S.B.H.A.C.

Sociedad Benéfica de Historiadores Aficionados y Creadores

Memoria Introducción Carteles Fuerzas Personajes Imágenes Bibliografía Relatos Victimas Textos Prensa Colaboraciones
3.3.- Otros voluntarios internacionales Enlaces

Jay Allen

Jay Allen es uno de los más famosos corresponsales americanos en Europa durante los años bélicos. Había nacido en 1900. Era hijo de abogado y estudio en Harvard. Empezó temprano (1924) a trabajar de corresponsal en Europa del Chicago Tribune, desde la capital de Francia, cubriendo entonces toda las crisis de la Europa de posguerra: El nacimiento de los fascismos, las inacabables crisis balcánicas, el nazismo, etc...

Con la II República española, y entendiendo Allen, que era un momento decisivo para España, se trasladó en 1934, viajando por Extremadura, muy interesado en la reforma agraria, y en concreto en la contrarreforma del bienio negro. Sorprendido por la revolución de Octubre, un artículo para el Chicago Daily News narrando la represión gubernamental en Asturias le costó un disgusto con la policía española. Afortunadamente contó con la ayuda de su amigo y colega John T. Whitaker corresponsal del Chicago Daily News. La sublevación militar le pilló en España, concretamente en Málaga, y ni corto ni perezoso corrió a Tetuan para entrevistar a Franco (27 de julio). Algunos párrafos son estremecedores:

Allen: «¿Durante cuánto tiempo se prolongará la situación ahora que el golpe ha fracasado?»

Franco: «No puede haber ningún acuerdo, ninguna tregua. Salvaré a España del marxismo a cualquier precio».

Allen: «¿Significa eso que tendrá que fusilar a media España?»

Franco: «He dicho a cualquier precio»

Franco: «..no habrá compromiso ni tregua» y que pensaba salvar a España del marxismo costara lo que costara; que Europa tenía que procurar que España no se convirtiese en la segunda potencia comunista del continente; que él, personalmente, era partidario de establecer una dictadura militar y más tarde convocar un plebiscito nacional para ver lo que el país quería. «Los españoles —le dijo Franco— están cansados de política y de políticos.»

Contestando a otras preguntas, respondió que a los políticos republicanos no les pasaría nada, «excepto que tendrían que ponerse a trabajar»; que había colaborado con la República porque entendía que ésta representaba la voluntad popular; que el triunfo del Frente Popular no significaba nada porque «las elecciones nunca representan dicha voluntad»; que consideraba necesario el envío a España de moros y de legionarios, cosa que había hecho Azaña en 1932 cuando la sublevación del general Sanjurjo; que no creía que una guerra civil prolongada fuera a destruir la República, el ejército y la Marina, facilitando el triunfo del comunismo, pues «los ejércitos se forjan en la guerra y ésta es una lucha entre la verdadera España y los marxistas». «Es asombrosamente pequeño —concluía la entrevista el corresponsal del News Chronicle— (otro enano que quiere ser dictador). Sus ojos son amables, su nariz aguileña, sus manos y pies muy pequeños. A los cuarenta y tres años es el general-niño de España. También fue el capitán más joven. Y el más joven teniente. Es evidente que sus hombres le adoran.»

Hay que señalar, que Allen ya sabía lo que estaba pasando en la España rebelde, de ahí la pregunta que le hace a Franco sobre fusilar a media España, lo que probablemente ignoraba era la espantosa medida que alcanzaba esa represión. En Badajoz lo averiguó.

Allen, entrando desde Portugal, describió las matanzas de Badajoz con cruda pasión. Sus primeras crónicas fueron censuradas pues escritas en Elvas el 25 de agosto, no llegaron al periódico. Advertido Allen de esta situación y consciente de la importancia de la crónica, se las apañó para hacer llegar la crónica de estos sangrientos hechos. La crónica de Allen alarmó tanto a su amigo John T. Whitaker que, éste se presentó ante Yagüe y le preguntó si era verdad que habían sido asesinados varios miles de personas. Y el teniente coronel Yagüe respondió sonriendo:

 «Naturalmente que los hemos matado. ¿Qué suponía usted? ¿Iba a llevar 4.000 prisioneros rojos con mi columna, teniendo que avanzar contra reloj? ¿0 iba a dejarlos en mi retaguardia para que Badajoz fuera rojo otra vez?»

La crónica de Allen sobre las matanzas de Badajoz, está actualmente considerada como paradigma de la información veraz y completa sobre el terreno, e inicia el largo camino del periodismo de guerra.

Allen también consiguió otra entrevista sensacional, la del líder fascista José Antonio Primo de Rivera pocas fechas antes de su fusilamiento. El hijo de Primo de Rivera, enfrentado con su triste destino, olvidó, como todo quisque, la dialéctica de los puños y las pistolas, y se acercó a la reconciliación nacional, que personalmente tanto necesitaba, y que a marchas forzadas, Prieto trató de conseguir, principalmente por simpatías personales, segundo, porque odiaba los fusilamientos, legales o no, y tercero, porque consideraba que era más útil a la República, vivo que muerto. Lo cierto es, que Allen, periodista de pro, trató de no perjudicar a Primo de Rivera con su crónica, evitando las preguntas más comprometedoras:

En lo fundamental, el citado Primo de Rivera se expresó así: "...No sé nada... Estoy aquí desde marzo... Gil-Robles tiene la culpa de todo. Durante dos años, cuando hubiera podido hacerlo todo, no hizo nada. Y Casares Quiroga, por su política de provocación... Pero ¿qué pasa ahora? No sé nada... ¿Usted se acuerda de mi actitud firme, y de mis discursos, en las Cortes? Usted sabe que dije que si la derecha, después de octubre, seguía con su política represiva negativa, Azaña volvería al poder en poquísimo tiempo... Yo representaba otra cosa, algo positivo. Usted ha leído mi programa de sindicalismo nacional, reforma agraria y todo aquello... Yo era sincero. Yo hubiera podido hacerme comunista y conseguir la popularidad...» Contestando a otras preguntas de su interlocutor, añadió que no creía que los falangistas estuviesen combatiendo en las filas rebeldes para defender los intereses del capitalismo y de la Iglesia, «pero no olvide usted que ellos no tenían líder después de mi encarcelamiento, y no olvide usted que también otras muchas personas eran empujadas a la violencia por la política de provocación de Casares». Niega a continuación que fuera él quien introdujera el uso de los pistoleros políticos en Madrid: «Nadie lo probó nunca. Mis muchachos habrán podido matar, pero después de haber sido atacados por ellos.» A otras preguntas contestó: "Yo sí sé que, si este movimiento gana y resulta que no es más que reacción, entonces retiraré a mi Falange y yo... ¡volveré probablemente a estar aquí, o en otra cárcel, dentro de pocos meses!... Si eso es así, están equivocados. Provocarán una reacción aún peor. Precipitarán a España en más horrores... Tendrán que cargar conmigo. Usted sabe que yo siempre he luchado contra ellos. Me llamaban hereje y bolchevique..."

Tras algunos trabajos para otros periódicos, Allen regresó a los Estados Unidos, donde buscó ayuda gubernamental para la II República. Al estallar la Segunda Guerra Mundial regreso como corresponsal americano a la Francia ocupada, aunque su verdadera tarea, consistía en ayudar a intelectuales, artistas y personalidades a escapar de la Francia Nazi. Fue detenido por la Gestapo y encarcelado, pero tuvo la fortuna de ser canjeado por la Cruz Roja en un intercambio de prisioneros. En 1942 desembarcó con el ejercito americano en el Norte de África afecto al departamento de Guerra Psicológica.

Tras la guerra, Allen, y viendo la deriva ultra conservadora que le acometía a su país, se retiró de la vida pública. El gran Allen, deprimido, sufrió varios ictus, muriendo en 1972. Que la diosa razón tenga en su seno a este héroe de la democracia y del periodismo de guerra.

Katherine Atholl

(Duquesa de. Atholl) (¿1876?-1960). Aristócrata británica, miembro del Parlamento de su país (Partido Conservador), que durante la guerra civil española se declaró abiertamente partidaria de la causa republicana, por lo que fue motejada de «duquesa roja. Autora de un libro titulado Searchlight on Spain (Londres, 1938) —del que se vendieron más de 300 000 ejemplares—, escrito tras su estancia en la España gubernamental, donde visitó los frentes y hospitales y se entrevistó con los jefes políticos v militares más cualificados del bando republicano.

Clement Attlee

(1884-1967). Primer conde de Attlee. Político británico que fue diputado, ministro. jefe del Partido Laborista y premier de su país. Al estallar la guerra civil española se mostró decidido partidario del Gobierno del Frente Popular, para el cual pidió todo el apoyo posibles. En diciembre de 1937, siendo jefe de la oposición parlamentaria, viajó a España, junto con otros diputados británicos, para reclutar un batallón de compatriotas suyos encuadrado en las Brigadas Internacionales —que estaba operando en el frente de Teruel— al cual hizo entrega de una bandera, dando dicho batallón en prueba de reconocimiento el nombre de Compañía «Comandante Attlee» a una de las unidades de que estaba compuesto. En los últimos días de la contienda se opuso, sin éxito, a que el Gobierno británico reconociese el régimen impuesto en España por el general Franco.

Wystan Hugh Auden

(1907-1973). Poeta y dramaturgo inglés, nacionalizado norteamericano en 1946, autor de numerosas obras (Los declamadores, La danza de la muerte, Otra vez, Carta de año nuevo, El escudo de Aquiles, etc.) que alcanzaron indudable éxito en su época y que en la guerra civil española sirvió como voluntario en el bando republicano —fue camillero durante algún tiempo en 1937—, a cuya época pertenece su libro España. En 1971 puso la letra al Himno de las Naciones Unidas, cuya partitura musical se debe al español Pau Casals.

Julián Bell

(1908-1937). Escritor británico, sobrino de la escritora de la misma nacionalidad Virginia Woolf, que durante la guerra civil española prestó servicio voluntario como conductor de una ambulancia fletada por una unidad inglesa de auxilio médico. Murió en acción de guerra, en Villanueva de la Cañada, lugar próximo a Brunete.

Norman Bethune

(1890-1939). Médico canadiense que durante la guerra civil española prestó notables servicios en el bando republicano, introduciendo nuevos métodos de transfusión de sangre que supusieron una auténtica revolución en la medicina de la época. En un principio trabajó a las órdenes del doctor Durán-Jordá, director del Servicio de Transfusión de Sangre de la Generalidad de Cataluña, incorporándose después al ejército republicano y dirigiendo una unidad móvil sanitaria hispano-canadiense, que intervino en las operaciones de la Ciudad Universitaria de Madrid. Autor de un folleto titulado El crimen del camino Málaga-Almería, publicado en varios idiomas. Murió en China, al mando de un equipo sanitario que atendía a los comunistas chinos.

Camilo Berneri

(1897-1937). Profesor italiano, de filiación anarquista, que gozaba de gran predicamento en los medios ácratas españoles, especialmente en los de Barcelona, y que se hallaba en dicha ciudad cuando se produjo la revolución de mayo de 1937, donde fue detenido y fusilado en el contexto de pequeña guerra civil que vivió Barcelona.

(Véase Corresponsales extranjeros)

Claude Bowers.

(1878-1958) Periodista y diplomático norteamericano que durante la guerra civil española desempeñó el cargo de embajador de EE.UU. ante el Gobierno de la República española y desde la cual trató de ayudar en lo posible al bando gubernamental.

Felicia Browne

(?-1936) Pintora británica, radicada en la Costa Brava catalana, que al estallar la guerra civil española se hallaba en Barcelona para asistir a la Olimpiada Popular, en cuya ciudad participó en las luchas callejeras contra los militares sublevados, incorporándose a continuación a una columna de combatientes que partió con destino al frente de Aragón, donde fue muerta en acción de guerra a los pocos días de su llegada.

Robert Capa (Andrej Friedmann)

(1913-1954). Fotógrafo norteamericano, nacido en Budapest, que inició su carrera en Berlin, en 1931, de cuya ciudad, al triunfar el nacionalsocialismo, se trasladó a Paris, donde comenzó a darse a conocer con el pseudónimo de Roben Capa. Durante la guerra civil de 1936-1939 estuvo en España, realizando numerosas fotografías, algunas de las cuales, como la titulada Muerte en acción —que le valió un Premio Pulitzer—, alcanzaron extraordinaria difusión. En 1938 estuvo presente en la guerra chino-japonesa y, más tarde, siempre como fotógrafo, en la segunda guerra mundial, en la de Israel y en la de Indochina, donde encontró la muerte al tropezar con una mina explosiva. En 1947 junto con Cartier-Bresson, David Seymour y otros, fundó la cooperativa Magnum

(Véase fotógrafos extranjeros)

Carlos Contreras (Vitorio Vidali) (también "Comandante Carlos")

Comunista de Trieste, exiliado desde la toma del poder por Mussolini. En España fue comisario del Quinto Regimiento y principal responsable de la formulación de las actitudes comunistas con respecto a la formación del ejército. Ocupó diversos puestos en el Comisariado después de la disolución del Quinto Regimiento, permaneciendo en España hasta el colapso de Cataluña. Después de la guerra marchó a México. En 1973 era senador de la República italiana.

 Harold Dahl.

("Díaz Evans") Piloto norteamericano que firmó contrato con el gobierno republicano español el 28 de diciembre de 1936, para combatir en las FARE durante la guerra de España, y del que se llegó a decir que salió de la cárcel con este fin. Fue destinado a la Escuadrilla de "Chatos" de García Lacalle, cuando esta estaba en reorganización en el aeródromo de Los Llanos. Con ella intervino en las batallas del Jarama y de Guadalajara, y al desaparecer esta por pasar sus "Chatos" al frente del norte Harold Dahl fue destinado a la 1ª Escuadrilla de "Chatos" mandada por el soviético Ivan Eryomenko ("Ramón"), participando en las ofensivas de La Granja de San Ildefonso y Huesca, así como en la de Brunete, en la que nuevamente sería derribado el 13 de julio de 1937 y hecho prisionero (antes lo había sido en el Jarama el 18 de febrero). Parece que, en el tiempo que combatió, obtuvo 5 victorias. Juzgado en Salamanca, fue condenado, permaneciendo en prisión hasta mediados de 1940 en que fue devuelto a Estados Unidos. 

Según Miguel Sanchíz, en su obra "Alas rojas sobre España" (páginas ilustrativas), Harold Dahl trabajo como piloto en la compañía Swissair a principio de los años 50, realizando un vuelo el 20 de octubre de 1953, entre París y Ginebra, con trece millones de francos que desaparecieron. Dahl fue detenido y encarcelado de nuevo por este hecho. Derribado el 18 de febrero de 1.937 en la batalla del Jarama, sin sufrir consecuencias. Victorias: Se le atribuye un Fiat Cr-32 y dos Heinkel He-51 (de los otros dos aviones que se dice derribó no se ha podido encontrar detalle).

John Dos Passos

(1896-1970). Escritor norteamericano, autor de numerosos libros que han alcanzado gran popularidad: U.S.A. (El paralelo 42; 1919 y El gran dinero); Aventuras de un joven; Número urna: El gran destino; Oriente express; Los hombres que hicieron la nación: Los grandes días; etc. Durante la guerra civil española apoyó la causa republicana, asistiendo en julio de 1937 al II Congreso Internacional de Escritores Antifascistas y colaborando, con Ernest Hemingway en la película de propaganda The Spanish Earth. A raíz de la desaparición del profesor Luis Robles Pazos (fusilado clandestinamente por el SIM), que era amigo suyo y del que nadie sospechaba que trabajaba para los franquistas, Dos Passos rompió amarras con la II República y hasta se enfadó con su amigo Hemingway. La decepción de Dos Passos partía de su desconocimiento de la realidad familiar de su amigo, un hermano suyo era militar quintacolumnista, al que facilitaba información sobre la ayuda armamentística rusa, y también de la dura lucha que se llevaba a cabo por los servicios de inteligencia de la República contra los espías y traidores camuflados en su territorio. Derecho que Dos  Passos no concedió a la República en guerra y actitud que era muy corriente entre muchos que se decían demócratas.

(Véase corresponsales extranjeros)

Mika Etchebéhère (Mika Feldman)

Activista Argentina que participó en la filas del POUM en la guerra civil española. Alcanzó el grado de capitán, aunque desconocemos si le fue confirmado. Su marido murió combatiendo en el frente de Sigüenza de dónde Mika y algunos compañeros pudieron escapar a duras penas del cerco de la catedral. Fue felicitada y admirada por todos los que la conocieron en sus labores militares.

  Mika en su madurez. 

Louis Fischer.

(1886-1970). Periodista norteamericano y corresponsal de The Nation en España. Colaboró con las BB.lI. durante un tiempo (era intendente), dedicándose posteriormente a realizar compras de armas para el bando republicano desde Paris.

(Véase corresponsales extranjeros)

Ernest Hemingway.

Novelista americano decididamente partidario de la República Española, antifascista visceral y un gran tipo. Hasta su muerte siguió apoyando a los republicanos.

(Véase corresponsales extranjeros)

Kati Horna.

Fotógrafa húngara nacionalizada mejicana y que recogió instantáneas de la guerra de España, en especial en el frente de Aragón. Destaca su sensibilidad para los temas sociales, es decir para captar las historias de la gente en sus rostros y en sus poses.

(Véase fotógrafos extranjeros)

 

Joris Ivens

(1898). Documentalista cinematográfico neerlandés, de filiación comunista, especializado en temas sociales: Komsomol, 400 millones, Indonesia llama, El Sena encuentra a París. Valparaíso, Vietnam, etc. Durante la guerra civil española visitó la zona republicana, realizando, en 1937, un film titulado Tierra de España (The Spanish earth) en el que colaboraron Hemingwav —que escribió el texto—, Dos Passos, Archibald Macleish v Lilian Hellman.

Walter Katz.

Piloto Hispano-Aleman, jefe de la escuadrilla independiente nº 50 de Natachas. Acabada la batalla de Brunete, se formó una Escuadrilla de Bombardeo nocturno con 12 R-5 Rasantes cuyo mando fue adjudicado a Walter Katz, siendo su modalidad de empleo el bombardeo de uno en uno, con quince o veinte minutos de intervalo entre aviones. Pasa después como piloto a la escuadrilla de caza nocturna que opera con I-15 a las ordenes de Stepanov. Cuando en 1.938 Stepanov regresa a la URSS Walter Katz toma el mando de la unidad. La escuadrilla operó normalmente en la zona catalana, desplazándose en algunas ocasiones a Valencia. Fue derribado por la DCA el 11 de noviembre de 1.938 efectuando un ametrallamiento a la cabeza de puente de Serós, margen izquierda del Segre, acompañado del sargento López que resultó ileso. Tras su muerte el mando de la patrulla de caza nocturna lo tomó el teniente José Falcó.

Salaria Kee.

Enfermera norteamericana del Bronx que actuó en la GCe con los servicios de Sanidad Republicanos. Se caso en España con el brigadista irlandés John Paddy O'Reilly y participó en la Segunda Guerra Mundial de enfermera.

 

 

 

 

 

Vea un artículo sobre Salaria Kee aparecido en Estampa

Arthur Koestler

(1905-1983). Escritor británico de origen húngaro, miembro del Partido Comunista —que abandonó en 1937—, autor de numerosos libros que alcanzaron gran difusión en todo el mundo —El cero y el infinito, El Yogui y el comisario, La escritura invisible, Los sonámbulos, El loto y el robot, etc.—, que al comienzo de la guerra civil española, haciéndose pasar por simpatizante de los militares sublevados, estuvo en la zona nacionalista como corresponsal del News Chronicle, haciendo una entrevista al general Queipo de Llano y escribiendo, a continuación, una serie de artículos y folletos contra la España de Franco. En febrero de 1937, hallándose en Málaga buscando documentación que probase la ayuda germano-italiana a los nacionalistas, fue hecho prisionero por éstos, los cuales lo sometieron a un proceso y lo condenaron a muerte por espionaje, acusación que, según Hugh Thomas (La guerra civil española, Ediciones Urbión, S. A., Madrid, 1979), tenía alguna base. Tres meses después, gracias a la intervención del doctor Junod, fue canjeado por la esposa de un militar nacionalista. A esta época pertenece su obra Testamento español.

(Véase corresponsales extranjeros)

André Malraux

Malraux junto a su Dewoitine

(1901-1976). Escritor y político francés, autor de numerosos libros que alcanzaron notable éxito en su época y que fueron traducidos a las más diversas lenguas: La tentación del occidente, Los conquistadores, El camino real, La condición humana (Premio Goncourt 1933), Los nogales de Altenburg, La lucha con el ángel, Psicología del arte, La metamorfosis de los dioses, Antimemorias, Oraciones fúnebres, etc. Simpatizante con las ideas comunistas, durante la segunda guerra mundial fue hecho prisionero por los alemanes cuando los ejércitos de Hitler ocuparon Francia, logrando evadirse poco tiempo después, y participar activamente en la Resistencia. Ministro de Información, primeramente, y después de Asuntos Culturales, en sendos gabinetes encabezados por el general De Gaulle, se retiró de la política activa cuando dicho general dimitió el cargo de presidente de la República. Durante la guerra civil estuvo en España, al frente de un grupo de aviadores franceses—a pesar de que él era totalmente inexperto en la materia— que se alinearon en las filas del ejército republicano mediante un contrato. Reunió unos veinte aviones en su mayoría bombarderos Potez 54, unos cuantos mecánicos, un intérprete, un encargado de transportes y una docena de pilotos. Algunos de éstos eran idealistas, como el comisario comunista Julien Segnaire, mientras que otros eran simples mercenarios. La mayoría eran franceses, pero había también unos cuantos italianos, y más tarde se sumaron algunos americanos, alemanes y un inglés. La Escuadrilla España, como la llamó Malraux, primero tuvo su base en Barcelona, luego se trasladó a Barajas, en las afueras de Madrid, y en agosto actuó en el frente de Extremadura. Tras esta experiencia, en la que cosechó más pena que gloria, regresó a su país, pronunciando posteriormente una serie de conferencias y mítines en Europa y en América, en favor de la causa republicana, que supusieron para ésta un serio apoyo en el campo de la propaganda. Fruto de sus experiencias en la contienda española fue su novela L'Espoir, llevada posteriormente al cine bajo el titulo de Sierra de Teruel, que, en ambas versiones, constituyó un verdadero éxito. Ignacio Hidalgo de Cisneros, jefe de la Aviación republicana, recuerda años después la estancia de Malraux en España con estas palabras (Memorias, París, 1964): «Yo no puedo decir que Malraux, en aquella época, no fuese, a su manera, un hombre progresista, ni que no viniese a España de buena fe para ayudar a los republicanos, tal vez ilusionado con el pensamiento de hacer en nuestro país el papel de Lord Byron en Grecia. Lo que sí puedo decir es que Malraux, que por su personalidad como escritor podía habernos sido útil, se anuló él mismo al pretender hacerse jefe de una escuadrilla, sin haber visto en su vida un avión, sin tener la menor idea de lo que es la Aviación y sin darse cuenta de que no se puede juzgar a los aviadores sin serlo, y mucho menos en una guerra. En cuanto se refiere al grupo de aviadores que vinieron con Malraux, siento mucho tener que desilusionar a los muchos franceses que vieron en ellos a unos héroes románticos y amantes de la libertad cuya actuación, a favor de los republicanos españoles, podía compensar en parte las canalladas que cometieron con la República Española los gobernantes franceses durante nuestra guerra.

Fuente: Manuel Rubio Cabeza.

(Véase corresponsales extranjeros)

 George Orwell

(1903-1950). Seudónimo del escritor británico Eric Blair. Contra lo que suele afirmarse repetidamente, no fue miembro de las BB.II. Relacionado con el ILP, en 1936 marchó a España para combatir contra el fascismo y se alistó en una columna del POUM. Combatió en Huesca y fue testigo en Barcelona de los «sucesos de mayo» de 1937. Con posterioridad, fue herido en el frente y temiendo ser detenido regresó a su país. La experiencia española marcó profundamente a Orwell, que no sólo publicó sobre ella su Homage to Catalonia sino que le provocó un acentuado anticomunismo que se refleja en sus dos obras maestras: Rebelión en la granja y 1984.

Nota: Para nosotros Orwell es especial. la lectura de su Homenaje a Cataluña siempre nos conmovió por dos motivos, su radical y en cierto modo anglosajona sinceridad, y también por su ingenuidad política, que más tarde y evolucionando sobre la persecución que sufrió el POUM, le convirtió en un furibundo anticomunista, dónde Orwell perdió su inocencia, y pasó al bando del anticomunismo, orilla muy peligrosa, llena de espías, delaciones, sobornos, traiciones, y donde todos nos terminan pareciendo peligrosos comunistas, como le ocurrió a Gorkin, Prieto,  Castro Delgado, etc..., por citar algunos personajes españoles de la GCE. Orwell terminó sus días rico, rememorando su estancia en Cataluña, y también delatando a intelectuales como peligrosos comunistas. Y es que el peor viaje ideológico de la madurez que uno puede emprender es el anticomunismo.

Ernst Guenríkovich Schacht.

(o Shakht, Shajt) De origen suizo, emigró joven a la URSS en 1922. Otros le sitúan como germano del Volga. Poseedor de la O.B.R. (Orden de la Bandera Roja) desde 1930, organizó en Albacete las tres escuadrillas de SB. Era el instructor de vuelo más importante de Katiuskas en España, soltando a muchos pilotos españoles. Jefe de la 12 Escuadrilla, del Grupo 12 y también del grupo informal formado por tripulantes de varias escuadrillas para misiones o periodos determinados. Nombrado HUS el 31 diciembre de 1936.

Fanny Schoonheyt

Fanny Schoonheyt instructura en el CRIM del Pins del vallés

Había nacido en Rotterdam en 1912, por tanto tenía 24 años cuando se alistó voluntaria en las milicias catalanas, región donde residía desde 1934. Se dice que era una experta manejando las ametralladoras en el frente de Aragón. Fanny era una chica políticamente muy bregada cuando llegó a España. Había trabajado de periodista y conocía la Unión Soviética, con la que simpatizaba. En Barcelona se codeaba con otras figuras femeninas de las juventudes comunistas, en un ambiente de exaltación propiciado por las Olimpiadas populares de Barcelona que atrajeron a todos los jóvenes progresistas de Europa que querían hacer algo contra la olimpiada nazi de Berlin. Los acontecimientos que devoraron todas las ilusiones deportivas de los antifascistas europeos llevaron a Fanny a las barricadas barcelonesas y posteriormente al frente de Aragón en una columna del PSUC. En noviembre de 1936 fue herida y hospitalizada. A su recuperación fue destinada a los servicios de retaguardia y ascendida a delegada de compañía. Tiempo después se incorporó a las plantillas de instructores del CRIM de Pins del Vallés. Tras sufrir un  accidente de tráfico y volver a ser hospitalizada y durante unos trámites administrativos de su pasaporte vio que quedaba prácticamente expatriada por su intervención en la Guerra Civil española debido a un decreto que privó de la nacionalidad holandesa a todos quienes participaron en ella. Tras un tiempo en Francia con la guerra terminada, se exilió con el apoyo del SERE español a la República Dominicana. Se ignora el motivo, pero pensamos que probablemente atemorizada por el plomizo ambiente que los temibles agentes del dictador Trujillo imponían a los exiliados republicanos, Fanny abandonó toda militancia, no ya comunista sino meramente de apoyo a la República española y se dedicó a la fotografía profesional. Tuvo una hija con un exiliado español en este políticamente insalubre país. Y deseosa de abandonar la República Dominicana, consiguió que el gobierno holandés le permitiera residir en la colonia de Curaçao. En 1957, ya con mala salud, regresó a Holanda donde murió en 1961. Todos los datos biográficos de esta combatiente republicana se conocen gracias al libro recién publicado en 2011 de Yvonne Scholten.

 Gerda Taro (Gerta Pohorylle).

Gerda Taro en Brunete, con Koltsov delante, a pocas horas de morir

Fotógrafo Centroeuropea, compañera de Capa. Murió en un accidente en la batalla de Brunete, cuando en un repliegue de las BB.II. se subió al pescante de un coche del EM y un T-26 que por allí maniobraba, patinó y aplastó a Gerda produciendo su muerte.

 

El tanque, según un articulo publicado en el país, que atropelló a Gerda Taro. A la izquierda, el tanquista español Aníbal González y el jefe de tanque, un asesor ruso. Al parecer, los tanquistas no se dieron cuenta del atropello hasta después de la batalla

(Véase fotógrafos extranjeros)

Cándido Testa.

Periodista Italiano que organizó en Barcelona el llamado Batallón de la Muerte. Era una unidad al servicio de la República, integrada por elementos anarquistas; su actuación fue poco destacable.

Nos escriben para decirnos:

Cándido Testa vivió en Argentina antes de la Guerra Civil española y trabajó para los periódicos de Buenos Aires, "L'Italia del Popolo" y "Capital de Buenos Aires".

Saludos desde Córdoba, Argentina 

Diego Naselli

Profesor en Historia

 Frank Glasgow Tinker.

Piloto norteamericano contratado por el gobierno republicano español a finales de 1936, para combatir con su Fuerza Aérea en la guerra de España de 1936/39. Frank G. Tinker se incorporó en enero de 1937 a la Escuadrilla de "Chatos" de García Lacalle, que estaba en reorganización en el aeródromo de Los Llanos, con la que operó a lo largo de las batallas del Jarama y de Guadalajara, en la primera de las cuales, su "Chato" fue gravemente alcanzado el 16 de febrero y apenas sí pudo aterrizar, capotando finalmente. En la segunda de estas batallas, Tinker obtuvo su primera victoria aérea el 14 de marzo sobre un CR-32 sobre Trijueque, número que elevaría a 8 durante el tiempo que permaneció en España.  El 20 de marzo se apunta el derribo de un Fiat tripulado por Michekangelo Scala. En abril siguiente y después de que Lacalle entregara sus "Chatos" para ser trasladados al norte, tras un breve entrenamiento en aviones UTI-4 ("Mosca" biplaza con doble mando), pasó a la 1ª Escuadrilla de "Moscas" que mandaba el soviético Alexander Minaiev, con la que combatió en las operaciones de Santa Quiteria, donde las tropas gubernamentales sufrieron un duro castigo infligido por los He51 de "las cadenas", La Granja de San Ildefonso y batalla de Brunete, donde fue derribado el 14 de julio logrando capotar fuera de campo. Frank G. Tinker fue uno de los pocos pilotos no soviéticos que volaron tanto en I-15 "Chato", como en I-16 "Mosca". Victorias. 8. Primer piloto americano que derribó un Bf-109.

Fuente: Ángel Sánchez. de http://members.es.tripod.de/SANMARCA/pilotos.htm 

Durante la Guerra Civil Española (1936-1939)), mas de 2,800 voluntarios norteamericanos se dirigieron a España para defender la democráticamente elegida Republica española contra los militares que se habían sublevado y que eran dirigidos por El General Francisco Franco. En un periodo de la historia donde los gobiernos de Alemania e Italia empezaban a manifestar sus ambiciones militaristas, estos jóvenes americanos creían en que la defensa de la Republica española (Enero 1937-Octubre 1938) seria la ultima oportunidad de detener el expansionismo del fascismo.
Muy documentado es el registro de estos voluntarios Estadounidenses quienes sirvieron en los Batallones Abraham Lincoln y George Washington, quienes pelearon al lado de Británicos, irlandeses, canadienses y otras nacionalidades que componían la Décimo Quinta Brigada Internacional.
Menos conocidas son las hazañas de los pilotos estadounidenses quienes combatieron en la Fuerza Aérea de la España Republicana contra lo mejor que Franco, Mussolini y Hitler enviaron al combate. Quizás este descuido se debe su limitado numero. O quizás al hecho de que estos aviadores aceptaron mercenariamente un sueldo por sus servicios ($1,500 por mes como salario y $1,000 de recompensa por cada avión enemigo derribado). Es lamentablemente cierto que algunos de estos pilotos actuaron impropiamente, sin embargo la mayoría de estos hombres cumplieron su deber con distinción y muchos de ellos eran simpatizantes de la causa republicana.
Uno de ellos fue Frank Glasgow Tinker. El fue el primer americano en derribar un Messerschmit y muy probablemente el único piloto americano que fue comandado en combate por un ruso y comandó a rusos como teniente de la republica de España. El nació en el sur de los Estados Unidos, precisamente en el estado de Luisiana un 14 de julio de 1909, el se unió a la marina como, piloto de reconocimiento pero su comisión termino debido a insubordinación. Cuando la Guerra Civil Española comenzó el solicitó ser transferido a España secretamente vía la embajada de México y llegó a Valencia vía Francia. El se unió a la Fuerza Aérea de la Republica Española con el alias de Francisco Gomes Trejo (nótese que las iniciales corresponden al nombre verdadero de el F.G.T.).
Desde el 7 de enero hasta el 29 de Julio de 1937, Frank Tinker voló un total de 191.20 horas y derribo un total de 8 aviones enemigos.
Su primer derribo fue a bordo de un biplano Polikarpov (denominado chato por los españoles) y su victima fue un Fiat CR 32 italiano. Durante una segunda misión seis días después, el volaba como escolta de bombarderos y derribo otro.. El día 17 de abril mientras se encontraba patrullando el frente de Teruel el derribo un Heinkel 51 de la Legión Condor. Estas tres victorias fueron realizadas volando Tinker en el Escuadrón Lacalle.
Posteriormente Tinker fue asignado a la Escuadrilla sovietica de Moscas (I-16s) comandada por el capitán Ivan A. Lakeev. El 02 de junio Tinker derribo otro Fiat CR 32 italiano. El 16 de junio nuevamente destruyo otro CR 32 y el 12 de Julio Tinker se convierte en el primer americano en derribar un Messerschmitt BF 109. Este BF-109B-2 ('Bertha') WNr 6-4 era de la Legión Cóndor y era piloteado por el Uffz. Guido Honess del 2./J88 escuadrón. Quien hasta ese día llevaba contabilizado 3 victorias contra bombarderos rusos. Honess se precipito a tierra desde una altura de 2500 metros y murió. Algunas de las piezas de su avión se encuentran en el Museo de la Legión Cóndor en la Ciudad de León en España.
Tinker registro su sétima victoria cinco días después cuando derribó otro Messerschmitt BF 109 durante una misión de escolta. El ultimo derribo de Tinker fue el 18 de julio y consistió en un Fiat CR 32 italiano durante una misión de escolta.
Tinker regresó a los Estados Unidos. Pero el sintió que no era aceptado por haber combatido en España, inclusive el gobierno Estadounidense criticó a aquellos que combatieron para los Republicanos. Al no poder continuar volando continuo su vida como periodista cubriendo la Guerra Civil Española a favor de los Republicanos. El también escribió un libro acerca de sus experiencia en España: 'Some still live' con excelente descripción de los combates aéreos.
Cuando en abril de 1939 Franco anuncia su victoria Tinker decide terminar con su vida pocas semanas después. Incapaz de aceptar el hecho de que la “Gran Democracia” del oeste nunca ayudó a la España Republicana. Su intimo amigo E. Hemingway lamento su muerte. 20 años después Tinker fue reconocido en Los Estados Unidos como un caballero luchador por la libertad.
 

Palmiro Togliatti.

(1893-1964). Comunista italiano y miembro del Comité central de la Komintern, tuvo un papel destacado durante la guerra civil. Tras la toma de Cataluña pasó a Francia, pero regresó de inmediato a la zona centro para propugnar la continuación de la resistencia. El inicio de la II Guerra Mundial lo pasó en la URSS, y regresó a Italia en 1943 para desempeñar distintos cargos que se prolongarían durante la posguerra.

Gamel Woolsey.

Cuando estalló la Guerra Civil española, Gamel Woolsey, que entonces rondaba los cuarenta años, vivía en un pueblecito cercano a Málaga. Cuatro años antes había llegado a España con su marido, el inglés Gerald Brenan, quien, pese a no haber publicado mucho hasta entonces, estaba llamado a convertirse en uno de los mejores cronistas de la historia y la cultura españolas. En la vieja casona de Churriana, el matrimonio recibía a visitantes de la talla del filósofo Bertrand Russell o la novelista Virginia Woolf. La política ocupaba un lugar de escasa relevancia entre los intereses de la pareja en aquel verano de 1936. Gamel Woolsey sólo era una hermosa aspirante a actriz cuando abandonó su Charleston natal, en Carolina del Sur, para probar fortuna en los escenarios de Nueva York; pero el teatro no iba a ser su destino. Entre los periodistas que Gamel conoció en Nueva York estaba el inglés John Cowper Powys, que invitó a la joven a Londres. Allí conoció al hermano de John, Llewelyn, también escritor, y se enamoró de él. Pero Llewelyn estaba casado con Alyse Gregory, ex redactora del The Dial, la revista literaria más importante de la época. Gamel se embarcó en una relación apasionada pero insatisfactoria que dejó una huella indeleble en su corazón. Por su parte, Gerald Brenan había vivido un turbulento triángulo amoroso en el que participaba la pintora Dora Carrington, miembro del grupo de Bloomsbury. Gamel y Gerald se conocieron y, si bien el término enamoramiento no describe con justeza su relación, se embarcaron en un matrimonio de admiración y afecto mutuo que duraría 37 años. Gamel escribió un libro sobre sus experiencias en la Guerra Civil española: "Málaga en llamas" que es el texto más bello y conmovedor que se haya escrito nunca sobre la tragedia española.

Fuente: contraportada del libro "Málaga en llamas" Editorial Temas de Hoy. Madrid 1998