo y tras las consabidas torturas fue enviado al campo de Buchenwald. Encabezó al grupo de resistencia interna del campo y como los españoles de Mauthausen, cuando llegaron los aliados, el campo ya estaba libre de SS Totemkopf (1) En Francia le recompensaron con la Legión de Honor, pues De Gaulle fue generoso con los líderes de la resistencia interior incluidos los españoles y otros extranjeros.

De vuelta a su patria y como alto miembro del partido Comunista Eslovaco tuvo cargos en la administración. En 1951 fue purgado y expulsado del PC y tras autoinculparse ingreso en prisión y trabajó duramente en un centro de procesamiento de mineral de uranio. Tras siete años encarcelado, volvió a la vida política tras ser rehabilitado en 1963 y admitido de nuevo en el PC. Sus condiciones físicas dejaban bastante que desear, torturado por los nazis y por la policía política checoslovaca. Se sabe que sufrió atrofia en un hombro y quedó cojo de la pierna izquierda. Fue nombrado embajador en Cuba. Los sucesos de 1968 con la invasión del país por las tropas del Pacto de Varsovia y la destitución y procesamiento de los líderes democráticos del Partido Comunista Checoslovaco, motivó que Holdos perdiera su puesto y volviera a prisión, donde pasó un año. Fue liberado coincidiendo con su jubilación. Murió en 1988 sin conocer la independencia de Eslovaquia.

Nota.-

(1) SS Totemkopf (cabeza de muerto) era la organización de las SS que guarnicionaba los campos de concentración y los de exterminio.

Josep Hopa

Voluntario que trabajo en la propaganda radiofónica de las Brigadas Internacionales sita en la calle Velázquez, en la Inspección General.

Gabriel Hubert (1911-)

Era empleado de la compañía del gas de Paris y miembro del partido socialista SFIO. Dos amigos comunistas que tenía le animaron para presentarse voluntario a las Brigadas Internacionales.  En Albacete fue adscrito a la XIV Brigada Internacional y en la batalla del Jarama mandó la compañía de ametralladoras del 13 batallón  internacional "Henry Barbusse" que mandaba su compatriota Putz. La actuación de la unidad fue bastante buena. Hubert era entonces suboficial furriel en el batallón y organizaba la intendencia. En julio de 1937 recibió permiso para asistir al congreso de su partido. A su regreso fue ascendido y posteriormente, tomó el mandó de XIV brigada en marzo de 1938 cuando su comandante, el mayor Sagnier sufrió un serio accidente de coche. Pero a su vez Hubert recibió dos impactos de bala y Sagnier hubo de incorporarse al mando todavía convaleciente. Hubert fue enviado a un hospital en Alicante para recuperarse. Ya en Francia fue movilizado pero al no acudir se le declaró insumiso. Tras la revisión médica y vista su incapacidad por las heridas de guerra en España fue licenciado. Con la derrota y mejorado de sus heridas entró en la resistencia y fue miembro muy activo de las FTPF (Francotiradores y partisanos franceses). Era miembro de la Asociación de Voluntarios de la España Republicana (AVER)

Dr. Douglas Jolly

Médico del Servicio Sanitario Intenacional.

Jack Jones

Voluntario ingles adscrito al Batallón británico.

Hans Kahle (1899-1947)

Berlinés que hizo carrera militar y durante la Gran Guerra sirvió como teniente en la Gran Guerra. Al terminar la guerra se unió a los espartaquistas y posteriormente tras la derrota dfe los revolucionarios por tropas de Reichwher y los Freikorps, se afilio al KPD (Comuistas) donde hizo política hasta que la llegada de los nazis al poder, que lo buscaban para asesinarlo, le obligo a exiliarse a Suiza y luego a Francia. Como miembro de la Comintern fue enviado a España en julio de 1936. Durante los primeros meses combatió en el grupo Thaelmann de las Milicias Antifascistas Alemanas, y luego que se creó el batallón Thaelmann luchó en el frente de Madrid, Sierra y valle del Tajo. Con la creación en octubre de las Brigadas Internacionales, tanto el batallón Thaelmann como Kahle fueron enviados a Albacete. Allí recibió Kahle el mando del batallón Edgar André, que estaba formado por alemanes, austriacos y yugoslavos. Edgar André era un alemán de origen belga que militaba en el KPD y fue asesinado por los nazis.

Hans Kahle, a la derecha junto con el periodista ruso Koltsov, centro, y el capitán Richard Staimer del batallón Taelmann en octubre de 1936, fotografiados por Vera Elkan. Staimer lleva todavía las insignias del reglamento antiguo.

El batallón al mando de Kahle se integró en la XI Brigada Internacional y entró en combate demostrando gran valor pero poca pericia en sus primeros combates. Posteriormente, Kahle fue ascendido a mandar la XI Brigada Internacional cuando el anterior comandante Kleber paso al mando de la división provisional de su mismo nombre, futura 45 División Internacional. Ambos mandos estaban muy bien considerados en las Brigadas Internacionales y en el Ejército Popular.

Tras combatir duramente en el frente de Madrid, en Baodilla, Majadahonda y El Jarama, Kahle y su brigada fueron enviados de urgencia al frente de Guadalajara para contener la ofensiva del CTV italiano. La XI Brigada fue la primera en llegar y organizar una defensa firme que aunque retrocediendo mantuvo el frente hasta la llegada de refuerzos. La brigada paso a retaguardia en la contraofensiva republicana. Kleber fue ascendido al mando de una división regular del Ejército Popular, la número 17. Y durante un breve periodo y mientras se reorganizaban las fuerzas que habían participado en la batalla de Guadalajara, la propia XI Brigada fue adscrita a esta división y al IV Cuerpo de Ejécito que mandaría al poco Cipriano Mera. La XI Brigada Internacional partió para el frente de Madrid y desde Abril de 1937 a octubre de 1937, el teniente coronel Hans Kahle perteneció al IV Cuerpo en un frente inactivo. En octubre de 1937 fue ascendido al mando de la 45 División Internacional de la que fue desalojado Kleber tras la batalla de Belchite por su mala actuación y peor actitud. La 45 internacional participó activamente en la batalla del Ebro y en la retirada de Cataluña. Al fin de la guerra, Hans Kahle, apátrida a todos los efectos, se exilió en Francia para embarcar posteriormente a Canadá y Gran Bretaña. Regreso a Rusia y mando unidades alemanas del Ejército Rojo. Al final de la Segunda Guerra Mundial se afincó RDA y murió en 1947.

Alfred Kantorowicz (1899-1979)

Editor, escritor y periodista alemán nacido en Berlín muy comprometido con la causa antifascista que había ingresado en el KPD (Comunistas alemanes) en 1931 y que editaba el Vossische Zeitung hasta que en 1933 fue expatriado por su doble condición de judío y comunista, bastante frecuente entre la intelectualidad alemana de entreguerras. Kantorowicz estaba entre los primeros cien judíos expulsados de Alemania por indeseables. Y de eso estaba bien orgulloso. Kantorowicz no era un comunista al uso, ingreso en el KPD convencido de que era el único partido radicalmente enemigo del nazismo, pero se trataba en realidad de un intelectual de izquierdas defensor de la libertad individual y los derechos humanos y poco amante de lo colectivo como forma de Estado.

En Paris continuó su lucha antifascista junto con otros muchos exiliados alemanes, la mayoría judíos. Para desagraviar la quema de libros nazi, Kantorowicz fundó la Biblioteca de Libertad Alemana en el aniversario de estos desgraciados hechos bárbaros. Era una especie de biblioteca de libros quemados a la que había que enviar ejemplares de los mismos libros quemados por los nazis. Se reunieron decenas de miles de ejemplares en unos pocos días. Ni que decir tiene que cuando los alemanes entraron en Paris en 1940, destruyeron la librería. ¡Qué contumacia!"

En los años que precedieron a la Guerra Mundial, ya en París, Kantorowicz había perdido su voluntad militante en el Comunismo, ideología que chirriaba con su visión política personal, pues para nuestro protagonista el KPD había sido una plataforma del combate antifascista más que una partido de militancia y dicen sus relatores que estuvo a punto de dejar el partido. Además trabajo particular no le faltaba, con sus artículos, su librería y la presidencia de la Asociación de Escritores Alemanes en el Extranjero. Y en esas estaba cuando estalló la Guerra Civil española y la Comintern solicitó voluntarios para las Brigadas Internacionales. Para los exiliados alemanes de todo el mundo era una oportunidad extraordinaria de combatir al fascismo. Casi cinco mil alemanes marcharon a España como voluntarios durante caso dos años para incorporarse a su lucha, primero en batallones de primera hora, como el Thaelmann, y luego como brigadas internacionales del Ejército Popular. ¡Había tanto por hacer! Encuadramiento, Propaganda, instrucción, etc...

Fue encuadrado en el batallón Chapayev, nombrado así en honor del héroe de la Guerra Civil rusa, Vassily Chapayev, un guerrillero de mucha fortuna. En el batallón había 21 nacionalidades según cuenta el mismo Kantorowicz. Con su experiencia en artes gráficas fue nombrado editor del principal órgano de las Brigadas Internacionales, "El voluntarios de la libertad", experiencia que relata en su libro "Diario de guerra"

Mihail Kharchenko (o Jarchenko)

Ruso americano que fu comandante de la XIII Brigada Internacional.

Peter Kerrigan (1899-1977)

Activista del Partido Comunista de Gran Bretaña que tras una larga militancia en su país fue ascendiendo en su partido a puestos de mayor responsabilidad. Recibió formación militante en Rusia y participó como delegado en Congresos Sindicales internacionales y en los propios de la Comintern. En 1927 formaba parte de la Ejecutiva del PCGB. Kerrigan era un incansable luchador por la clase trabajadora, un gran organizador, y tenía el reconocimiento de sus camaradas y simpatizantes. Durante la Guerra Civil española fue comisario en las Brigadas Internacionales para los voluntarios de habla inglesa. Pudo resolver con éxito los problemas suscitados entre voluntarios ingleses e irlandeses que pese a profesar equivalente ideología se odiaban cordialmente. A la par, Kerrigan ofició de corresponsal del Daily Worker en su versión española. A su regreso a Inglaterra continuó su trabajo militante y aunque se retiró de la política en 1964 llegó participar en la campaña de los cien millones de pesetas para relanzar el Mundo Obrero del Partido Comunista español en el inicio de la Transición.

Emilio Kleber (1895- 1954)

El general Kleber y Nicoletti

Se cree que su verdadero nombre era el de Manfred Stern, aunque también es probable que se llamase Lazar Stern o Lazar Farete—. Había nacido en 1895 en Voloka (Bukovina rumana ocupada por Austria) en el seno de una familia judía. Marchó voluntario a combatir a los rusos en 1914 con el ejército austro-húngaro, cayendo prisionero. Y como le ocurrió a muchos soldados de los países que integraban el imperio austro-húngaro y caídos prisioneros, fueron convertidos al bolchevismo en los campos de prisioneros gracias a la labor propagandista de los eficientes agentes bolcheviques. En el revuelto mundo eslavo tras el final de la Gran Guerra, Stern pedirá el ingreso en la sección rumana del Partido Comunista ruso, a la sazón en plena guerra civil. Fue enviado a Alemania para reforzar las fuerzas locales y participó en las insurrección del KPD de Hamburgo encabezada por el histórico líder comunista Ernst Thälmann. Este levantamiento había sido preparado por el KPD nacional con asesoramiento ruso tras un cierto éxito electoral comunista en algunos lander de Alemania. Al negarse el mayoritario SPD (social demócratas) a participar en la aventura, el plan fue cancelado, pero los comunistas hamburgueses no fueron avisados a tiempo y la rebelión saltó aunque escasamente apoyada por la militancia. En dos días, 23 y 24 de octubre  de 1923 la rebelión fue triturada por la Reichwher y la policía regional. Tanto Thälmann como Stern (que no era conocido en absoluto) pasaron a la clandestinidad y la relación entre el KPD y SPD quedó muy maltrecha. Stern volvió a Moscú y se le ordenó cursar estudios militares en la Academia militar Frunce para miembros del partido. Adquirió la nacionalidad rusa y fue enviado en misiones de información a Estados Unidos y Canadá, China y finalmente a España. En el ínterin se casó con una rusa, Vera Vitalevna, a la que conoció en la academia Frunze. Es conocida su época en los Estados Unidos como agregado comercial. Parece que tuvo lances con el FBI  que sorteó marchando a China en 1932 en apoyo de los comunistas chinos. Volvió a Rusia en 1935 y en 1936 vino a España como parte del equipo de Marcel Rosemberg el flamante nuevo embajador ruso en la II República. Es setiembre de 1936. En este otoño se consolida la Base Internacional de Albacete y Stern es enviado para mandar la Primera Brigada Internacional, que fue nombrada al poco como XI Brigada Internacional del Ejército Popular. La actuación de esta brigada es legendaria, con Stern o sin Stern, que ahora había tomado el Nombre de un militar canadiense llamado Emil Kleber. Kleber no era nada extraordinario como general, La XI B.I. tampoco lo era, pero disponía de la conciencia de clase. La primera hornada de voluntarios de la Libertad, soldados mandos y comisarios con un coraje y un pundonor extraordinarios que marcaron la diferencia en el frente de Madrid, aunque seria injusto adjudicarle a las BB. II. el mérito de la defensa de Madrid como hacen algunos autores extranjeros (1)

Kleber no tardó en enemistarse con el mando español, probablemente con razón, pues aunque Miaja y Rojo se movieron con astucia sin apenas cometer errores en la defensa de la capital, eran demasiado prudentes en el contraataque y a juicio de Kleber, oficial clásico centroeuropeo a la ofensiva enemiga contenida debe siempre suceder la contraofensiva propia. Un clásico axioma militar. Pero España no era la Gran Guerra y el novísimo Ejército Popular era todavía el Ejército de Milicianos cambiado de nombre. Un Ejército de papel como dice su estudioso Michael Alpert. De modo que teniendo Kleber sus razones y el Estado Mayor de la Defensa de Madrid las suyas, el enconamiento creció y aunque Kleber ascendió a mandar una división Internacional improvisada de su propio nombre el 20 de noviembre, tomando el mando de la brigada el alemán Hans Kahle, el Partido Comunista se cansó un poco de sacarle las castañas del fuego en sus encontronazos con Rojo, y sobre todo con Miaja que ejercía de Virrey en Madrid y frente a lo que se piensa tenía muy mala baba para las peleas.

La propaganda del Partido Comunista había elevado a las alturas militares a las Brigadas Internacionales (¡y a las brigadas propias!) y en especial a sus líderes, como Kleber, de modo que este general tenía una gran fama que quizá se la merecían más sus comisarios, oficiales y tropa. Ascendido para mandar la 45 División Internacional, su fama, acompañada de su arrogancia le hicieron perder simpatías y protección del partido. En la batalla de Belchite descalificó a una brigada anarquista de la 26 división (la intocable y mítica columna Durruti) (2) y si ya los anarquistas que odiaban cordialmente a los comunistas, más después de la disolución del Consejo de Aragón previo a la batalla de Belchite, la cosa pasó a mayores y Kleber fue enviado a Valencia a un destino burocrático. Pero el mal estaba hecho, tanta fama internacional mosqueó a Moscú que como sabemos tenía el mirlo muy fino y no permitía famas que no fueran las autorizadas. Y como le pasó al Koltsov fue enviado de regreso a Moscú para ser purgado y quién sabe qué mas. Consciente del mortal peligro, Stern se divorció (3) de urgencia para proteger a su mujer e hijos. Sorprendentemente no debió ser considerado un gran traidor por la NKVD, pues fue condenado a 20 años de prisión que cumplió literalmente. Es más, cuando en 1953 le tocaba salir libre, le fue encausado un nuevo proceso, ya hay que ser canalla y el pobre Stern no alcanzó a ver la muerte de Stalin que hubiera supuesto su libertad. Murió en 1954 y no se sabe dónde está enterrado.

Kleber y Lucacs, dos generales del Ejército Popular de origen extranjero

 

 

 

 

 

Notas.-

(1) Como Franz Borkenau y su irritante descalificación de todo lo español en su libro "El reñidero español" Donde por cierto, su análisis final en que viene a decir que Kleber  tenía un ejercito internacional capaz de tomar Valencia, Madrid o lo que fuera para eliminar el ineficaz Alto Mando republicano, roza el delirio.

(2) La cita de Kleber ha pasado literalmente: "...esta brigada (la 119) no sirve para nada..."

(3) Practica común entre los comunistas llamados repentinamente a Moscú durante el cruel kanato de Stalin.

Victor Kolesa

Voluntario internacional que trabajo para la radio de las Brigadas Internacionales.

Wacek Komar

Fue comandante de la CXXIX Brigada Internacional (129 Brigada Mixta)

Szymek Krajewski

Brigadista Polaco que ejerció de redactor de El Voluntario de la Libertad en su versión polaca (Ochotnik Wolnosci), y de Dabrowszczak, periódico de la XIII Brigada Internacional que entonces era redactado en la Delegación de las BBII en Madrid.

Dr. Zwetan Kristanow (Oscar Telge))

Personal sanitario de las Brigadas Internacionales. El Dr. Oscar Telge es el de la gorra de militar.

Médico búlgaro que fue responsable de los Servicios Sanitarios de las BB. II.

Maurice Lampe

Voluntario francés y comisario político de la XIV Brigada Internacional

James Phillips Lardner (1914-1938)

Joven escritor y periodista americano que murió jovencísimo combatiendo por la República en las postrimerías de la batalla del Ebro. Un magno ejemplo de conciencia social y antifascismo, en un profesional de familia rica, con un buen empleo que lo dio todo por la causa. Fue el segundo los cuatro hijos del humorista y periodista Ringgold Wilmer Lardner, conocido como Ring. La familia era rica  sobre todo por la parte de su madre. Lardner, al que llamaban Jim, se crió en las mejores instituciones de enseñanza. En su familia se relacionaban con lo grandes de la literatura del Este americano, como F. Scott, D. Parker, H, Broun y otros. Terminando sus estudios en Hardvar ya empezó a trabajar para el New York Herald Tribune, y pese a que sus trabajos eran los propios de un recién llegado, obituarios, accidentes, delitos de poca monta y celebraciones de sociedad, el lugar era el indicado para una gran carrera periodística y literaria, aunque los relatores del personaje dicen que era poco agresivo profesionalmente, y en un mundo tan competitivo como el periodismo neoyorquino, Jim no prosperó mucho. Con la Guerra Civil española y con los relatos y crónicas de Hemingway, Jim intentó unirse al batallón Lincon, pero primero, con 24 años, fue enviado a Paris a principios de 1938 por el NY H. Tribune. En marzo se dirigió a Barcelona con la intención de componer reportajes y quizá un libro sobre los voluntarios americanos en las Brigadas Internacionales. Iba acompañado del periodista Vicent Sheean. En la primavera de 1938 el cuerpo le pedía unirse a sus compatriotas y luchar contra el fascismo, además se produjeron las grandes derrotas de la República de Marzo de 1938, en las que los internacionales estuvieron duramente involucrados, defendiendo la retirada del Ejército Popular a un alto precio en muertos, heridos desaparecidos y prisioneros (de muy incierto destino).

Se dirigió a la base de instrucción de las Brigadas Internacionales en Cataluña y se alistó. Allí le incluyeron en una batallón de reservistas frustrando las expectativas y las ansias de combatir de Jim Lardner, dicen sus relatores que se dirigió a la Base del Bon. Lincoln en Mora la Nueva y se alistó directamente en la tercera compañía de este castigado batallón. En julio participó en la batalla del Ebro y pasó el Ebro con sus compañeros combatiendo en La Fatarella. Tres días después del cruce, en una descubierta para conseguir fruta de una huerta una bomba de aviación le cayó cerca hiriéndole en la pierna y en el tórax. Tras varias semanas en un hospital de campaña regresó a su unidad y participó en lo más duro de los combates de la sierra de Pandolls y defendió la venta de Camposines tras relevar a una extenuada unidad española del Ejército Popular. El 23 de septiembre, anunciada ya la retirada de los voluntarios por el gobierno republicano y en uno de los últimos servicios de su unidad, Jim fue enviado de patrulla con la misión de enlazar con la unidad vecina. En esta acción fueron bombardeados por el enemigo y Jim resulto muerto. El superviviente de la patrulla informó de hecho, pero el cuerpo no fue encontrado y el Lincoln fue relevado al día siguiente. Los familiares y amigos tenían la esperanza de que hubiera sido capturado por los franquistas, pero informaciones posteriores de un corresponsal de prensa en el escenario y que oficiaba con los rebeldes confirmó la recuperación de un cadáver con credenciales extranjeras. Jim Larden es un magno ejemplo de solidaridad antifascista internacional de buena gente que se acercó a España y que una vez que vio lo que había, decidió contra toda prudencia ponerse a combatir con el pueblo español. Alvah Bessie es otro gran ejemplo de intelectual americano en las BB. II.

Jef Last

Escritor y poeta holandés que fue voluntario en la Guerra Civil española. Había llegado a España en agosto de 1936 e inicialmente formó parte de un batallón del Quinto Regimiento. Participó en las desastrosas retiradas del Valle del Tajo dando ejemplo de pundonor y valor en momentos muy difíciles para las inexpertas milicias gubernamentales. Tras un permiso de quince días en Holanda, donde se le priva de la nacionalidad de nacimiento y dónde, también estuvo a punto de ser encarcelado, regresa a su batallón en Las Rozas, y es ascendido a capitán por meritos de guerra. Tras una estancia en un hospital de internacionales es destinado a instructor de las BB.II, participando también en el II Congreso internacional de escritores para la defensa de la cultura en representación de Holanda. La condición homosexual de Jef más las críticas que habitualmente dirigía a la obediencia de los comunistas españoles a Stalín provocaron su caída en desgracia y juzgado por un tribunal militar, fue condenado a Muerte. Jef, apátrida, hubo de marchar a noruega, dónde le apoyó un exiliado alemán, el gran Willy Brandt. Intentó regresar a Holanda para ver a su familia en 1938, pero fue encarcelado. Al recobrar la libertad, retorno a Noruega, donde siempre abogó por la República española.

Recursos externos: El Poeta Soldado, de Diego Gerardo Naselli.

Reseña, imagen  y PDF, cortesía de Diego Naselli.

Profesor en Historia

  Oliver Law

Nacido en 1899 en el estado de Texas, EEUU, había luchado con el ejercito norteamericano en la Primera Guerra Mundial. A su termino realizó diversos oficios, aunque durante la Gran Depresión que siguió al Crack de 1929 termina desempleado. Se afiliaría entonces al Partido Comunista de los Estados Unidos y participaría en la gran manifestación contra el desempleo celebrada el 6 de marzo de 1930, en la que sería arrestado y apaleado por la policía. Dos semanas después y pese a no estar completamente recuperado, participará en otra manifestación en favor del seguro de desempleo. Además de su preocupación por los trabajadores norteamericanos se interesaría también por la política internacional y participaría en protestas contra la invasión de Abisinia por las tropas de Mussolini. En 1936 decidiría alistarse junto a otros de sus compañeros para luchar en las Brigadas Internacionales. Tras cruzar el Atlántico en barco y diversas peripecias llegará a España en enero de 1937 y se integraría en el Batallón Lincoln de la entonces recién formada XV Brigada Internacional. Entraría en combate por primera vez durante la Batalla del Jarama, en febrero de 1937, demostrando un comportamiento ejemplar lo que le ayudaría a ser promocionado a comandante de una de las compañías de ametralladoras y unas semanas más tarde a ser nombrado comandante del Batallón Lincoln de la XV Brigada Internacional. Esta era la primera vez en la historia que un oficial afroamericano estaba al mando de una fuerza militar integrada por estadounidenses de todas las razas. Oliver Law moriría en la Batalla de Brunete, durante el asalto al Cerro del Mosquito en julio de 1937. El conocido cantante y actor norteamericano Paul Robeson, que durante la guerra civil había actuado en Albacete y Tarazona de la Mancha para los brigadistas internacionales, escribió un guión basado en la vida de Oliver Law con la intención de llevarlo al cine, aunque el macartismo, la caza de brujas que se desato en los círculos de Hollywood durante los años 50 y las trabas que pusieron las grandes productoras cinematográficas hizo que este proyecto nunca se llevara a cabo.

Fuente: Antonio Díez

La foto ha sido tomada de: http://www.spartacus.schoolnet.co.uk/SPlawO.htm

Francesco Leone

Miembro del Partido Comunista. Director de Il Bolscevico y La Voce della Gioventú. En Brasil, donde había emigrado, fue redactor del diario A manhana. Llegó a Barcelona durante el verano de 1936 en calidad de delegado del Socorro Rojo Internacional. Estuvo al mando de la sección italiana de la Brigada de la Victoria en el frente de Peraleda de la Mata, donde quedó destruida la brigada. Posteriormente ostentó la jefatura de la Centuria Gastone Sozzi, perteneciente a la columna Llibertat, interviniendo en los combates que se desarrollaron en la carretera de Extremadura. En octubre se incorporó con su centuria al batallón Garibaldi, que organizó en Albacete y del que fue jefe de Estado Mayor y jefe de asalto de la compañía Boris, al mando de la cual fue gravemente herido en la defensa de Madrid el 24 de noviembre de 1936, siendo evacuado a la Unión Soviética. Con posterioridad a la guerra formó parte del Comité Central del PCI, llegando a ser diputado para el parlamento.

Luigi Longo ("Gallo")

(1900-1980). Político italiano que en 1921 participó en la fundación del Partido Comunista de su país. Miembro de la Comintern desde 1933, al estallar la guerra civil fue enviado a España —donde utilizó el pseudónimo de "Gallo"— con el fin de que organizase la recluta e instrucción de lo que después serían las Brigadas Internacionales, de las cuales fue, primero, comisario político de la XII y, más tarde, Inspector General de las mismas, participando, especialmente, en la defensa de Madrid. Mantuvo este cargo hasta el final de la guerra. Longo era el hombre de Palmiro Togliatti (1) en las BB. II. Con la marcha de Marty a Francia y a Moscú durante gran parte de 1937, Longo que tenía sus oficinas de la Inspección General desde diciembre de 1936 en Madrid, adquirió gran control sobre las BB. II. aliviando bastante la paranoia de Marty y perdiendo desde entonces la base de Albacete gran parte de su importancia como staff de las brigadas, mientras Longo coordinaba la Comisión Política de las Brigadas, especie de consejo de representantes de los distintos Partidos Comunistas presentes en las brigadas y en especial el PCE. Y como le pasó al Quinto Regimiento que fue entregando orgánicamente sus unidades al Ejército Popular, un poco de lo mismo le fue pasando a las Brigadas Internacionales, aprovechando el mal disimulado disgusto de Prieto y de su rival Largo Caballero, en el control comunista de estas unidades internacionales muy autónomas del Ejército Popular. En este viaje, Gallo y el Partido Comunista compartían ideas e incertidumbres. Idea de que las Brigadas Internacionales eran unidades del Ejército Popular y que sus servicios debían pasar todos al control del Ejército Español. E incertidumbre en lo peligroso de este viaje. La integración de unidades españolas con sus mandos, primero compañías y luego batallones en las BB. II. coincidió con estos planteamientos y con la propia política militar del PCE, la constitución de un ejercito regular leal al gobierno y a su mando militar. (2)

Durante la segunda guerra mundial estuvo encarcelado durante algún tiempo en Francia y en Italia, tomando parte después en la liberación de Roma. En 1946 fue elegido diputado y, transcurrido algún tiempo, vicesecretario general del Partido Comunista italiano. En 1964 fue elevado a la Secretaría General de dicha organización. Autor, entre otros libros, de Las Brigadas Internacionales en España, Ed. Era, México, 1966.

Alexei Eisner, en su libro "La 12ª Brigada Internacional", lo describe así cuando André Marty se lo presentó a la tropa antes de partir para Madrid en Noviembre de 1937: "Por detrás de su hombro (el de André Marty) destacó un joven moreno, muy delgado, incluso no delgado, sino estrecho, con rostro de mártir, sin afeitar y enfermizante, pálido; sobre su ancha frente se sublevaba una cabellera dura peinada hacia atrás; tenía los ojos tan hundidos que no se veían más que las cuencas negras. A pesar del uniforme azul oscuro -como el de Marty y Vidal- y del correaje, la combinación de la delgadez ascética con una cara concentradamente seria hacía al comisario de la brigada muy parecido a un abad que hubiera colgado los hábitos..."

La escena de la que hace referencia Eisner en la despedida de la XII B.I. de Albacete. Junto a Marty y a Longo, otro peso pesado de la Comintern, Vitorio Vidali, alias Carlos Contreras uno de los grandes animadores del éxito del Quinto Regimiento y experto en el MOPR, el Socorro Rojo Internacional.

Notas.-

(1) Palmiro Togliatti era el secretario de la Comintern encargado del control del PCE desde su puesto de consejero del Buró Político. Nada se hacía sin su visto bueno. Y aunque eso irritaba a los españoles, la realidad era que los líderes del comunismo español eran por comparación unos provincianos recién salidos del radicalismo de la anterior dirección, precisamente en un país donde el movimiento obrero siempre daba por bueno y mejor el puro radicalismo. EL propio largo Caballero era un maestro en esta cuestión. Y esta idea tan contraproducente para la II República fue prontamente matizada por la política de Frentes Populares de la Comintern.

(2) Y lo  miso que Maura decía, "...dejad que legisle el Congreso que ya haré el reglamento", el PCE propiciaba un ejército regular cuyas unidades principales fueran mandadas por militares comunistas, de carrera o de milicias. Y en eso estaban aunque no tanto como se ha dicho, como se vio en el golpe del Coronel Casado y amiguetes del IV Cuerpo de Mera que ese sí estaba completamente anarquizado, pues ya se había encargo Mera y la CNT de Madrid de deshacerse de los mandos comunistas del IV Cuerpo...

Karlo Lukanov

Voluntario búlgaro que en 1937 fue comandante de la Base de Albacete durante algún tiempo.