S.B.H.A.C.

Sociedad Benéfica de Historiadores Aficionados y Creadores

Memoria Introducción Carteles Fuerzas Personajes Imágenes Bibliografía Relatos Victimas Textos Prensa Colaboraciones
3.3.- Otros voluntarios internacionales Enlaces

Jorge Agostini Villasana (1910-1955)

Nace en Mayarí, antigua provincia de Oriente; de familia pequeño burguesa, el 5 de febrero de 1910. En 1926, ingresa como Guardiamarina en la Academia Naval de Mariel, donde se gradúa cuatro años después como Alférez de Fragata e integra el cuadro de oficiales de la Marina de Guerra Nacional. Al ser disuelta esta en 1933, toma el camino del exilio, hasta 1936 en que regresa a Cuba, para abandonarla nuevamente, perseguido por sus actividades políticas contra el régimen. En 1937 marcha a España, enviado por la Comisión de Reclutamiento, en defensa del gobierno republicano. Se incorpora a la Armada Republicana, donde obtiene el grado de Comandante y participa en distintos combates navales, donde demuestra gran capacidad y audacia sin límites en las operaciones que realiza. Resulta herido en combate y tan pronto sana de las lesiones, retorna a la lucha en la Base Naval de Cartagena, donde le designan para comandar el submarino C-4, con el que logra unir los puertos de las zonas republicanas divididas por los fascistas. Cuando se produce la evacuación de los efectivos internacionalistas, es uno de los designados para llevar a cabo la retirada de los frentes de todos los voluntarios de las Brigadas Internacionales. Regresa a Cuba en 1939, procedente de los campos de concentración de Francia. En 1940, es reincorporado a la Marina de Guerra cubana y nombrado profesor de artillería en la Academia Naval de Mariel. Más tarde, se le designa jefe del puesto naval de Boca de Mariel y recibe la Orden del Mérito Naval. Presta servicios como ayudante del jefe del Estado Mayor del Ejército y como jefe del servicio secreto del Palacio, hasta producirse el golpe del 10 de marzo de 1952, en que comienza a conspirar contra el régimen implantado. Perseguido con tenacidad por los esbirros de Batista, abandona el territorio nacional, refugiándose en los Estados Unidos. En Miami, se une a los revolucionarios cubanos y regresa clandestinamente a Cuba para entregarse a la lucha. Aquí realiza su mayor actividad entre los miembros del Ejército y de la Marina de Guerra, para atraerlos al movimiento insurreccional. Constantemente perseguido por los sicarios de la tiranía batistiana, es asesinado en la ciudad de La Habana, el 9 de junio de 1955.

Fuente: Cuba y la defensa de la REPUBLICA ESPAÑOLA. I.H.M.C. (La Habana 1981)

David Alfaro Siqueiros

David Alfaro Siqueiros a la izquierda, con un coronel desconocido (quizá Juan Gómez Ortiz), en alguna ciudad de la España republicana en guerra.

Este pintor y muralista mejicano era un revolucionario desde su más tierna infancia. A los 17 años se alistó con el Ejército Constitucionalista para apoyar la revolución. Desmovilizado partió para Europa donde perfeccionó su arte y su ideología. Militante temprano del partido Comunista Mejicano, compartió a su vuelta de Europa, ideas y pensamiento artístico con sus amigos Ribera y Orozco, ambos también muralistas que partían de la base de que el arte debía ponerse al servicio de la revolución, es decir del pueblo. Durante la gobernación de progresista Álvaro Obregón estos muralistas recibieron encargos y participaron del movimiento artístico y político que les rodeaba especialmente al pintor Ribera y su mujer Frida Kahlo. En ciudad Méjico y al calor de su reciente revolución se había reunido lo mejor de todo el continente americano en cuanto a pintura, literatura y política. Siquieiros fue fundador del Sindicato de Pintores, Escultores y grabadores de México, junto con otros compañeros artistas.

La llegada de los conservadores al poder en Méjico complicó la vida a esta vanguardia político artística especialmente a los extranjeros, donde algunos hubieron de pasar por duros trances. Siqueiros se marchó a Nueva York  ciudad donde siempre se apreció a los buenos artistas se preguntarles por su ideología. Bueno ahora ya no. Con el estallido de la Guerra Civil española a Siqueiros le pedía el cuerpo ir a Madrid y participar en la lucha mediante su arte y su propaganda lo que era mucho para la República. A principios de 1937 llegó a Madrid y tuvo contactos con el batallón del talento del Quinto Regimiento que precisamente se estaba disolviendo para no interferir en la necesaria militarización de las milicias. Para Siqueiros esta era su segunda guerra y se encontraba completamente extasiado por las grandes posibilidades que se le abrían en el plano artístico y propagandístico. Por allí andaban antiguos conocidos suyos de Ciudad Méjico, como Vittorio Vidali y su compañera Tina Modotti muy amigos de los Ribera.

Vidali se lo llevó a Puesto de Mando de Modesto para que viera algo de guerra. Se desarrollaban operaciones en la Marañosa, con fuerzas de la Brigada Movil del Campesino y otras unidades que ha poco habían sido del Quinto. En un momento dado, cuenta Vidali que Modesto pidió un enlace para avisar a Pando, un mayor de milicias forjado en el Quinto Regimiento y que andaba en primera línea. Entonces Siqueiros, aún de paisano se ofreció voluntario para enlazar con pando y entregarle el mensaje. Modesto con su mirada habitual antipática, le autorizó y Siqueiros partió para su primera acción guerrera. Regresó de anochecido con el propio comandante Pando, sudorosos y llenos de tierra. Aquella noche, Siqueiros seducida por la oratoria de Lister decidió seguirle a su Puesto de Mando y servir de enlace, cosa que no le hizo ninguna gracia a Vidali que rivalizaba en estos dimes y diretes con el ínclito Lister. El servicio de enlace es muy peligroso, la vida media e un enlace es de un mes en servicio normal y de quince días en grandes ofensivas. Siqueiros se empapó de guerra, alambradas, muertos en descomposición, heridos aullando y jóvenes destripados. Dicen que el cambio el caracter. A todo esto aún no había regularizado su situación militar. Y animado por Alberti decidió enrolarse oficialmente y en consideración a su antigua experiencia militar se le dio el rango de teniente coronel. También supo de la existencia de varios militares constitucionalistas que se habían enrolado en el Ejército Popular bajo contrato con el Ministerio de Defensa.

Su primer destino, al que se presentó con un uniforme de sastre haciendo honor al mote que le daban en Méjico de "El coronelazo", fue en la formación de la 82 Brigada Mixta en el frente de Teruel que tenía muchas reticencias a la militarización al estar basada su núcleo en un batallón del POUM y restos de fuerzas regulares valencianas que naturalmente creaban tensiones entre la tropa. Siqueiros sujetó a la tropa y organizó una brigada de Carabineros donde también servían milicianos de las antiguas columnas anarquistas del Levante conocidos por sus indisciplina.

 Participó en el Segundo Congreso de Escritores de Madrid y Valencia. Su novia, Angélica Arenal vino a España a hacerle una visita y de paso se casaron en Almería. Un accidente natural en su casa le arruinó todo el material de la obra que tenía en mente "Suicidio en la guerra civil" heredera de su otra obra "El suicidio colectivo" puesta al público en Nueva York. A principios de 1938 fue enviado al frente de Extremadura para mandar la 46 brigada incorporada a una nueva división, la 29 del VIII Cuerpo. En este frente había destinados varios militares mejicanos contratados por el Ministerio de Defensa nacional (1). Siqueiros mandó varios sectores en este frente y se enfrentó a problemas disciplinarios con la tropa y a otros problemas que le acontecen a los soldados que llevan mucho tiempo viviendo montaraces en las trincheras. Y nunca tuvo una queja.

No llegó a participar en la ofensiva de la bolsa de La Serena pues en antes de estas fechas fue sustituido en el mando de la brigada y Siqueiros emprendió viaje de retorno a Méjico al parecer desmoralizado. Parece claro que su participación militar, donde cumplió con su deber en todo momento, inhibió sus posibilidades propagandísticas que hubieran sido de mucha mayor utilidad para la doliente República. Siquieros decidió retomar su trabajo con pasión y de esta desesperanzadora época son dos de sus obras más fundamentales que se encuentran en el MOMA de  Nueva York, El suspiro (El sollozo) y El Eco del llanto. Dicen que el Eco del llanto es la obra cumbre de expresionismo figuracionista de América. Siquierios siguió su vida, se le implicó en el asesinato de Trosky, y siempre mantuvo su militancia comunista. Murió en 1974.

Nota.-

(1) Según el embajador mejicano, P. de Negri los militares mejicanos contratados por el Ministerio de  Defensa Nacional fueron:

- Coronel Juan Gómez Ortiz en marzo de 1937. Ejército del Sur

- Capitán Isaías Acosta en febrero de 1937. Medellín, frente de Extremadura.

- David Alfaro Siqueiros en marzo de 1937. Frente de Extremadura, 46 brigada mixta, sector del Tajo.

- Coronel Carlos Álvarez Alegría en marzo de 1937. Ejercito del Centro. 46 división.

- Teniente coronel Rafael Bruno Aguilar en junio de 1937. Ejército del Centro.

- Capitán Julio Cancino en junio e 1937. Frente de Extremadura, 46 brigada mixta.

- Capitán Félix Guerrero en febrero de 1937. Medellín frente de Extremadura. en marzo de 1937

- Comandante Antonio Gómez Cuellar en marzo de 1937. Ejército del Centro.

- Comandante Ruperto García Arana en mayo de 1937. Frente de Extremadura. 46 brigada Mixta.

- Coronel Santiago J. Philemore en junio de 1937. Ejército del Centro.

 

Del coronel Carlos Álvarez Alegría tenemos imagen. Es el de la derecha.

 

Katherine Atholl

(Duquesa de Atholl) (¿1876?-1960). Aristócrata británica, miembro del Parlamento de su país (Partido Conservador), que durante la guerra civil española se declaró abiertamente partidaria de la causa republicana, por lo que fue motejada de "duquesa roja". Autora de un libro titulado Searchlight on Spain (Londres, 1938) —del que se vendieron más de 300.000 ejemplares—, escrito tras su estancia en la España gubernamental, donde visitó los frentes y hospitales y se entrevistó con los jefes políticos v militares más cualificados del bando republicano.

Clement Attlee

(1884-1967). Primer conde de Attlee. Político británico que fue diputado, ministro. jefe del Partido Laborista y premier de su país. Al estallar la guerra civil española se mostró decidido partidario del Gobierno del Frente Popular, para el cual pidió todo el apoyo posibles. En diciembre de 1937, siendo jefe de la oposición parlamentaria, viajó a España, junto con otros diputados británicos, para reclutar un batallón de compatriotas suyos encuadrado en las Brigadas Internacionales —que estaba operando en el frente de Teruel— al cual hizo entrega de una bandera, dando dicho batallón en prueba de reconocimiento el nombre de Compañía «Comandante Attlee» a una de las unidades de que estaba compuesto. En los últimos días de la contienda se opuso, sin éxito, a que el Gobierno británico reconociese el régimen impuesto en España por el general Franco.

Wystan Hugh Auden

(1907-1973). Poeta y dramaturgo inglés, nacionalizado norteamericano en 1946, autor de numerosas obras (Los declamadores, La danza de la muerte, Otra vez, Carta de año nuevo, El escudo de Aquiles, etc.) que alcanzaron indudable éxito en su época y que en la guerra civil española sirvió como voluntario en el bando republicano —fue camillero durante algún tiempo en 1937—, a cuya época pertenece su libro España. En 1971 puso la letra al Himno de las Naciones Unidas, cuya partitura musical se debe al español Pau Casals.

Julián Bell

(1908-1937). Escritor británico, sobrino de la escritora de la misma nacionalidad Virginia Woolf, que durante la guerra civil española prestó servicio voluntario como conductor de una ambulancia fletada por una unidad inglesa de auxilio médico. Murió en acción de guerra, en Villanueva de la Cañada, lugar próximo a Brunete.

Norman Bethune

(1890-1939). Médico canadiense que durante la guerra civil española prestó notables servicios en el bando republicano, introduciendo nuevos métodos de transfusión de sangre que supusieron una auténtica revolución en la medicina de la época. En un principio trabajó a las órdenes del doctor Durán-Jordá, director del Servicio de Transfusión de Sangre de la Generalidad de Cataluña, incorporándose después al Ejército Republicano y dirigiendo una unidad móvil sanitaria hispano-canadiense, que intervino en las operaciones de la Ciudad Universitaria de Madrid por primera vez. Una e sus actuaciones más importantes fue la de la carretera de Malaga a Motril, la famosa, "La desbandá", donde la escuadra franquista bombardeó con siniestra impunidad a los columnas de refugiados que debido a las características de la ruta no tenían escapatoria. Se dice que fue uno de los mayores crímenes de la Guerra Civil. Bethune estuvo allí, cargó con todos los heridos que pudo en sus ambulancias y documentó el suceso que posteriormente publicó en un folleto titulado "El crimen del camino Málaga-Almería", publicado en varios idiomas. Murió en China, al mando de un equipo sanitario que atendía a los comunistas chinos.

Camilo Berneri (1897-1937)

Profesor de filosofía italiano exiliado tras la victoria del fascismo. Había militado en las Juventudes Socialistas y combatido en la Gran Guerra. Daba clases en la Universidad de Florencia y pertenecía a la Unión Anarquista Italiana. Al estallido de la Guerra Civil española se alistó con otros compañeros en la sección italiana de la Columna Ascaso, futura 28 división. Rebajado del frente por mala salud, creó en Barcelona el periódico Lucha de clases, que abogaba por la destrucción de la República (burguesa) y sustitución en todo el territorio gubernamental por la Revolución social encabezada por ellos y el POUM. Durante los sucesos de mayo participó activamente del lado anarquista y tras ser detenido junto a otro italiano, fueron fusilados clandestinamente por una patrulla de vigilancia. Uno de sus últimos textos que escribió llevaba por título En defensa del POUM.

 

Katherine Wise Bowler (1908-1966)

Kitty Bowler fue una periodista norteamericana que se casaría con Tom Wintringham dirigente ingles del Partido  Comunista Británico. Kitty, pese a pertenecer a una familia de muy alto poder adquisitivo, era activista de derechos civiles y antifascista desde su etapa de estudiante, viajó a Europa en 1936 y recaló en Barcelona, luego de un largo periplo, donde conoció a Thomas Wintringham, periodista y escritor que se encontraba en Cataluña para apoyar a la República y que bajo el patrocinio de su partido se encuadró en el batallón británico de la XV Brigada Internacional. Durante el tiempo en que convivieron en Barcelona, Tom enseñó el oficio de periodista a Kitty que colaboró con distintas publicaciones del Partido. No obstante los dirigentes del PCGB no veían con buenos ojos la relación de Wintringham con la joven americana. Quizá por que Tom estaba ya casado o quizá porque siendo Tom un dirigente importante, Kitty no era políticamente confiable. Después de meses combatiendo, con dos heridas graves y una infección por tifus, Wintringham fue repatriado y Kitty a la que habían obligado a salir de España, se reunió con él en Londres. Esta relación del todo inadmisible para los dirigentes del PCGB terminó con la expulsión de Wintringham del partido, probablemente de mutuo acuerdo pues Tom andaba enfadado y preocupado por las acusaciones de agente trotskista que se le hacían a Kitty.

A la llegada de la Segunda Guerra mundial, Tom participó en la fundación de la Home Guard británica, tras haber sido rechazado por el ejército a pesar de su experiencia militar, tanto en la Gran Guerra, como, sobre todo, en la Guerra Civil española. En realidad se le rechazó por prejuicios políticos dada la antigua adscripción de Tom al PCGB. En cualquier caso, Tom se enfrascó en la Home Guard que era una milicia ciudadana de retaguardia, adiestrando a los voluntarios, generalmente hombres en la reserva militar. Sus tácticas, aprendidas en España, de guerrilla urbana, contención antitanque y tácticas de resistencia ante el invasor, tuvieron mucho éxito pero levantaron grandes suspicacias en el Ejército británico, pues Tom orientaba la milicia como un ejército ciudadano sin servidumbres con el ejército regular. Lo que sí es cierto es que Wintringham era un auténtico experto en cuestiones militares, en su burocracia y en su instrucción. Puede que por ello, la Home Guard fue nacionalizada por el Ejército y Tom mandado a casa. La pareja vivía del periodismo, de los recursos de Kitty y algo de los escritos de Tom. Tras la guerra tuvieron un hijo que consolidó mucho la relación. Desgraciadamente Tom falleció repentinamente en 1949 dejando sola a Kitty. En 1966 Kitty se suicidó.

Claude Bowers.

(1878-1958) Periodista y diplomático norteamericano que durante la guerra civil española desempeñó el cargo de embajador de EE.UU. ante el Gobierno de la República española y desde la cual trató de ayudar en lo posible al bando gubernamental.

Felicia Browne

(?-1936) Pintora británica, radicada en la Costa Brava catalana, que al estallar la guerra civil española se hallaba en Barcelona para asistir a la Olimpiada Popular, en cuya ciudad participó en las luchas callejeras contra los militares sublevados, incorporándose a continuación a una columna de combatientes que partió con destino al frente de Aragón, donde fue muerta en acción de guerra a los pocos días de su llegada.

Vittorio Codovilla (Victorio Codovila)

(1894-1970). Dirigente comunista italo-argentino que, habitualmente, usó el seudónimo de «Medina». Había emigrado a la Argentina en 1912 y había formado parte de los fundadores del Partido Comunista de Argentina. Desde 1926 era delegado del PCA en la Comintern, y pasó luego a su Comité Ejecutivo y aún más a su Comisión de Control. Era por tanto un peso pesado el mandamás de esta organización para España y Latinoamérica. Desde 1933 estuvo en España participando en los asuntos del PCE. Intervino en la unificación de las juventudes Socialistas y Comunistas, en la constitución de las Brigadas Internacionales y en la caída de Largo Caballero. Intentó fusionar al PCE con el PSOE infructuosamente. A finales de 1937 abandonó España.

Julio Cueva Díaz

Músico cubano que se encontraba en España por motivos políticos y que participó en la toma del Cuartel de la Montaña. Se movilizó rápidamente a favor de la República y tras pasar como músico por el Quinto regimiento fue nombrado músico en la brigada Móvil del campesino y posteriormente en la banda de la 46 división muy conocida en el Ejército Popular y presente en multitud de acontecimientos dada la calidad de sus miembros.

 Harold Dahl

("Díaz Evans") Piloto norteamericano que firmó contrato con el gobierno republicano español el 28 de diciembre de 1936, para combatir en las FARE durante la guerra de España, y del que se llegó a decir que salió de la cárcel con este fin. Fue destinado a la Escuadrilla de "Chatos" de García Lacalle, cuando esta estaba en reorganización en el aeródromo de Los Llanos. Con ella intervino en las batallas del Jarama y de Guadalajara, y al desaparecer esta por pasar sus "Chatos" al frente del norte Harold Dahl fue destinado a la 1ª Escuadrilla de "Chatos" mandada por el soviético Ivan Eryomenko ("Ramón"), participando en las ofensivas de La Granja de San Ildefonso y Huesca, así como en la de Brunete, en la que nuevamente sería derribado el 13 de julio de 1937 y hecho prisionero (antes lo había sido en el Jarama el 18 de febrero). Parece que, en el tiempo que combatió, obtuvo 5 victorias. Juzgado en Salamanca, fue condenado, permaneciendo en prisión hasta mediados de 1940 en que fue devuelto a Estados Unidos. 

Según Miguel Sanchíz, en su obra "Alas rojas sobre España" (páginas ilustrativas), Harold Dahl trabajo como piloto en la compañía Swissair a principio de los años 50, realizando un vuelo el 20 de octubre de 1953, entre París y Ginebra, con trece millones de francos que desaparecieron. Dahl fue detenido y encarcelado de nuevo por este hecho. Derribado el 18 de febrero de 1.937 en la batalla del Jarama, sin sufrir consecuencias. Victorias: Se le atribuye un Fiat Cr-32 y dos Heinkel He-51 (de los otros dos aviones que se dice derribó no se ha podido encontrar detalle).

Mika Etchebéhère (Micaela Feldman)

Esta foto anda siendo confundida por algunos como que es de Margarita Nelken. No, es Mika Feldman en el frente de Madrid con su pistolón de capitana.

 

Su familia, de origen judío, había emigrado de Rusia huyendo de los pogroms del zar Alejandro III con la excusa del asesinato de su padre del que acusaron a los judíos sin ningún fundamento. Mika estudio odontología. En la facultad trabajo con grupos de izquierda y conoció a su marido, Hipolito Etchebéhere, joven de origen francés y futuro líder de un grupo trotskista. En 1931 se trasladaron a Europa y tras algún tiempo en España y Francia recalaron en Berlín de donde tras realizar actividades antifascista debieron marchar con la llegada de los nazis al poder. En Paris trabajaron de nuevo con grupos trotskistas pese a que Hipólito que era tísico recayó en la enfermedad y hubo de ser ingresado.

En 1936, con el triunfo del Frente Popular en España marchan para Madrid colaborado con el POUM de la región, aunque los relatores dicen que nunca llegaron a militar en esta organización. Al estallido de la guerra el POUM forma una compañía y con una columna miliciana al mando del cenetista Feliciano Benito parten para Sigüenza. Alli al mando del sector está el militar republicano comandante Martínez de Aragón, que moría meses despues en la batalla de Madrid. manda todo este frente el coronel Jiménez Orge. Cuando las columnas llegan a Sigüenza  y conocen el asesinato del conocido personaje seguntino, Francisco Gonzalez, "El Carterillo" días antes a manos de conocidos falangistas locales, comienzan las detenciones. Las fuerzas milicianas intentan atacar varias pueblos de importancia como Alcolea y Atienza. Son fuerzas indisciplinadas, sin instrucción bajo mando igualmente inexperto y son rechazadas en ambas poblaciones. Cerca de Atienza, Hipólito cae herido de muerte. Mika desolada prefiere seguir en el frente.

De vuelta la tropa a Sigüenza, algunos se llevan al obispo (1) a un descampado próximo y le pegan cuatro tiros. Luego intentan quemar el cadáver pero no lo consiguen. también se fusila al presidente de Acción Católica y al Deán de la catedral, todos ellos muy mal considerados por la población por su descarada actuación en toda circunstancia contra los pobres.

El mando trata de crear un línea de defensa alrededor de la ciudad, pues los rebeldes han recibido refuerzos de hombres y material pesado y preparan una ofensiva. Martínez de Aragón sale en el tren blindado en busca de refuerzos. Feliciano benito se encierra en la catedral con parte de la columna y civiles. La catedral el duramente bombardeada con la bendición del clero, y esa misma tarde un numeroso grupos de milicianos dirigidos por Benito consiguen huir entre los que se encuentra Mika. Los hombres de la compañía de Mika deciden hacerla capitana por su buen hacer y temple en situaciones de peligro.

Tras cinco días de bombardeo los milicianos cercados se rinden. (2) Los franquistas hacen 800 prisioneros entre rendidos y civiles del pueblo. De los 500 que fueron declarados combatientes, 157 milicianos son presumiblemente fusilados en días posteriores, dado que no llegaron a ninguna instalación militar rebelde. Organizaciones de la memoria locales denunciaron el crimen al Relator especial de la ONU para desapariciones forzosas.

 Posteriormente, Mika luchó en el frente de Madrid. En una de esas acciones, quedo enterrada viva en la trinchera por efecto de un obús. Afortunadamente sus hombres la desenterraron cuando todavía respiraba. Fue felicitada y admirada por todos los que la conocieron en sus labores militares. Con la caída del POUM fue detenida en abril de 1937 e interrogada. Cipriano Mera, conocido por sus resolutivas acciones llamó a quien correspondiera y logró su libertad. (3) Imposibilitada de volver al Ejército Popular, permaneció en Madrid en tareas auxiliares. Con la traición del coronel casado y la entrada de los rebeldes en Madrid, Mika no tuvo más remedio que esconderse, pues las redes de ayuda republicanas y las del POUM en particular habían desaprecido. En una salida a la calle es detenida. Su pasaporte francés llama la atención en Comisaría pero se la deja en libertad. Mediante la embajada francesa consigue asilo en el Liceo Francés y con pasaporte diplomático consigue salir de España. Desde Paris marchó a Argentina. Continuó su militancia de izquierdas y de paso escribió un emotivo libro llamado "Mi guerra en España". Abandona Argentina en 1946 y marcha a Francia. Murió en 1972. Es la heronina del POUM madrileño. Alguien dijo que el POUM madrileño nada tenía que ver con el catalán.

 

Notas.-

(1) El obispo de Sigüenza, Eustaquio Nieto Martín era uno de los personajes mas odiados de la ciudad. Conocido por su vida disoluta, su falta de honestidad y su reaccionario pensamiento.

(2) En el momento de la rendición la columna de refuerzo procedente de Guadalajara al mando de Martínez de Aragón se encontraba a 20 kilómetros de Sigüenza. Estas fuerzas regresaron a sus bases sin intentar ninguna contraofensiva. Sólo eran refuerzos y no tenían entidad para una ofensiva. La actuación de Martínez de Aragón y de Feliciano Benito aunque aparentemente legítimas no fueron muy apropiadas. Tenían infantería suficiente para perimetrar la ciudad y resistir. Había una par de trenes blindados que podían traer suministros y refuerzos, y las milicias no habían combatido de verdad todavía y estaban frescas. Pero fallaron los mandos y falló la tropa, salvo excepciones, como la valiente Mika.

(3) Seguro que amenazó a Miaja con presentarse con 20 dinamiteros y otros veinte ametralladores si no se cumplía su petición, como cuando el caso de Verardini, su jefe de Estado Mayor, detenido en la cama con la futura novia de Manolete por haber facilitado salvoconductos falsos con el sello del E.M. de la 14 división, amen de por su intervención en el caso de la embajada de Siam.

  Mika en su madurez. 

Helen Freeman

Enfermera de quirófano en el Hospital Americano que fue gravemente herida en un bombardeo en marzo de 1938. Pese a todo el doctor Barsky, que había mandado construir trincheras en Zig Zag para evitar los bombardeos de los "Caballeros del aire" rebeldes, consiguió que se restableciera lo suficiente para repatriarla con buen fin. Escribió un interesante libro sobre sus andanzas en España

Erno Gerö

Comunista húngaro enviado por la Cominter pero que era agente de la KGB y que actuaba en Barcelona con el nombre de Pedro a las órdenes de Orlov. Relacionado con el caso "Nin". Se le ha acusado de muchos desmanes por parte de autores renegados del comunismo, anarquistas y derechistas. Pero estas cosas siempre ocurren, y sin saber cuanto hay de verdad o mentira. Lo que sí es cierto es que en alguna medida participó en la detención y muerte de Andreu Nin. Tras la II WW, intervino en gobiernos comunistas en sus país distinguiéndose por su fidelidad a la Unión soviética no teniendo ninguna destacada actuación quedando entre dos aguas con reproches tanto de los soviéticos como de los partidarios de la apertura política en Hungría de Imre Nagy.

Joris Ivens

(1898). Documentalista cinematográfico neerlandés, de filiación comunista, especializado en temas sociales: Komsomol, 400 millones, Indonesia llama, El Sena encuentra a París. Valparaíso, Vietnam, etc. Durante la guerra civil española visitó la zona republicana, realizando, en 1937, un film titulado Tierra de España (The Spanish earth) en el que colaboraron Hemingwav —que escribió el texto—, Dos Passos, Archibald Macleish y Lilian Hellman.

Dezsö Jazz

Comunista húngaro que había participado en la revolución de Bela Kum y que sirvió en Euskadi con el Ejercito del Norte en la 12 Brigada Vasca.

Walter Katz.

Piloto Hispano-Aleman, jefe de la escuadrilla independiente nº 50 de Natachas. Acabada la batalla de Brunete, se formó una Escuadrilla de Bombardeo nocturno con 12 R-5 Rasantes cuyo mando fue adjudicado a Walter Katz, siendo su modalidad de empleo el bombardeo de uno en uno, con quince o veinte minutos de intervalo entre aviones. Pasa después como piloto a la escuadrilla de caza nocturna que opera con I-15 a las ordenes de Stepanov. Cuando en 1.938 Stepanov regresa a la URSS Walter Katz toma el mando de la unidad. La escuadrilla operó normalmente en la zona catalana, desplazándose en algunas ocasiones a Valencia. Fue derribado por la DCA el 11 de noviembre de 1.938 efectuando un ametrallamiento a la cabeza de puente de Serós, margen izquierda del Segre, acompañado del sargento López que resultó ileso. Tras su muerte, el mando de la patrulla de caza nocturna lo tomó el teniente José Falcó.

Salaria Kee.

Enfermera norteamericana del Bronx que actuó en la GCe con los servicios de Sanidad Republicanos. Se caso en España con el brigadista irlandés John Paddy O'Reilly y participó en la Segunda Guerra Mundial de enfermera.

 

 

 

 

 

Vea un artículo sobre Salaria Kee aparecido en Estampa

María Luisa Lafita

Revolucionaria cubana que en 1935 se exilió a España y se desenvolvía con su compañero Pedro Vizcaíno alrededor de la pensión "La Cubana" en Madrid que gestionaba otro revolucionario y que reunía, huéspedes o no, al numeroso grupo de exiliado cubanos en Madrid. Allí se reunían miembros de Socorro Rojo Internacional que les ayudaban y que mantenían a los exiliados en contacto con las organizaciones populares madrileñas, especialmente con el, por entonces, radical Partido Comunista. Con el golpe militar del 18 de julio, los cubanos se dirigieron a las sedes populares y participaron en el asalto al Cuartel de la Montaña y también a otros cuarteles sublevados. Con la creación del Quinto regimiento, muchos de estos militantes cubanos se integraron en este centro de instrucción y reclutamiento comunista, entre los que se encontraban María Luisa Lafita y su compañero. Hay que hacer costar que muchos cubanos exiliados en España se integraron en las unidades del Quinto y posteriormente en las brigadas mixtas de preponderancia comunista y así eran corrientes en la Brigada Móvil del Campesino, en la brigada Líster y similares. Señalando que pocos de estos cubanos se alistaron en las Brigadas Internacionales, dejando este papel a los cubanos exiliados en USA que se integraron en los batallones de origen americano (Lincoln, Washington y Mackenzie-Papineau). Lafita fue enviada a trabajar de enfermera al Hospital e Maudes donde ella misma relata incidentes y sabotajes por parte de personal quintacolumnista que sin ninguna piedad para los heridos provocaban todo el mal que podían sin hacerse reflexiones éticas. Su compañero Pedro partió para el frente de Somosierra donde tras semanas combatiendo enfermó de neumonía. Ya restablecido regresó al frente y fue herido en una pierna. Licenciado, continuó su lucha en la retaguardia. María Luisa regresó a Cuba tras la guerra y siguió luchando por la revolución.

Alfonso Laurencic (también Laurentcik) (1902-1939)

Un personaje extraño alrededor del cual circulan los más disparatados bulos basados en una acusación, que Laurencic, detenido por el SIM por quedarse con dinero del Servicio, colaboró con sus captores construyendo en Barcelona celdas de castigo especiales para doblegar la personalidad del preso, naturalmente a costa de un terrible sufrimiento físico y/o psicológico. Para ello aseguró a sus carceleros que era arquitecto y que dominaba las técnicas para el derrumbamiento de la personalidad. Las celdas al parecer existieron y de ellas se publicaron pruebas gráficas. Se afirmó que hubo celdas de este tipo en dos Centros de Detención, concretamente en los de la calle Vallmajor (donde se encontraba detenido Laurencic) y en la calle Zaragoza, ambas de Barcelona. A partir de esto, la que se monta es tremebunda. Pero volvamos al personaje.

Laurencic era hijo de un editor esloveno que trabajó en varios países y que en 1914 fue expulsado de Francia por su nacionalidad y con motivo del estallido de la Gran Guerra. Alfonso, hijo, que había nacido en Paris, llegó con su familia a España donde terminaron en Barcelona con su negocio editorial y que en principio les fue bastante bien. Con 19 años y con gran espíritu aventurero Alfonsdo Laurencic se alistó en la Legión Extranjera francesa, con gran disgusto de la familia. No sabemos cómo, pero la familia consiguió rescatar a su hijo y enviarlo a Austria con una tía. Se sabe que sirvió casi un año en el flamante ejército de Yugoslavia. Mientras tanto, el negocio familiar en España entró en crisis y suponemos que las fuentes económicas de Alfonso también. Se casó con la austriaca Meri Preschern con la que vivió el resto de su vida. La pareja se marchó a Berlín que estaba en grande efervescencia cultural y política. Autodidacta y de formación multidisciplinar, Alfonso entra de lleno en el jazz centroeuropeo que arrasaba en Berlín y se hace, nada más y nada menos, que director de orquesta de jazz. También tocaba otros palos, como incipiente pintor y decorador imaginativo. (1)

Como a otros muchos artistas residentes en Berlín, la llegada del nazismo les dislocó la vida, y Alfonso y Meri salieron pitando para Flandes. Las cosas estaban difíciles y decidieron venirse a España, concretamente a Barcelona donde Alfonso tenía algunas raíces de su juventud. Alfonso fue capaz de reconstruir su profesión y llegó a fundar una orquesta de jazz con el evocador nombre de "16 artistas reunidos" Y les iba bien, a la par que Meri buscaba trabajo de institutriz, Alfonso iniciaba relaciones artísticas y comerciales y políticas. Pero los acontecimientos marcaron de nuevo sus vidas. (2) Los militares se sublevaron, el gobierno perdió el control del orden público y los trabajadores tomaron el relevo e impusieron sus reales, sobre todo en Barcelona. Laurencic comprendió que lo del jazz se había acabado y que había que espabilarse. Como dominaba varios idiomas se acercó al Comité  de Milicias Antifascistas y se ofreció como traductor. Dicen que también falsificaba papales para los derechistas que querían pasar a Francia. Ignoramos si por cuenta propia o de algún grupo de la CNT (3) Pero era el principio de un mal camino. Con el tiempo, la Generalitat recuperó parte del control del orden público y Alfonso pasó al Servicio Secreto dependiente de la Consejería de interior probablemente como traductor. Hay afirmaciones de que por entonces ya estaba afiliado a la CNT, probablemente obligado por su trabajo, pero los estudiosos confirman que Laurencic no tenía una ideología definida ni por supuesto revolucionaria. Era un superviviente en un escenario dislocado donde se podía morir en cualquier momento y aparecer tirado en una calle barcelonesa. El SIM catalán lo identificó como sospechoso y tras comprobar que robaba en su departamento lo detuvo y con él a su mujer Meri y a un hermano. Debía ser algo serio pues fueron trasladados a un campo de trabajo en Valencia, ignorando si fueron condenados legalmente. Al ver Alfonso que las cosas se ponían feas es cuando tomó la decisión de ofrecerse al SIM y colaborar en la construcción de este tipo de cubículos de tortura que permitían a los Servicios de Inteligencia destruir la resistencia del preso y sacarle toda la información posible sin recurrir a otros métodos más sangrientos y cansinos.  A algún capitoste del SIM la cosa debió parecerle bien, pues, frente a toda razón y humanidad, el trabajo prosperó y amparado en sus conocimientos arquitectónicos y pictóricos, el amigo Laurencic construyó estos engendros en al menos dos Centros de Detención del SIM en Barcelona.

No parece cierto que Laurencic, colaborara con el NKVD ni el GRU rusos, ni que estuviera afiliado al POUM, ni que participara en torturas a quintacolumnistas. Se trataba de un preso del SIM cogido por mangar que apelando a sus habilidades se ofreció al Servicio de Información Militar para la tarea citada a cambio de algunos privilegios. Es absurdo que el SIM pusiera a torturar alguien al que tenían preso. El asunto es que los franquistas quisieron aprovechar la aparición de las celdas psicotécnicas y decidieron montar un proceso espectáculo. Aleccionaron a los testigos, ex quintacolumnistas, que largaron lo que no esta escrito tal como les indicaron y cuyas declaraciones, que se publicaron en la prensa de la época con gran bombo, no tienen mucha credibilidad. Laurencic que no huyó de Barcelona, no era muy consciente de lo que había hecho y trató de colaborar a su vez con los franquistas. Pero los tribunales militares no quisieron dejar escapar esta pieza y ya que no pudieron detener a los responsables del SIM de Barcelona, cargaron contra Laurencic, que como dicen los protagonistas de este tipo de historias, se comió el marrón de haber construido él personalmente las checas y de dirigir y planificar las torturas. Pero no es cierto. (4) Laurencic era un don nadie, un cínico oportunista que no midió bien lo que hacía cuando fue detenido por ladrón, y que cargó con toda la culpa y todo el odio y la rabia franquista que eran infinitas, señores...

(1) Eran los alegres días de la republica de Weimar que tan bien reflejó Bob Fosse en el musical "Cabaret" de 1972, con la gran Liza Minnelli dejando caer sus ojos de gata apasionada sobre el escenario.

(2) Esto es lo que los políticos  no entienden o se toman a la ligera, que sus actos, su baladronadas, sus estúpidas decisiones, interfieren en la vida de los ciudadanos, precisamente, arruinándosela.

(3) Reacuérdese el caso de los maristas a los que se cobró una gran cantidad de dinero para pasar a Francia y que fueron finalmente asesinados por miembros de la CNT.

(4) EL SIPM franquista no tenía necesidad de construir estas celdas demoníacas, propinaban tales palizas a los presos día tras día que destruían su personalidad de la misma manera. El ejemplo que me viene a la cabeza es el de Pedrero de la CNT de Madrid, al que el periodista Eduardo de Guzmán vio en la cárcel, escribiendo Eduardo en su conocida obra "Nosotros los asesinos" que era un cadáver en vida un poco antes de ser fusilado.

Ben Leider 1901-1937

Benjamin Leider había nacido en Rusia de una familia judía. En 1905, la familia huyo a los Estados Unidos para librarse de los terribles pogromos zaristas de Kishinev y se estableció en Brooklyn. Con grandes esfuerzos, la familia le dio estudios, destacando además en su faceta deportiva. Aspecto muy importante en las Escuelas y Universidades americanas. Se graduó en periodismo en la Universidad de Missouri. Trabajó de periodista a la par que se interesó por la aviación. Con un avión de segunda mano realizó trabajos de fotografía aérea, muy bien pagados. En su faceta de periodista cabía la aviación y así se convirtió en un reportero volador con ideas progresistas. Al estallido de la guerra en España se alistó en la aviación gubernamental española, primero como piloto de transporte y enlace y posteriormente fue enviado a la escuela de pilotos de caza, obteniendo su título y siendo destinado a la base de Alcala de Henares donde radicaba la famosa escuadrilla "Lacalle". Durante la batalla del Jarama en una acción contra cazas nacionalistas fue alcanzado y pese al aterrizaje de circunstancias, falleció. Era el 19 de febrero de 1937. Su muerte fue muy sentida tanto en España como en su tierra. Hay una fundación en su memoria.

André Malraux

Malraux junto a su Dewoitine

(1901-1976). Escritor y político francés, autor de numerosos libros que alcanzaron notable éxito en su época y que fueron traducidos a las más diversas lenguas: La tentación del occidente, Los conquistadores, El camino real, La condición humana (Premio Goncourt 1933), Los nogales de Altenburg, La lucha con el ángel, Psicología del arte, La metamorfosis de los dioses, Antimemorias, Oraciones fúnebres, etc. Simpatizante con las ideas comunistas, durante la segunda guerra mundial fue hecho prisionero por los alemanes cuando los ejércitos de Hitler ocuparon Francia, logrando evadirse poco tiempo después, y participar activamente en la Resistencia. Ministro de Información, primeramente, y después de Asuntos Culturales, en sendos gabinetes encabezados por el general De Gaulle, se retiró de la política activa cuando dicho general dimitió el cargo de presidente de la República. Durante la guerra civil estuvo en España, al frente de un grupo de aviadores franceses—a pesar de que él era totalmente inexperto en la materia— que se alinearon en las filas del ejército republicano mediante un contrato. Reunió unos veinte aviones en su mayoría bombarderos Potez 54, unos cuantos mecánicos, un intérprete, un encargado de transportes y una docena de pilotos. Algunos de éstos eran idealistas, como el comisario comunista Julien Segnaire, mientras que otros eran simples mercenarios. La mayoría eran franceses, pero había también unos cuantos italianos, y más tarde se sumaron algunos americanos, alemanes y un inglés. La Escuadrilla España, como la llamó Malraux, primero tuvo su base en Barcelona, luego se trasladó a Barajas, en las afueras de Madrid, y en agosto actuó en el frente de Extremadura. Tras esta experiencia, en la que cosechó más pena que gloria, regresó a su país, pronunciando posteriormente una serie de conferencias y mítines en Europa y en América, en favor de la causa republicana, que supusieron para ésta un serio apoyo en el campo de la propaganda. Fruto de sus experiencias en la contienda española fue su novela L'Espoir, llevada posteriormente al cine bajo el titulo de Sierra de Teruel, que, en ambas versiones, constituyó un verdadero éxito. Ignacio Hidalgo de Cisneros, jefe de la Aviación republicana, recuerda años después la estancia de Malraux en España con estas palabras (Memorias, París, 1964): "Yo no puedo decir que Malraux, en aquella época, no fuese, a su manera, un hombre progresista, ni que no viniese a España de buena fe para ayudar a los republicanos, tal vez ilusionado con el pensamiento de hacer en nuestro país el papel de Lord Byron en Grecia. Lo que sí puedo decir es que Malraux, que por su personalidad como escritor podía habernos sido útil, se anuló él mismo al pretender hacerse jefe de una escuadrilla, sin haber visto en su vida un avión, sin tener la menor idea de lo que es la Aviación y sin darse cuenta de que no se puede juzgar a los aviadores sin serlo, y mucho menos en una guerra. En cuanto se refiere al grupo de aviadores que vinieron con Malraux, siento mucho tener que desilusionar a los muchos franceses que vieron en ellos a unos héroes románticos y amantes de la libertad cuya actuación, a favor de los republicanos españoles, podía compensar en parte las canalladas que cometieron con la República Española los gobernantes franceses durante nuestra guerra."

Fuente: Manuel Rubio Cabeza.

Joseph North (1904-1976)

De origen judío ucraniano, su familia emigró a los Estados Unidos estableciéndose en la zona industrial de Pennsylvania. A los 12 años ya trabajaba de ayudante en una fábrica textil. Regresó a sus estudios y se graduó en la Universidad del Estado comenzando a trabajar de periodista en diversos medios locales. Fue fundador de la revista de izquierdas, The Liberator, pero por discrepancias con otros miembros de la revista, North decidió unirse a otro grupo para fundar la revista "The New Masses", las nuevas masas, que finalmente quedó durante algun tiempo como órgano oficioso del Partido Socialista Americano. En esta revista colaboró lo mejor de la izquierda americana. Con la llegada de un nuevo editor proclive con la Unión Soviética, algunos miembros socialistas se marcharon, pero North, en cierto modo seducido por el nuevo diseño y expectativas de la revista, se quedó y en 1933 se unió al Partido Comunista Americano (CPUSA). Además Norh inició colaboraciones con el conocido periódico Daily Worker, una de las principales cabeceras de la izquierda americana.

Con la llegada de la Guerra Civil española, el Daily Worker envió a Noth como corresponsal en septiembre de 1937. Llegado a Valencia, no tuvo buena relación con el Jefe de la oficina de Prensa, Luis Rubio Hidalgo, problemático funcionario (1). Noth se juntó con  Louis Fisher y partieron para el frente en un vehículo que se agenció North. Tuvieron un incidente con un avión italiano que según cuenta, les lanzó cuatro bombas de las que no estalló ninguna, prodigio difícil de creer y que de ser verdad dice mucho del sabotaje de los obreros italianos. Una crónica de la visita que hizo al batallón Lincoln con otros periodistas dejó descontentos a los protagonistas y levantó ciertas críticas al minimizar las bajas del batallón en la batalla del Ebro y recoger supuestas anécdotas sobre que los heridos pedían volver al combate.

El caso es que los periodistas detestaban las crónicas de North que eran, al parecer mera propaganda, en absoluto basada en observaciones directas. Heminway le llamaba camarada Stalin, y llegó a decir de North, "...me gustan los soldados comunistas, aquí son los mejores, pero detesto a sus sacerdotes" (comisarios y propagandistas), criticando el aire autoritario que muchos lideres comunistas tenían, dogmáticos, rígidos e intratables. Como al parecer era el caso de North. North pagaba a sus detractores con la misma moneda, criticaba a sus colegas no comunistas con muy mala baba. Especialmente sonado fue lo que contaba del gran Herbert L. Matthews, al que no llegaba ni a la altura de sus zapatos, a propósito de un bombardeo sobre tropa republicana y que presenciaron un grupo de periodistas, y donde Hemingway rápidamente improvisó ayuda médica, pues Hem era insuperable puesto en acción. Por contra, dijo de Matthews que se puso a interrogar a los heridos y que el mismo Hem lo echó del lugar. Una anécdota que si ocurrió, cosa que dudamos, seguramente fue distorsionada por North.

North volvió a Estados Unidos y durante la guerra mundial fue corresponsal de guerra para el Daily Worker. Luego fue editor de la revista The New Masses hasta 1948 en que las cosas se pusieron feas y cerró. Noth siguió siendo un comunista convencido hasta su muerte. Fue acusado de espiar para la Unión Soviética. Autor de varios libros sobre la España bélica. (Men in the Ranks; The Story of 12 Americans in Spain; No men are Strangers; Why Spain can win.)

Nota.-

(1) Conocemos bien a Luis Rubio Hidalgo por las descripciones que Arturo Barea hace del que fuera su jefe, cuando Barea por iniciativa propia se decidió a ejercer de oficina de prensa del recién evacuado Madrid por el gobierno. La llegada de la nueva jefa, Constancia de la Mora, una inteligente mujer que tenía una visión mucho más eficaz, le dio a los corresponsales mayor libertad. Constancia, era aristócrata y estaba casada con el jefe republicano de las Fuerzas Aéreas, coronel Hidalgo de Cisneros, también aristócrata.

 George Orwell

(1903-1950) Orwell (Eric Arthur Blair), no fue un periodista al uso en la Guerra Civil española, pero su libro Homenaje a Cataluña influyó decisivamente en el pensamiento anglosajón para criminalizar a la II República en guerra. Un escritor ex-policía, que militaba en el laborismo de izquierdas inglés y que vino a España a luchar por la República con la intención de alistarse en la Columna Internacional, pero que se quedó en las milicias del POUM, un partido que propiciaba abiertamente la destrucción de la II República, burguesa naturalmente, para sustituirla por una república de los soviets. Pocos libros le hicieron tanto daño a la II República como "Homenaje a Cataluña". Muchos autores dicen que Orwell, en cierto modo se arrepintió de su obra y que matizó posteriormente muchas de sus afirmaciones. Pero el mal estaba hecho.

Blair había nacido en la India dentro de la casta inglesa. Tras varias vicisitudes y viajes se unió a la policía imperial británica en Birmania. Allí enfermó de tisis a la par que se fue concienciando de la penuria de los nativos. A su regreso de oriente, sin un duro, intentando vivir de sus escritos a caballo de Londres y Paris, todavía se radicalizó más. Escribió varias novelas y cuentos de escaso éxito pero de gran interés que ya dejaban entrever su buena pluma. Su adscripción política podría ser por entonces del laborismo de izquierdas que representaba un pequeño partido pero muy activista, el Partido Laborista Independiente (ILP). El caballo de batalla de Blair hasta la presente se sujetaba en dos patas, la lucha contra el colonialismo (imperialismo) y la lucha contra la sociedad patriarcal y autoritaria que siempre nos dice lo que tenemos que pensar. Mientras tanto su enfermedad avanzaba y seguía sin blanca.

En 1936, Blair ya había adoptado el seudónimo de Orwell y tenía una obra literaria relativamente importante. Decidió participar en los acontecimientos que se sucedían en España, y consiguió una carta de recomendación del ILP para poder moverse con cierta libertad por la Cataluña cenetista. Era diciembre de 1936. Parece que tenía pensado unirse a la Columna Internacional, pero en Barcelona decidió formar parte de las milicias del POUM, un pequeño partido revolucionario, cercano al troskysmo, pero que el propio Trosky aborrecía, por su activismo sin objetivos reales. En el cuartel Lenin del POUM fue adscrito a la III Centuria de estas milicias y enviado al Frente de Huesca donde oficiaban las milicias del POUM con poco o ningún éxito bélico. Tras meses de inactividad y alguna acción esporádica, las milicias del POUM fueron militarizadas, pese a la enconada resistencia de los líderes del POUM, y convertida en la 29 división que mandaba Rovira.

En la primavera de 1937 recibió una herida severa en la garganta y fue evacuado a Barcelona. Allí vivió de primera mano los sucesos de mayo de 1937, donde el POUM, la FAI y sectores de la CNT (contraviniendo a sus lideres) se sublevaron en Barcelona y tras una escasa semana de fuego, fueron derrotados en su intento por no perder el poder en Cataluña, que el gobierno y el govern le quitaban día a día con toda legitimidad. La principal víctima de esta derrota fue el POUM y sus dirigentes que fueron encarcelados o puestos en captura. Andreu Nin fue secuestrado por la Policía rusa y española afín al PCE, y tras, probablemente, torturarle impunemente, lo asesinaron deshaciéndose del cuerpo. Los otros líderes del POUM fueron posteriormente juzgados y condenados con poca severidad. El gobierno que sabía lo que había pasado con Nin, tuvo que tragarse el sapo, pues no podía prescindir del PCE y sus hermano mayor, y aunque encargó una investigación, lo hizo con la boca pequeña. La crisis de mayo de 1937 fue muy dura la II República. Hubo que cambiar el gobierno y hacer de tripas corazón para continuar la lucha.

Los miembros del POUM de alguna relevancia huyeron o se escondieron. Orwell, también. Tras unos meses escondido en Barcelona consiguió regresar a Inglaterra donde escribió su libro Homenaje a Cataluña, que en un país, poco inclinado a defender a la II República y en general fascinado con los anarquistas, el libro fue un bombazo y pese a que no fue un éxito de ventas,  cambió la vida de Orwell.

Las observaciones de Orwell sobre la pequeña guerra que vivió en la columna del POUM, están estupendamente escritas, se leen de corrido, pero contienen muchas falsedades y algunas invenciones, como los investigadores han demostrado (el último, Paul Preston). Homenaje a Cataluña es principalmente un libro de un imperialista patriarcal que le dice continuamente al lector qué debe pensar, precisamente lo que el autor criticaba. La buena pluma y el ingenio de Orwell hacen el trance muy suave y hasta diría entretenido, pero es un ensayo histórico fracasado pese a la popularidad que cobró tras su muerte. Cuando Orwell se apiadó de los pobres en Birmania y cogió el rumbo de la izquierda, de la extrema izquierda del ILP, como buen pequeño burgués, seguía llevando en su coleto un policía imperial. Y así, el amigo Orwell, que se hizo un icono de la burguesía y de los servicios secretos occidentales, ingresó en la división de defensores de la extrema izquierda, por mor de su furibundo anticomunismo. ¡¡Qué extraño viaje el de estos tipos!! Parece que el gobierno de la II República para no ser estalinista y todo eso, lo que tenía que haber hecho es dejar que la despedazaran, por un lado los franquistas y por otro los extremistas del POUM y la FAI (y parte de la CNT) Pues eso, que a todos los efectos tan enemigos de la República era la extrema derecha como la extrema izquierda, y a mi parecer, el gobierno fue muy blando con estos tipos, salvo el caso de Nin, que fue una ejecución extrajudicial decidida por los rusos y que la República hubo de tapar para no enemistarse con el único que les ayudaba, "el malvado padrecito Stalin" ¡Qué cosas! Hay evidencias de que Homenaje a Cataluña fue escrito con precipitación y la cabeza caliente, y que posteriormente Orwell rectifico posteriormente muchas de sus afirmaciones contra la "estalinista República española" . Pero como dijo el periodista Mathews, nada sospechoso de comunista, fue uno de los libros que más daño hicieron a la II República, aunque fuera sin querer, opción que yo personalmente pongo en duda.

Orwell, pese a su mala salud, se erigió en Inglaterra en el censor de los libros sobre la Guerra Civil española que no le gustaban, despotricando a su gusto, pero injustamente, aunque con el placet de las fuerzas vivas británicas. Y así puso al caer de un burro a Koestler por su libro "Testamento español" que no era precisamente pro comunista, pero también criticó duramente a Jellinek que defendía algunos malos trances que la República en guerra tuvo que pasar. Orwell se volvió completamente injusto con la República en el camino del anticomunismo feroz. Mal camino ese. Orwell Había pasado unos meses en un frente inactivo, herido en el cuello y presente en lo sucesos de Barcelona. Ese era todo su bagaje, y con ese bagaje sentenció la lucha del pueblo español. Orwell no vio más allá de sus narices aunque lo contó muy bonito. Los sucesos de Mayo de 1937 fueron una rebelión armada contra el gobierno legitimo por parte de la FAI, una parte de la CNT y del aventurero POUM, (al que el propio Trosky no paraba de maldecir). Al enfrentarse al gobierno legal, los facciosos de mayo de 1937, se ponían objetivamente del lado rebelde por muchas banderas rojinegras y hoces y martillos que llevaran. Y cuando te alzas en armas contra un gobierno legal, democrático y constituido, formado por un pacto político llamado Frente Popular de prácticamente todo el espectro político de izquierdas, luego no puedes venir diciendo lo duro que te tratan, ¡¡en Guerra!!

María Osten (1908-1942)

Esta periodista alemana de triste final, fusilada por la NKVD (1) en 1942 había nacido en 1908 en Muckum en la región de Westfalia. En su tempana juventud se afilió al KPD, Partido Comunista Alemán, muy activo durante los años de posguerra, y muy popular entre la intelectualidad alemana de la época. Su primer trabajo fue en la conocida editorial Malik, de clara tendencia progresista. Allí se codeó con intelectuales y artistas del diseño, como John Hearfield, también del KPD, maestro del fotomontaje, estilo que tendría grande éxito entre los cartelistas republicanos en la GCe. Algunos relatores nos dicen que precisamente Heartfield utilizó los ojos de María para un montaje de la cubierta de una novela de Ehrenburg. Sabemos que María comenzó a escribir pues hay referencias de sus publicaciones. Fue integrada en el grupo de nuevos narradores alemanes, compartiendo división, entre otros, con Ludwig Renn que fue mando en las Brigadas Internacionales. En 1932 María partió para la Unión Soviética coincidiendo con la llegada al poder de los nazis.

En Moscú trabajó para publicaciones extranjeras editadas en la URSS como el Deutsche Zentral Zeitung, de la sección alemana de la Internacional Comunista. En Moscú conoció al reputado periodista Mijail Koltsov, que trabajaba para Pravda, con el que inició una relación sentimental pese a que Koltsov estaba casado. En aquella época ya formaba parte de la Asociación de Escritores y Artistas Revolucionarios. María era una entusiasta militante que compaginaba revolución, literatura y periodismo. En el extranjero, los periodistas pro comunistas, solían recalar en Berlín hasta que llegó Hitler al poder, después Paris, centro del exilio centro europeo, y naturalmente en 1936, la República española y la guerra civil, que se convirtió en la meca de todos los intelectuales y activistas en el entorno de la Internacional Comunista.

En un viaje de María y Kotlsov en 1933 a las zonas alemanas ocupadas por Francia, concretamente al Sarre, La pareja adoptó temporalmente un niño de diez años de un matrimonio obrero local y comunista, cuyos padres tenían gran interés en que conociera la Unión Soviética. Al chico, que se llamaba Hubert L´Oste, se lo llevaron a Rusia. De esta experiencia salió el libro de María, "Hubert en el país de las maravillas" publicado en Rusia en 1935. (2)

En 1936, muy temprana la guerra española, María Osten y Mijail Koltsov llegaron a España y se pusieron a trabajar en su doble faceta, periodistas de la prensa soviética y miembros activos de la Comintern. Un conocido reportaje de María en octubre de 1936, Spanische kinder (Niños españoles) para la Deutsche Zentral Zeitung de Moscú, fue muy alabado. De sus textos en España, los relatores afirman que en "El mono azul" del 30 de septiembre de 1936 se publicó en español su reportaje "Primavera en Madrid".

María y Koltsov adoptaron a un niño español de pocos meses que había aparecido abandonado en un vagón de ferrocarril de un convoy probablemente atacado por la aviación enemiga y de cuyos padres nada se sabía. Le pusieron de nombre Chemino. Cuando la pareja regresó a Moscú se llevaron al niño a Moscú tras un largo periplo por toda la Europa de preguerra. En Rusia, el niño sobrevivió y termino trabajando de taxista en Moscú, ya huérfano.

El destino de Koltsov, hipócritamente agasajado por Stalin semanas antes de su ejecución, y el de su compañera sentimental María Osten se oscureció y se ensangrentó. Primero fue detenido Koltsov. Todos los relatores confirman que Koltsov había adivinado lo que le esperaba. Torturado para confesar crímenes que no existían y que más aún, torturadores y torturado sabían que no existían. Fue condenado a muerte por los tribunales títeres de la NKVD en 1940. Ese mismo año los servicios de seguridad de la Komintern iniciaron investigaciones para inculpar a Maria Osten, como compañera de Koltsov y como alemana sospechosa, sobretodo viniendo de la Guerra Civil Española. En el verano de 1941, en guerra ya con Alemania, fue detenida, torturada y condenada a muerte, pena que se cumplió en 1942. Como Koltsov, María también intuía que algo no iba bien desde 1939. Sin trabajo, abandonada por la Komintern, sin poder salir de Rusia, la espera se le hizo eterna pero desgraciadamente se consumó. Su hijo español adoptivo, como decimos, sobrevivió.

(1) Beria y Stalin, fueron los tipos que más comunistas e intelectuales de izquierda fusilaron. Unos auténticos caza comunistas que desarticularon la sociedad post leninista, desde el Ejército Rojo, al PCUS, a la intelectualidad, a todo bicho viviente que destacara por algo. A veces pienso que eran agentes extranjeros infiltrados en el PCUS. Pero no, eran lo que eran, unos lunáticos sanguinarios metidos a comunistas que no permitían que la sombra de nadie les orillara el zapato.

 (2) Y todo fue de maravilla, como a los niños españoles de Rusia, hasta que llegaron lo nazis y las organizaciones de ayuda soviéticas se quedaron sin recursos. Y el adolescente Hubert tuvo que buscar trabajo en medio de una guerra brutal. Para más inri, Stalin desconfiaba de los alemanes comunistas exiliados en Rusia, cosa que no le ocurrió con los españoles, y que marcó la diferencia. El caso es que Hubert, las pasó canutas, cárcel, campos, malos tratos, penalidades...

Ettore Quaglierini (Pablo Bono Piombo/Pierre) (1893-1953)

Quaglierini es un personaje de largo recorrido. Había nacido en Livorno en 1893 y a los veinte años ya militaba en el Partido Socialista Italiano. Trabajó en el periódico Avanti! cuyo director era Mussolini que le quedaba poco para dejarlo y fundar el fascismo. Durante la Gran Guerra sirvió en la Marina Real. Fue gravemente herido en Corfú y licenciado. Tras la escisión de Gramsci y Bordiga para fundar el Partido Comunista de Italia adscrito a la III Internacional, Quaglierini se fue con ellos y ya era un lider consolidado en la región de Turín con colaboraciones regulares en L´Ordine nuovo, el diario fundado por Gramsci. Como conocido de Mussolini hubo de abandonar Italia en 1923, tras una brutal agresión que sufrió junto con su esposa donde los camisas negras los dieron por muertos. Ya en Europa realizaron tareas para la Comintern en Francia, Bélgica, Alemania y también viajaron a Sudamérica, donde Quaglierini terminó de aprender español. En Argentina y Uruguay llevó a cabo tareas de organización creación de medios de prensa, dejando la Secretaria de la Comintern en Sudamérica en manos de Victorio Codovilla. La llegada al poder de los fascistas en Italia propició un gran exilio político de italianos de izquierda, principalmente comunistas. Es por este motivo que la Comintern dispusiera de muchos de ellos por todo el mundo.

El hecho de que usara al menos dos alias, Pablo Bono y Pierre hace difícil situar sus acciones y trabajos, y hay bastantes discrepancias entre sus estudiosos. Su llegada a España debió ser a finales de los veinte y parece que venía a sustituir a Julián Gómez García alias Julían Gorkin que empezó a derivar hacia posiciones más a la izquierda que las oficiales tras muchos años al servicio de la Comintern. Gorkin y Quaglierini se conocían desde atrás en trabajos que hicieron en la Europa de entre guerras, aunque Gorkin puede que no supiera la verdadera identidad de Quaglierini. Más, cuando el alias de Pierre fue usado por distintos funcionarios de la oficina para el Comunismo Internacional.

El caso es que nuestro flamante Pablo Bono inició su andadura en España mediante la creación de editoriales, sencillas y con producción barata para ilustrar y educar al pueblo español, afán por antonomasia de todas los republicanos, publicando lo mejor de las lecturas "sagradas" del comunismo. Una de las más celebres fue "El Extremismo, enfermedad infantil del Comunismo, del mismo Lenin en Ediciones Europa-America, que dirigía Bono, y que fue contestada por los radicales con "El leninismo, enfermedad senil del comunismo", cuyo autor no recuerdo. En fin, todo muy divertido.

Durante la revolución de Octubre, Bono fue detenido en Barcelona, la editora fue registrada y confiscado los libros en reserva pero no encontraron con qué inculparlo y el caso fue sobreseído. Al inicio de la Guerra Civil Bono se unió al Quinto Regimiento aunque hay pocas referencias de sus trabajos en la fundación del Quinto. Nombrado primeramente Comisario Político fundo junto con José Laín Entralgo la Escuela de Comisarios del Quinto que era de urgente necesidad para dotas de delegados a las nuevas unidades del Quinto Regimiento.

Sorprende que Bono no se uniera a las Brigadas Internacionales, pero teniendo en cuenta la buena densidad de italianos en esas labores, empezando por Luigi Longo, Inspector General, quedaron otros miembros de la Comintern para otras urgentes labores de control y asesoramiento, no solo militar, al PCE, con bastantes elementos que pesaban por cuenta propia, como se vera posteriormente, o al propio gobierno republicano necesitado de "consejo" y de asesoramiento de inteligencia, etc, etc. Lo que hacen todos los gobiernos de grandes potencias cuando "asesoran" a pequeños compadres en apuros bélicos.

A principios de 1937, Pablo Bono dirige el Comisariado del III Cuerpo de Ejército, una gran unidad controlada por los comunistas y que desarrolló en el frente de Madrid una gran producción propagandista.

Miembros del Comisariado de Propaganda del III Cuerpo. En el centro, el propio Pablo Bono. Imagen del Archivo del PCE.

En 1938 fue destinado como Comisario jefe del Ejército de Maniobra que estaba bajo el mando del general Leopoldo Menéndez. Tras la retiradas de marzo parte del ejercito quedó en zona catalana y la otra parte en la zona centro. Menéndez reorganizó los restos de este ejercito y Quaglierini siguió de comisario con Federico de la Iglesia que también seguía de jefe de Estado Mayor. Era un equipo de lujo y el ejercito de Maniobra aguantó con sobresaliente la ofensiva rebelde contra Valencia. Posteriormente se unieron el Ejército de Maniobra y el de Levante bajo mando de Menéndez que sustituyo a Hernández Sarabia, con Bono como comisario y De la Iglesia como Jefe de Estado mayor. El Jefe de Operaciones del E.M. también de lujo, Francisco Ciutat. Esta ofensiva contra Valencia que fue un matadero para las tropas de choque franquistas que se enfrentaban a la famosa linea XYZ diseñada por uno de los mas competentes oficiales de E.M. del Ejército Popular el coronel Matallana (1), quedó inmediatamente detenida por la ofensiva republicana del Ebro.

Salió de España al final de la guerra y vía Francia partió para Sudamerica con ayudas del SERE. Se instaló en Uruguay donde colaboró con las organizaciones de exiliados y en lo que mejor se le daba, la editoriales del Partido. Regresó a Italia al final de la WWII recuperando su verdadera identidad. Intento ser elegido en las listas del PCI en el sur de Italia, pero a no ser elegido volvió a sus labores editoriales, Murió en 1953 a los sesenta años sin haberse separado nunca de la línea oficial del PCI.

(1) Matallana, militar conservador, como Vicente Rojo, había pasado mucho miedo mientras sirvió en Madrid, en realidad como todos los militares conservadores que servían en el Ejército Popular. Estando atrapado en la zona Centro por contra de su amigo Rojo que tenía la frontera francesa cerca, empezó a tener miedo del final de la guerra, y no habiendo sido nunca republicano y menos de izquierdas,  aceptó los contactos de la quinta columna y empezó a colaborar con ellos mientras se preparaba una sólida y creíble defensa para cuando se rindiera la República. Salvó la vida, y se redujo su condena de 30 a cinco años, pero no por ello recibió ningún cuartel de sus antiguos conmilitones. Tras la cárcel hubo de trabajar de los oficios que le salían pues pese a sus grandes conocimientos técnicos y matemáticos nadie se atrevió a darle empleo y subsistió entre miseria y penalidad para el y su familia hasta que consiguió un empleo de jefe de obra.  Murió prematuramente a los 58 años. Rojo también murió prematuramente y tampoco recibió cuartel de sus antiguos conmilitones cuando regresó a España. Y es que Franco nunca perdonaba de verdad aunque hiciera algunos gestos de clemencia como reducir condenas. Lucharon por la República con poca pasión, a veces a regañadientes y creyeron al traidor Casado que les prometió una especie de abrazo de Vergara, pero Franco no era Espartero. Y así lo pagaron... Lea nuestra reseña sobre este militar en:
http://www.sbhac.net/Republica/Personajes/Militar4/Militar4.htm

Alberto Sánchez Menéndez

Estaba exiliado en España como muchos de sus compañeros cubanos al estallido de la Guerra Civil. Todos dicen que se destacó en el asalto al Cuartel de la Montaña. Ingresó tempranamente en el Quinto Regimiento y por su valentía y talento para lo militar ascendió rápidamente a mandar una compañía de la brigada Lister. Ya en la 9 Brigada Mixta contrajo matrimonio con la capitana española Encarnación Hernández Luna jefa de la compañía de ametralladoras, a la que se parecía muchísimo en pundonor, valentía y responsabilidad. La pareja era muy respetada en su unidad y gozaba de la simpatía y cariño de la tropa. En la batalla de Brunete, autentico matadero de oficiales de milicias y comisarios políticos de la 11 división, Alberto Sánchez fue herido de bala en los últimos días de la batalla. No quiso ser retirado y se mantuvo en su puesto. A las pocas horas una bomba le alcanzó de lleno y murió. Su ceremonia funeraria en los locales del Quinto fue muy sentida en la comunidad cubana y en el Ejercito Popular.

Fanny Schoonheyt

Fanny Schoonheyt instructura en el CRIM del Pins del vallés

Había nacido en Rotterdam en 1912, por tanto tenía 24 años cuando se alistó voluntaria en las milicias catalanas, región donde residía desde 1934. Se dice que era una experta manejando las ametralladoras en el frente de Aragón. Fanny era una chica políticamente muy bregada cuando llegó a España. Había trabajado de periodista y conocía la Unión Soviética, con la que simpatizaba. En Barcelona se codeaba con otras figuras femeninas de las juventudes comunistas, en un ambiente de exaltación propiciado por las Olimpiadas Populares de Barcelona que atrajeron a todos los jóvenes progresistas de Europa que querían hacer algo contra la olimpiada nazi de Berlín. Los acontecimientos que devoraron todas las ilusiones deportivas de los antifascistas europeos llevaron a Fanny a las barricadas barcelonesas y posteriormente al frente de Aragón en una columna del PSUC. En noviembre de 1936 fue herida y hospitalizada. A su recuperación fue destinada a los servicios de retaguardia y ascendida a delegada de compañía. Tiempo después se incorporó a las plantillas de instructores del CRIM de Pins del Vallés. Tras sufrir un  accidente de tráfico y volver a ser hospitalizada y durante unos trámites administrativos de su pasaporte vio que quedaba prácticamente expatriada por su intervención en la Guerra Civil española debido a un decreto que privó de la nacionalidad holandesa a todos quienes participaron en ella. Tras un tiempo en Francia con la guerra terminada, se exilió con el apoyo del SERE español a la República Dominicana. Se ignora el motivo, pero pensamos que probablemente atemorizada por el plomizo ambiente que los temibles agentes del dictador Trujillo imponían a los exiliados republicanos, Fanny abandonó toda militancia, no ya comunista sino meramente de apoyo a la República española y se dedicó a la fotografía profesional. Tuvo una hija con un exiliado español en este políticamente insalubre país. Y deseosa de abandonar la República Dominicana, consiguió que el gobierno holandés le permitiera residir en la colonia de Curaçao. En 1957, ya con mala salud, regresó a Holanda donde murió en 1961. Todos los datos biográficos de esta combatiente republicana se conocen gracias al libro recién publicado en 2011 de Yvonne Scholten.

Bob Smillie

Voluntario escocés en las milicias del POUM, nieto de un famoso líder obrero escocés Robert Smillie. Relatado por Orwell, quien afirma su valía y compromiso. Fue detenido en la frontera francesa cuando intentaba huir tras la ilegalización del POUM y la disolución de sus milicias. Enviado a prisión, tuvo un ataque severo de apendicitis y murió. En aquellos tiempos se le llamaba a esta repentina dolencia, "Cólico miserere". Diferente relatores acusaron a los servicios de inteligencia republicanos de su asesinato. Es posible, pero los relatores han perdido bastante credibilidad, uno, porque era de su propio partido, Wilibaldo Solano, y otro, el espía renegado Walter Krivitsky, agente secreto ruso, que trataba de hacer méritos para la Inteligencia americana. (1) En cualquier caso, Bob Smillie vino a España a combatir al fascismo y murió en la cárcel por la deriva antigubernamental que su organización política inició, hasta entrar en guerra con el gobierno. Está claro que personalmente ninguno de los combatientes de las milicias del POUM eran agentes de Franco, pero los dirigentes de este partido junto con otros de igual talante de la FAI, se comportaron de forma irresponsable con el gobierno de la República, con el govern de la Generalitat y con la causa en general cuando preconizaban a toda plana la destrucción de la II República española.

(1) Lo único cierto de Walter Krivitsky, es que salió pitando por miedo a que Stalín lo asesinara como tantos otros comunistas rusos y extranjeros. Hizo muy bien si tenía por su vida. Otra cosa es lo que luego contó para que los americanos lo aceptasen.

Zofía Szleyen (1904-1994)

Zofía Szleyen fue una periodista, científica e hispanista y traductora polaca, casada con Mieczyslaw Szleyen. De familia de judíos no practicantes de clase media alta. Su padre era ingeniero en las fabricas textiles de Lodz. Zofia estudió químicas en la universidad Jagiellonian de Cracovia, donde conoció a su futuro marido. La crisis del 29 afectó a la industria polaca y la familia de Zofia pasó por dificultades económicas. Más que a la química, a Zofia le interesaba la literatura y la poesía. En 1931 se casó con Mieczyslaw y se fueron a Lodz. Zofia encontró un trabajo en un laboratorio. El matrimonio simpatizaba con los movimientos de izquierda y se acercaron al Partido Comunista. Y en esas simpatías les cayó el editar la publicación de la revista Chronicle una revista teórica del Partido Comunista de Polonia. Pero la dictadura militar polaca heredera del general Piłsudski anduvo ligera y arrestó a Mieczyslaw que fue condenado a tres años de prisión. Zofia quedó en Polonia con una hija, y su marido se exilió a Checoslovaquia. Con la Guerra Civil española Mieczyslaw partió para Barcelona con la intención de servir en las Brigadas internacionales. Zofia le siguió y en Barcelona se reencontraron. En las BB. II. les fueron encargadas tareas de propaganda para las que estaban bien preparados, trabajando con los brigadistas polacos (1) principalmente en la edición de las publicaciones "Dąbrowszczak" y "Ochotnik Wolności". Hay relatores que afirman que Zofia se integró en el PSUC en Barcelona, lo que pudiera suponer que ya pertenecía al Partido Comunista Polaco. Zofia aprendió el idioma con facilidad e inició trabajos de traducción al pequeño nivel de la prensa brigadista. Con la retirada del 39 y el paso a Francia, los gendarmes separaron al matrimonio, la esposa y los hijos fueron internadas en campos de transito y los hombres, más si eran brigadistas a campos de concentración. Zofia pudo encontrar trabajo en Francia en una farmacia mientras su marido estaba detenido. Se sabe que Zofia pidió integrarse en el ejército en el exilio del general Wladyslaw Sikorski que se constituyó primero en Francia y luego en Inglaterra, pero nunca fue aceptada. Zofia inició labores para la resistencia francesa trabajando en su especialidad, la edición de la revista "La Lutte", a la par que perfeccionaba el idioma francés (que se estudiaba en Polonia) y el español que ya conocía muy bien de sus dos años en España. También colaboró con el Partido Comunista Polaco y el gobierno polaco de la naciente República Popular en el exilio ruso. En el 44 se instaló en Paris y en 1945 regresó a Polonia y trabajo para el Ejército Popular polaco. En este contexto tradujo primeramente poesía republicana de guerra descubriendo su buen hacer de traductora de español al polaco. Más de 40 libros de escritores españoles y latinoamericanos se tradujeron al polaco de la mano de Zofia: Max Aub, Alberti, Neruda, Muñoz Arconada, Goytisolo, Cela, etc... Igualmente tradujo clásicos y modernos, como Lope, Galdos, Blasco Ibañez, etc...

Zofia destaca como una de las mejores traductoras de español-polaco y como la mayor hispanista polaca. Además, fue maestra de hispanistas. Algunos relatores señalaron muy al final de su vida fallos en la metodología de su traducción, pero me temo que tienen que ver con el cambio de régimen en Polonia. Durante su vida en la República Popular de Polonia perteneció al partido Comunista que con distintos nombres gobernó Polonia hasta Gorbachov. Tuvo cargos políticos, científicos y literarios. Trabajó mucho con los veteranos brigadistas polacos y fue muy bien recibida en España sobre todo tras la muerte de Franco, recibiendo honores y premios (Medalla de las Bellas Artes en 1989). Zofia se distanció del régimen comunista siendo muy crítica al final de su vida y precisamente la caída del régimen comunista trajo rencores y venganzas de los nuevos gobiernos derechistas y católicos que deterioraron, precisamente en su vejez, las condiciones de vida de los brigadistas polacos supervivientes. El Parlamento polaco legisló especial y cruelmente contra los brigadistas. Zofia opinaba que era por la ignorancia que estos políticos tenían de la gesta de sus compatriotas en la Guerra Civil española.


(1) Muchos brigadistas de nacionalidades cuyos países se hallaban bajo regímenes autoritarios al terminar la guerra civil española, se encontraron siendo apátridas, y penaron en campos de concentración y cárceles a todo lo largo de la geografía europea. Pero incluso en los Países bajos, en Suiza y en algún otro país supuestamente democrático se legisló contra ellos o se les aplicaron leyes decimonónicas para perjudicarles y llevarles a prisión. Para más inri, bastantes de los que lograron asilo en Rusia, fueron eliminados en algunas de las purgas de Stalin. Pero todavía más, en algunas repúblicas populares centroeuropeas, muerto Stalin, los brigadistas sufrieron represión por apoyar movimientos antisoviéticos desde dentro del comunismo, como Hungría y Checoslovaquia. De modo que los voluntarios de la libertad, llegaron a España para luchar contra el fascismo, fueron enviados a la batalla en malas condiciones armamentísticas y bastante mal mandados. Y lo fueron una y otra vez, incluso ya retirados del combate por Negrín, se les pidió aguantar en la frontera por unos días. Y luego perdieron sus nacionalidades o fueron presos por los motivos comentados... Por ello, ¡por favor! un respeto para estos valientes, la mayoría de los cuales no eran comunistas como siempre se ha dicho, ni eran lumpen, ni aventureros, ni nada parecido. Y mucho menos escoria de las naciones como se atrevió a publicar el periodista español Chavez Nogales. Eran trabajadores conscientes del momento que vivía España y Europa bajo la emergencia de sistemas fascistas que actuaron en consecuencia poniendo todo lo que tenían, la vida, en peligro.

Cándido Testa

Este periodista italiano se exilió a la Argentina para huir del régimen mussoliniano. En Buenos Aires, trabajó en el periódico "L'Italia del Popolo" y "Capital de Buenos Aires". Testa militante anarquista de la larga tradición italiana de esta ideologia, contempló la llegada de la Guerra Civil española como una oportunidad de combatir el fascismo. Primero localmente en Buenos Aires y luego decidido a combatir en España, partió para Francia y luego para Barcelona.

Allí, y con recomendación de sus camaradas catalanes consigue entrevistarse con el también anarquista Diego Abad de Santillán que tenía mano en la Consejería de defensa. Testa le dice que había formado parte de las tropas de asalto italianas durante la Gran Guerra, los "Arditi", una especie de Stosstruppen a la italiana. El caso es que debió impresionar al anarquismo catalán que vio una oportunidad de crear una unidad anarquista internacional. Aprovechando la presencia de voluntarios italianos que ya combatían en un batallón formada por italianos exiliados en Francia que llegaron a Barcelona, unos con motivo de las Olimpiadas Populares de 1936 y otros para combatir al fascismo y que además se encontraban reorganizándose después de una actuación poco destacada en el frente de Huesca, se encargó a Testa que los instruyera a la forma de los Arditi italianos. Se le proporcionó recursos y un cuartel y en marzo de 1937, desfilaron por Barcelona, levantando la admiración de los catalanes por sus vistosos uniformes y sus magníficos puñales. Cierto que sus vestimentas recordaban un poco a las fascistas italianos, con sus uniformes verde oliva y sus jerséis negro de cuello alto y una hermosa calavera con dos tibias cruzadas en la boina negra. Y dicho y hecho, se les integró en la columna Ascaso de mucho renombre entre los anarquistas, y volvieron a la batalla. Entre sus mandos, el batallón, también llamado en términos anarquistas, "Centuria Malatesta", tenía a Nicola Menna, Fausti Nitti y Camilo Berneri como ayudantes. Menna había sido el primer jefe antes del entrenamiento "Arditi" y Nitti sería el último tras el cese de Testa.

En el asalto a la Ermita de Santa Quiteria en Tardienta, la unidad fue prácticamente aniquilada. Como les pasó a algunas otras unidades internacionales, estaban mal armados, mal instruidos, no tenían anda de "Arditi", y sus mandos dejaban mucho que desear. La historia de siempre, civiles apresuradamente organizados, mal armados, peor instruidos y muy mal mandados se les usa de tropa de choque y se espera de ellos que derroten a tropas regulares, guardias civiles, y milicias fanáticas mandadas por oficiales regulares, y todos perfectamente pertrechados y parapetados. Un delirio. Testa regresó enfermo a Barcelona y la unidad se disgregó según preferencias. Algunos partieron para Albacete a unirse a las brigadas internacionales, otros salieron de  España y otro grupo se integro en la futura división Ascaso del Ejercito de Cataluña. Testa fue nombrado Jefe de Estado Mayor en la 153 Brigada Mixta, en formación, de la misma división.

 

 Frank Glasgow Tinker.

Piloto norteamericano contratado por el gobierno republicano español a finales de 1936, para combatir con su Fuerza Aérea en la guerra de España de 1936/39. Frank G. Tinker se incorporó en enero de 1937 a la Escuadrilla de "Chatos" de García Lacalle, que estaba en reorganización en el aeródromo de Los Llanos, con la que operó a lo largo de las batallas del Jarama y de Guadalajara, en la primera de las cuales, su "Chato" fue gravemente alcanzado el 16 de febrero y apenas sí pudo aterrizar, capotando finalmente. En la segunda de estas batallas, Tinker obtuvo su primera victoria aérea el 14 de marzo sobre un CR-32 sobre Trijueque, número que elevaría a 8 durante el tiempo que permaneció en España.  El 20 de marzo se apunta el derribo de un Fiat tripulado por Michekangelo Scala. En abril siguiente y después de que Lacalle entregara sus "Chatos" para ser trasladados al norte, tras un breve entrenamiento en aviones UTI-4 ("Mosca" biplaza con doble mando), pasó a la 1ª Escuadrilla de "Moscas" que mandaba el soviético Alexander Minaiev, con la que combatió en las operaciones de Santa Quiteria, donde las tropas gubernamentales sufrieron un duro castigo infligido por los He51 de "las cadenas", La Granja de San Ildefonso y batalla de Brunete, donde fue derribado el 14 de julio logrando capotar fuera de campo. Frank G. Tinker fue uno de los pocos pilotos no soviéticos que volaron tanto en I-15 "Chato", como en I-16 "Mosca". Victorias. 8. Primer piloto americano que derribó un Bf-109.

Fuente: Ángel Sánchez de http://members.es.tripod.de/SANMARCA/pilotos.htm

Palmiro Togliatti (1893-1964)

Político comunista que inició su andadura política en el Partido Socialista Italiano ya desde antes de la Gran Guerra. Combatió como oficial y fue licenciado por heridas de guerra. Formó parte del grupo fundador del Partido Comunista Italiano, con Gramsci como líder. Cuando éste último fue encarcelado. Togliatti tomó las riendas del Partido que fue ilegalizado en 1926 y sus dirigentes y miembros detenidos. Pero como Togliatti se encontraba en Moscu llamado por la Internacional Comunista se libró de la prisión exiliándose a Francia. Un año después fue elegido Secretario General. Hombre made in Moscú, la Comintern lo eligió como miembro de la Secretaria Internacional de este organismo. Vigiló estrechamente al Partido Comunista español durante la Guerra Civil y lo mantuvo en la mayor ortodoxia como principal autoridad en España de la Cominter. En un principio parecía que España caminaba inevitablemente hacia una revolución social, pero la Comintern impuso sus reglas en la política española a través del PCE. Unidad de acción bajo el gobierno legal, militarización de las milicias, ganar la guerra y detener la revolución y en especial combatir a los herejes del POUM. (1)

Detenido en Francia en 1939 e ingresado en un campo para extranjeros indeseables. Paradójicamente, con la llegada de los alemanes fue liberado pues uno de los puntos del acuerdo Molotov-Ribbentrop era el intercambio de prisioneros. Togliatti marchó a Rusia donde trabajo para el PCI y en la propaganda soviética orientada a las fuerzas militares italianas en Rusia, el Octavo Ejercito, que tan terrible destino tuvo en la batalla del recodo del Don que permitió cercar a los alemanes en Stalingrado, y en la que fuerzas rumanas, húngaras e italianas cedieron en sus frentes. En 1944 regresó a Italia y como Secretario general del PCI apoyó la formación de la República Italiana y el abandono de las armas para los partisanos. Fue ministro con Badoglio y con De Gasperi. La línea oficial del PCI marcada por Togliatti fue muy contestada por los militantes comunistas, pero aún así el PCI alcanzó cotas en las elecciones italianas que pusieron, en plena guerra fría, los pelos de punta a los Aliados. Organizaciones de extrema derecha, lo que más tarde sería "La Gladio" atentaron contra Togliatti que estuvo al borde la muerte. Se declaró la huelga general y las antiguas organizaciones partisanas miraron a los escondites de las armas que no habían sido entregadas, pues la crisis fue monumental.

La línea política de Togliatti, se impuso y el PCI pasó a ser el segundo partido más importante de Italia, pero siempre en la oposición, aunque con grandes áreas municipales y regionales de poder. El PCi de Togliatti salió indemne de la invasión soviética de Hungría. Togliatti siempre camino a corriente en el movimiento comunista internacional, era un hombre made in Moscú, estuviera quien estuviera allí. EN una vacaciones en Yalta en 1964 sufrió una hemorragia cerebral y murió. Esto abrió camino a Berlinguer que pese a ser discípulo de Togliatti se encaminó al famoso Eurocomunismo, o sea a soltar amarras de la URSS.

Togliatti es considerado uno de los padres de la República italiana, tuvo más suerte que Carrillo pues en Italia el fascismo fue derrotado y en España no.

Nota.-

(1) La propaganda derechista le atribuye a Togliatti algunos de los supuestos crímenes de la República en guerra en lucha contra la quinta columna y los aventureros del POUM y de la FAI. Quizá intervino en el asesinato de Andreu Nin. Muy feo, sí. Pero cuando andas con fuego sueles quemarte, como le pasó a Calvo Sotelo que fue asesinado, sí, antes del estallido, muy feo, pero andaba jugando con fuego.

Pablo de la Torriente Brau.

Este periodista había nacido en San Juan de Puerto Rico, aunque su familia terminó por instalarse en Cuba.  Ya de estudiante de bachiller hacía sus pinitos de periodismo. A principios de los treinta, casado e instalado como secretario de un importante bufete se inició en la lucha contra el gobierno de Machado. En una de las manifestaciones resultó herido en la cabeza. Ingresado en prisión cumplió cien días de los que dio testimonio periodístico. Tiempo después volvió a ser detenido y esta vez fue a parar a la Isla de Pinos, en el siniestro Presidio Modelo. En 1933 fue liberado y pudo reunirse con su mujer y musa Teté Casuso. Producto de sus experiencias fueron los artículos que publicó en el diario Ahora y que poco después le obligaron a exiliarse a Nueva York, donde junto con la comunidad de cubanos exiliados por la dictadura de Machado siguió porfiando en su lucha hasta que el dictador fue depuesto por la conjunción de la oposición y un grupo de militares que apoyaron al sargento Fulgencio Batista que con las bendiciones de los yanquis inició otra dictadura en Cuba.

Metido de nuevo en harina contra Batista, el amigo Pablo hubo de exiliarse en 1935 tras el fracaso de la Huelga General Revolucionaria. En Nuevo York reanudó su vida de periodista exiliado, pero esta vez con el pseudónimo de Carlos Rojas. Al estallido de la Guerra Civil española, decidió partir para España en apoyo de la República y para ejercer el periodismo desde primera línea. Su corresponsalía era para la revista New Masses y El Machete (revista mejicana). En Barcelona y luego en Madrid escribió sus artículos que fueron muy bien recibido por sus lectores. En Madrid decidió ingresar en Quinto Regimiento en el batallón del Talento. Pasó luego como comisario a la Brigada Movil de Choque del Campesino, que fue luego 10 Brigada Mixta y embrión de la 46 División. En el frente de Madrid, cerca de Majadahonda cayó muerto en un asalto y quedó su cuerpo en tierra de nadie. Tras recuperar su cuerpo días después se le hizo un emotivo entierro donde Miguel Hernandez con el que Pablo simpatizaba enormemente le dedicó la Elegía Segunda:

Pablo de la Torriente

has quedado en España

y en mi alma Caído"

Vitorio Vidali (Carlos Contreras, también "Comandante Carlos")

Político y militante comunista italiano, nacido en Trieste en 1900. En 1921 se afilió al Partido Comunista Italiano y al poco hubo de exiliarse pues era buscado por la policía política de Mussolini. Una de sus primeras paradas fue en los Estados Unidos, donde participó en la lucha por la liberación de  los anarquistas italianos Sacco y Vanzetti que como se sabe fueron injustamente ajusticiados, en procesos que eran una farsa (1). En 1927 se fue a la Unión Soviética y estudió en las Escuelas preparadas para extranjeros, la Escuela Lenin y la Academia Frunze. Terminados sus estudios entró en la Comintern como agente del Socorro Rojo. Marchó para Méjico y allí conoció a la fotógrafa italo-americana Tina Modotti (2). En los ambientes progresistas de la capital del Méjico posrevolucionario, Vidali se relacionó con la creme de la creme artística y revolucionaria, el pintor Diego Rivera, el muralista cubano Siqueiros, la conocida pintora, Frida Kahlo, el propio militar rebelde nicaraguense Augusto Cesar Sandino que por aquellos días combatía ferozmente a los Marines y que en Méjico tenía seguidores y se patrocinaron campañas de apoyo con la participación de Vidali y de Modotti que tomó históricas instantáneas.

 Se dice que la verdadera misión de Vidali era controlar al díscolo Partido Comunista Cubano que coqueteaba con las ideas de Andreu Nin de Oposición de izquierdas, que al padrecito Stalin no le gustaban nada.

Tina Modotti, era un mujer muy atractiva, había trabajado en el cine, y además tenía una larga trayectoria de amigos, amantes y un marido fallecido con los que se había formado política y técnicamente. A la sazón, cuando Vidali la conoció, Modotti salía con un gallardo cubano que se llamaba Julio Antonio Mella, cuadro del Partido Comunista cubano y exiliado en Méjico, vigilado por la policía de Machado y un poco también por Vidali que tenía orden de poner precisamente orden en el PCC. La relación de Modotti y Mella era entusiasta por ambos lados, Mella era el gran revolucionario pronto a emprender una expedición liberadora a Cuba, y Tina era la chica guapa y lista, bien corrida de mundo y muy buena con la cámara. Dicen que a Vidali le gustaba la chica y que miraba con aires de superioridad a Mella. Un día que iba Tina de paseo con su novio, Mella fue tiroteado y muerto. Se trataba de los sicarios de Machado que querían abortar las intenciones insurgentes de Mella. Se dijo maliciosamente en Méjico que lo había asesinado el amigo Vidali, y no se lo pierdan, con la ayuda de Modotti (que estaba enamorada de Mella), pero que pese a todo Vidali la obligó. ¡Madre mía! Que malos son todos los comunistas cuando los describen los propagandistas precisamente anticomunistas, y que delirios se gastan estos últimos...

Para mas INRI, Tina fue detenida por la policía mejicana y encausada. La justicia canceló la causa por motivos obvios, no había ninguna prueba, y las presentadas eran infundíos de la policía. Además, la prensa conservadora, como pasa hoy en España, se cebó en ella y con los ambientes progresistas hasta el punto de perturbar las relaciones personales de sus amigos y conocidos de izquierda. Diego Rivera tuvo que tirar de sus amistades políticas para que Tina fuera liberada de prisión, pero el daño ya estaba hecho, los periodistas habían asaltado su casa, y publicado de forma obscena todas sus fotografías y cartas personales. Tras ser liberada, Modotti se acercó más a Vidali y se convirtió realmente en bolchevique. Algunos relatores confirman que esta conversión motivada por la dramática muerte de su novio, no fue en realidad una epifanía, sino una tortuosa ascensión por la senda bolchevique hasta convertirse en lo que se llama una "monja leninista".

Cuando el gobierno de Méjico cambió a ultraconservador, y se inició una campaña contra los comunistas extranjeros, Vidali y Modotti que aun no tenían ninguna clase de relación sentimental partieron para Moscú haciendo escalas. Parece que fue Vidali quien animó a Modotti a que le acompañara. Allí se especializaron en el Socorro Rojo, y tras terminar su formación partieron juntos para Europa. Algunos relatores dicen que Vidali no lo tuvo fácil en Rusia para tener a Modotti de compañera de misión. Probablemente iniciaron una relación sentimental en esta época. Trabajaron en Europa central antes de la subida al poder de los nazis y se sabe que estuvieron en España durante la revolución de octubre del 34, donde al parecer Tina tuvo algunos problemas de pasaporte. En cualquier caso, temprana la rebelión militar en España, la pareja llegó a Madrid, y Vidali que ya tenía tratos y conocimientos con los dirigentes del PCE, se puso a la tarea de ayudar a Enrique Castro Delgado a dar contenido político al exitoso invento del Quinto Regimiento, del que Vidali fue nombrado comandante, concretamente Comandante Carlos. Los artículos de Vidali en la revista del Quinto Regimiento, "Milicia Popular", son muy buenos ideológicamente y les daba alimento espiritual a los comunistas españoles que en estas cuestiones eran un poco provincianos y no tenían la formación y el mundo que Vidali. (4)

Mientras, Modotti se unió al Socorro Rojo español que llevaba Matilde Landa, heroína republicana. Vidali colaboró en la organización de las Brigadas Internacionales, participando en todas sus acciones administrativas principales. Modotti, Landa y Vidali estuvieron con el Socorro Rojo en Málaga en la tragedia de "La Desbandá" (5) , cuando los buques de guerra franquistas disparaban a voleo contra los civiles que huían de Málaga por la carretera costera de Motril. Naturalmente, Vidali fue acusado de participación en el asesinato de Andreu Nin, como siempre sin ninguna prueba. (6)

Con el avance de la guerra y las escasas perspectivas de la República en guerra, tanto Landa como Modotti organizaron la evacuación de niños de familias republicanas, en especial comunistas, a Rusia. Esto en mi opinión fue un gran error que sembró más dolor del que palió, en cuanto los alemanes invadieron la URSS.

Al final de la guerra, Vidali no quiso volver a Rusia y junto con Modotti se fueron a Méjico donde rehicieron sus vidas. Modotti estaba enferma del corazón, probablemente por el estrés sufrido en España. En 1942, Modotti sufrió un ataque al corazón y murió a las pocas horas. Tiempo después, Vidali volvió a  Italia, y pese a tener serios enemigos en el Partido Comunista Italiano por su extremado estalinismo, con la democracia fue elegido senador en la República Italiana. Publicó unas memorias muy interesantes en las que cuenta su solitario final político.

Notas.-

(1) Como el que pocos años después protagonizaran los Presos de Gastonia, Trabajadores del textil del condado de Gaston en huelga y que provocación tras provocación de la patronal terminaron encausados por asesinatos que en realidad cometieron los serviles mercenarios de la patronal, conocidos como "Vigilantes". Piquetes de la Patronal armados, cuyos crímenes quedaban siempre impunes si no caían sobre las espaldas de los huelguistas.

(2) Con la que mantuvo una relación que ha sido muy criticada por casi todos los relatores de estos dos personajes.

(3) Naturalmente los relatores anticomunistas, mejicanos o no, maquinaron una calumnia sobre Vidali aportando el tipo de pruebas como las que en la actualidad se aportan para demostrar que el gobierno Sirio gasea a sus compatriotas. Simples patrañas: Que si dice el periódico tal, que sabemos que..., fuentes muy bien informadas... Pero el periódico tal dijo otra cosa, nadie sabe qué, y las fuentes bien informadas son organismos financiados por los Servicios Policiales y de Inteligencia de turno. Siempre ha sido así y siempre lo será.

(4) Como siempre, nuestros amigos, los propagandistas del franquismo sacaron a relucir los crímenes republicanos, naturalmente inspirados por la Comintern, especialmente por Vidali, que era un mandamás de esa oficina. Los republicanos, que no el gobierno, que se tomaron la justicia por su mano, no necesitaban que nadie y menos la Comintern les animasen, tenían sus propios motivos. Y fue precisamente el gobierno de Largo Caballero el que acabó con la matanza poniendo orden. Y además, una vez creados los Tribunales Populares, sus sentencias siempre fueron muy poco severas en el equilibrio que los miembros de estos tribunales buscaban, ahora sabemos por qué, pues desgraciadamente estaban trufados de quintacolumnistas. Al final de la guerra y al servicio de la Junta de Casado, un tribunal popular de Madrid no tuvo ninguna piedad con varios comunistas apresados por fuerzas de la Junta casadista. Sabemos por qué. El presidente y varios miembros eran miembros de la quinta columna.

(5) En Málaga, durante su caída y "La Desbandá", llegaron y fueron testigos muchos personajes de interés. Además de Tina Modotti, Matilde Landa y Vitorio Vidali, estuvieron los miembros de la unidad Canadiense de Transfusiones, con Bethune y su novia, la periodista Kajsa Rothman. Y además el escritor Arthur Koestler, en misión especial de la Comintern al que acompañaba otra periodista Gerda Grepp. Cuantas vidas rotas, cuantas almas quebradas por lo que vivieron en la GCe...

(6) Primero le acusaron del asesinato de Julio Antonio Mella, después de los de Paracuellos, y si me apuras todos los de Madrid, luego Andreu Nin. En verdad que los los acusados por los propagandistas franquistas de participación en el asesinato de Andreu Nin ya no caben en el camarote de los hermanos Marx, debió decidirse al menos en un multitudinario congreso de la Comintern, digo, yo. Pero la cosa no acaba aquí, cuando la pobre Tina Modotti muere de un ataque al corazón en un taxi en Méjico, también dijeron que había sido obra de Vidali.

Gamel Woolsey.

Cuando estalló la Guerra Civil española, Gamel Woolsey, que entonces rondaba los cuarenta años, vivía en un pueblecito cercano a Málaga. Cuatro años antes había llegado a España con su marido, el inglés Gerald Brenan, quien, pese a no haber publicado mucho hasta entonces, estaba llamado a convertirse en uno de los mejores cronistas de la historia y la cultura españolas. En la vieja casona de Churriana, el matrimonio recibía a visitantes de la talla del filósofo Bertrand Russell o la novelista Virginia Woolf. La política ocupaba un lugar de escasa relevancia entre los intereses de la pareja en aquel verano de 1936. Gamel Woolsey sólo era una hermosa aspirante a actriz cuando abandonó su Charleston natal, en Carolina del Sur, para probar fortuna en los escenarios de Nueva York; pero el teatro no iba a ser su destino. Entre los periodistas que Gamel conoció en Nueva York estaba el inglés John Cowper Powys, que invitó a la joven a Londres. Allí conoció al hermano de John, Llewelyn, también escritor, y se enamoró de él. Pero Llewelyn estaba casado con Alyse Gregory, ex redactora del The Dial, la revista literaria más importante de la época. Gamel se embarcó en una relación apasionada pero insatisfactoria que dejó una huella indeleble en su corazón. Por su parte, Gerald Brenan había vivido un turbulento triángulo amoroso en el que participaba la pintora Dora Carrington, miembro del grupo de Bloomsbury. Gamel y Gerald se conocieron y, si bien el término enamoramiento no describe con justeza su relación, se embarcaron en un matrimonio de admiración y afecto mutuo que duraría 37 años. Gamel escribió un libro sobre sus experiencias en la Guerra Civil española: "Málaga en llamas" que es el texto más bello y conmovedor que se haya escrito nunca sobre la tragedia española.

Fuente: contraportada del libro "Málaga en llamas" Editorial Temas de Hoy. Madrid 1998