wS.B.H.A.C.

Sociedad Benéfica de Historiadores Aficionados y Creadores

Memoria Introducción Carteles Fuerzas Personajes Imágenes Bibliografía Relatos Victimas Textos Prensa Colaboraciones

1.5- Galería de Comisarios políticos del Ejército Popular

Enlaces

Isidro Albert Reigada

Era obrero especializado militante de la CNT y se incorporó voluntario a las Milicias Populares. Terminó la guerra de comisario político en la 136 Brigada Mixta al sustituir a Rafael Sanz Lapis, que era del PSUC y por tanto anticasadista. Los franquistas lo condenaron a muerte, pese a haber salvado a paisanos suyos, de Quero (Toledo), pero al parecer los informes que llegaron de su pueblo le acusaban de la detención de un derechista, que posteriormente fue fusilado, aunque sin intervención de Albert. El caso es que le fue conmutada la pena a 20 años y cinco años después salió en libertad condicional.

Benigno Alonso de Dios

Militante comunista que le fue dado el cargo de Comisario Político de la sexta Brigada Mixta, formada por soldados cumpliendo el servicio militar en la III división orgánica, Valencia. La brigada se demostró muy eficaz y combativa y participó en todas las batallas de las zonas Central, Levante y Extremadura.

Santiago Álvarez Gómez

Había nacido en Orense y organizado sindicatos y participado en actividades de izquierdas antes de cumplir los veinte años, transcurriendo un breve período en la URSS. Al principio de la guerra fue comisario de las Milicias gallegas y más tarde comisario de la 1ª Brigada, la 11 División y el V Cuerpo, acompañando a Líster, que estaba al frente de esas unidades. Incluso Castro Delgado, normalmente hostil, comenta de mala gana a este respecto: "No era malo cuando Líster no estaba delante". Cuando el Ejército de Cataluña pasó a Francia en 1939, se le ordenó permanecer en Francia para facilitar la repatriación de militantes. Marchó a Rusia, y después a América latina, regresando a Europa después de la guerra y fue capturado en España, siendo condenado a una larga pena de cárcel. Fue un escritor muy prolífico, siempre en la línea de defensa del Partido Comunista y aportando buena información de hechos y situaciones.

 


Necrológica publicada en el País de 1 de mayo de 2002 de Santiago Álvarez:

Con Santiago Álvarez, fallecido anteayer en un hospital madrileño a consecuencia de una neumonía, desaparece uno de los grandes luchadores antifascistas del siglo XX europeo. Nacido en San Miguel de Outeiro (Valdeorras, Ourense) el 11 de febrero de 1913, desde muy joven estuvo con todos los intelectuales que vinieron al mundo no sólo para estudiarlo, sino también para transformarlo. Con pocos y pobres estudios primarios, Santiago Álvarez, llevado de su curiosidad intelectual, siempre alerta, percibió ya a los 18 años que la República de 1931 era el régimen político más idóneo para luchar contra los privilegios que la Monarquía defendía, y no tardó en percibir -intuición de humillado lúcido- que el socialismo (el socialismo sin adjetivos, salvo los humanistas) era la única música moral concorde con la causa universal del progreso. Ya en el verano de 1936, días después de la gran sublevación reaccionaria, Santiago Álvarez, con la entusiasta colaboración del diputado galleguista Castelao, organiza las Milicias Populares Gallegas, constituidas, en parte, por campesinos gallegos que habían ido a Castilla a segar trigo ajeno. Castelao y Álvarez les hicieron ver, con su oratoria, simple y rigurosa a la vez, que la causa de aquellos humildes segadores era la de la República del Frente Popular. Estamos convencidos de que, de conservarse aquellas alocuciones, constituirían, como piezas "literarias", un capítulo del discurso universal contra la injusticia. Santiago Álvarez, campesino y segador en su primera juventud, fue, en la guerra de España, muy joven, un comisario político querido por muchos y respetado por casi todos. Ya en el exilio trabajó por la causa comunista en Francia, Cuba y otros países. En 1945, clandestino en Madrid, cae en las garras de la policía de Franco. No hay hipérbole: aún hoy los calabozos de la Dirección General de Seguridad recuerdan el horror de la tortura infligida a Santiago Álvarez durante tres días y tres noches. No cantó. Ya en la prisión de Logroño, estuvo aislado en celda -la número 8- de 1946 a 1951, situación inhumana que no le enloqueció ni le rompió, porque, consciente del peligro, se sometió a un régimen severo de lecturas, todas las que eran posibles en el duro sistema penitenciario franquista. Lector de Cervantes y de Homero, de algunas obras de Shakespeare y de todo Fray Luis de León, era un gozo oírlo hablar del Quijote, de Tirso de Molina o de la Historia de España de Rafael Altamira, que fueron sus universidades en la celda número 8 de la prisión de Logroño, y también su salvación... Santiago Álvarez fue, desde su fundación en 1968, secretario general del Partido Comunista de Galicia. En los últimos 15 años, este luchador, este revolucionario, se dedicó, no a hacer la historia -consciente del paréntesis en que estamos-, sino a escribirla. Ahí están, entre otros estudios y libros, los seis volúmenes de sus memorias (Ediciós do Castro), fundamentales para entender el proceso político español de 1931 a 1980. Páginas hay que fueron escritas por quien no es ajeno al ejercicio literario. Sus cenizas laicas serán enterradas en Madrid hoy, día 1 de mayo de 2002, en su día.

XESÚS ALONSO MONTERO, catedrático de Lengua y Literatura Gallega.

Francisco Antón.

(1912-1976) Trabajador ferroviario y militante comunista, de cuyo partido fue secretario del Comité Provincial de Madrid, que durante los primeros meses de la guerra civil tuvo una destacada actuación política a través del 5º Regimiento, participando en numerosos actos de propaganda organizados por dicha unidad. Antón adquirió notoriedad cuando Prieto le ordenó incorporarse con su quinta a un destino anodino. Antón que ya era Comisario en el Quinto regimiento, aunque en puridad atendía otras tareas del PCE, recibió el apoyo de Dolores Ibarruri y por ende del poderoso PCE. La Ibarruri, con quien Antón mantenía discretas relaciones sentimentales, se tomó el acto de Prieto como una ofensa personal. Prieto perdió este conflicto. Terminada la guerra, Anton se exilió a Francia. En 1940 los alemanes le internaron en un campo francés a la espera de clasificación. Enterada Dolores que se encontraba en Moscú, fue a pedirle a Stalín que abogara ante los alemanes (se acababa de firmar el pacto de no agresión entre las dos naciones) y se lo devolviera a Moscú. Stalin tenía en mucha estima a los dirigentes comunistas españoles que eran más estalinistas que él mismo. Así que Antón llegó a Moscú, aunque sus relaciones con Dolores se estropearon y no se sabe muy bien por qué. Si por la mala salud que por entonces padecía Dolores, si Antón quería volar solo, si altos miembros del partido querían terminar el romance. ¿Quién sabe? Antón partió para Francia. Donde tras la derrota nazi, Antón junto con el joven Carrillo hicieron y deshicieron en el Partido Comunista Español en Francia, especialmente Antón que iba de sobrado por la vida, lo que les granjeó la enemistades de altos cargos del PCE. Para colmo, Antón que oficiosamente ya no era compañero sentimental de Dolores Ibarruri, conoció a una joven viuda de comunista llamada Carmen Rodríguez e hicieron público su matrimonio "comunista", con la esperanza de que a Dolores no le importaría. Pero sí le importó y mucho. La Ibarruri tramó una venganza político personal contra Antón y también contra Carrillo (con este menos), que se habían comportado como sátrapas con los militantes del PCE, tanto en España como en el exilio. Las cosas se fueron complicando y aquello se convirtió en proceso inquisitorial típico del comunismo estalinista. Y para colmo Stalín acababa de morir y estas cosas estaban terminando. Pero lo que empezó con formales autocríticas terminó como suspuesto agente del enemigo. Carrillo consiguió escurrir el bulto, pero la Ibarruri con la ayuda del mezquino Uribe, que aún era más soberbio y estalinista que Antón, que ya era decir, acabaron con la vida política de Antón y lo mandaron al exilio a Polonia y solo, a trabajar en una fábrica metalúrgica esperando que los turnos de 12, 14 y mas horas acabaran con su vida.  Antón sobrevivió. Su mujer Carmen se fue a Polonia con él, y juntos lo superaron. Cuando las cosas cambiaron y Carrillo desplazó a Dolores, Carrillo invitó a Antón a congreso donde se sirvió la cabeza de Uribe, aunque sólo lo rehabilitó como miembro del Comité Central. Antón con su familia marchó a Praga donde su vida mejoró, siendo uno de los organizadores y realizadores de la emisora Radio España Independiente, Radio Pirenaica. Antón y su familia apoyaron discretamente la primavera de Praga. La familia regresó a Paris en el 68 y muerto Antón en 1976, su mujer regresó a España con sus hijas.

Fernando Barahona Pérez

Se trataba de un joven trabajador de veintitantos años que pertenecía a las recién creadas JSU y que se incorporó voluntario a las Milicias Populares. Recalado en la 99 Brigada Mixta fue nombrado Comisario Político de la unidad. La Brigada tuvo claros y oscuros en la batalla de Brunete. Después, como prácticamente todo el Ejército del Centro, se limitó a cubrir las lineas del frente. La 99 B.M. se opuso a Casado y abandonó sus trincheras para luchar en Madrid. Al fin de esta batalla entre republicano, el jefe de la unidad y comisario fueron destituidos y detenidos por las casadistas. Los franquistas se los encontraron en la cárcel y no tuvieron piedad, se trataba de un comisario político de las JSU, lo que era una sentencia de muerte segura. Fue fusilado el 3 de julio de 1941 junto con 12 militantes comunistas más. Directamente a la cuenta de Cipriano Mera y Segismundo Casado.

Ángel Barcia Galeote.

Obrero madrileño que tomó parte en la toma del cuartel de la Montaña y en la organización de la 1 Brigada mixta. Fue comisario de la 9 Brigada y después de la 11 División; ocupando ese puesto fue muerto el 9 de septiembre de 1938 en la batalla del Ebro. Barcia, junto con Bascuñana, Delage, Álvarez, Lago, Fusimaña y otros, es el prototipo del obrero consciente, evolucionado hacia el comunismo y comisario de unidades de élite, y dispuesto a dar la vida por la República. No todos pudieron decir lo mismo.

Joaquín Barco Solana.

Cuadro medio de la UGT que se incorporó voluntario a las Milicias Populares. Durante el golpe de Casado era comisario político en la 50 brigada Mixta, que perteneciente al IV Cuerpo de Ejército de Mesa, puso dos batallones a disposición de Casado, que bajando desde Guadalajara combatieron contra los gubernamentales en Madrid. Tras los combates, Casado nombró a Barco Solana, comisario de la Brigada. Los franquistas fueron leves con él, pues al no atribuirle delitos de consideración y haber participado a favor de Casado, sólo le pidieron 12 años y un día.  Salió en libertad condicional en 1942.

Carlos Barrientos Martínez

Fue el último comisario de la 4 Brigada Mixta, e intervino con ella en las acciones finales en el frente de Extremadura.

Miguel Bascuñana

Comisario de la 10 BM que fue herido en Brunete. En la foto, visitado por camaradas del Bon. Especial de V CE (¡vaya tipos!). Puede que en Brunete Bascuñana mandara el Bon. Especial (ametralladoras) del V CE. La historia de estas unidades de élite del V Cuerpo, está todavía por escribir.

Domingo Benages Sacristán

Comandante de infantería que había sido capitán del Regimiento Almansa número 15 de Tarragona y que mandaba el batallón "Tarraco", base de la 7 Brigada Mixta a la que fue destinado para su instrucción en marzo de 1937. En junio de 1937 cedió el mando al mayor de milicias Américo Brizuela Conde.

Feliciano Benito Anaya.

Era un dirigente anarcosindicalista de la zona Centro que al mando de milicias de la CNT trato de defender Sigüenza, junto con milicias comunistas y del Poum, todas ellas bajo el mando de Martinez de Aragón. La defensa resultó un desastre. Posteriormente tuvo destacada actuación en la consolidación cenetista del IV Cuerpo junto con su comandante el también anarquista Cipriano Mera. Con la de Casado, Benito era Comisario Jefe del IV Cuerpo y junto a Mera y Liberino fueron decisivos para el triunfo del golpe. Los franquistas no se lo agradecieron mucho y como en Sigüenza había aplicado métodos expeditivos con los desafectos, jerarquía eclesiástica incluida, la sentencia fue a muerte y se ejecutó el 26 de octubre de 1940 en la cárcel de Guadalajara. Una paradoja esto de dar un golpe militar, ¡la CNT!, que lo que hace, sí, es acabar con la guerra, pero de paso, cortar toda posibilidad de escapatoria a los militantes y combatientes republicanos, entre ellos el propio Feliciano Benito, uno de los principales protagonistas del apoyo del IV Cuerpo al golpe militar del casado.

En la imagen, Feliciano Benito (izquierda) y Martínez de Aragón (derecha) en la ciudad de Sigüenza.

Crescenciano Bilbao.

Miembro del Partido Socialista Español que tuvo destacada actuación después de iniciada la Guerra; representó a dicho partido en la organización de los comisarios políticos. Había nacido en Palencia en la zona minera, profesión que ejerció durante su juventud a la par que militaba en la UGT y en el PSOE. Fue nombrado Comisario General de Guerra y dedicó sus labores a organizar y alimentar ideológicamente la tarea del comisariado. Intervino en la investigación del asesinato de un miembro del POUM, concretamente el marido de su sobrina, también militante del POUM. Junto a otros diputados, participó en la última reunión de Cortes celebrada en el castillo de Figueras. Al final de la guerra se exilio a Méjico donde continuó su labor política.

 

José del Campo.

Era mecánico y había realizado actividades de agitación política entre los soldados con ocasión de la revolución de octubre de 1934. Fue comisario de la 9 Brigada, la 11 y la 46 División. Pasó la posguerra en la URSS y regresó a España, muriendo en 1962, mientras militaba clandestinamente.

Saturnino Carod Lerín.

Aragonés y militante anarquista que dirigió al inicio de la guerra una pequeña columna de anarquistas aragoneses llamada Carod-Ferrer. La columna se integró en la Columna Ortiz que más tarde formaría la 25 División de Vivancos. Carod fue nombrado comisario de la 118 Brigada, donde mayoritariamente formaban sus antiguos hombres. Al final de la guerra fue detenido y cumplió la friolera de 18 años de cárcel. Tras su puesta en libertad sobrevivió como acomodador de cine. Murió en 1988.

Carlos Codes Guerra.

Era maestro de escuela y militaba en el sindicato FETE de UGT. Fue movilizado para el Ejército Popular y nombrado Comisario en la 71 Brigada Mixta. La 71 Brigada intervino en la batalla de Guadalajara combatiendo con gran coraje y perdiendo muchísimos efectivos. La brigada siempre perteneció al IV Cuerpo, sirviendo en la 12 división, luego en la 14 y finalmente en la 17 división. Con el golpe de casado, la brigada, y todo el IV Cuerpo que mandaba Mera, apoyaron al golpista Casado, quien nombró a Codes Comisario de la brigada en sustitución de Antonio Barea. Fue detenido y juzgado por los franquistas quienes le absolvieron en 1940. Al parecer había protegido a rebeldes de la quinta columna durante la guerra.

José Conesa Arteaga

Militante del las JSU que ejerció de comisario en la 53 Brigada Mixta entre otros destinos. Al final de la guerra tuvo cierto protagonismo en la asonada de Casado.

Rafael Cuevas Lluesma

Fue nombrado comisario de la 9 Brigada Mixta tras la batalla de Brunete en sustitución de  José del Campo que paso a oficiar como comisario en la 11 división. Cuevas aguantó hasta el final de la guerra en esta brigada de alto riesgo para oficiales y comisarios. Ya se sabía, en la 11 división de Lister, no se chaqueteaba...

Luis Delage.

Fue nombrado comisario de la recién formada 6 Brigada en noviembre de 1936. Fue comisario, sucesivamente, de la 4 División, el V Cuerpo y el Ejército del Ebro. Antes de la guerra había estado encargado de la propaganda en el comité provincial del PCE en Madrid. Después de la guerra marchó a la Unión Soviética y luego a América Latina, regresando a Francia en 1944 para actuar entre los exiliados españoles.

 

Delage con el comandante Agustín Lafuente, a su derecha sentado enfrente del Jefe de Servicios del Ejército del Ebro

Modesto, Barcia, Delage y Bascuñana en el Ebro

Ramón Díaz Hervás

Había trabajado en la Unión Eléctrica Madrileña. Al inicio de la guerra se apuntó voluntario en las Milicias Populares. Prontamente ascendió a puestos responsabilidad en el Comisariado del Ejército de Centro. Al golpe de Casado era Comisario Político del I Cuerpo de Ejército al que se opuso. Parece que por haber favorecido a desafectos durante la guerra, le fue evitada la pena de muerte, siendo condenado a 30 años. Estuvo en prisión hasta 1945. ¡Seis años a pesar de haber salvado la vida de media docena de monjas y otras personas derechistas!

Edmundo Domínguez.

Tras la destitución del comisario Piñuelas, Negrín nombro a Edmundo Domínguez para el puesto de Comisario Inspector del Ejército del Centro. Edmundo no era comunista pero era fiel partidario del gobierno de Negrín. Esto le hacía muy sospechoso para la conjura casadista y sus compañeros de viaje. Domínguez se puso en contacto con los hombres a su mando y fue pulsando el estado de ánimo en cada una de las unidades por donde pasó. El panorama era desolador al principio de 1939. Tuvo una reveladora entrevista con Negrín, que Domínguez describió en sus memorias.

Bibiano Fernández Ossorio y Tafall.

Miembro del ORGA, partido regionalista gallego y posteriormente de Izquierda Republicana. Había sido nombrado subsecretario de Gobernación poco antes de la guerra. En 1938 fue nombrado comisario general, y se considera que estuvo influido por los comunistas. Después de la guerra marchó a México y desde entonces trabajó al servicio de las Naciones Unidas en distintas partes del mundo, siendo su último cargo el de representante especial del secretario general en Chipre.

 

 

Nota: Ossorio Tafall, como era conocido, fue el último y tercer Comisario General. Parece que fue potenciado por Negrín para poder unificar los Comisariados de Tierra, Mar, y Aire y resolver así la crisis del Comisariado desatada tras el informe del Comisario Piñuelas sobre la penetración comunista en el ejército.

Ángel Fernández Sedano

Fue nombrado comisario de la 7 Brigada Mixta en marzo de 1937. Probablemente provenía de los batallones de milicias que compusieron la brigada. Tras la batalla de Brunete y disuelta la brigada perdió el cargo en  favor de Ángel Peinado Leal del PSOE cuando a los efectivos de la 30 brigada Bis se le adjudicó el numeral de la 7 brigada.

José Fusimaña.

Fusimaña, Líster y Álvarez en Aragón

Obrero catalán, comisario de la 11 División y luego del XV Cuerpo. Después de la guerra marchó a la URSS, estudiando en una academia política. Resultó muerto durante la segunda guerra mundial mientras dirigía un batallón guerrillero contra los alemanes.

Domingo Girón García.

Era dirigente de las JSU en Madrid y comisario político en el Estado Mayor de la Reserva General de Artillería. Tras la pérdida de Cataluña, era de los principales dirigentes del PCE en Madrid, pero estaban bastante desconectados de sus lideres nacionales. De hecho, la de Casado pilló al PCE de Madrid un poco falto de directivas y de moral. Girón fue encarcelado por la junta de Casado cuando las últimas fuerzas leales al gobierno de la República se rindieron tras la huida del gobierno y la entrada en fuego por la espalda de las unidades de Mera, impidiendo a las fuerzas leales, entre las que se encontraba Girón, toda posibilidad de éxito. Los franquistas no tuvieron que molestarse en detener a Girón, Ascanio y otros miembros de las JSU (17), entre los que se encontraba el compañero de Juana Doña, Eugenio Mesón. Fueron encausados en lo que se llamó "el Expediente de la Junta de Casado" y fusilados (13) dos años después, el tres de julio de 1941 (1), contra las tapias del Cementerio del Este.

(1) Juan A. Portela escribió no hace poco en una carta enviada al diario El País, que el motivo por el que Domingo Girón y sus doce compañeros de proceso no fueron fusilados antes fue por un pacto entre los Alemanes y la Unión Soviética, donde esta última respetaría las vidas de los espías nazis detenidos en Rusia a cambio de que se respetara las vidas de los encausados en el proceso del "Expediente de la Junta de Casado". Cuando Alemania invadió Rusia, sólo les llevó a los franquistas unas semanas para fusilar a los doce.

Felipe Gómez Hernando

Fue comisario político de la 2 Brigada Mixta y con ella recorrió el sector del Centro, Levante y Extremadura. Participó y presenció el sangriento ataque al cerro Garabitas de la 2 Brigada Mixta dónde Martínez de Aragón encontró la muerte en un ataque personalmente suicida, pues su valentía había sido puesta en cuestión por un mando profesional que se quedó en la trinchera. Felipe Gómez participó con su brigada en Brunete con la 10 división que tuvo un gran papel. En la primavera de 1938 la brigada fue destinada al Ejercito de Levante. Detenida la ofensiva franquista, la brigada fue reorganizada, y Felipe Gómez fue sustituido por Antonio Jiménez Soler del PCE y la brigada fue enviada a Extremadura para la ofensiva de enero  de 1939, donde sufrió grandes perdidas.

Ángel González Gil-Roldán.

Miembro de la CNT que fue nombrado Subcomisario General de Guerra para dar a los anarquistas mayor representación en el Ejercito Popular y facilitar la militarización. Como miembro de la Comisión Regional de la CNT de la zona Centro tuvo destacada actuación en los incidentes que rodearon al famoso suceso "Yagüe". (1)

(1) La CNT tenía controles permanentes en las zonas donde era mayoritaria o tenía edificios confiscados por el vacío de poder a raíz de la marcha del gobierno y mientras tanto la Junta de Defensa se ponía en marcha. Los sucesos consistieron en que los controles de la CNT no dejaban pasar a los coches de otros partidos sin el sello de su sindicato, lo que a todas luces rayaba con el sabotaje. Los miembros del PSOE y del PCE detenidos o desviados en esos controles ilegales protestaron en todas las instancias de la Junta, pero el inestable equilibrio de poderes de Madrid, difícilmente podía dar la razón a unos en detrimento de otros. Las cosas se complicaron todavía más cuando la CNT impidió el paso a líderes señalados del PCE en funciones de la Junta Delegada, lo que, sin duda, era traición. El clima de enfrentamiento se polarizó entre la CNT y el PCE para horror de muchos dirigentes y militantes sensatos de ambas organizaciones. El 23 de diciembre la situación explotó cuando a las tres de la tarde en el control de Ventas  y tras una fuerte discusión, el coche donde viajaba el Delegado de Abastos de la Junta, el comunista Pablo Yagüe fue tiroteado, resultando este último herido muy grave. El Delegado de Orden Público de la Junta, Carrillo, movilizó a una compañía de asalto y detuvo a los culpables que se habían refugiado en el Ateneo Libertario de Ventas. El PCE exigió su ejecución, pero el caso es que los presos pasaron a depender de un Tribunal de Justicia. La prensa de ambas organizaciones no paraba de echar lecha al fuego, indicando Mundo Obrero que la CNT se la tenía jurada a Pablo Yagüe por no aprovisionar los establecimientos colectivizados de la CNT, y que al ver los milicianos de quién se trataba, abrieron fuego. Como en este tema ya había habido un muerto de la CNT de Abastos, por manos de pistoleros desconocidos, Mundo Obrero concluía que se trataba de una simple venganza. Sospechando el PCE, que la justicia no le iba a dar la razón, se liaron la manta a la cabeza y asesinaron a tres cenetistas, cuyos cadáveres abandonaron con el carné de la CNT en la boca. Este terrible crimen tuvo la misma repuesta, tres cadáveres de comunistas aparecieron en la misma tesitura. Contraatacó el PCE y dos anarquistas más cayeron y después varios comunistas. Asustadas y presionadas, ambas organizaciones llegaron a un acuerdo y cesaron los asesinatos en la zona Centro. La Justicia Popular absolvió a los tres anarquistas detenidos y los periódicos de la CNT se hartaron de exigir disculpas que no venían a cuento, dado el gusto que le tenían a las funciones de policía en la CNT. Mundo Obrero no dijo nada, pero estaba que echaba humo.

Isidoro Hernández Tortosa

Fue comisario en la recién creada 4 Brigada Mixta, y acompañó en el mando al comandante Arellano Fontán que murió en los combates de la Ciudad Universitaria. En el verano de 1937, fue sustituido por Antonio Solá Cuenca del PSOE.

Antonio Jiménez Soler

Militante del PCE que ocupó el puesto de comisario de la 2 Brigada Mixta para la ofensiva de Valdesequillo en Extremadura.

Virgilio Llanos Manteca.

Antiguo apuntador de teatro y afiliado a la UGT. Fue comisario de la expedición de Bayo a Mallorca y de la columna de López-Tienda en Madrid. Después, comisario del XII Cuerpo del Ejército del Ebro, habiéndose adherido al PSUC. Fue nombrado comisario del Ejército del Este. Su última acción en la guerra consistió en acompañar a las unidades enviadas a aplastar la revuelta de Cartagena en marzo de 1939. Falleció en Moscú en abril de 1973.

Eladio López Poveda.

Militante de UGT que se afilió al PCE y se alistó voluntario en las Milicias Populares y que en el Ejército popular fue comisario de la 36 Brigada Mixta con la que participó en duros combates en el frente de Madrid. Posteriormente fue nombrado comisario de la 8 División que mandaba Ascanio y que se opuso a Casado y a punto estuvo de capturar a los jefes golpistas refugiados en los sótanos de Hacienda, hasta que fueron atacados por la espalda por las tropas del IV Cuerpo de Mera y otras fuerzas casadistas. López Poveda sufrió el destino de los 13 comunistas del "Expediente de la Junta de Casado", condena a muerte, y tras la ruptura del pacto ruso-germano, fusilamiento en las tapias del cementerio del Este el tres del siete de 1941

Antonio Masía Lázaro.

Era militante del PSOE de 53 años y era dirigente de la Casa del Pueblo de Vallecas y se incorporó voluntario a las Milicias Populares donde ejerció de delegado político. Al final de la guerra ejercía de comisario en la 18 división. Fue condenado a muerte, lo que era lo corriente para un comisario de tres barras en el galón, pero debido a que no tenía denuncias derechistas le fue conmutada la pena a 30 años y posteriormente a 20 años. Salió en libertad vigilada en 1945.

Antonio Mije

Sevillano. Antonio Mije provenía de la CNT, donde era dirigente del Sindicato de Alimentación. En 1926, parte de los dirigentes de la CNT sevillana constituyeron el incipiente PCE. Con la llegada de Pepe Díaz y Dolores Ibarruri, Mije se hace cargo del trabajo sindical en el PCE, creando una transitoria Confederación General del Trabajo Unitaria. Fue elegido diputado por Sevilla en las de febrero del 36. Al inicio de la guerra trabajó políticamente en Madrid, y con la marcha del gobierno de Largo Caballero a Valencia pasó a formar parte de la Junta Delegada de Defensa de Madrid. Posteriormente pasó al Comisariado Político, donde tuvo el cargo de Subcomisario de Organización. Al final de la guerra se exilió a Francia, luego a Méjico y al termino de la II GM volvió a Francia, como mucho compañeros del PCE para continuar el trabajo político cerca de España. En 1950 marchó a Checoslovaquia. Se mantuvo fiel a Pasionaria y a Carrillo en las pugnas que se desataron por la Secretaría general del PCE en el exilio. Murió en parís en 1976.

Fortunato Monsalve AImodóvar

Fue el último comisario de la 1ª Brigada Mixta, y que sustituyó a Ángel Barcia Galeote, caído en el Ebro. Monsalve luchó en la campaña de Cataluña con la 1ª Brigada Mixta hasta que en Borjas Blancas resultó muerto cuando retrocedía el último, según el lema de los comisarios.

Félix Navarro Serrano

Fue comisario en la 10 Brigada Mixta en sustitución de Pedro de la Torriente

Ángel Peinado Leal

Peinado había nacido en 1908. Trabajó de niño repartiendo periódicos. Rápidamente concienciado, el gremio era así, ingresó en su sindicato a los 14 años y se afilio a la Agrupación Socialista madrileña en 1931. Ingresó como trabajador en la plantilla de El Socialista, concretamente en la Sección de Cierre en cuya Asociación era dirigente sindical.  Al estallido de la guerra participó en la organización de milicias y en abril de 1937 con la constitución del nuevo ayuntamiento de Madrid (Pedro Rico se había ido a Valencia en Noviembre de 1936) fue nombrado Concejal de este ayuntamiento por parte de UGT. Nombrado posteriormente Comisario Político, se le destinó a la Escuela de Comisarios del II Cuerpo de Ejército y a la 7 Brigada Mixta. En la sublevación de Casado, optó por este bando y falleció en un enfrentamiento entre partidarios del Consejo de Defensa de Casado y tropas leales al gobierno.

 

Imagen: Gentileza Oscar García

Fernando Piñuelas Romero

El Comisario Piñuelas con Casado en 1938

Había nacido en Murcia en 1897 y era Maestro. Ejerció como profesor de la Escuela Normal y también en provincias, Burgos, Huesca, Ciudad Real y Murcia, y además estudiaba Derecho a la par. Ya en Murcia se presentó para alcalde por el Partido Socialista, saliendo elegido. También oficiaba como profesor de la Escuela Normal. Defendió a las personas y a las propiedades y monumentos de la vesania de algunos milicianos de todo pelaje en el verano de 1936. Organizó instituciones para la defensa del patrimonio local y, lo mejor, animó la creación de un Comité para la defensa del refugiado, que por ser Murcia provincia de retaguardia, abundaba. La escritora Josefina Da Silva, en "Nosotros los olvidados" (Vease) habla con fundamento pues fue refugiada en Murcia. En diciembre de 1937 fue nombrado Comisario Inspector del Ejército de Centro por decisión de su Partido. En este cargo se hizo conocido por un informe sobre la penetración comunista en el Ejército. A finales de 1938 fue cesado por estos motivos y regresó a su puesto de profesor. Detenido al final de la guerra, encausado y condenado a muerte, no le salvó la intercesión de notables murcianos a los que había protegido. Su cargo de Comisario le condenó a muerte. La sentencia fue ejecutada por los carlistas de la IV de Navarra en julio de 1939. Piñuelas era un socialista moderado y de buen corazón pero que personalmente repudiaba a los comunistas.


Nota de M.B.- En 1938 el comisario Piñuelas, socialista, pero antinegrinista elaboró un informe sobre la penetración del PCE en el Ejército Popular y en el Cuerpo de Comisarios. El informe era relativamente cierto, pero del todo injusto, pues todos los partidos del Frente Popular practicaban esa política con el EPR, unos por arriba como Izquierda Republicana del Presidente y amigos, y otros por abajo como el PCE, la CNT y las fracciones Socialistas. De lo que en realidad se quejaba Piñuelas era de lo exitoso de la política del PCE, y su testimonio nos confirma lo mucho que irritaba tal éxito a determinados militares profesionales y a los cenetistas y largocaballeristas. Negrín cerró esta crisis con oportunos nombramientos, pero el Ejercito, al menos una parte, manifestó por distintas maneras quedar desmoralizado y desmotivado. En realidad, esta importante minoría de militares profesionales, e incluso de milicias, del Ejército Popular, ya lo estaba desde mucho antes. En realidad hablamos de la derrota política del Ejército Popular, de la lucha por el Comisariado y por las comandancias de las grandes unidades. Lucha que ganó Negrín y sus apoyos, a nuestro parecer, con toda justicia, pues para eso eran el gobierno. Pero el Ejército Popular salió debilitado, pues las unidades comunistas eran minoría en todos los Ejércitos (salvo quizá en el Ejército del Ebro) como se vio en el golpe casadista, y pese a todas las afirmaciones en sentido contrario que se han dicho. Ya sé que algunos lectores discrepan de esta reseña, más después del último libro de Viñas-Hernández en la línea de que realmente no hubo verdadera política comunista de penetración en el Ejército, y que, como a todos, la derrota pilló a los comunistas con el paso cambiado con muy poca capacidad de reacción frente al golpe casadista, del que, por cierto, el quejoso Piñuelas era moralmente parte.

Felipe Pretel.

Militante socialista que fue Subcomisario Político General. También fue Tesorero de UGT. Apoyó siempre al gobierno de Negrín.

Miguel Puente

Militante del PCE que fue elegido comisario para la 1 Brigada Mixta tras ejercer este puesto en alguno de los batallones del Quinto Regimiento que formaron esta brigada. Destacó por su entrega política y fue gravemente herido en los sangrientos ataques al Cerro de los Ángeles del 19 de enero de 1937, donde tanto heroísmo derrochó la 1ª Brigada Mixta. Puente hubo de ser sustituido por Santiago Álvarez.

José Sevil Sevil

Militante de las JSU, que fue nombrado comisario de la 1ª Brigada Mixta tras el ascenso de su antecesor Santiago Álvarez al puesto de comisario de la 11 División, tras las remodelaciones producidas tras la batalla de Brunete donde los cuadros de la brigada, mandos y comisarios sufrieron una gran mortandad. Sevil cedió el puesto tras la reorganización de la brigada tras otra dura batalla, Belchite, donde Sevil fue sustituido por Ángel Barcia, que a su vez, caería en el Ebro. En una división de choque ligera como era la 11, donde se integraba la 1ª brigada, el periodo de vida de un oficial o de un comisario era muy escaso. Tras las grandes batallas, los batallones quedaban diezmados, y era preciso recomponerlos con nuevo reclutas, a los que se les imbuía el credo de la 11 división, que se resumía en: "...en la división Lister, no se chaquetea..."

Miguel Simarro Quiles

Fue comisario de la 5 Brigada mixta de carabineros. Al final de la guerra la brigada se mantuvo en actitud confusa frente al golpe de Casado, pero finalmente se puso de lado de las tropas de Liberino González que decidieron la lucha a favor de la junta casadista.

Nota.- Hay un Manuel Simarro Quiles militante del PSOE, que fue comisario en la 17 Brigada Mixta desde finales de 1936 a finales de 1937. Puede ser un hermano o el mismo personaje. Lo ignoramos.

Antonio Solá Cuenca

Militante del PSOE que fue nombrado comisario en la 4 Brigada Mixta en sustitución de Isidoro Hernández Tortosa en julio de 1937. Fue sustituido tiempo después por Carlos Barrientos Martínez

Pedro Tordesillas Sanz

Sabemos que fue comisario político en la 17 Brigada Mixta del III Cuerpo del Ejército del Centro, y que tras la de Casado, fue nombrado comisario de la brigada en sustitución de Ángel Maynar Cebrián. Por la 17 brigada pasaron mandos muy especiales como el teniente coronel Julián del Castillo Sánchez de 72 años y que tenía la Laureada de San Fernando desde la guerra de Cuba. También la mandó el sargento Fabra, héroe de Valencia, que fue ascendido a capitán por su proeza en los cuarteles rebeldes de la ciudad levantina, y posteriormente ascendido a mayor de milicias.

Carlos Toro Gallego

Militante de UGT que trabajaba de interprete. Se incorporó tempranamente a las Milicias Populares y alcanzó el comisariado de la 2 División. Opuesto a Casado fue detenido por los franquistas y dada su militancia en el PCE fue condenado a muerte. La pena le fue conmutada a 30 años, por lo que es de suponer que recibió avales o no le fueron presentadas denuncias de ningún tipo. Salió en libertad vigilada en 1944.

Pablo de la Torriente Brau

A temprana edad viajó con sus padres a España, luego a Cuba y a su tierra natal, Puerto Rico, hasta que su familia se instaló definitivamente en Cuba. A la edad de nueve años escribió su primer artículo para el periódico El Ateneísta. Cuatro años después ingresó en el Instituto de Segunda Enseñanza de Santiago de Cuba. Terminó el bachillerato en La Habana, donde la familia estableció nueva residencia. En enero de 1920, viajó en calidad de delineante a Sabanazo, en la región oriental de Cuba, donde se proyectaba construir un ingenio azucarero. Allí conoce a Teté Casuso, que contaba entonces con siete años de edad y que años después se convertiría en su esposa. Por esa época publicó artículos en la revista Nuevo Mundo, de la que fue igualmente redactor, repartidor y agente de suscripciones. Posteriormente trabajó en la "Comisión de Adeudos" de la Secretaría de Sanidad, hasta que pasó a trabajar de secretario en el bufete de Fernando Ortiz Fernández. El 28 de febrero de 1930 se publicó su primer libro de cuentos, "Batey". En julio de ese año se casó con Teresa Casuso Morín, ya para entonces una atractiva muchacha de dieciocho años, la mujer que lo acompañaría siempre. Pablo dejó testimonio frecuente de su amor por ella en cuentos y cartas y se mantuvieron unidos tanto en Cuba como en el exilio, hasta que los separó la guerra civil española y la muerte prematura de Pablo. El 30 de septiembre participó en la manifestación que se organizó contra los crímenes y atropellos del gobierno del dictador Gerardo Machado. En la refriega de los estudiantes con la policía durante esa jornada, el dirigente estudiantil Rafael Trejo González cayó herido de muerte y Pablo resultó herido en la cabeza. El 3 de enero de 1931 es hecho preso en la cárcel habanera del Castillo del Príncipe. Al salir escribe la serie de artículos "105 días preso", publicada en el periódico "El Mundo". Poco tiempo después vuelve a ser detenido y esta vez trasladado y confinado en el llamado "Presidio Modelo" de Isla de Pinos. De las experiencias vividas en el Presidio Modelo surgió "La isla de los 500 asesinatos", una serie de trece artículos que publica en el periódico Ahora y que le sirvió de base con posterioridad para escribir su libro "Presidio Modelo", que dedicó de esta forma al gran amor de su vida: "A Teté Casuso, que me escribió una carta cada día de los quinientos que estuve preso." En mayo de 1933 es trasladado a la cárcel de La Habana y puesto en libertad. Sale para el exilio junto a su esposa a bordo del vapor español Cristóbal Colón, que los deja en Nueva York. Desde allí continúa luchando contra la dictadura de Gerardo Machado, quien finalmente es derrocado el 12 de agosto. A su regreso a Cuba publica "Tierra o Sangre", serie de reportajes donde denuncia los abusos que se cometen contra el campesinado cubano. Colabora sobre temas diversos, de preferencia deportivos y sociales, en las publicaciones El Mundo, Bohemia, Social, Carteles, Alma Mater, Línea y Orbe. La caída del tirano no significó un cambio político en la isla y la lucha continuó. En 1935 se convocó una huelga general, pero esta fracasó y Pablo tuvo que partir una vez más al exilio. Su destino nuevamente fue Nueva York. No obstante, su deseo de escribir y luchar por un mejor destino para Cuba, lo llevó a colaborar en las revistas Bohemia y Carteles, bajo el seudónimo de Carlos Rojas.

El 18 de julio de 1936 estalló la Guerra Civil Española y Pablo marchó al frente como corresponsal. El 28 de agosto logró embarcar en el buque Ile de France, como corresponsal de las revistas New Masses de (Nueva York) y El Machete (México). Pasó por Bruselas donde asistió al Congreso Por la Paz. A su llegada a España, se dedicó en Barcelona y luego en Madrid a recoger testimonios y escribir crónicas memorables. El 11 de noviembre fue nombrado comisario de guerra y miembro del Estado Mayor del 109 batallón de la séptima división. A la semana siguiente entra en Madrid. El 28 de noviembre tuvo un encuentro con el poeta Miguel Hernández. El 17 de diciembre recibió la orden de marchar hacia Majadahonda. Cayó muerto de un disparo en el pecho el 19 de diciembre. Cuatro días después rescataron y enterraron sus restos en lugar seguro y Miguel Hernández le dedicó su "Elegía segunda". Al caer la República, sus restos fueron sacados por un cubano en retirada y no han podido localizarse jamás. En 1940 se publicó su libro Aventuras de un soldado desconocido cubano obra inconclusa escrita en su segundo exilio de Nueva York

Rev. 4.00 Enero 2012. - SBHAC Nº 1.2